1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Eulalia Anglada / Psiquiatra infantil

“Lo más difícil para un niño es convivir con la desesperanza de los adultos”

Gorka Castillo 29/04/2020

<p>La psiquiatra Eulalia Anglada</p>

La psiquiatra Eulalia Anglada

Foto cedida por la entrevistada

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

No quiere que suene a crítica descarnada “pero en España no se piensa en términos de salud mental, ni en las necesidades básicas del niño. Y ese vacío es el que ha provocado que decisiones importantes, como permitir la salida de menores a pasear, hayan quedado expuestas a rectificaciones y dudas”. La psiquiatra infantil Eulalia Anglada (Barcelona, 1985) no se anda por las ramas a la hora de valorar los primeros pasos en la relajación del confinamiento. Su trabajo en la Fundación Orienta, una institución de apoyo psicológico que está resultando vital para la población más vulnerable del área barcelonesa del Baix Llobregat, le sirve para hablar de las vertientes más ásperas de esta crisis viral que parece interminable. “Convivir con la desesperanza de unos adultos que no entienden nada es lo más difícil para un niño”, afirma. Formada como psiquiatra infantil en Bélgica, comenzó a trabajar en 2017 en el hospital de día para adolescentes de Gavà mientras colaboraba, algo que sigue haciendo, en una investigación sobre el maltrato infantil de la Universidad de Barcelona. “El maltrato es una de las cosas que más preocupan en estos momentos”, dice en conversación telefónica antes de terminar confesando lo que de sus respuestas cabe deducir: “Los niños aprenden de los mayores cómo reconocer el peligro y cómo buscar seguridad”.

Cualquier crisis es estresante y, en algunos casos, también traumática. La diferencia es que la de ahora es inédita para ciudadanos y especialistas. ¿De qué manera puede afectar a la sociedad?

Dependerá de la persona. Va a castigar más al que peor lo tiene. Hay unos factores estresantes como el propio virus, el confinamiento y la situación laboral o familiar de cada uno que confrontamos con los recursos adaptativos que tenemos. Es decir, con nuestra capacidad de resiliencia, la genética individual, las relaciones de apego, el tejido social, la situación económica, etc. Cuantos menos de estos recursos existan, más riesgos habrá de sufrir una enfermedad mental. Y con los niños pasa exactamente lo mismo. Lo estamos viendo ahora.

Tras mes y medio de confinamiento total, los menores van a poder salir de casa. Pero mientras países como Austria y Suiza nunca lo prohibieron, en España ha sido objeto de rectificaciones y controversias. ¿Qué opina?

Es cierto que España no se puede comparar con Suiza o Austria en cuanto al impacto de la pandemia. Aquí es mucho más grave y todos estamos más asustados pero también es verdad que carecemos de una visión integrada de la salud mental, a diferencia de esos países. Ni siquiera existe la especialidad en psiquiatría infanto-juvenil, algo que dentro de la Unión Europea sólo sucede en Bulgaria. Y ese vacío provoca que decisiones de este calado estén expuestas a rectificaciones y dudas. Aquí no se piensa en términos de salud mental, ni en las necesidades básicas del niño para moverse, correr, airearse, incluso relajarse, él y sus familias. Tampoco existe un consenso en el comité de expertos. Los políticos tienen unos intereses, los pediatras otros distintos, los psicólogos otros y las familias otros. Se piensa sólo en los adultos y, además se hace con un cierto miedo, quizá por la presión que existe.

El confinamiento va a traer consecuencias. Es indudable. Y cuanto más se alargue, aún más porque el estrés será mayor. Como decía, el entorno del niño va a resultar fundamental

Para nadie, y menos para un niño, es igual estar confinado mes y medio en una casa de 30 metros cuadrados que hacerlo en otra con jardín.

Qué duda cabe. El entorno es uno de los recursos adaptativos fundamentales que tenemos las personas. Las condiciones de vida, la situación económica. No es lo mismo vivir en una casa pequeña sin casi ventilación a hacerlo en otra con balcón o jardín. Si los recursos fallan, porque no existen o no son los idóneos, el estrés se vuelve mucho más intenso. Tenemos casos de jóvenes con trastorno de conducta, discapacidad y trastorno del espectro autista viviendo en lugares donde no tienen posibilidad para desconectar. ¿Qué sucede con ellos? Pues que sus crisis se amplifican y a nosotros sólo nos queda el recurso de la medicación para calmarlos. Para ellos, salir a pasear significa recuperar una mini rutina, el primer paso para que empiecen a entender que poco a poco volvemos a la normalidad.

¿Es complicado explicar a un niño o una niña autista por qué no puede salir a la calle?

Hay que partir de la base de que los niños autistas son los que menos toleran las hospitalizaciones y más dificultades tienen para comprender una situación anómala. Por eso al principio de la pandemia tenía mucho miedo. Pero en algunos casos no ha quedado otra opción que acudir a los hospitales. Por eso subrayo que salir a pasear previene complicaciones a estos chicos.

¿Cuánto tiempo es capaz de soportar una niña o un adolescente una situación así?

El confinamiento va a traer consecuencias. Es indudable. Y cuanto más se alargue, aún más porque el estrés será mayor. Como decía, el entorno del niño va a resultar fundamental. Aquellos que antes de las restricciones ya mostraban buenas capacidades de adaptación no sufrirán muchos problemas para habituarse a la salida. Es probable que sufran períodos regresivos de insomnio, ansiedad y estrés pero confío plenamente en sus facultades de resiliencia y en las de sus familias, que aquí van a jugar un papel importantísimo. Sin embargo hay otros niños, los que ya presentaban factores de vulnerabilidad antes de la pandemia, a los que el confinamiento ha agravado su situación. Estos chicos están perdiendo su tejido social de referencia, porque no van a la escuela o al centro de día donde socializan, y el entorno familiar tampoco les favorece. Son los casos más expuestos al maltrato. Por lo tanto, sabemos quiénes son y sabemos dónde están los que necesitan más protección.

¿Qué efectos puede tener en un menor convivir tantos días bajo el mismo techo con un maltratador?

Es de las cosas que más preocupan en estos momentos porque es muy probable que estén aumentando. En una situación de estrés como la que hoy vivimos, hay padres con pocos recursos que pueden reaccionar de manera violenta ante el lloro de un bebé o una crisis de ansiedad de su hijo. Y el efecto es increíblemente nocivo. Ya sabemos que el maltrato es un factor de riesgo directo con el trastorno mental y esa es la razón que nos ha llevado a organizarnos de manera muy coordinada para detectar los casos de mayor vulnerabilidad. Sin embargo, el aislamiento social que vivimos nos impide contar con el factor esencial en esta problemática: los testimonios en primera persona. Que un o una adolescente te cuente que le están pegando o que están abusando de ella sólo es posible si logras desarrollar una relación de vínculo y de confianza dentro de un espacio donde él o ella se sienta segura, algo que no tenemos ahora pero que deberemos afrontar cuando volvamos a la normalidad. También sabemos que están produciéndose tentativas de suicidio que no están siendo atendidas en los hospitales. Ese es otro problema muy preocupante.

Algunos informes indican que se ha duplicado el número de suicidios de menores en los últimos tres años respecto a los registrados entre 2008 y 2012. ¿Qué esperan que suceda ahora?

No sé lo que ocurría en 2012 porque regresé de Bélgica en 2017 pero sí se aprecian cambios a nivel de estructura familiar. Ahora ya no son tan verticales como antes y esto provoca modificaciones en las patologías relacionales. La gran mayoría de las tentativas de suicidio se producen en familias más horizontales. Suelen ser pacientes a los que les cuesta mucho gestionar sus emociones, que consumen muchos recursos públicos para acceder a tratamientos específicos que les ayude a mejorar su disregulación emocional. Es prematuro hablar del impacto de tantos días de aislamiento en estas personas. No sabemos si se ha reducido el número porque están en casa y no sabemos si los que se han producido no se han reportado. Tenemos que esperar.

¿Cómo deben afrontar los padres este tipo de casos?

Tienen que trasladarles seguridad. Convivir con la desesperanza de unos adultos que no entienden nada es lo más difícil para un niño. Tan mala es la idea de omitir el problema como inventarse un mundo paralelo o vivirlo con una intensidad extrema que sólo transmite miedo y sobreprotección. Si ya sabemos que las medidas para evitar el contagio son la distancia social y la higiene, yo recomendaría a los padres que trabajen con sus hijos esos conceptos. Con paciencia y creatividad. Y que lo hagan con absoluta confianza.

Para muchos jóvenes, esta pandemia ha significado un cambio brusco en su modo de vida, en su manera de relacionarse. En realidad, nadie estaba preparado. ¿Puede dejar algún tipo de secuela?

Los niños aprenden de los mayores cómo reconocer el peligro y cómo buscar seguridad. Esto es un hecho científico. Y lo hacen copiando a sus figuras de apego, lo que sus padres dicen o hacen en momentos de estrés. Si perciben el drama, por la pérdida de un familiar directo o del empleo de sus padres, probablemente les quedarán recuerdos traumáticos porque el duelo es muy duro de llevar en estas circunstancias. Todo dependerá del ambiente de seguridad que vayan respirando en el entorno familiar.

Si ya sabemos que las medidas para evitar el contagio son la distancia social y la higiene, yo recomendaría a los padres que trabajen con sus hijos esos conceptos. Con paciencia y creatividad.

Se ha interrumpido su educación, las relaciones intrafamiliares se han intensificado y llevan semanas encerrados. ¿Cómo les está afectando?

Algunos pacientes y algunas familias han encontrado fuerzas y recursos en sí mismos que desconocían. Recuerdo casos de una conflictividad familiar brutal que ahora han logrado reducir las discusiones. Pero también hay situaciones muy vulnerables, por ejemplo, casos de autismo o de trastornos de conducta alimentaria que antes del confinamiento tenían un apoyo psicosocial importante, donde los padres carecen de estrategias y están desbordados. Estamos viendo situaciones muy complejas y de difícil manejo.

¿Qué le parece que ninguno de los miembros que componen el Consejo del Alto Comisionado para la Lucha contra la Pobreza Infantil en España, que ya trabaja en un diagnóstico sobre el impacto de la pandemia, sea especialista en salud mental?

De verdad que es inconcebible. El niño es un ser biopsicosocial. Quiero decir con esto que además de expertos en economía y otras áreas del ámbito social y médico, también deberían estar presentes especialistas en conocimientos psicoterapéuticos relacionales y genéticos para poder estudiar este problema desde todos los puntos de vista y no perdernos información imprescindible. Me encantaría que la gente entendiera la importancia que tiene invertir más en salud mental y en investigación. Es que traería beneficios en todos los sentidos. Sin embargo, me sorprende el miedo que existe en España a la psiquiatría infantil.

En 2018, el Ministerio de sanidad paralizó, en contra de las recomendaciones de la OMS y de la voluntad de la propia Unión Europea, la creación de la especialidad de psiquiatría infanto-juvenil. ¿Cuál fue el motivo?

Sinceramente, ninguno de los psiquiatras infantiles lo sabemos bien. Hay asociaciones como AEPNyA (Asociación Española de Psiquiatría del Niño y el Adolescente) que lleva años luchando por el reconocimiento y siguen sin comprenderlo. Desde 2014, las sucesivas administraciones de sanidad, de diferente signo político, han prometido estudiarlo pero no lo han hecho y continúa paralizado.

¿Tiene esperanza que de esta profunda crisis surja algo positivo?

A mí me encanta pensar que sí. Espero que potenciemos nuestra sensibilidad hacia los problemas de salud mental porque, como ahora estamos viendo, nos pueden afectar a cualquiera de nosotros en algún momento de nuestra vida. Es algo mucho más cercano de lo que pensamos. Cuanto más resiliente sea una sociedad, con más fuerza se enfrentará a las dificultades colectivas.

No quiere que suene a crítica descarnada “pero en España no se piensa en términos de salud mental, ni en las necesidades básicas del niño. Y ese vacío es el que ha provocado que decisiones importantes, como permitir la salida de menores a pasear, hayan quedado expuestas a rectificaciones y dudas”. La psiquiatra...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí