1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Gasto y Covid-19

Cómo se paga la pandemia

Eliminar paraísos fiscales, instaurar una tasa ‘coronavirus’ o prestar directamente a los Estados son soluciones que ayudarían a la reconstrucción pero, de momento, persiste la ceguera y la resistencia a cambiar las cosas

Emilio de la Peña 21/04/2020

<p>Una limpiadora trabaja en el Hospital Clínic de Barcelona durante la crisis de la Covid-19</p>

Una limpiadora trabaja en el Hospital Clínic de Barcelona durante la crisis de la Covid-19

Francisco Àvia / Hospital Clínic de Barcelona

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Está visto que la realidad es una manera eficaz de forzar a los inmovilistas a cambiar. Si se enrocan en la misma posición corren el riesgo de ser arrastrados por el lodo de la tragedia. La Covid-19 está siendo un ejemplo de esto. El Fondo Monetario Internacional, símbolo del neoliberalismo económico, acaba de dar la vuelta como un calcetín a su discurso. Obligó a países a despeñarse e impuso recetas de austeridad en beneficio de los poderosos. En su informe de primavera, publicado el 15 de abril, las recomendaciones económicas para afrontar la crisis del coronavirus son exactamente lo contrario: parecen un texto de Keynes: “Las políticas fiscales están a la vanguardia de la respuesta a la pandemia de Covid-19. Las medidas fiscales pueden salvar vidas, proteger a las personas y las empresas más afectadas del impacto económico de la pandemia y evitar que la crisis de salud se convierta en una depresión profunda y duradera”. 

El FMI, símbolo del neoliberalismo económico, acaba de dar la vuelta a su discurso. Dice ahora que los Estados deben hacer grandes gastos (medidas fiscales amplias, en el argot económico)

El FMI dice ahora que los Estados deben hacer grandes gastos (medidas fiscales amplias, en el argot económico). Y explica:  hay que gastar primero para los servicios de salud y para hacer frente a la emergencia, para proteger a las personas más afectadas y las empresas, incluso a los sectores informales. Eso de sectores informales (también en argot) quiere decir que hay que proteger a todos aquellos que se buscan la vida como pueden para salir adelante y que ahora no tienen cómo. Los Estados deben gastar también para asegurar que las empresas pervivan con sus trabajadores para volver a la normalidad tras la pandemia. Es decir, asegurarse de que no despidan. Además, deben garantizar que se pueda hacer frente a las deudas y avalar préstamos para soportar el tiempo que dura la pandemia. Una vez que se pueda regresar al trabajo, el Estado deberá gastar más para asegurar la recuperación. 

¿No suena todo eso a las medidas que está tomando el Gobierno “social-comunista”, como le llaman la derecha y la extrema derecha, en España? Sus colegas del FMI, esos que impulsaron los destrozos de Rajoy, se han enterado de que o se actúa así o ellos mismos y los privilegiados pueden verse arrastrados por el alud de una crisis de proporciones desconocidas. Aquí, toda la turba que abarca desde el PP de Casado y Aznar hasta los neofascistas de Vox, pasando por la vieja casta socialista y opinadores multiusos, no se han enterado. Recordemos que Casado y los suyos votaron en el Congreso contra las medidas de protección a los trabajadores mientras dure la pandemia, rechazan y ridiculizan el Ingreso Mínimo vital, y se han opuesto en el Parlamento Europeo a que se emitan eurobonos. 

En el propio Gobierno hay quienes tardan en enterarse de que las cosas no son como pensaban. La vicepresidenta económica, Nadia Calviño, batalló desde el primer momento para impedir un aumento amplio del déficit, lo que era imposible. De ahí las largas deliberaciones en las reuniones del Consejo de Ministros. El ministro de Inclusión y Seguridad Social, José Luis Escrivá, pretendía tomarse con calma la puesta en marcha del ingreso mínimo vital. La maniobra del vicepresidente, Pablo Iglesias, con el apoyo del presidente Pedro Sánchez, le obligó a salir a reconocer la urgencia de esa ayuda económica a los más vulnerables, y a comprometerse a tenerla en mayo. Una maniobra que, desde la estrechez del periodismo de cotilleo político, se entendió sólo como un problema de descoordinación. 

El FMI ha hecho ya su pronóstico de cuál va a ser del hundimiento económico en cifras y el coste de la recuperación sanitaria, social y productiva.  Predice que la zona euro registrará una caída del 7,5% de su PIB, de su actividad económica. España, del 8 por ciento. Nunca en tiempos de paz se había visto una caída semejante en nuestro país. En un solo año, la actividad económica, caería prácticamente lo mismo que en seis años de la crisis anterior. La recesión sería general en casi todo el mundo. La verdad es que entre las escasas virtudes del FMI no figura la de pitonisa. Lo habitual es que no acierte en sus previsiones. Pero puede ser tal el hundimiento que su posible error no da esperanza de que las cosas vayan a ser mejores. De hecho, acaba de conocerse que China, la fábrica del mundo, registró una caída de su economía en el primer trimestre de casi el 7 por ciento. ¡Y el FMI esperaba que subiera ligeramente este año! Luego los cálculos de organismo pueden ser optimistas.

En ese panorama, el FMI espera que el déficit público de España, esto es, lo que se gasta por encima de los que se ingresa, equivalga al 9,5% del Producto Interior Bruto. En dinero eso supone 109.000 millones de euros (el déficit previsto antes de la pandemia era de 23.000 millones). No es una excepción. Todos los países van a tener abultados déficit, según espera el Fondo. E insiste en que hay que gastar mucho para superar la catástrofe. El FMI no es la Biblia. Es el instrumento económico global al servicio de los poderosos, pero el cambio radical de su discurso, como no lo había hecho en ninguna de las anteriores crisis, indica que las cosas ya no van a ser como antes. El cambio es inevitable. Y no acabará con estas recetas del Fondo.

En España el tipo máximo del IRPF, el que pagaban los más ricos, fijado en los Pactos de la Moncloa, en 1977 era del 65%. Ahora es del 43%, es decir, 22 puntos menos

En primer lugar, ¿quién va a pagar ese fortísimo gasto aquí y en todas partes? ¿Emitiendo deuda del Estado, es decir, pidiendo dinero prestado a espuertas? Puede que sí en parte, pero esa deuda habría luego que pagarla. La historia deja muy claro cómo. En primer lugar, con impuestos. La gente común ya tributa lo más que puede en el IRPF y el IVA, pero no los ricos. El neoliberalismo ha impuesto desde hace 40 años una rebaja de impuestos para ellos y para las empresas, y una política de privatizaciones y limitación de los servicios públicos. Ahora lo estamos pagando.

En España el tipo máximo del IRPF, el que pagaban los más ricos, fijado en los Pactos de la Moncloa, en 1977 era del 65 por ciento. Ahora es del 43%, es decir, 22 puntos menos.

En otros países ha ocurrido algo parecido. El caso más claro es el de Estados Unidos.  Entre 1951 y 1963, el periodo de más prosperidad del país, las rentas más altas tributaban un 91 por ciento. Ahora pagan el 37%,  es decir, 54 puntos menos.

Se pueden comparar periodos más cercanos. Entre 1975 y 2019, el tipo impositivo que pagan los ricos en los países más grandes de Europa y en Estados Unidos ha caído entre 8 y 38 puntos. 

En cuanto a las empresas, sucede algo parecido. En España hace tan sólo 20 años su tipo impositivo era el 35 por ciento. Ahora es el 25%. Esto es lo teórico. Los grandes grupos españoles pagan de media tan sólo el 6 por ciento, aplicando deducciones.

 

El margen disponible por tanto es muy claro. Debería implantarse un impuesto especial a las grandes fortunas para hacer frente al fuerte gasto público necesario para superar la crisis, una tasa coronavirus. El efecto recaudatorio sería parecido al de subir el tipo máximo del IRPF. 

Se puede alegar que los grandes potentados trasladarían su dinero a paraísos fiscales. La verdad es que con impuestos bajos ya lo hacen. Esa es precisamente otra vía para pagar la crisis. Si esta es mundial y todos tendrán que aumentar en grado extremo sus gastos, es perfectamente factible el acuerdo de todos los países para acabar con esa lacra y repatriar los capitales escondidos. Hay que recordar que los paraísos fiscales son pequeños Estados sin poder alguno o territorios enclavados en los grandes países ricos. Basta con quererlo.

Hay otra vía para enjugar parte del enorme gasto que va a suponer el coronavirus y la recuperación. Que los bancos centrales presten directamente a los Estados. No es otra cosa que fabricar dinero y transferirlo a cada país. Así se ahorran tener que emitir bonos con los que se endeudan y pagan un interés. Hay un problema: el Banco Central Europeo lo tiene prohibido. Solo puede dar dinero a los bancos privados a cambio de bonos del Estado. De hecho, ya lo hace. ¿Por qué ese intermediario? Cosas del pensamiento neoliberal. En Gran Bretaña, el Banco de Inglaterra financiará en esta ocasión al Gobierno, por lo que se viene encima. Esto, naturalmente hay que hacerlo con precaución, porque se puede correr el riesgo de inundar el mundo de dinero, lo que conlleva fuertes subidas de precios y, por tanto, caída del valor del dinero. Ahora no hay inflación ni se la espera. Además, eso ya se hace, pero a través de los bancos, y a los Estados les cuesta endeudarse.Estados Unidos ya calcula que destinará billón y medio de euros para hacer frente a la catástrofe. Supone el 10 por ciento de su PIB. Mientras, su presidente, Donald Trump, alienta a la población a rebelarse contra el confinamiento. ¿Es un descerebrado, o un malvado calculador populista, que espera culpar de la crisis económica a los estados que han impuesto el encierro para protegerse de la pandemia? En la Unión Europea casi todo está por hacer. Los jefes de Estado o Gobierno tienen que decidir el 23 de abril si dotan, con grandes cantidades de dinero, un fondo europeo para la recuperación. Todavía persisten las trabas de Holanda y Alemania. De momento los Estados podrán pedir dinero al MEDE, el organismo creado para rescatar países en la anterior crisis. Pero la norma dice que esto obliga a realizar ajustes, algo ahora inaceptable. Persiste la ceguera y las resistencias a cambiar las cosas.  

Está visto que la realidad es una manera eficaz de forzar a los inmovilistas a cambiar. Si se enrocan en la misma posición corren el riesgo de ser arrastrados por el lodo de la tragedia. La Covid-19 está siendo un ejemplo de esto. El Fondo Monetario Internacional, símbolo del neoliberalismo económico, acaba de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Emilio de la Peña

Es periodista especializado en economía.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. El Man Legal

    Cae el autor en un error de bulto al confundir las cifras de caida del PIB trimestral de China con la previsión a final de 2020, que es la proyeccion que hace el FMI. Ese error, evidente para cualquiera que sepa algo de la materia, desacredita las opiniones del autor en el resto del artículo, que se podrían suponer basadas en una interpretación igualmente incorrecta de otros datos económicos. Desde luego es el caso de su interpretación del Keynesianismo, pues Keynes nunca abogó por un mantenimiento del défict público a largo plazo, sino por déficits puntuales que deberían de ser seguidos de superavits para compensarlos. Obvia también que la reducción de los tipos marginales no supuso una reducción significativa de los ingresos fiscales y que el periodo 1990 - 2008 fue un periodo de gran crecimiento económico. En general, cae en una excesiva simplificación en todo el artículo

    Hace 1 año 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí