1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Un estudio de Harvard relaciona la contaminación del aire con una mayor mortalidad por Covid-19

Entrevista con Francesca Dominici, coautora de la investigación

Gretchen Goldman 21/04/2020

<p>Vista de la contaminación de Los Ángeles desde Hollywood Hills.</p>

Vista de la contaminación de Los Ángeles desde Hollywood Hills.

Diliff

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Un estudio recientemente publicado ha descubierto la relación que existe entre los efectos para la salud de la Covid-19 y la contaminación del aire. Por ese motivo me reuní (virtualmente, por supuesto) con la Dra. Francesca Dominici, autora y directora del Proyecto de Datos Científicos de la facultad T.H.Chan de Salud Pública de Harvard, para preguntarle por las conclusiones del estudio, que se centró en las partículas finas (PM2,5), y por los planes de los investigadores para ampliar nuestro conocimiento acerca de los efectos de la contaminación en el desenlace clínico de pacientes con coronavirus. 

Los resultados que han obtenido en la relación entre contaminación atmosférica PM2,5 y Covid-19 son revolucionarios. ¿Cuáles son las principales conclusiones?

Hasta donde sabemos este es el primer estudio que cuantifica a escala nacional la relación que existe entre un potencial aumento en el índice de mortalidad por Covid con una exposición prolongada a la contaminación atmosférica. Hemos recopilado datos de los condados donde se han producido un 90% de las muertes por Covid-19 en EE.UU. hasta el 4 de abril de 2020.

La gente de condados de EE.UU. que ha estado expuesta a un mayor nivel de contaminación durante los últimos 15-17 años tiene un índice de mortalidad por Covid-19 sustancialmente mayor

La conclusión más importante que hemos obtenido es que la gente de condados de Estados Unidos que ha estado expuesta a un mayor nivel de contaminación durante los últimos 15-17 años tiene un índice de mortalidad por Covid-19 sustancialmente mayor. Para dar una cifra, hemos descubierto que un incremento de solo una unidad en la media de exposición prolongada a partículas en suspensión está relacionado con un aumento del 15% de media en el índice de mortalidad por Covid-19, según nuestro análisis. El aumento tiene también en cuenta las posibles correcciones por cualquier diferencia sistemática en las características del condado (como pueden ser la densidad de población o la tasa de fumadores).

También hemos querido poner en perspectiva ese aumento del 15% en el índice de mortalidad por Covid y relacionarlo con todas las demás pruebas que hemos obtenido en el pasado acerca de los efectos a largo plazo que provocan las partículas en suspensión finas en la mortalidad por diferentes causas. Lo realmente destacable es que un incremento de una unidad en la exposición continuada a PM2,5 resulta en un aumento del 15% en el índice de mortalidad por Covid-19, una cifra que es 20 veces superior a la de PM2,5 y mortalidad por diversos motivos (que es de 0,7%). En el estudio de Medicare [Di et al., 2017], explicamos que un incremento de una unidad en la exposición continuada a partículas PM2,5 está relacionado con un aumento del 0,7% en la mortalidad por diferentes causas. En este estudio, observamos que una unidad provoca un aumento del 15% en la mortalidad por Covid-19, por lo que la relación entre PM2,5 y la mortalidad por Covid supera en 20 veces la relación entre PM2,5 y la mortalidad por diferentes causas. 

Este hallazgo es muy importante, ¿les sorprendió? 

Yo esperaba una relación estadísticamente significativa. Al principio me sorprendió lo pronunciada que es la relación, pero cuanto más lo pensaba menos me sorprendía, porque a medida que aprendemos más sobre la Covid-19, también aprendemos que todas las enfermedades que se ven afectadas por las partículas finas son todas esas enfermedades que empeoran mucho el desenlace clínico de la Covid-19.

Así que, básicamente, es como echar leña al fuego. La gente ha estado respirando aire contaminado durante mucho tiempo y sabemos que una exposición prolongada a partículas finas en suspensión aumenta la inflamación de los pulmones y, potencialmente, del sistema cardiovascular. Si además de eso, esas personas contraen la Covid-19, no es de sorprender, puesto que ya han sufrido los efectos del material particulado, que su desenlace clínico sea mucho peor que el de alguien que vive en un condado con aire limpio. 

Sabemos que algunos grupos (como las personas mayores y las que sufren de patologías pulmonares) tienen mayor riesgo de experimentar desenlaces clínicos negativos como consecuencia de la exposición a partículas PM2,5 y que algunas poblaciones sufren una mayor contaminación atmosférica. ¿Cómo afectan estos nuevos hallazgos a la manera de pensar sobre quién es más vulnerable de sufrir graves consecuencias por la Covid-19?

Siendo rigurosos, tenemos que tener en cuenta que estos datos son prematuros. Por el momento, solo hemos observado la relación por condado entre la exposición a las partículas PM2,5 y la mortalidad por Covid-19. Desafortunadamente, los datos sobre mortalidad no están disponibles en la actualidad por edad, raza y otros factores. A partir de los datos de este estudio, no creo que se pueda caracterizar la vulnerabilidad y la susceptibilidad, pero tampoco creo que sea demasiado descabellado extrapolar los datos y suponer que las personas que han sufrido, respirado y vivido en zonas muy contaminadas, ya sean jóvenes o viejas, y que tengan neumonía o asma o cualquier otra enfermedad pulmonar crónica, y por lo general también las personas socialmente desfavorecidas (por ejemplo, afroamericanos, o con un bajo nivel socioeconómico) [puedan sufrir mayores complicaciones por la Covid-19].

Estos son los colectivos que experimentarán un mayor número de fallecimientos por Covid, pero creo que hacen falta datos más precisos para poder delinear con exactitud el tipo de perfil vulnerable. Por desgracia habrá más muertes y, en los próximos meses, podremos caracterizar la vulnerabilidad de forma más precisa a partir de lo que averigüemos.

¿Qué investigación adicional hace falta para comprender el vínculo entre la contaminación del aire y la Covid-19?

Hay todavía una grandísima cantidad de trabajo que queda por hacer. Esto solo es un primer vistazo a los datos. En primer lugar, estos son solo los datos por condados, es necesario observar la relación entre la contaminación del aire y los desenlaces clínicos de Covid en una resolución espacial mucho menor. En algunos estados, como por ejemplo Nueva York, ya están poniendo a disposición del público datos por código postal. Sería realmente importante repetir el análisis en una resolución espacial mucho más pequeña que el condado.

En segundo lugar, solo hemos prestado atención a los fallecimientos. A medida que vayamos realizando test de manera más sistemática (aunque el número de casos siempre es algo polémico porque depende del método), a medida que vayamos obteniendo más datos sobre hospitalizaciones y más datos sobre el desenlace después de haber sido hospitalizado, realizaremos importantes análisis y exploraremos cuestiones relacionadas con la potencial interacción entre la exposición a las partículas en suspensión, la raza, el nivel socioeconómico y los fallecimientos por Covid. Hoy por hoy, sabemos que el número de fallecimientos por Covid está afectando de manera mucho más pronunciada a los afroamericanos, así que imagino que habrá una estrecha relación entre la exposición a las partículas en suspensión y la raza en lo que respecta al desenlace. 

En tercer lugar, también tenemos que observar muchos otros contaminantes. Solo estamos observando las partículas en suspensión, pero también podríamos considerar los contaminantes asociados al tráfico, al NO2 y también podríamos fijarnos en el ozono. Quería publicar los primeros datos porque quería asegurarme de que el público en general y el gobierno en particular comienzan a centrarse en las comunidades con mayores niveles de materia particulada porque tienen el potencial de que el virus les afecte más. 

¿Cómo podrían utilizar este descubrimiento las autoridades sanitarias y los líderes políticos para proteger mejor a las personas?

Hay una acción muy concreta que consiste en implementar medidas de distanciamiento social más estrictas y asegurarse de que existe un acceso suficiente a los materiales sanitarios en las zonas más contaminadas de EE.UU. 

Los datos dejan bastante claro que esos son los condados de EE.UU. que más han sufrido durante los últimos años y que tienen elevados niveles de contaminación, aunque no lo hayamos visto todavía. En algunos de ellos ya estamos observando un elevado número de muertes, pero en otros, en los que las cifras de fallecimientos no son tan elevadas, hay que prestar atención porque están expuestos a un riesgo mucho más alto de que el desenlace clínico por Covid sea mucho más problemático. Por ese motivo hay que concederles prioridad a esos condados y observarlos muy de cerca porque allí es donde contraer la Covid-19 podría ser mucho peor en cuanto a su desenlace, en comparación con lugares donde la gente respira un aire más puro.

La Agencia de Protección del Medio Ambiente (EPA, por sus siglas en inglés) de EE.UU. está revisando los estándares nacionales de calidad del aire ambiente para las partículas en suspensión. ¿En qué ayuda este hallazgo a la decisión de la EPA sobre cómo proteger la salud pública frente a la contaminación por partículas? ¿Qué es lo que está en juego? 

En mi opinión está bastante claro que ya estamos viviendo en un mundo nuevo como consecuencia de la Covid. En ese sentido, no dedicarle la suficiente atención y rebajar los estándares nacionales de calidad del aire ambiente me parece que es una decisión muy imprudente, y hasta me atrevería a decir que irresponsable, porque ahora ya sabemos que la exposición a la materia particulada fina aumenta el riesgo de morir por Covid, además de todo lo que ya sabemos sobre los perniciosos efectos de las partículas en suspensión. Así que lo denominaría imprudente e irresponsable. 

¿Alguna otra cosa que la gente debería saber sobre esta nueva investigación? 

Este estudio es totalmente abierto. Cualquiera puede entrar en la página web, descargar los datos y ejecutar el código que quiera. Me gustaría resaltar que este estudio es totalmente reproducible y que está a disposición total del público. Nosotros seguiremos actualizando el análisis ya que, por desgracia, cada día se producen más muertes y recibiremos nuevos datos. 

Ahora que hemos desarrollado la plataforma, si por ejemplo los datos sobre hospitalizaciones pasan a estar disponibles, nosotros seguiremos analizando datos para poder seguir protegiendo y ayudando a la salud pública de la mejor manera posible.

------------------------

Esta entrevista se publicó en inglés en el blog Union of concerned scientists.

Gretchen Goldman es  directora de Investigaciones del Centro para la Ciencia y la Democracia

Traducción de Álvaro San José.


Un estudio recientemente publicado ha descubierto la relación que existe entre los efectos para la salud de la Covid-19 y la contaminación del aire. Por ese motivo me reuní (virtualmente, por supuesto)...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Gretchen Goldman

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Javier

    No he leído la fuente original en detalle, pero me gustaría saber si han evaluado la densidad de población como covariable, pues muchas veces contaminación y densidad de población están relacionadas. Me gustaría saber cuál de ellas dos explica mejor los datos de mortalidad. Un saludo y gran trabajo.

    Hace 2 años 9 meses

  2. JACKSON FREIRE

    SIEMPRE PONEN EL LADO RACISTA..............CON EL AFAN DE MINIMIZAR A LA RAZA NEGRA..............MAS ALLA DE QUE HAY PARTES DEL ESTUDIO QUE SON OBJETIVOS COMO LA CONTAMINACION AMBIENTAL. TAMBIEN UNO LO PUEDE VER EN LOS NOTICIEROS COMO EXAGERAN LA PROBLEMATICA AFRICANA CON RESPECTO AL VIRUS.............OLVIDANDOSE A PROPOSITO ESTAS ELITES DE LOS PODERES DE LA COMUNICACION MUNDIAL QUE ES PRECISAMENTE EN EUROPA Y EEUU DONDE MAS SE HAN VISTO AFECTADOS (EN EEUU SOBRE TODO PERSONAS QUE VIVEN EN LA CALLE Y QUE SON BLANCOS Y AFROS)..............ADEMAS SI HABLAMOS DE AFRICA ES UN CONTINENTE QUE EN LOS ULTIMOS AÑOS HA TENIDO UN GRAN AVANCE SOCIOECONOMICO, SUS CIFRAS MACROECONOMICAS Y DE DESARROLLO HUMANO SON SUPERIORES A AMERICA LATINA................Y SI NOS VAMOS A LA HISTORIA DE LAS CIVILIZACIONES..........FUERON LAS CIVILIZACIONES DE RAZA NEGRA COMO LA EGIPCIA , SUMERIA Y FENICIA LAS QUE LE DIERON LUZ A LA HUMANIDAD.................Y NO PRECISAMENTE LA EUROPEA.

    Hace 2 años 9 meses

  3. Marcoafrika

    "...está afectando de manera mucho más pronunciada a los afroamericanos, así que imagino que habrá una estrecha relación entre la exposición a las partículas en suspensión y la raza en lo que respecta al desenlace". Respecto a los otros factores a los que se refiere la investigación, nada que objetar, pero inferir que la polución atmosférica afecta de forma mas negativa a una "raza" que a otra, es algo tan alejado de la realidad científica como el concepto en sí de raza. Lo que no es descabellado y podría estar mas cerca de un razonamiento causal y basado en la evidencia, es pensar que los factores socioeconómicos, son los coadyuvanes en este caso y explican de forma clara la mayor letalidad en la exposición a partículas contaminantes.

    Hace 2 años 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí