1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Virus y política

Covid-19: las culpas, las causas y la transparencia

Muchos hemos decidido postergar el debate de las culpas, porque somos conscientes de que, sin datos fiables y transparentes sobre las causas y las consecuencias, cualquier conclusión es precipitada, interesada y basada en prejuicios

Miguel Pasquau Liaño 28/04/2020

<p>Pedro Sánchez responde a los grupos parlamentarios durante la sesión de control del 22 de abril.</p>

Pedro Sánchez responde a los grupos parlamentarios durante la sesión de control del 22 de abril.

Congreso

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Lo normal es esclarecer las causas antes de asignar culpas. La culpa, para tener sentido, necesita contar un mapa de causas y consecuencias, a fin de poder seleccionar una conducta o una decisión, peor que su alternativa, que, con arreglo al mapa de situación del momento en que se llevó a cabo, debió haber sido evitada, siendo exigible alguna de sus alternativas. Puede haber causas sin culpa, pero no culpa sin causas.

Pero para ciertos asuntos hay cierta prisa por llegar a las culpas. Se busca primero la culpa (incluso compulsivamente), y después, de esa percha, se cuelgan algunas causas, como exigencias del guión. Al fin y al cabo, la culpa es una “explicación”, muchas veces retórica, o incluso emotiva, que no necesita corroboración. Es coloquialmente manejable, y las disputas a que da lugar son vistosas. Tranquiliza, porque permiten infantilmente pensar que, sin culpables, estaríamos ya en el paraíso. Para colmo, resulta muy eficaz, pues permite acabar el relato: el culpable es X.

Tan criticable es la prisa por las culpas como la opacidad sobre las causas. A la oposición se le podría pedir paciencia, lealtad y utilidad; al Gobierno, transparencia con todas las consecuencias

Sí, voy a hablar de la pandemia de la Covid-19. Y para ahorrar trabajo a lectores apresurados, avanzo lo que quiero decir: en España se ha desaforado la conversación sobre las culpas, y no sólo en el discurso propiamente político; pero el Gobierno tiene un medio limpio y claro para reducir, a medio plazo, esa efervescencia de manera eficaz: auspiciar, en el momento adecuado, una comisión parlamentaria de estudio e investigación sobre las causas de la pandemia y de sus efectos en España, las medidas adoptadas por el Gobierno, los déficits estructurales de nuestro país para afrontar un reto de este calibre, las necesidades de mejora, y sin descartar, como último apartado, la cuestión de las culpas y las responsabilidades. Porque tan criticable es la prisa por las culpas como la opacidad sobre las causas. A la oposición se le podría pedir paciencia, lealtad y utilidad; al Gobierno, transparencia con todas las consecuencias.

Gobierno y pandemia

La pandemia de la Covid-19 es asunto en el que urge más trabajar las causas/consecuencias que las culpas. Sin embargo, apenas pasaron los primerísimos días del desconcierto, y sin apenas información, ya se formularon por unos y por otros conclusiones provisionales que en seguida pasaron a definitivas, por más que hayan ido cambiando de argumentación. No brotaban del análisis, sino de la intención. La prueba era… la misma acusación. Una vez que el presidente del Gobierno tuvo aquella intervención en la que “asumía el mando”, convocaba a los españoles a una lucha contra la pandemia, y declaraba el estado de alarma, creo, sinceramente, que la oposición política entró en estado de alarma (con minúsculas) por la conciencia de que en los momentos de gran crisis, quien la gestiona cobra ventaja política. Frente a ello pudo hacer dos cosas: exhibir y exigir complicidad, o crear un relato político que neutralizase aquella ventaja política asignada, por defecto, a quien está al frente. Y es claro que al menos parte de la oposición –acaso por no recibir una oferta de complicidad–, y de los medios –porque son libres–, optaron por lo segundo. Yo percibí una prisa en conseguir que los ciudadanos no se instalasen en la confianza, sino que más bien lo hicieran en la desconfianza. Que en las casas y en las pantallas se hablase de asuntos que generasen discusión y, si es posible, indignación. Que hubiera asuntos, lemas, datos, y modos que permitiesen expresar descontento, dirigir el miedo o la rabia hacia el Gobierno, e incluso pedir una sustitución del Gobierno “socialcomunista” por otro “de concentración”, al que llamaron algunos con argumentos que quedarán para la hemeroteca.

Nada tiene de particular que se critique o se defienda la gestión del Gobierno (no faltaba más), ni tampoco que se haga desde opciones partidistas y con cálculos políticos. Pero tampoco está de más defenderse de quienes se empeñan en leer la realidad con desmesurada prisa para encontrarlo culpable o inocente, encajando toda una larga serie de “a posterioris” en el marco previo de la culpa o el mérito ya asignados: a medida que el Gobierno va tomando decisiones, unos ya tienen claro que eso es lo que había que hacer porque el Gobierno está muy bien asesorado, preparado y liderado, y otros enseguida saben lo que no se nos había ocurrido antes: que había que hacer lo contrario, y que la prueba está en los muertos.

Como si el margen de acción de un gobierno, más allá de corregir, anticiparse, mitigar o coordinar, pudiera ser determinante de asesinatos o de victorias totales. Como si se tratase de sumar y restar, y no de decidir entre varias alternativas difíciles, todas ellas con una ratio compleja de ventajas y costes, y teniendo que caminar al tiempo que se ata uno los zapatos, en un contexto no sólo de incertidumbre, sino de imprevisión. Olvídense por un momento del gobierno de España, que entonces nos nublamos, justamente porque nos entrará la prisa de que quede claro que no se ha podido ser más torpe, o que no se podía hacer mejor. Piensen en cualquier otro país del mundo respecto del que no les importe tanto quién gobierna. Miren los datos, las curvas, las cifras, y díganse si, cuando se trata de Australia o de Eslovenia, o de cualquier otro país del que no conozcan el nombre ni orientación política de su presidente, no tienden a pensar, más que en las culpas, en aspectos como el clima, el movimiento de personas, el tipo de actividad económica, las aglomeraciones urbanas, el sistema de salud, o el azaroso itinerario de los contagios iniciales. Pero si se trata de España, casi toda la conversación gira alrededor de que una manifestación no se prohibió, de que gobiernos de otros signos recortaran, o de que un líder de Vox tosiera en un mitin. Culpas. Está siendo muy cansino. No sé si como estrategia política acabará siendo eficaz, pero imagino que no soy el único que a lo largo de este tiempo se ha disciplinado para no verse a media mañana discutiendo políticamente sobre mascarillas y ataúdes, o sobre si Rosa Díez o Felipe González debían presidir un gobierno de excepción a las órdenes del rey.

Parlamento y pandemia. 

¿Es que la oposición debe de estar callada? ¿No es su función vigilar y criticar al gobierno? ¿Es que las culpas no son importantes en la gestión sanitaria y económica de una pandemia? Aquí viene la segunda parte.

Una democracia puede y debe someter a minuciosa revisión cada decisión del gobierno sobre un asunto de tanta trascendencia. Y el gobierno está obligado a facilitarlo. Con convicción y asumiendo riesgos. Un medio a su alcance, o más bien una radical exigencia, es la transparencia: puesto que se trata de decisiones complejas, el gobierno deberá estar en condiciones de exhibir, cuanto antes, los informes que recabó y en los que se basó para tomar las decisiones más relevantes que ha ido adoptando, así como las alternativas que tuvo sobre la mesa, y explicar cuáles fueron las razones que le hicieron adoptar unas y descartar otras. Y estará bien que se abra un debate serio y profundo sobre qué se pudo hacer mejor, qué habría sido más eficaz, en qué aspectos prevaleció la economía y en cuál la salud, en cuáles se antepuso la política a todo lo demás, en qué se equivocaron los epidemiólogos y en qué los gestores, quiénes presionaron más, y para qué.

¿Por qué no, entonces, una comisión de investigación parlamentaria? Pese a que dichas comisiones están generalmente tintadas de culpa (pues suelen perseguir la declaración de responsabilidades políticas), son un magnífico marco para hacer un ejercicio cabal de transparencia y, por tanto, analizar las causas y las consecuencias, sin perjuicio del examen final de las culpas, al que el Gobierno no debería resistirse. Es más, pienso que debería favorecerlo. El artículo 76.1 de la Constitución prevé el nombramiento de comisiones parlamentarias ad hoc (es decir, no permanentes), sobre “cualquier asunto de interés público”. Por ejemplo, ¡la gestión política de una pandemia! Para identificar en qué no estábamos preparados, qué decisiones se tomaron y por qué, qué se habría podido hacer mejor, qué medidas sí fueron eficaces, y cómo dotarnos de instrumentos para que eventuales nuevas acometidas nos pillen con algunos protocolos medio aprendidos. Y, si hubiera materia, para hacer reproches, y defenderse de ellos. Aunque bueno sería que la culpa no irrumpiese como elefante en el delicado bazar del análisis, sino que aguardase, paciente, por si alguien la llama.

Quienes, por disciplina mental, no hemos estado demasiado pendientes del tan apresurado y compulsivo fuego cruzado sobre las culpas y los méritos del Gobierno, tenemos derecho a exigir, cuando la crisis sanitaria esté apaciguada, la máxima transparencia del Gobierno. Nos la debe, especialmente a nosotros. Muchos hemos decidido postergar el debate de las culpas, porque somos conscientes de que, sin datos fiables y transparentes sobre las causas y las consecuencias, cualquier conclusión es precipitada, interesada y basada en prejuicios. Tenemos derecho a confiar en que una democracia es especialmente capaz de someter a examen su funcionamiento en un asunto de tanta trascendencia. Sin someterse a ese examen, la valoración de la gestión gubernamental de la pandemia quedaría confinada en la cháchara.

Autor >

Miguel Pasquau Liaño

(Úbeda, 1959) Es magistrado, profesor de Derecho y novelista. Jurista de oficio y escritor por afición, ha firmado más de un centenar de artículos de prensa y es autor del blog "Es peligroso asomarse". http://www.migueldeesponera.blogspot.com/

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

7 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Javier

    Gracias por contestar Miguel, y perdón por escribirlo todo junto, por algún motivo no me deja poner saltos de línea o no los veo en la caja de texto. Posiblemente tengas razón en que el teatrillo que se haga en torno a la comisión quede en un par de polémicas de las que estamos teniendo dos o tres por semana. Un garbanzo no hace puchero, pero ayuda al compañero, son todas estas pequeñas polémicas sumadas, por varios frentes, los que consiguen desgastar cualquier gobierno, de ahí la reticencia a darles minutos de atención. Además, en este caso, siendo una gestión muy delicada, con muertos de por medio, querrán escudriñar cualquier documento, cualquier decisión, en busca de los fallos procedimentales, las decisiones no demasiado bien razonadas o ejecutadas, porque las habrá. Comprensibles en medio de la tormenta pero igualmente imputables con leyes pensadas para momentos de mayor tranquilidad. Con todo y con eso quizá sea interesante plantearse la pertinencia de algún tipo de informe por parte de algún agente independiente, se me ocurre la OMS pero capaz que no sea lo más conveniente. Por último, sería conveniente dejar pasar un tiempo prudencial, dos años incluso, para poder hacerlo con más información sobre el virus y con el reposo necesario.

    Hace 11 meses 19 días

  2. Aramis

    Miguel Pasquau: Sorprende que baje a la arena a impartir luz a los cuerpos confinados, no por causa de una pandemia, sino por las «decisiones de un gobierno, es decir, de política» (sic.). Mi ignorancia es tan grande que no alcanzo a entender si el COVID–19 es un virus o un decreto del gobierno. Quizás pueda tener la bondad de aliviar mi irracionalidad y la de las miles de víctimas del COVID–19 cuando hablamos de epidemiología vírica y de las decisiones del comité científico que soportan –conditio sine qua non–, y generan las decisiones del gobierno. Confundir virología con política para aislar artificialmente de la causa que las impulsa a unas decisiones de la máxima autoridad gubernamental del país es, en mi modesta opinión de ignorante, un acto de chamanismo intelectual y voodoo irracional. Desgraciadamente no me alivia que tal desenfoque sea manifestado como un acto de racionalidad ilustrada. No obstante, si no se tiene un master en virología, lo prudente es adoptar la disciplina mental del silencio. Creo que al menos en este punto podríamos alcanzar algún consenso, ¿o no?...

    Hace 11 meses 19 días

  3. Miguel Pasquau

    Javier, Luisko, Patricia: al margen de la retórica propia de las comisiones de investigación, tienen una ventaja: tienen la capacidad de coerción. Pueden recabar informes, comparecencias. En los telediarios saldrán las cuatro intervenciones "vistosas", pero yo sí creo que un parlamento puede hacer un buen trabajo para identificar líneas de mejora y protocolos para posteriores ocasiones. No en exclusiva, obviamente. Pero el control parlamentario del gobierno no puede despreciarse por el hecho de que lo van a utilizar para tal o para cual. Valoremos lo que tengamos de democracia. Aramis.... No estamos hablando de epidemiología. No creo que los diputados y ministros tengan que hacer un máster en virología, ni que haya que darles un microscopio a cada uno. Hablamos de control político de decisiones de un gobierno, es decir, de política. Me alivia que compare la gestión política de una pandemia con una intervención quirúrgica, porque así ya quedo descargado de defender la racionalidad del artículo.

    Hace 11 meses 19 días

  4. Aramis

    Excelente análisis de un problema científico mediante el voodoo intelectual de la «disciplina mental»… El artículo muestra con gran exhibición las consecuencias de que la ilustración no se extendiera nunca en España porqué ¿quién puede pensar en la gestión política –política– de una pandemia vírica? Y argumentar sobre la necesidad de una «comisión parlamentaria» conforme al art. 76.1 CE y como «exigencia radical de transparencia» en decisiones de índole científico epidemiológico… La ignorancia es ciertamente atrevida, pero en la pluma del magistrado de un alto tribunal muestra también la profunda incompetencia de nuestras instituciones. Seamos serios y antes de plantear silogismos irracionales de culpas, «mapas de causas y consecuencias» y «mapas de situación», como si estuviéramos ante la mesa de maniobras del general George S. Patton a la caza de gamusinos culpables, resultaría más útil aprender un poco de microbiología, un poco de virología y algo de medicina y epidemiología. Así, al menos respetaríamos al comité científico por sus difíciles decisiones, y rebajaríamos bastante de la estulticia que se expande por todo el país con mucha mayor eficacia que el COVID–19. No conozco comisión parlamentaria alguna que haya reflejado algo más que la propia conveniencia política de la mayoría. Y si la transparencia se alcanza con una «comisión parlamentaria» deberíamos exigir en consecuencia una comisión parlamentaria para todas las operaciones quirúrgicas que se hagan en nuestros hospitales y para todas las terapias. Lamentablemente, la irracionalidad del artículo es el síntoma mas palpable de lo asentado que está en nuestra sociedad el viejo virus de la ignorancia arrogante.

    Hace 11 meses 19 días

  5. Patricia M

    Completamente de acuerdo contigo. Me produce mucha desazón ver/oír este ambiente cerril en el que gana quien más grita y también quien más miente. Mentira que dicha por alguien a sabiendas, la hace más intolerable. Y una comisión de investigación en el Parlamento....lamentablemente, de las que hemos visto, no creo que sirvan de mucho: se monta un teatrito de unos y otros, sin llegar a razones, sin ningún ánimo sincero de "arreglar" lo que se hiciera mal, por prevenir, o asumir responsabilidades, de quien gobierna y de quien no. La carrera por apuntarse tantos es tan sonrojante, con tantos fallecidos, tantos enfermos... En un mundo ideal, sería estupendo. Analizar qué tipo de gastos no pueden ser objeto de recortes. Qué tipo de trabajadores han de ser recompensados, con sueldos dignos, medios dignos y contratos en condiciones. Qué tipo de economía queremos para este país (deslocalizada, dependiente del turismo, como hasta ahora u otro tipo de opciones, luchando en la UE para que cada país busque otra cosa). Acostumbrarnos, si se va a cambiar el modelo económico, que no podemos comprar duros a cuatro pesetas (que se note la edad) y que muchas veces, abaratar las cosas trae como consecuencia abaratar las vidas de los trabajadores en España -por cuenta propia y ajena-. Y, fundamentalmente, ser capaces de construir y no de destruir. De ayudar y no poner el pie encima de los demás. Y que aprendamos a vivir, a querer, a buscar una sociedad que ha fracasado con los mayores....Claro que soy una ilusa, lo se. Gracias como siempre, Miguel.

    Hace 11 meses 19 días

  6. Luisko

    Coincido con Javier, toda la "Transparencia", la máxima, pero por favor, NO en una comisión parlamentaria de investigación, será un más de lo mismo,, lo de siempre....culpa, culpa, culpa, ...y nos quedaremos sin saber res de las causas. Saludos.

    Hace 11 meses 19 días

  7. Javier

    Entiendo y comparto la necesidad de transparencia, especialmente en los momentos límite. Ahora bien, no olvidemos que estamos en españita y que la comisión de investigación lo único que va a ser es un circo mediático en el que Casado y Abascal van a tener minutos gratis de tribuna para decir lo primero que se les ocurra, no al servicio de la verdad sino al servicio de su perpetua campaña electoral. Personalmente he tenido contacto con dos comisiones de investigación, no de forma directa pero si muy cercana, dos comisiones de investigación en el Ayuntamiento de Madrid. Una de ellas, la de Calle 30, que se dedicó a auditar los fraudes en la concesión de las obras y el posterior mantenimiento. El dictamen, bastante contundente, se pudre a día de hoy en un cajón. La otra fue la comisión de investigación sobre la adjudicación de BiciMad, uno de los caballos de batalla de la anterior legislatura y una de las herramientas electorales para enturbiar una gestión que se demostró impecable. Tristemente la diferencia viene no de quién hace una gestión más honesta sino de quién tiene mayor artillería mediática, mayor capacidad e imponer sus marcos discursivos. Transparencia si, toda la del mundo, pero recordemos que es condición necesaria pero no suficiente para poder sacar conclusiones sólidas y justas de todo lo que está pasando.

    Hace 11 meses 20 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí