1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Derechos

Las manos invisibles: la lucha de las trabajadoras del hogar en la crisis

Diversos colectivos han creado cajas de resistencia ya que muchas mujeres que trabajan en este sector han sufrido despidos sin indemnización, suspensiones de empleo y sueldo, o han sido obligadas a coger vacaciones sin remuneración

Rommy Arce 29/04/2020

<p>Una mujer limpia el alfeizar de una ventana.</p>

Una mujer limpia el alfeizar de una ventana.

Cade Martin

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Cuando me dedicaba al trabajo doméstico quise participar en la huelga general del 2002. Todavía recuerdo la cara de perplejidad de mi empleador cuando le dije que no iría a trabajar. Sin duda, una huelga es algo inaudito cuando desempeñas tu trabajo en soledad, sin contrato y sin derecho a nada. Desde entonces ha llovido mucho y las trabajadoras del hogar han librado una dura batalla para hacer comprender a la sociedad que ellas “no son nuestras amigas, no son nuestra familia. Son trabajadoras que brindan un servicio”, como dice la portavoz de la Federación Internacional de Trabajadoras del Hogar. Esta es una de las principales tareas de las organizaciones hoy, la concienciación sobre la existencia de una relación laboral que no se reconoce. Las mujeres que hemos desempeñado el trabajo del hogar en la economía sumergida sabemos lo que representa para nuestra vida laboral que muchos empleadores, con el más absoluto cinismo, nos hagan regalos en nuestros cumpleaños y en las Navidades, al tiempo que nos niegan contratos y la cotización en la Seguridad Social. El reconocimiento de derechos y la dignificación del empleo del hogar es el objetivo, no las migajas de una cesta de Navidad. 


Desde hace más de veinte años los colectivos de trabajadoras del hogar han sostenido una lucha de largo aliento en el Estado español para poner fin a la invisibilidad y la explotación y han ido dando pequeños pasos hacia la plena equiparación de sus derechos. Hoy todavía tienen un tratamiento especial en el Régimen General de la Seguridad Social, lo que significa que tienen peores condiciones en relación al resto de trabajadores. Por ejemplo, no tienen derecho al desempleo y se admite el desistimiento –un despido unilateral por parte del empleador que no necesita justificación ya que entiende que como la relación laboral “es especial”, el empleador puede revocarla sin más justificación.

Hoy, la covid-19 y el estado de alarma ha desordenado todo nuestro mundo y ha puesto en primer plano la lucha de clases que nos divide entre los que tienen posibilidades de refugiarse frente a los que se quedan a la intemperie. Las trabajadoras del hogar han denunciado desde el inicio de la crisis –en un comunicado firmado por dieciocho organizaciones– los efectos de esta pandemia sobre las más de 630.000 mujeres del sector. El gobierno, a pesar de sus promesas de ratificar el Convenio 189 de la OIT –que podría suponer la plena equiparación de derechos– no había articulado ni una sola medida que revirtiera la deuda histórica con estas trabajadoras. Las trabajadoras han tenido que crear cajas de resistencia para sostenerse, ya que muchas han sufrido despidos sin indemnización, suspensión de empleo y sueldo, y otras han sido obligadas a coger vacaciones sin remuneración. Las compañeras de Territorio Doméstico y el Observatorio Jeanneth Beltrán han lanzado una encuesta para determinar el impacto de esta crisis sanitaria en el sector –en la que han participado hasta el 30 de marzo unas 300 mujeres–. Esta muestra evidencia la realidad del empleo del hogar con toda su crudeza ya que un 54% de las encuestadas no están dadas de alta en la Seguridad Social, un 53% de las encuestadas habían sido suspendidas de empleo y sueldo y un 24,5% despedidas sin indemnización. Entre las internas –las que a veces trabajan siete días sin descanso porque viven con sus empleadores teniendo derecho a día y medio de libranza desde 2011–, la mayoría han sido privadas del descanso que les corresponde obligándolas a quedarse con sus empleadores (61%); las que conservan el trabajo como externas han tenido problemas en los desplazamientos a sus centros de trabajo con riesgo de ser multadas porque los empleadores se niegan a firmar un certificado de trabajo o bien no se ha respetado su derecho a la protección sanitaria –40%–. Así también a muchas se les ha impedido el cuidado de sus propios familiares –45%–, aunque la mayoría –el 53%– de las trabajadoras atienden a personas mayores, niñas o personas dependientes. Otras agresiones gravísimas detectadas han sido no proporcionales condiciones de higiene adecuadas o negarles una alimentación equilibrada a la mitad de ellas. Por no hablar de la angustia que están viviendo muchas de ellas al no poder enviar las remesas a sus familiares. Una vez más han estado poniendo el cuerpo allí donde el Estado se desresponsabiliza de los cuidados y como vemos en condiciones de semiesclavitud. 

Las medidas del Gobierno siguen ignorando a las más de 200.000 mujeres que trabajan en la economía sumergida, sin papeles y sin estar dadas de alta en la Seguridad Social

Gracias a la movilización social y a la presión sindical de los propios colectivos de trabajadoras del hogar se puso al Gobierno frente a un espejo señalándole que estaba condenando a la exclusión a miles de trabajadoras. Finalmente se ha aprobado un subsidio –el 31 de marzo– que, aunque puede considerarse una victoria de las trabajadoras, resulta claramente insuficiente. Esta ayuda se establece a partir de un 70% de la base reguladora, en un sector con un alto nivel de fraude –es decir que pocas veces se paga la cotización que corresponde a la remuneración real, lo que implica que el subsidio siempre será menor a lo que realmente les corresponde. Hay que reconocer el avance, sin duda, pero también sus límites: no garantiza derechos a todas las trabajadoras del hogar del Estado español.

Sigue ignorando a las más de 200.000 mujeres que trabajan en la economía sumergida, sin papeles y sin estar dadas de alta en la Seguridad Social, que no podrán acceder a ningún tipo de ayuda. Para ellas, lo que sería justo es que se abriese la posibilidad de una regularización extraordinaria para no seguir engordando el ejército de reserva de cuidadoras esclavas. Hay que seguir recordando al gobierno de progreso que estas mujeres son víctimas de una Ley de Extranjería xenófoba y sexista. 

Tanto el subsidio como el reconocimiento de la actividad de cuidado de personas mayores, menores y personas en situación de dependencia como un trabajo “esencial” –tal y como recoge el Real Decreto Ley 10/2020– sienta las bases para la impostergable equiparación de derechos que debe reconocer la prestación por desempleo que ahora se les niega y con ello la incorporación plena en el régimen general de la Seguridad Social. Tampoco hay ninguna justificación para postergar más su inclusión en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales. Sobre todo en este contexto de pandemia, donde muchos empleadores no han facilitado a las trabajadoras equipos de protección individual, lo que pone en riesgo sus vidas y las de sus allegados. Esta ley además, dotaría de cobertura a las enfermedades profesionales que hoy no se reconocen como tales, dejándolas desprotegidas. Otra de las demandas que se plantean es la de la suspensión de la cuota de la Seguridad Social a las familias empleadoras para evitar los despidos. 

La crisis del coronavirus ha hecho más evidente que nunca el papel de los cuidados como columna central e invisibilizada del sistema. A escala global las cifras demuestran que no son un apéndice del sistema productivo sino que garantizan su supervivencia y reproducción. Según fuentes de la OIT, 67 millones de personas desempeñan esta labor remunerada, de ellas un 85% son mujeres, por supuesto por aquellas que menos opciones tienen. Las mujeres migrantes compartimos el haber desempeñado este trabajo como puerta de entrada al mundo laboral casi siempre en condiciones de explotación, bien como internas o externas con uno o varios empleadores. No tiene otro nombre que explotación el que estando fijado el salario mínimo en 950 euros, muchas mujeres que trabajan como internas a día de hoy cobren entre 500 y 600 euros por jornadas laborales extenuantes. Las manos invisibles de las que cuidan tapan las vergüenzas de un Estado del bienestar quebrado que no se responsabiliza de sus mayores ni de las niñas y, al mismo tiempo, sostiene la economía de los países de origen mediante las remesas. Esta es la dramática cadena global de cuidados que garantiza la pervivencia del sistema capitalista patriarcal; cuando aterrizamos en las biografías personales nos encontramos con familias rotas, cuerpos golpeados por lumbalgias y otras enfermedades, problemas psicológicos derivados de muchos años desempeñando un trabajo en soledad y sin papeles. Y por supuesto, baja autoestima, porque la infravaloración del trabajo en sí mismo repercute en la salud de las mujeres y en cómo se perciben a sí mismas. 

Es una ocasión única para volver a reafirmar la necesaria ratificación por parte de España del Convenio 189 de la OIT. Su redacción fue fruto de la movilización y organización de miles de trabajadoras 

Es una ocasión única para volver a reafirmar la necesaria ratificación por parte de España del Convenio 189 de la OIT como reclaman los colectivos de trabajadoras. Su redacción fue fruto de la movilización y organización de miles de trabajadoras a nivel internacional, y supone un gran avance al integrarlas en el sistema internacional de normas laborales. Desde su aprobación ha sido ratificado por 30 países. Pero ni los gobiernos del PP ni del PSOE se han atrevido a dar este paso. No es un asunto menor ya que contempla normas mínimas en cuanto a los derechos y las protecciones que deberían tener las trabajadoras del hogar, reconociendo su valor económico y social y afirmando que tienen el mismo derecho al trabajo decente que cualquier otro sector. De aprobarse –con las medidas específicas para su implementación–, quedarían recogidos la regulación de las horas de trabajo, los días de descanso, el salario mínimo, el derecho a la sindicación y el derecho a la Seguridad Social. Además, se incluirían medidas para prevenir y poner fin a los abusos en el lugar de trabajo y la negociación colectiva con ellas como protagonistas. Establece también protecciones específicas para las trabajadoras del hogar migrantes, las “internas” y quienes están atrapadas en condiciones de trabajo infantil o forzoso. No queremos más buenas palabras sin compromisos políticos reales y efectivos.

En esta crisis sanitaria, al igual que en las movilizaciones a las que asistimos desde hace algunos años y en las huelgas del 8M, la lucha de clases está ya ligada a las luchas por la reproducción social, donde el empleo del hogar y cuidados tiene un papel clave por el sesgo de raza, clase y género. Los colectivos de trabajadoras del hogar están marcando el camino. Han dicho basta; cada vez va a ser más difícil encontrar manos invisibles, obedientes y baratas que laven los trapos sucios del maltrecho Estado del bienestar. 

--------------------

Rommy Arce es bibliotecaria y exconcejala del Ayuntamiento de Madrid.  


Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí