1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

GUARIDAS FISCALES

Que paguen los ricos

La lucha contra la evasión y elusión fiscal pasa por cuestionar el acaparamiento de los recursos del planeta por una minoría que se intenta lavar la cara con un “filantro-capitalismo” obsceno

Miguel Urbán 22/04/2020

<p><em>La banda de Robin Hood</em> (1859)</p>

La banda de Robin Hood (1859)

Edmund George Warren

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Netflix está hoy presente en alrededor de dos millones de hogares españoles. No parecen irles muy mal las cosas. Sin embargo, la multinacional paga más o menos los mismos impuestos que tú. ¿No te lo crees? Las dos filiales españolas del gigante de producción y distribución audiovisual en streaming pagaron 3.146 euros en concepto de impuesto de sociedades en su primer ejercicio fiscal en España. Y no, no falta un “millones”. Pagaron 3.146 euros en impuestos. En todo el año 2019. Que, por cierto, no era su primer año, porque llevan operando en nuestro país desde 2015, pero nunca antes habían tributado. Aunque, visto el resultado, igual hasta les habría interesado empezar antes: ¡podría haberles salido a devolver y todo! Bromas macabras a parte, la factura fiscal por impuesto sobre beneficios de Netflix España equivale, aproximadamente, al IRPF que paga un trabajador que ingrese 24.000 euros anuales.

El caso de Netflix no es una anécdota. Desde hace tiempo vemos año tras año salir a la luz nuevas filtraciones de papeles que demuestran cómo multimillonarios y multinacionales del mundo se consideran a sí mismos como una “nueva aristocracia global” que goza del privilegio de estar exentos de pagar impuestos. Leona Helmsley, esposa del multimillonario Harry Helmsley (condenado por evasión fiscal), afirmó con orgullo que ella no los pagaba porque los “impuestos son para la gente normal”. Y, visto lo visto, la verdad es que razón no le falta. Mientras trabajadores y pequeños empresarios contribuyen con sus impuestos –y ponen la parte que otros no han pagado–, la desigualdad en el mundo se multiplica y la austeridad se instala en las políticas públicas con recortes sobre nuestra educación, sanidad y, en definitiva, sobre nuestros derechos. Y a lo largo de estas semanas estamos comprobando de forma dramática cómo esos recortes en sanidad se convierten literalmente en muertes.

Según el economista Gabriel Zucman, habría cerca de 7,6 billones de dólares procedentes de fortunas personales ocultos en lugares como Suiza, Luxemburgo o Singapur

Pero la evasión y la elusión fiscal no son casos aislados o coyunturales: entrañan un fenómeno estructural del capitalismo líquido de nuestro tiempo, íntimamente ligado a la ofensiva neoliberal que desde hace décadas azota nuestras economías. No son manzanas podridas: son ladrones que arramplan con los manzanos comunes, pero se niegan a contribuir a su cultivo colectivo. Y aquí en Europa, la propia arquitectura económica de la UE promueve, en un marco de libertad de movimiento de capitales y sin armonización fiscal, regímenes fiscales dispares en su seno. Un sistema que propicia una devaluación fiscal permanente de la que se benefician tanto las élites de Holanda y Alemania como las de España o Italia. Así mismo, la UE cuenta con sus propias estructuras offshore y un entramado regulatorio cuyos desniveles, permisividades y estímulos en la sombra, potencian la evasión y elusión que de facto beneficia sólo a los grandes capitales, rentistas y familias más ricas, en perjuicio de las mayorías populares. El resultado es una Europa de millonarios a costa de millones de pobres.

Un entramado de elusión y evasión que no podría funcionar sin una red de guaridas fiscales al margen de las obligaciones tributarias. Y decimos “guaridas”, por no decir directamente “cloacas”, porque llamarlas “paraísos fiscales” sería aceptar la gramática de la misma minoría peligrosa para quienes esos lugares resultan paradisíacos. Gracias a estos lugares donde la lex mercatoria impera sobre cualquier otro derecho, a la ingeniería contable y a recovecos legales, un puñado de privilegiados ha encontrado numerosas fisuras para ocultar o disimular una proporción sustancial de sus fortunas. Y hoy todo el sistema hace aguas por esas grietas. Según todos los estudios, nunca ha habido tanto dinero en paraísos fiscales como hoy. Aunque la cantidad exacta es imposible de contabilizar: por el secretismo y por lo obscenamente abultado del monto. Según el economista Gabriel Zucman, habría cerca de 7,6 billones de dólares procedentes de fortunas personales ocultos en lugares como Suiza, Luxemburgo o Singapur.

Se estima que en toda la UE se pierde cada año un billón de euros en recaudación tributaria por este motivo. Un billón es básicamente el PIB de España

La evasión o elusión fiscal de las grandes fortunas y multinacionales está en el corazón tanto del vertiginoso aumento de la desigualdad en todo el mundo como de la tendencial carestía financiera de los estados que alimenta el discurso de los recortes y la austeridad. Se estima que en toda la UE se pierde cada año un billón de euros en recaudación tributaria por este motivo. Un billón es básicamente el PIB de España. Algo especialmente obsceno en estos años de crisis en los que desde las instituciones europeas se pedían esfuerzos a la mayoría de la población para que aceptasen recortes de derechos e ingresos a cambio de "salir entre todos" de la crisis. Pero a los “paraísos” fiscales nadie les aprieta el cinturón.

Además, es fundamental recordar que la concentración de la renta y la riqueza estuvo en el origen de la crisis y que, lejos de disminuir en estos años, no ha dejado de crecer. Las políticas económicas aplicadas por las instituciones comunitarias y por los gobiernos han producido una masiva transferencia de recursos de abajo arriba. Una socialización de las pérdidas. Un expolio fríamente organizado. Una economía de Hood Robin, ese ladrón de guante invisible que roba a los pobres empobrecidos para dárselo a los ricos enriquecidos. Y cual canciller Palpatine con el Consejo Jedi, para que no quedase contrapeso alguno al atraco perfecto, las instituciones y las políticas redistributivas han sido objeto de una sistemática operación de acoso y derribo desde las tribunas, lobbies, partidos políticos y medios de comunicación al servicio de multimillonarios y multinacionales.

Estos diez años desde el inicio de la crisis de la deuda en Europa han supuesto una década perdida para las clases populares, pero una época de ganancias para las grandes corporaciones que no han parado de aumentar sus beneficios y su poder. Un tiempo marcado por la combinación de escasez y desigualdad, donde la pérdida de peso de las rentas del trabajo en favor de las del capital reluce de forma especialmente sangrante. Tiempos de oligarquización acelerada del poder: un fenómeno que se erige a la vez como resultado, causa y eje central del nuevo ciclo histórico que vive tanto Europa en general como España en particular. 

En su último informe, la OIT destaca el caso de España en esa pérdida de las rentas del trabajo en relación con el PIB. Y le pone cifras: desde 2009, las y los trabajadores han perdido 64.500 millones de euros al año en ese proceso, que no es otra cosa que la lucha de clases en cifras macroeconómicas. Básicamente lo que costó (hasta ahora) el rescate bancario. Pero como si lo tuviéramos que pagar cada año. Revertir esta escandalosa situación pasa irremediablemente por situar en la agenda europea la reducción del poder económico y político de los de arriba mediante el reparto del trabajo y de la riqueza como eje central para atajar la desigualdad creciente. Y hoy ya no es solo una cuestión política o ideológica. Ni siquiera moral. Es también la única manera de tener herramientas para poder enfrentar la pandemia social que se avecina.

Cuando saquen su postureo de estadista a pasear, sería bueno recordarles que Roosevelt llevó el impuesto sobre la renta a su máximo histórico a lo largo de los 12 años de su mandato

Estas últimas semanas estamos escuchando que, ante la crisis económica y social que se avecina, será necesario implementar un ‘programa de reconstrucción’, un ‘Plan Marshall a la europea’, un ‘New Green Deal’ o un ‘New Deal’ a secas ahora que parece que las élites se bajan de la fiebre verde y vuelven a relegar la agenda ecológica para tiempos mejores. En cualquier caso, muchos nombres grandilocuentes que concretan poco o nada en qué consistirían y menos aún cómo se financiarían esos programas. Y no son precisamente detalles menores. Porque tan importante como hablar de aumentar el gasto social es determinar quién pagará la factura. ¿Pasará como en la crisis de 2008? ¿Pasará como pasa con los paraísos fiscales? ¿Pasará como con Netflix?

Si queremos que esta vez la historia sea diferente, tenemos que plantar cara de forma decidida a la revuelta de los privilegiados: ese puñado de multimillonarios y multinacionales que se niega a pagar impuestos, practicando un auténtico terrorismo fiscal con la ayuda cómplice de gobiernos y principales partidos, mientras se dedica a denunciar o a amenazar directamente a quien denuncia sus prácticas de desfalco de las finanzas públicas. Así que, cuando saquen su postureo de estadista a pasear y nos hablen de implementar un ‘New Deal’ para rescatar la economía post-pandémica, sería bueno recordarles que para poder financiar el original, Franklin D. Roosevelt llevó el impuesto sobre la renta a su máximo histórico a lo largo de los 12 años de su mandato (1933-1945). A quienes ingresaban más de 200.000 dólares de entonces (al cambio histórico unos 3 millones de dólares actuales) se les aplicaba un tipo impositivo del 94%, el más alto de los 24 tramos en los que se estructuró el impuesto sobre la renta en Estados Unidos en aquellos años post-depresión.

Solo en impuesto del patrimonio, Madrid dejó de percibir 955 millones de euros en 2017 (el último año en el que hay registros) por exenciones a los más ricos

Hoy puede sonar revolucionario. Seguramente porque la contrarrevolución neoliberal se ha encargado de que solo la antigua distopía nos parezca cruda cotidianidad. Por eso necesitamos una revolución fiscal sobresaliendo en la caja de herramientas contra la desigualdad galopante. Pero además de un instrumento necesario, la lucha contra la evasión y elusión fiscal y en favor de una fiscalidad realmente progresiva constituye también hoy un cuestionamiento del orden mundial neoliberal imperante. Un cuestionamiento del acaparamiento del conjunto de los recursos del planeta por una minoría peligrosa que luego se intenta lavar la cara con una especie de “filantro-capitalismo” obsceno.

El ejemplo más paradigmático lo hemos tenido estos días en la Comunidad de Madrid, con el Gobierno del PP de Díaz Ayuso un día anunciando la mayor bajada de impuestos de la historia y al día siguiente pidiendo donaciones por internet a empresarios y multinacionales para para financiar la sanidad madrileña durante la pandemia del coronavirus. Solo en impuesto del patrimonio, Madrid dejó de percibir 955 millones de euros en 2017 (el último año en el que hay registros) por exenciones a los más ricos. No queremos su marketing caritativo; queremos que paguen la factura de una sanidad pública, gratuita, universal y de calidad. Porque, como hemos visto estas semanas, entre otras cosas nos va la vida en ello. Y para que empiece a ser una realidad hay que aumentar los impuestos de forma sustancial a quienes más tienen.

Porque enfrentar la pandemia social que se avecina pasa ineludiblemente por el combate de la desigualdad, de todas las desigualdades crecientes, plurales e interconectadas, interviniendo en las realidades que son fuente y reflejo de esa desigualdad, como la fiscalidad, la precariedad, la austeridad o el poder corporativo. En definitiva, volver a poner en el centro del debate la redistribución de la riqueza y de los recursos como eje central de un programa ecosocialista. Porque nuestras vidas valen más que sus beneficios. Y porque nuestro combate es tanto contra las élites que provocan desigualdad como contra quienes se aprovechan de ella para convertir a los más golpeados en chivos expiatorios y exculpatorios de las primeras. Una revolución fiscal para que los paraísos de una minoría peligrosa no sean el infierno de la mayoría social.

------------------

Miguel Urbán Crespo es eurodiputado y militante de Anticapitalistas.

Netflix está hoy presente en alrededor de dos millones de hogares españoles. No parecen irles muy mal las cosas. Sin embargo, la multinacional paga más o menos los mismos impuestos que tú. ¿No te lo crees? Las dos filiales españolas del gigante de producción y distribución audiovisual en streaming pagaron 3.146...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Miguel Urbán

Es eurodiputado de Anticapitalistas.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

6 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. José Lázaro

    Hay dos elementos de este (viejo) debate q siempre me resultan incómodos. El primero es q se obvia q la mayoría de los países q tienen organizado este tinglado son democracias (con votantes y compradores c cierto poder adquisitivo). A estas alturas de la película se puede decir q si no todos, una gran mayoría está contenta con esta situación, pq no hacen nada para cambiarla. La segunda es la cantinela de los q más pagan. ¿Podríamos hablar de contribuciones total? ¿Y de beneficios? Pq creo q los de arriba no son tan tontos para creer q son los q más pagan...

    Hace 1 año 6 meses

  2. Asicum

    Legitimas la naturaleza corrupta y diplomática del poder político al considerarlo una estructura institucional esencial, suficiente y genealógicamente neutral usada desinteresadamente como una sustancia vehicular vacía con la cual, dependiendo de quién ostente ese poder y según qué medidas políticas practique, llevar a cabo un proceso de inversión del poder económico (girar 180º la pirámide) desplazando e infravalorando la importancia transformadora del poder social. Los marxistas ya intentaron controlar el poder económico desde el poder político para llevar a cabo una política confiscatoria desde abajo-arriba (la gravedad -de la situación- volvió a colocar la naturaleza de las cosas en su sitio), destruyendo por el camino de su revolución materialista cualquier intento de organización social desclasada llevada a cabo desde una perspectiva humanista y de moral libre incondicionada (la utópica según ellos), desenmascaradora y destructora de cualquier tipo de realidad política y socioeconómica embaucadora y embargadora -producto de la fusión entre ambos poderes. El resultado: la absorción de lo social para la concentración de los tres poderes en uno sólo, es decir, el totalitarismo. O lo que Guy Debord llamó: lo espectacular concentrado.

    Hace 1 año 7 meses

  3. Andres

    Señor Urban, Bien, pero no crea que metiendo papelitos se arregla esto. Mientras no vea que ese monton de mierda llena de gusanos y agujeros que es la politica fiscal, no se fumiga a conciencia y se compacta con maquinaria pesada, no me creere nada. Por cierto, en la antiguedad SI que pagaban, aunque no por adelantado que es lo que hago yo con el IRPF. En Atenas, financiaban los festivales de teatro, las panateneas y demas fiestas religiosas, buena parte de las fuerzas navales (el equipamiento de las trieras, los sueldos de los remeros); En la Roma imperial cuando andaba escaso de liquidez el emperador montaba un complot: Decapitacion y confiscacion. El tartaja de Claudio ejecuto a 140 caballeros y senadores porque "No esta bien matar a un emperador", Su sobrino Caligula asesinado despues de mil tropelias. En Fin. Lo dicho: MAQUINARIA PESADA.

    Hace 1 año 7 meses

  4. Agustín Perdomo Sicilia

    Por Netflixse pagan 15; ustedes cobran 4. En nuestra sociedad capitalista la oferta manda. Toda la prensa escrita hace lo mismo que ustedes excepto que ustedes dejan leer. Está muy bien lo que ponen pero, ¿qué ponen ustedes para que así no sea? Cada uno con su tema.

    Hace 1 año 7 meses

  5. Jesus

    La historia es cíclica. Estos progres ultraliberales repiten lo que durante siglos hicieron los nobles e hidalgos carcas: no pagaban perchas, alcabalas ni ningún tipo de impuestos. Esto de pagar era cosa de los villanos! Los nobles solo se preocupaban de que el sistema no cambiará. ¿Nos suena?

    Hace 1 año 7 meses

  6. Alberto

    Magnífico. Hace falta recordar el ejemplo de Roosevelt. Además se trata de que devuelvan lo que no debieron sustraer, no de que paguen como que inviten. Que paguen proporcionalmente a lo que ya se han lucrado a costa de otros, mientras todos los demás lo sufrían. Las personas que dependen del trabajo, lo tengan o no -muchos en nuestro país-, perdieron ingresos y servicios sociales. Empeoró la sanidad, la educación y subieron los precios de la vivienda. No es cuestión de que nos den regalitos de lo que nos han quitado, caso Amancio.

    Hace 1 año 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí