1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Urbanismo

Regreso al futuro: el derecho a la ciudad tras la covid-19

Cuando la distopía es el presente, sólo nos queda inventarnos un nuevo porvenir

Janet Sanz / Daniel Granados 21/04/2020

<p>Barcelona desde Montjuic.</p>

Barcelona desde Montjuic.

Konstantinos Dafalias (CC BY 2.0)

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

“Supongo que ustedes no están preparados para esta música.

Pero a sus hijos les encantará.”

Marty McFly

 

Nada volverá a ser lo que era porque no puede y porque no debe. La proyección que partía de una extraña normalidad –más o menos asumida– ha quedado profundamente afectada por una crisis que atraviesa casi todos los aspectos de la vida tal y como la hemos conocido durante generaciones. Y afecta a cuestiones tan arraigadas como nuestras costumbres y hábitos vinculados a la cultura mediterránea –que se urde en gran medida desde la proximidad y la vida comunitaria en el espacio público– y las propias normas que nos regulan como sociedad.

Si la ciudades han sido al mismo tiempo el problema y la solución a los retos del futuro (hay quien pueda caer en la nostalgia de ese futuro), las estrategias actuales para hacer frente a la crisis de la covid-19 deben indefectiblemente pasar por ellas. Son parte del problema,  pero también de la solución para un nuevo y distinto futuro. Cuando la distopía es el presente, sólo nos queda inventarnos un nuevo porvenir. Si el municipalismo era campo de batalla de las políticas progresistas transformadoras a escala global, hoy es la primera línea del frente. La pregunta es: ¿cómo será la ciudad del futuro que nos permita acometer con más y mejores garantías los nuevos retos y hacer frente al resto de crisis estructurales que nos atraviesan?

El Plan Cerdà supuso una primera combinación de urbanismo social y ecológico en busca de una mejora en la calidad urbana para la clase trabajadora

La crisis sanitaria global viene de la mano de una crisis social y económica sin precedentes. La falta de equidad, los problemas de la masificación desordenada, el acceso a la vivienda digna o la emergencia climática golpean sobre la mesa más fuerte que nunca como retos ineludibles. Cabe construir un nuevo futuro urbano que dé respuesta a este presente y no al de hace escasas semanas. Y es necesario encontrar en nuestras ciudades los activos y fortalezas que nos harán menos vulnerables en nuestro conjunto.

La proximidad y el derecho a la ciudad

A lo largo de la historia, sucesivas crisis sanitarias han tenido como respuesta diferentes procesos de planificación urbana. La Barcelona del siglo XIX, por ejemplo, se rediseñó a sabiendas de que su gente moría más rápido en una ciudad con un diseño urbano con graves carencias: la escasez de luz solar y la pésima ventilación en el interior de las viviendas o la falta de espacio público común, ponían a la mayoría de la población en una clara situación de riesgo ante cualquier epidemia de turno. Aunque en su implementación quedaron fuera muchos de los elementos más revolucionarios, el Plan Cerdà supuso una primera combinación de urbanismo social y ecológico en busca de una mejora en la calidad urbana para la clase trabajadora castigada por unas condiciones de vida precarias.

Fruto de ese y otros procesos urbanísticos, vivimos en ciudades con una densidad urbana considerable, donde ésta se presenta habitualmente como un arma de doble filo. Aunque la masificación desordenada ha generado muchos de los problemas que padecemos desde hace décadas en las grandes ciudades, la alta densidad urbana se ha convertido durante esta crisis en una de nuestras fortalezas que deberá proyectarse en los nuevos escenarios. Frente al paradigma de la dispersión de otros grandes núcleos urbanos, las ciudades mediterráneas hacen de la proximidad una oportunidad. El acceso a servicios esenciales como centros de salud, los mercados de abastos municipales y la enorme diversidad del pequeño comercio de sus barrios son algunos de los activos de los que disponemos sin depender de automóvil privado. [1]

“¡Viva en la casa del futuro hoy!”, Cartel que aparece en la película “Regreso al Futuro” (1995).

 

Una densidad urbana razonable sujeta a nuevas condiciones sociales como el confinamiento y el distanciamiento social, nos plantea nuevos y grandes retos muy distintos a los de finales del siglo XIX. “Quédate en casa” hemos rezado administraciones y ciudadanía desde hace días. ¿Pero qué casas?  Cuando se cierra el espacio público –la extensión de nuestras casas en nuestra cultura mediterránea–, el confinamiento obliga a repensar el privado y sus necesidades básicas. Nos han hecho creer que balcones, terrazas y amplios espacios particulares o comunitarios eran un lujo del todo ajeno a normativa pública para la construcción de viviendas. Es imprescindible plantear una nueva forma de hacer viviendas, habilitar nuevos espacios comunitarios como azoteas infrautilizadas y afectar desde esta lógica equipamientos más adaptativos y modulables y otros ámbitos cotidianos como nuestras formas de consumo o la gestión de los residuos que generamos entre todos.

Reprogramar la ciudad: tecnologías libres, abiertas y neutrales

Si el automóvil y el ascensor son tecnologías que cambiaron radicalmente la ciudad del siglo XX, debemos decidir ahora los usos de las nuevas tecnologías del siglo XXI para salir de esta crisis como ciudades más co-responsables, equitativas y sostenibles. 

El teletrabajo y el estudio a distancia mediante herramientas digitales resignifican de nuevo el papel de la tecnología como una herramienta en la que apoyarnos para devenir masivamente un medio desde el que producimos. Pero la renta por barrios continúa marcando otra curva vigente, la de la brecha digital que limita el acceso a internet en función de los ingresos por familia. [2]

La salida de esta crisis pasa también por la recuperación del control público de las infraestructuras TIC para que sean accesibles, libres y neutrales

La salida de esta crisis pasa también por la recuperación del control público de las infraestructuras TIC para que sean accesibles, libres y neutrales. La lógica más o menos abierta de estos medios determinará también nuestra calidad democrática. Deberemos decidir, por ejemplo, entre el uso de software propietario para educar a nuestros hijos –como GSuite–, o plataformas libres como Moodle concebida para ayudar a los docentes a crear comunidades de aprendizaje cooperativo en línea. Resulta imprescindible abordar las posibilidades de una nueva cultura tecnológica y científica innovadora, que apueste por nuevos bienes comunes digitales y que aborde las oportunidades de un nuevo modelo productivo con mayor retorno social.

Nuevas mutualidades para la coproducción urbana

La centralidad de un modelo improductivo basado en la especulación del suelo y el turismo extractivista, junto con la fragilidad de una economía globalizada, ha acabado por demostrar hoy la urgencia de transformar nuestra forma de producir y redistribuir riqueza.

Frente a una nueva doctrina del shock no podremos aceptar nuevas recetas de activación económica que no sitúen la vida en el centro. Necesitamos proyectar ya una nueva economía social innovadora que priorice y fortalezca derechos básicos como la sanidad, la educación, la cultura, la vivienda digna y asequible y que apueste de manera decidida por una industria verde e inteligente de alto valor añadido. En el desarrollo de estas nuevas fuentes de abastecimiento social la coproducción de políticas públicas será una fortaleza para transformación social. La reprogramación de nuestras ciudades deberá pasar por una nueva mutualidad entre lo público, lo privado y lo comunitario como un nuevo capital social sobre el que desarrollar nuevas formas socioeconómicas más resilientes y justas para las ciudades. Difícilmente la transformación será efectiva sin un papel estratégico de la sociedad civil organizada a través de la economía social y solidaria, los proyectos de investigación e innovación ciudadana, la cultura libre, el movimiento ecologista y un conjunto de iniciativas que a menudo van por delante y marcan el paso de la administración pública.

El derecho a la cultura

Si la educación y la sanidad fueron elementos que caracterizaron la predistribución de la riqueza en la segunda mitad del siglo XX, el bagaje cultural se muestra hoy también como un tercer elemento esencial [3].

Los derechos culturales deberán ser también una expresión significativa de las nuevas configuraciones de la ciudadanía en este siglo

Una nueva cultura tecnológica y económica deberá ir acompañada de una nueva forma de entender el papel de la cultura y su relación entre lo público, lo privado y el tejido social comunitario. Hoy más que nunca cabe reafirmar que todo proyecto colectivo basado en los derechos y las libertades de las personas que habitan una ciudad debe ir de la mano de políticas ambiciosas que sitúan el hecho cultural a disposición de todo el mundo al mismo tiempo que genere los medios para combatir la precariedad de su tejido productivo. Las capacidades culturales son fundamentales para la vida democrática: la expresión, la autonomía personal, el emprendimiento, la experimentación, el conocimiento crítico y la diversidad son aspectos relevantes estrechamente ligados a las posibilidades reales de progreso de nuestras comunidades urbanas. Los derechos culturales deberán ser también una expresión significativa de las nuevas configuraciones de la ciudadanía en este nuevo siglo XXI que se acaba de reiniciar.

Un nuevo ecologismo administrativo

Y entonces llegan los límites. Las competencias y los recursos como grandes cotos que dificultan el dibujo de este nuevo futuro post Covid-19. Difícilmente se podrán ni tan siquiera plantear ciertos retos si instituciones europeas y los Estados tradicionales no afrontan la necesidad de una segunda oleada de descentralización como un fenómeno improrrogable. La necesidad de reconocer y reforzar nuevas centralidades en la gestión de las crisis viene definida por algunos autores como un nuevo “ecologismo administrativo” que, mediante un regreso a la idea de pueblo o a lo rural, se accede a la organización democrática natural más cercana, participativa y eficiente.

Cuando el confinamiento acabe y finalmente tengamos la vacuna, deberemos regresar a un lugar con un futuro que reconstruir. Transformación urbana, derechos y poder municipalista para poner la vida en el corazón de las ciudades. 

--------------------------------

Janet Sanz es tenienta de ecología, urbanismo, infraestructuras y movilidad del Ayuntamiento de Barcelona. Daniel Granados es delegado de derechos culturales del Ayuntamiento de Barcelona.

---------------------------------- 

Algunos datos centrados en Barcelona:

[1] En Barcelona un 25% de la población de más de 65 años vive sola (de las cuales un 75% son mujeres), según datos del Padrón Municipal del 2019. Tener acceso a servicios básicos desde la proximidad les garantiza derechos.

[2] En Barcelona, el 20% de los hogares con rentas bajas no disponen de conexión a internet. (frente a un 99% de los hogares con rentas altas que si disponen) y un 66% de los hogares con rentas bajas no dispone de ordenador, según la Encuesta de Servicios Municipales de Barcelona del 2019.

[3] El 62,4% de la población accede a menudo o muy a menudo a actividades culturales mientras que el 38% no lo hace nunca. Mientras en los barrios de renta baja más del 50% de la población no accede a actividades culturales (exactamente el 50,3% de la población de los barrios de renta baja), este dato es de solo el 28,1% en los barrios de renta alta y del 31,6% en los barrios de renta mediana, según los datos de la “Encuesta de participación y necesidades culturales de Barcelona” del 2019.

Autora >

Autor >

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí