1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

LLAMAMIENTO

“Europa solo podrá continuar existiendo si los europeos nos apoyamos mutuamente”

Intelectuales, artistas, economistas y políticos de Alemania y Austria piden a la Comisión Europa la creación de un ‘Fondo Corona’ para asumir el endeudamiento provocado por la pandemia de forma conjunta

J. Habermas / J. Fischer / M. Von Trotta y 70 firmas más 10/04/2020

<p>El otro virus</p>

El otro virus

La Boca del Logo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

 

 


Peter Bofinger, Daniel Cohn-Bendit, Joschka Fischer, Rainer Forst, Marcel Fratzscher, Ulrike Guérot, Jürgen Habermas, Axel Honneth, Eva Menasse, Julian Nida-Rümelin, Volker Schlöndorff, Peter Schneider y Margarethe von Trotta.

Los y las arriba firmantes dirigen directamente este llamamiento a la Comisión Europea.

En los últimos días se han contabilizado en Italia y España miles de muertes por coronavirus. En Italia han sido 1.000 los muertos en las últimas 24 horas y en España, 800 [principios de abril]. Estas noticias no provienen de otro planeta o de un continente alejado del nuestro. Las cifras nos llegan desde nuestros países vecinos, a los que estamos unidos. Nosotros, los autores de este texto, pertenecemos a los que aman la cultura mediterránea. Pero no es necesario amar esta cultura para horrorizarse por el tamaño de la destrucción que el coronavirus está dejando en estos países.  

La pandemia ha dado lugar en toda Europa a testimonios impresionantes de ayuda mutua y de solidaridad. Miles de jóvenes se prestan como voluntarios para ayudar a los mayores confinados en sus viviendas. El Land de Sajonia está acogiendo pacientes graves de Italia afectados por el coronavirus. El Sarre ofrece ayuda a pacientes franceses que no han tenido acceso a los cuidados necesarios. Otros bundesländer, así como el Estado Federal, también están ofreciendo su apoyo. Se está instaurando un nuevo clima. La disposición a ayudar, la empatía y la esperanza son cada vez más populares. 

Sin embargo, por lo que concierne a la cuestión decisiva, los países del norte responden a sus hermanos y hermanas del sur con reticencias. Rechazan la propuesta de un fondo garantizado por todos los países de la UE, con el cual  sería posible asumir conjuntamente las enormes pérdidas generadas por esta crisis. Este fondo evitaría que el shock que, en principio, va a afectar a todos los países miembros termine por desbordar a aquellos que, antes de esta crisis, ya luchaban contra una alto endeudamiento público.   

Por esta razón, la Comisión Europea debería establecer un “Fondo Corona” que esté en condiciones de endeudarse en los mercados de capital internacionales a largo plazo. Desde este fondo fluirían los recursos en forma de transferencias a los Estados miembros. Gracias a este dispositivo se impediría que aumentara el endeudamiento de cada Estado miembro. El fondo obtendría del presupuesto común europeo los recursos para subsanar los intereses ligados a esa deuda.

El fondo que proponemos no debe confundirse con el modelo de los eurobonos que se propuso como solución a la crisis del euro entre 2010 y 2012. En el caso de los eurobonos se trataba de establecer una responsabilidad conjunta por una parte importante del endeudamiento nacional anterior a la crisis financiera. En el caso de los coronabonos se trataría de asumir la responsabilidad conjunta del endeudamiento de los próximos meses. Se trataría de una medida temporal que permitiría a Italia y a otros países en riesgo existencial sobrevivir a esta crisis, así como a los meses que la seguirán. Negarse a hacer algo significa omitir nuestro deber de ayuda.  

Nos cuesta sobremanera entender por qué la canciller y el vicecanciller alemanes muestran tantas reservas frente a este paso tan necesario para la solidaridad y estabilidad europeas. Nuestra solidaridad también está ligada a una conciencia común sobre esta crisis. En el momento presente, tenemos que encontrar fórmulas que dejen claro que vamos juntos de la mano, que estamos todos “unidos por el hechizo”, tal como reza nuestro himno. ¿Para qué puede servir la UE si en tiempos del coronavirus no muestra que los europeos se apoyan mutuamente y luchan por un futuro común?  No se trata tan solo un deber por solidaridad, sino que también responde a nuestro propio interés. En esta crisis estamos todos los europeos en el mismo barco. Si el Norte no ayuda al Sur, entonces no solo se perderá a sí mismo, sino también a Europa. 

Se unen al llamamiento: 

Johanna Adorján, Adriana Altaras, Aleida Assmann, Jan Assmann, Sibylle Berg, Manuela Bojadžijev, Nora Bossong, Emma Braslavsky, Sonja vom Brocke, Heinrich Detering, Heinz Drügh, Carolin Emcke, Yannic Han Biao Federer, Gunther Geltinger, Dietrich Grönemeyer, Sabine Hark, Josef Haslinger, Jakob Hein, Wilhelm Heitmeyer, Julia Holbe, Rahel Jaeggi, Hilary Jeffery, Dirk Jörke, Esther Kinsky, Wolfgang Kaschuba, Jörn Klare, Albrecht Koschorke, Claus Leggewie, Svenja Leiber, Stephan Lessenich, Sibylle Lewitscharoff, Steffen Mau, Kristof Magnusson, Ethel Matala de Mazza, Thomas Meinecke, Eva Menasse, Robert Menasse, Christoph Menke, Robert Misik, Oliver Nachtwey, Falk Nordmann, Christoph Nußbaumeder, Claus Offe, Christoph Ransmayr, Moritz Rinke, Hartmut Rosa, Sasha Marianna Salzmann, Frank Schätzing, Wilhelm Schmid, Peter Stamm, Dorian Steinhoff, Mark Terkessidis, Philipp Ther, Stephan Thome, Uwe Timm, Joseph Vogl, Michael Wildt, Hubert Winkels, Roger de Weck, Thomas Winkler, Michael Zürn. 

------------------

Traducción: Justo Serrano, investigador Universidad de Groningen (Países Bajos)

Autor >

J. Habermas /

Autor >

J. Fischer /

Autor >

M. Von Trotta

Autor >

y 70 firmas más

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

7 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Javier - Txuruá

    Hola, no entiendo nada de macroeconomías ni cosas de esas. Pero, como dice la sabiduría popular: Opinión y culo, casi todos tenemos uno. Mi opinión se acerca a la de Cayetano: NO ENGORDAR EL TRILERISMO FINANCIERO. Que no vuelvan a "chulearnos" como hicieron con ocasión de la Crisis/Estafa de la década pasada. Qué iluso... ¿no?

    Hace 1 año 3 meses

  2. Leia

    Tengo que reconocer que todo esto me supera. Pero, algunas veces pienso que, si tuviéramos un banco público, no tendríamos el problema de que los bancos hagan el típico negocio a costa de lo público. No recuerdo bien pero, me parece, que Bankia es casi público, por lo que, si si se hace del todo público, se podría recibir el dinero "europeo" a través suya y no tener (el estado) que pagar intereses. Otra cosa sería que, dado que los bancos recibieron "graciosamente por el gobierno del ppodrido) una barbaridad de millones, empiecen a devolverlos, que buena falta que hace. ¡Ah! y que todo/as esos ricos, que se llevan el dinero conseguido por no pagar los impuestos correspondientes, empezasen a pagarlos.

    Hace 1 año 3 meses

  3. pablo

    Europa seguirá existiendo con índependencia de las decisiones que tomen los 27 países que componen la Unión Europea y todas sus instituciones y de las decisiones que tomen los 50 países que conforman actualmente Europa. Europa es un continente.

    Hace 1 año 3 meses

  4. asicum otra vez

    ¿De verdad que mientras estamos todos encerrados en casa “voluntariamente”, confiamos y esperamos ingenuamente que los mismos que nos han metido en este lio nos saquen de él? Sinceramente, yo no creo que la UE (unida o desunida) ni los propios gobiernos nacionales vayan a encontrar una solución al problema de "todos" porque no es su principal motivación. Si acaso, diseñarán rápidamente un plan para dar eficazmente con SU solución a SU problema. No habrá "Plan B" ni "Plan C" ni...No trabajarán por una solución mayoritaria, sino por una minoritaria, como siempre ha pasado en tiempos de crisis. Y casualmente éstas son una característica inherente a la idiosincrasia organizativa socio-económica de la partitocracia aliada con los poderes fácticos. Circunstancia que, por otro lado, les permite perpetuarse cómodamente en el poder al no encontrar ningún tipo de resistencia, y así poder construir sus nuevos cuentos morales doctrinarios para perfilar los deseos vitales: pasamos de los viajes turísticos internacionales relámpago al yomequedoencasa en milésimas de segundos y sin despeirnarnos, en una especie de rewind imperceptible.

    Hace 1 año 3 meses

  5. asicum

    Curioso que estos días marxistas y liberales unan sus fuerzas en su reaccionario rechazo a detener la productividad en beneficio del progreso económico, ya sea social o capital respectivamente. Unos pedían el confinamiento forzoso total y pronto empezaron a ponerse nerviosos cuando vieron caer a “sus proletarios del mundo” y otros pedían que todo siguiese igual como si nada y pronto empezaron a ponerse nerviosos cuando vieron aparecer las orejas del lobo. Así que, ahora se preguntan ¿por qué no tratar de buscar ese equilibrio socio-económico perfecto en favor de la productividad, pero sobre todo por encima de la vida de las personas, tanto de las que se van como de las que se quedan? Funambulistas económico genocidas de lo humano, separados por intereses distintos pero hermanados para un objetivo compartido: inmovilizar la vida para movilizar el trabajo. Sustituir una experiencia vital realmente vivida por una experiencia vital realmente laborada, ya sea por y para otros (explotación) o para uno mismo (dignificación) en pro del avance socio-económico. Dejar colapsar el sistema sanitario inevitablemente lleva al colapso económico por exceso de gasto sanitario, dicen unos. Paralizar la economía inevitablemente lleva al colapso sanitario por falta de recursos económicos, dicen otros. Las vidas no importan, solo los números. VIVIR NO ES NECESARIO. PRODUCIR SÍ. Esta pandemia no es sino consecuencia directa de esta forma de administrar la vida. Ha salido todo mal otra vez (¿intencionadamente?), y los ideólogos de estos sistemas de organización social, los capitalistas de estado y los liberalistos, a su vez no son capaces de encontrarle una solución humanitaria porque siguen viéndolo todo bajo términos dígito-comerciales por y para sus intereses ideológicos y económicos. Marxismo (burguesía) y liberalismo (Finanzas S.A) se unen en su verdad reaccionaria en contra de la vida plena y libre mediante mecanismos de dominación y control diferenciados, sí, con objetivos distintos, sí, pero en ultima instancia, compartiendo ritualmente un mismo fin: atisbar cualquier indicio de vida libre para correr rápidamente tras ella y proceder a extinguirla con total inmunidad. Curioso que es a la muerte lo único a lo que la vida no es inmune, y si hay algo que caracteriza a los fascismos por encima de cualquier otro tipo de comportamiento social es la preponderancia de la muerte sobre la vida en todos sus aspectos.. Es en esa contradicción donde se encuentra la fragilidad de la vida. Si no la cuidamos nosotros primero y la dejamos en manos de estos energúmenos la tragedia de las muertes de los primeros meses se pude convertir en una pesadilla de vida para años. ¿Qué hacemos entonces?

    Hace 1 año 3 meses

  6. amaia

    Hay que hacer algo más inteligente y con vista más panorámica. Hay que liberar el BCE para que haga la función de un Banco Central (Eurozona) al mismo tiempo que democratizarlo y controlarlo públicamente.

    Hace 1 año 3 meses

  7. cayetano

    He leído algunos artículos al respecto, de Fernando Luengo y de Juan Torres, de otros en días anteriores, buscando desnudar las motivaciones de oropeles e ir al núcleo fáctico de, digamos, el escollo fundamental, la singularidad básica u obstáculo material. Leyendo sobre la cuestión encontramos un dilema real, que se reduce no a optar por inundar la sociedad de financiación (lo que están haciendo todos), sino con qué instrumentos procedemos a esa necesidad reconocida. Y ese escollo es el primero que nos encontramos, pero que curiosamente no atrae focos, ni acentos informativos. El debate real se oculta por encontrarse en sí estos instrumentos de recuperación entrarán en la cuenta de beneficios del sector financiero, a la sombra o no. Y es que si el préstamo no entra en el circuito financiero privado no es negocio, dado que estaríamos ante un préstamo no del BCE a la privada para prestar a la pública, sino de un préstamo entre organismo públicos de la misma titularidad (no engordaría el trilerismo financiero). Es decir, nos deberíamos el dinero a nosotros mismos, y aunque no podamos decir que sería un todo queda en casa, desde luego los costes financieros no supondrían ni negocio, ni riesgo para la estabilidad financiera de los estados al abordar la reconstrucción de la vida social y económica de sus países. Ahí es donde estamos realmente, ese es el obstáculo real que nos diferencia de los estados garantes de sus entidades financieras, acreedoras tradicionales del Sur que una vez más pretenden usar los recursos públicos para hacer caja en su propio beneficio. Un sistema financiero que recibiría como intermediario el dinero público con las ventajas financieras que reclamamos para los Estados. Y ahí es donde encontramos el quid de la cuestión, la elección de quién se va a beneficiar de la financiación pública, los estados o el sistema financiero. Lo demás son cortinas de humo y cuestiones menores que esconden el núcleo y motivación principal, los intereses financieros de los acreedores tradicionales, que no son los pueblos septentrionales europeos sino sus entidades financieras. Darles muchas vueltas, sólo contribuye a ocultar la realidad de la cuestión, its the cuestión. Un cordial saludo.

    Hace 1 año 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí