1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Francia

La antífrasis presidencial en tiempos de pandemia

La retórica bélica de Macron está desfasada. Lo que está surgiendo es el aprendizaje a tientas de una inteligencia ciudadana colectiva para paliar las carencias de la razón gubernamental

Éric Fassin 23/03/2020

<p>Reunión de Macron con el Consejo de Defensa, el pasado 4 de marzo.  </p>

Reunión de Macron con el Consejo de Defensa, el pasado 4 de marzo.  

@EmmanuelMacron

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Para aprehender las mutaciones sociales y políticas que acompañan al Covid-19 en Francia y en Europa, el discurso del presidente de la República francesa puede servirnos como hilo conductor. Es necesario, para ello, partir de la figura que lo organiza: la antífrasis. Esta se produce cuando hablamos para expresar lo contrario de lo que decimos. O, dicho de otro modo, cuando la intención contradice al discurso. En su discurso del pasado 16 de marzo, en el que evitó mencionar el confinamiento, Emmanuel Macron no expresó las cosas claramente. ¿La prueba? El ministro de Sanidad, Olivier Véran, tuvo que explicitarlas una hora más tarde en Twitter: “Para proteger a los franceses, tomamos las medidas de confinamiento que la situación impone”. Así, cuando el presidente declara que su “palabra es clara” lo que escuchamos más bien es que no lo es realmente. 

Consideremos también el nuevo mantra de Emmanuel Macron: “Estamos en guerra”. La anáfora, tan querida también por su predecesor, no es en este caso más que una metáfora. El presidente acababa de declarar: “Nunca Francia ha tenido que tomar tales decisiones –evidentemente excepcionales, evidentemente temporales– en tiempos de paz”. Está claro. La “movilización general”, expresión que se repite constantemente, no debe entenderse en un sentido literal. Así, ¿el confinamiento total, como en Italia, no formaba parte de esos “falsos rumores” denunciados por el presidente? Además, “la movilización general de nuestros investigadores”, decretada por el presidente, no deja de ser inquietante en plena movilización de la enseñanza superior y la investigación contra la ley plurianual de programación de la investigación (LPPR). La antífrasis es una figura irónica. 

La Europa de las fronteras 

Tres elementos destacan del discurso presidencial. El primero de ellos es la ausencia de cualquier tipo de política de salud pública europea (y lo más destacable: que apenas nos damos cuenta). En su breve intervención del 12 de marzo, Emmanuel Macron dijo: “Debemos también tener una respuesta europea”. Pero solo estaba pensando en la crisis económica y financiera: “El conjunto de los gobiernos europeos debe tomar decisiones para el mantenimiento de la actividad y su consiguiente reactivación, cueste lo que cueste”. En ningún momento se plantea armonizar medidas como el confinamiento. La experiencia italiana, donde llevan algunos días de adelanto, lejos de servir de ejemplo, no se ha tomado en serio en ningún momento. Conviene acordarse de la condescendencia de la portavoz del gobierno, Sibeth Ndiaye. Hace menos de una semana, esta se distanciaba de las medidas tomadas al otro lado de los Alpes. Europa no tiene una política común en materia de salud pública. En el mejor de los casos, su acción se reduce a una política económica. 

Europa no tiene una política común en materia de salud pública. En el mejor de los casos, su acción se reduce a una política económica

Y en el peor de ellos, la UE se define por su política migratoria. El 11 de marzo Donald Trump aludía a un “virus extranjero” al mismo tiempo que cerraba la puerta a los viajeros llegados desde Europa. El 12 de marzo, el presidente francés parecía responder a su homólogo estadounidense oponiéndose al “repliegue nacionalista”: “no tienen porqué ser las fronteras nacionales” las que separen “las zonas que están afectadas y las que no”. En resumen: “Este virus no tiene fronteras”. Pero solo cuatro días después, el 16 de marzo, Macron cambiaba su discurso: “Desde mañana al mediodía, las fronteras de entrada de la Unión Europea y el espacio Schengen estarán cerradas”. Y qué importa que el director general de la OMS hubiera dicho el 13 de marzo que Europa se había convertido en el “epicentro” de la pandemia. Si África tiene muy buenas razones para protegerse de Europa en términos de salud pública, lo contrario no tiene mucho sentido. 

Sin duda, se trata de una decisión europea, pero eso no impide el cierre de fronteras en el seno de la UE: Polonia, Lituania, Dinamarca, Eslovaquia, Chipre y República Checa han tomado ya esa misma medida para todos los viajeros extranjeros, y España ha acordonado sus fronteras terrestres. Incluso el gobierno alemán, bajo presión de partidos más derechistas, ha terminado por inspirarse en estos ejemplos. La epidemia, ahora pandemia, se convierte en un pretexto para la escalada de xenofobia política. Decir que “este virus no tiene fronteras” solo tiene sentido desde la antífrasis: “La Europa fortaleza”, ya cerrada a los no europeos, acaba convirtiéndose en la Europa de las naciones, todas atrincheradas en sus políticas nacionales. 

El falso retorno del Estado del bienestar

Si Europa desparece, ¿toma su relevo el Estado-nación? En el discurso presidencial, es segundo asunto que que llama la atención. Claramente se trata de una cuestión soberanista: “Delegar nuestra alimentación, nuestra protección, nuestra capacidad de cuidar nuestra calidad de vida fundamentalmente en otros es una locura. Tenemos que retomar el control, construir, todavía más de lo que ya lo hacemos desde Francia, una Europa soberana”. El 12 de marzo, el paladín del neoliberalismo redescubría así el Estado del bienestar: “Lo que revela esta pandemia es que la sanidad gratuita independientemente de la renta, de la trayectoria o de la profesión, nuestro Estado proveedor, no es un coste o una carga, sino un bien precioso, un triunfo indispensable cuando el destino golpea”. Y daba en el clavo: “Lo que revela esta pandemia es que hay bienes y servicios que tienen que estar al margen de las leyes del mercado”. Pero incluso si aplaza la reforma de las pensiones, ¿quién puede tomarse al pie de la letra estas declaraciones que la acción de su gobierno desmiente cada día? Tras la frase, la antífrasis… 

No es necesario prestar demasiada atención a la presciencia retrospectiva de Buzyn para percibir la contradicción entre la exigencia del confinamiento y la incitación a ir a votar

Y esto es particularmente cierto en materia de sanidad. Ahora que sabemos que la fuerte movilización del personal hospitalario contra la degradación del servicio público no fue escuchada por el gobierno en las semanas previas al coronavirus, ¿cómo tomarse sin ironía el compromiso de Macron en su discurso? “La Nación apoyará a sus hijos, el personal sanitario que en ciudades y hospitales se encuentra en primera línea de un combate que va a requerirles energía, determinación y solidaridad. Tienen derechos a reclamarnos. Les debemos los medios, la protección. Estaremos a la altura”. En este caso es todavía más cierto que la grandilocuencia es enseguida desmentida por la trivialidad de la realidad: “Les debemos mascarillas, gel, todo el material necesario. Velamos y velaremos por ellos”. Que es lo mismo que decir que los medios, incluso los más elementales, hacen falta: prometer gel o mascarillas sin ni siquiera hablar de tests o respiradores es revelar el estado de decadencia del servicio público. Políticamente, el Estado de bienestar no le ha tomado el relevo a Europa.

Del coraje a la responsabilidad

Queda un tercer punto. El 16 de marzo el presidente de la República sermoneaba además a las francesas y a los franceses. La víspera, “después incluso de que el personal sanitario de los servicios de reanimación alertara sobre la gravedad de la situación, hemos visto a gente en  parques, en mercados abarrotados, en restaurantes, en bares,  gente que no ha respetado la orden de cierre. Como si, en el fondo, la vida no hubiera cambiado”. O como si continuáramos siguiendo sus recomendaciones del 6 de marzo, cuando el iba aún al teatro: “La vida continúa. No hay ninguna razón, dejando aparte a la población más vulnerable, para modificar nuestros hábitos de ocio”.

Pero felicitaba a sus conciudadanos por su civismo el domingo electoral: “Quiero también saludar calurosamente a las francesas y los franceses que, a pesar del contexto, han ido a las urnas” –al mismo tiempo que anunciaba la cancelación de la segunda vuelta. En Le Monde, Agnès Buzyn, la que fuera ministra de Sanidad antes de lanzarse a la batalla de las municipales el 16 de febrero, se justificaba así: “El 30 de enero previne a Édouard Philippe [que en el momento de escribir este artículo no lo había desmentido] de que las elecciones, sin lugar a dudas, no podrían mantenerse”. Esto no le impidió, sin embargo, presentarse como candidata a la alcaldía de París. Tampoco es necesario, de todos modos, prestar demasiada atención a la presciencia retrospectiva de la ministra para percibir la contradicción entre la exigencia del confinamiento y la incitación a ir a votar. 

De hecho, incluso ahora, las órdenes continúan siendo contradictorias: no se puede salir más, salvo por razones profesionales en los casos en los que el teletrabajo no es una opción. Olivier Véran añade otra condición, si “su trabajo es esencial”. Sin embargo, esta no está contemplada por el gobierno en el justificante de desplazamiento. Se puede ir a trabajar… cuando el trabajo requiera nuestra presencia. Aún mejor: la ministra de Trabajo, Muriel Pénicaud, juzga como “derrotistas” a las empresas de construcción y obras públicas que paralicen su actividad y apela a su “civismo”. En resumen: no habrá más contactos amistosos o familiares, pero sí profesionales –como si, en el fondo, la vida económica no hubiera cambiado nada… Estamos todavía lejos del confinamiento total, con toque de queda, adoptado en Italia. “Os pido a todos que seáis responsables”. La llamada del presidente de la República a la responsabilidad solo puede entenderse mediante la antífrasis. Igual que Agnès Buzyn, Macron parece confesar su irresponsabilidad, incluso la duplica. Él también, atribuyéndosela a otros. 

Lejos de confiar en los poderes públicos para arreglar esta crisis, todo el mundo ha comprendido que no se podía esperar gran cosa

“El espíritu de responsabilidad”, tan querido por el presidente, quizá esté tomando forma ya del lado de los gobernados y no de los gobernantes. De hecho, existe la sensación de un vuelco. Desde hace algunos años hemos vivido en un ideal de civismo construido frente al escenario de los atentados: se trataba de demostrar valentía. Así, en 2015, resistir al terrorismo era negarse a ceder ante el miedo. Por ejemplo, hacía falta seguir ocupando las terrazas de los cafés para no renunciar a “nuestro modo de vida”. En 2020, preferimos cantar juntos de un balcón a otro, a la italiana. Demostrar prudencia no es ahora falta de coraje, ni una manifestación de angustia. Es una forma de responsabilidad. Porque no se trata tanto de protegerse uno mismo (ya se acepta que desgraciadamente una mayoría se verá afectada), sino de proteger a todos, y en particular a los más vulnerables, retrasando la propagación del virus. La lógica epidemiológica de la prudencia sustituye a la virtud de la resistencia valiente.

Por eso, la retórica bélica del presidente de la República parece tan desfasada. Macron pretende, en efecto, oponer sus lecciones de moral republicana a los efectos perversos del individualismo. Pero la realidad es bien distinta: vemos ciudadanas y ciudadanos tomar el relevo de una Europa y un Estado que desfallecen. Lejos de confiar en los poderes públicos para arreglar esta crisis, todo el mundo ha comprendido que no se podía esperar gran cosa (ya sea en términos de competencia o lucidez, incluso de responsabilidad). Cuando el presidente dice que “la información es transparente” estamos obligados a preguntarnos por qué insiste tanto en ello. En la práctica, nos las arreglamos para informarnos y para adaptarnos sin poder contar realmente con el gobierno, ni con Europa. Pero sin caer tampoco en ninguna irracionalidad complotista: cada una, cada uno, se esfuerza en evaluar dónde está el menor riesgo para lo colectivo respecto a sus prácticas individuales. La responsabilidad individual pasa por un acercamiento epidemiológico al interés general. Lo que se dibuja en el discurso presidencial, por antífrasis, es, en tiempos de pandemia, el aprendizaje a tientas de una inteligencia ciudadana colectiva para paliar las carencias de la razón gubernamental.

-------------

Este artículo se publicó en AOC.

Traducción de María García Asensio.


Para aprehender las mutaciones sociales y políticas que acompañan al Covid-19 en Francia y en Europa, el discurso del presidente de la República francesa puede servirnos como hilo conductor. Es necesario, para ello, partir de la figura que lo organiza: la antífrasis. Esta se produce cuando hablamos para expresar...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Éric Fassin

Sociólogo y profesor en la Universidad de Paris-8. Ha publicado recientemente 'Populismo de izquierdas y neoliberalismo' (Herder, 2018)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí