1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Batalla pública

El desastre neoyorquino de la ultraderecha española

Una alianza de activistas y organizaciones vecinales, antifascistas y antirracistas lograron, de forma no violenta, boicotear un mitin de Vox en Nueva York

Simon R. Doubleday Nueva York , 12/03/2020

<p>Santiago Abascal, durante el acto en el restaurante Floridita de Nueva York</p>

Santiago Abascal, durante el acto en el restaurante Floridita de Nueva York

Vox

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

María Brando es una abuela y maestra jubilada que vive en el barrio de Bay Ridge, en la ciudad de Brooklyn, Nueva York. Desde el carril bici que recorre la ribera de la bahía, los brooklynitas pueden contemplar una impresionante panorámica de la desembocadura del río Hudson: el lugar por el que hace un siglo millones de inmigrantes entraban para navegar los últimos kilómetros en dirección al puerto de Ellis Island. Ahora, a ambos lados del Atlántico, la inmigración se ha convertido en un tema polarizador que explotan los populistas de derechas. El nombre de María es un pseudónimo, inspirado en su ubicación “frente al mar” [de la película On the waterfront, titulada La ley del silencio en España]. Al igual que otras personas que entrevisté para este artículo, a María le preocupa el ciberacoso y las represalias online que pudiera tomar en su contra la extrema derecha tanto de EE.UU. como de España.

Hace tres años, durante los sombríos meses que siguieron al shock de la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos, María y varios de sus vecinos progresistas fundaron una organización comunitaria local llamada Fight Back Bay Ridge [Contraataca Bay Ridge]. El evento más reciente que han celebrado, Solidarízate, tuvo lugar en enero de este año y fue un homenaje a la diversidad de su comunidad; asistieron familias enteras acompañadas de sus hijos. El grupo está totalmente comprometido con el activismo comunitario pacífico: “Nunca hemos participado en ningún tipo de violencia ni extremismo”, me explica.

En los últimos días de febrero de este año, María se enteró de que a las 18:30 del miércoles siguiente, el 4 de marzo, algunos representantes del partido político español de extrema derecha Vox iban a celebrar un mitin en El Centro Español, en Astoria, una de las zonas más dinámicas del distrito de Queens. El evento supondría la culminación de una visita triunfal a EE.UU., en la que el líder del partido, Santiago Abascal, había acudido a la Conferencia de Acción Política Conservadora, había escuchado el discurso de clausura del presidente Trump y se había reunido con varios senadores republicanos de derechas, entre los que se encontraba Ted Cruz. En el mitin intervendrían el propio Abascal y el número dos del partido, Iván Espinosa de los Monteros.

En los colegios públicos de Astoria, los hijos de familias de inmigrantes europeos de clase media se codean con hijos cuyos padres han cruzado el Río Grande sin papeles y también con los hijos de ambiciosas familias del subcontinente indio

Pero el lugar que habían elegido, Astoria, Queens, desentonaba con un partido político como Vox. En los colegios públicos de Astoria, los hijos de familias de inmigrantes europeos de clase media se codean con hijos cuyos padres han cruzado el Río Grande sin papeles (refugiados económicos desesperados procedentes de Honduras y El Salvador), y también con los hijos de ambiciosas familias del subcontinente indio. Esta diversidad, que dista mucho de la ansiedad étnica que nutre a los movimientos supremacistas blancos en Estados Unidos y a los movimientos reaccionarios y xenófobos en Europa, es motivo de orgullo local.

Astoria es una celebración de la variedad étnica de sus asociaciones culturales, sus tiendas de alimentación, sus festivales callejeros, sus iglesias, sus mezquitas y sus restaurantes (japoneses, indios, tailandeses, italianos y griegos). Cada vez más es también un foco de políticas progresistas. Una nueva generación de políticos progresistas y socialistas, de entre treinta y treinta y cinco años, está intentando darse a conocer de cara a la próxima campaña electoral, y lo hace cuestionando el aparato demócrata, como Alexandria Ocasio-Cortez en 2018. En este barrio, en el que muy pocas personas votaron a Donald Trump, la intolerancia de Vox habría estado extraordinariamente fuera de lugar, y, además una resistencia enérgica y pacífica se ha ido perfeccionando en toda la ciudad de Nueva York a raíz del lento auge del fascismo en Estados Unidos.

María no dudó en sumar su voz al coro de neoyorquinos que había resuelto protestar y rechazar la presencia programada de Vox. “Creo que es importante luchar contra el fascismo allí donde lo encontremos”, me explicó. “En vista del clima político que se vive actualmente en EE.UU., los ciudadanos comunes como yo estamos desarrollando una mayor concienciación de que nuestros amigos y vecinos están siendo atemorizados por agencias gubernamentales, el cuerpo de policía y los fascistas que les aplauden. El auge de partidos de ultraderecha en Estados Unidos y en otros países está proporcionando una plataforma a grupos antiinmigrantes, misóginos y neofascistas. La gente decente tiene que contrarrestar ese auge de todas las maneras posibles”.

Junto con otros dos miembros de su grupo, María se unió a una coalición espontánea de colectivos e individuos que pretendía impedir que Vox se reuniera en El Centro Español, o que se manifestaría si lo hacía. Muchas de estas personas eran educadoras o profesionales, tenían poco que ver con el estereotipo de violentos y radicales activistas de izquierda que Vox intentaría evocar en los días siguientes. Yo estaba entre ellos. El jueves 27 de febrero, poco después de que se anunciara el mitin de Vox, publiqué un tuit en el que señalaba que cancelaría mi afiliación si el centro celebraba el evento. El tuit se hizo viral y se imprimió en varios periódicos españoles. La tarde del sábado 29 de febrero, Vox se mostró agitado: “Al parecer hay mucho progre anti democrático intentando boicotear un acto de un partido constitucionalista”, tuitearon a sus seguidores.

El jueves 27 de febrero, poco después de que se anunciara el mitin de Vox, publiqué un tuit en el que señalaba que cancelaría mi afiliación si el centro celebraba el evento

Mientras tanto, las organizaciones comunitarias comenzaron a movilizarse. Entre ellas estaban María Brando y sus amigos de Fight Back Bay Ridge, y varios miembros de la sección neoyorquina de Marea Granate (un colectivo que se define a sí mismo como “una organización transnacional, apartidista y feminista formada por emigrantes del Estado español y simpatizantes, cuyo objetivo es luchar contra las causas y quienes han provocado la crisis económica y social que nos obliga a emigrar”) que actuaban a título personal. “Vox quiere reclutar a estadounidenses españoles, y esto tiene consecuencias tanto dentro como fuera de España”, enfatiza un miembro de Marea Granate Nueva York que prefiere mantener el anonimato. “El resurgimiento generalizado de la extrema derecha bajo el gobierno de Trump ya supone una amenaza para los neoyorquinos en situación de vulnerabilidad. Es imprescindible que no les brindemos plataformas a estos partidos para que prediquen su discurso de odio en nuestra ciudad y fuera de nuestras fronteras”.

Entre los diversos grupos que participaron en las protestas se encontraba la organización judía antifascista Outlive Them NYC, el Consejo Anarquista Coordinador Metropolitano (MACC, por sus siglas en inglés) y, quizá el más notable, el grupo Unidos contra el Racismo y el Fascismo (UARF, por sus siglas en inglés), que surgió en noviembre de 2018. Los miembros de UARF-NYC ya habían participado en la iniciativa que logró detener a Amanecer Dorado, el partido neonazi griego, cuando intentó (algunos años antes) recabar apoyos en Astoria: “Ahora Amanecer Dorado está fuera del Parlamento y sus líderes están siendo procesados”, añade David –nombre ficticio–, uno de los coordinadores del grupo. Para él y para muchos otros manifestantes, la lucha es internacional. “Hemos sido testigos de un alarmante resurgimiento de los partidos de extrema derecha en todo el mundo, y Vox forma parte de esa tendencia. Ya hemos visto que existe una coordinación internacional entre figuras y partidos políticos de extrema derecha; por eso urge desarrollar unas alianzas y una solidaridad todavía más sólidas entre las personas y los grupos antirracistas y antifascistas de todo el mundo. Los miembros de nuestro grupo consideraron que era nuestro deber dar la señal de alarma sobre el peligro que representa Vox, así como mostrar nuestro apoyo a la gente de España, que en su mayoría se opone a Vox”.

Un artículo tildó la movilización activista como una expresión del “liberalismo norteamericano”. Esta afirmación es incorrecta por dos motivos: no solo había entre los manifestantes varios españoles residentes en Nueva York, que son académicos y profesionales de otras ramas, sino que además intervinieron desde diversas posiciones ideológicas. De acuerdo con un miembro español del MACC (que también desea permanecer en el anonimato), los manifestantes conformaban “un conglomerado de progresistas, grupos de izquierda y revolucionarios que se integraba bajo un denominador común: evitar la propagación del discurso de odio mediante la acción no violenta”.

En los días posteriores, el propio Vox habló en repetidas ocasiones de “amenazas” de la “izquierda radical”: una fórmula que diseñaron para insinuar la existencia de una violencia política. Implicar esto es alejarse totalmente de la realidad que me confirmaron los activistas con los que hablé. María, la maestra jubilada y abuela de Brooklyn, recalca la naturaleza tranquila (aunque efectiva) de las protestas que se llevaron a cabo en las redes sociales. “En algunos casos”, añade, “fue tan sencillo como conseguir que la gente llamara al Centro Español, pero ese pequeño acto surtió un gran efecto”. Silvia, una profesora de literatura que da clases en una de las principales universidades de Manhattan y que también pide cambiar su nombre, explica que “la principal táctica era difundir información a través de las redes sociales para pedir que se suspendiera el evento. Si no se hubiera cancelado, el siguiente paso habría sido organizar una manifestación”. Silvia rechaza la afirmación de que estas acciones habrían representado una violación del principio de libre expresión.  Esta “termina cuando tu intención es eliminar a un grupo por su raza, orientación sexual o estatus migratorio”, explica. “Vox disimula su identidad con un discurso elaborado, pero su objetivo es eliminar los derechos de las mujeres, de los inmigrantes y de otros grupos minoritarios”.

El coordinador español del MACC se hace eco de este argumento. El recurso que hace Vox al argumento de la “libertad de expresión” es una absoluta falacia: “Cuando los editores de los periódicos liberales deciden esconder bajo la alfombra las infracciones de sus políticos o empresas favoritos, nadie les acusa de limitar la libertad de expresión. Todo esto es una competición para ver quién gana la batalla de las ideas y quién controla el discurso. Tienen dinero, bots de Twitter y medios de noticias falsas. Nosotros tenemos gente, convicciones y, francamente, estamos del lado correcto de la humanidad. Por ese motivo, hacemos lo que podemos para suprimir el odio y la violencia contra los débiles, y en ocasiones eso significa hacer que los fascistas se enfaden”.

La organización antirracista y antifascista UARF, por su parte, había planeado organizar un piquete contra el evento si el Centro Español se negaba a suspenderlo. Sin embargo, el domingo 1 de marzo por la noche, el centro anunció la cancelación debido al compromiso de sus estatutos con permanecer apolítico. Muchos de los manifestantes estaban exultantes. Algunos mostraron una ligera desaprobación, al recordar la carismática oratoria de Pablo Iglesias en el mismo lugar cinco años antes, en noviembre de 2015, antes de que entrara en el Parlamento, pero para la mayoría los estatutos no eran lo que importaba, sino la urgencia de derrotar a la extrema derecha.

Vox se apresuró entonces a encontrar otro local, y el martes 3 de marzo ya había reservado una sala en el 3 West Club, de la calle 51 de Manhattan, un local que colabora con el Club Republicano Nacional de las Mujeres (WNRC, por sus siglas en inglés). En esta ocasión actuaron con prudencia y solicitaron confirmación a los simpatizantes que pensaban acudir. Mientras tanto, intentaron desesperadamente recuperar el control de la narrativa pública y proclamaron que estaban encantados de haber conseguido publicidad extra y un espacio más grande a pesar de los esfuerzos de los “progresistas antidemócraticos” de Nueva York. En realidad, habían sufrido una amarga derrota, porque habían sido boicoteados y expulsados del progresista distrito de Queens; pronto experimentarían otra derrota más.

Ese martes, algunos activistas, entre los que se encontraba el círculo de María Brando, comenzaron de inmediato a llamar al 3 West Club y a destacar la naturaleza extremista de Vox. Trabajando de forma independiente, sin saber de la existencia de estos otros grupos, redacté una carta abierta para la estación de radio del WRNC: “Puede que les interese saber (como sociedad de mujeres que son) que Vox se opone enérgicamente a las leyes contra la violencia machista en España que se diseñaron para limitar las agresiones que le cuestan la vida a demasiadas mujeres cada año”. La UARF preparó también un comunicado oficial en el que hacía un llamamiento al club para que suspendiera el evento y siguiera el ejemplo del Centro Español: “Vox es conocido por su xenofobia, su homofobia y su racismo y por simpatizar culturalmente con los valores del dictador fascista Francisco Franco. Reúne a neoliberales nacionalistas, fascistas, neonazis y franquistas en la defensa de una agenda basada en el odio y la islamofobia. Los organizadores de las protestas solicitan al WNRC que suspenda el evento, porque temen que pueda avivar las llamas de la violencia contra los neoyorquinos marginados”.

De nuevo, el plan de la UARF era organizar una manifestación si, como se esperaba en esta ocasión, el local se negaba a suspenderlo.

“Si @WRNRC1291 no hace lo correcto y no suspende el evento neofascista @Vox_NewYork, allí estaremos para gritar ¡#NoPasarán! ¡#StopVox! en el 3 West de la calle 51 de Manhattan (junto a la 5ª avenida). A las 18:00 en punto. ¡Únete a nosotros! ¡Trae carteles, dispositivos no amplificados que hagan ruido, tu voz y tu espíritu antifascista!”, tuitearon.

Un activista español que colabora con el consejo anarquista MAAC me señala que, aunque las protestas hubieran llegado a producirse, el espíritu de la no violencia habría prevalecido. La importancia de mantener la paz y garantizar la seguridad “se discutió en varias ocasiones”, me confirma. Sin embargo, al final el 3 West Club demostró ser sorprendentemente receptivo. Para sorpresa de todos, el Club también suspendió el evento y “Vox pasó a estar 0 a 2”, como comenta María.

La mañana del miércoles 4 de marzo, el día del evento, Vox se apresuró de nuevo a encontrar otro local. Un mensaje, que se envió solo a los que habían confirmado su asistencia, pero que obtuvieron personas infiltradas, prometía que el lugar se anunciaría solo una hora antes del evento, previsto para las 19:15. A las seis de la tarde llegó el mensaje de la formación ultraderechista: el evento tendría lugar en un restaurante cubano situado en la parte alta de Manhattan, el Harlem’s Original Floridita, en la calle 125. Se pedía a los invitados que no compartieran ningún tipo de información ya que, decían, “no queremos más problemas”.

Se realizó una nueva tanda de llamadas. Según el relato de David, coordinador de la UARF, se pidió a la gente que “llamara al restaurante para explicar educadamente cuál era la situación y expresara su desagrado. Nos parecía que ya había sido todo un éxito que Vox se viera obligado a celebrar una reunión minúscula, anunciada de forma secreta, en lugar de celebrar un gran evento público. Básicamente, lo que hicimos fue llamar la atención sobre los hechos: que Vox es un partido de extrema derecha y que planeaba reunirse en Nueva York para ganar músculo. Sabemos que la gran mayoría de la gente de Nueva York, una ciudad diversa, llena de inmigrantes, de gente  negra y latina, de gente queer, se opone al odio que Vox defiende. Queríamos demostrarle a Vox, de forma pública y no violenta, que su ideología no es bienvenida”.

En esa ocasión, por la escasa antelación, el local se mostró insensible ante las preocupaciones de los manifestantes. En compañía de una reducida audiencia (quizá unos 30 o 40 simpatizantes, muchos de ellos chicos jóvenes), Abascal y Espinosa se sentaron a la mesa en el Floridita, delante de una bandera española atada a dos columnas. El restaurante colgó en repetidas ocasiones a las personas que llamaron para preguntar o protestar. En un caso, un empleado del restaurante alegó que en realidad el evento de Vox se iba a celebrar en otro lugar, en la calle 177. Los esfuerzos de Vox por recuperar el control de la narrativa continuaban. Nueva York no pudo detenerlos, afirmaron: ¡Habían podido reunirse!

Los manifestantes ya habían ganado, sin embargo, la batalla pública. La mayoría de los comentarios en las redes sociales hablaba de la vergonzosa humillación que había supuesto para Vox. En dos ocasiones su evento había tenido que suspenderse, y en dos ocasiones se habían visto obligados a encontrar un emplazamiento alternativo de forma apresurada. Y al final, habían tenido que celebrar una pequeña cena-reunión. Muy pocas personas creyeron la afirmación de que esa humillación había sido el resultado de las “amenazas” de la izquierda radical. Un tuit de la UARF recibió unos 42.000 likes y se compartió más de 18.000 veces: “Lo siento, Vox, pero no somos la “izquierda radical”, sino neoyorquinos normales haciendo frente, sin violencia, al racismo, al sexismo, a la xenofobia, a la homofobia y a los ultranacionalismos de todo tipo. Tu odio no tiene cabida en nuestra ciudad. #StopVox”.

Para María Brando está claro: “Vox dijo esas cosas sobre nosotros para no quedar en ridículo. En dos ocasiones conseguimos en pocas horas que les expulsaran de dos locales. La humillación fue internacional. Quedaban mucho peor si hubieron sido simples neoyorquinos quienes lo habían logrado, por eso tuvieron que tacharnos de violentos para evitar quedar en evidencia. ¿Qué parecerían si admitieran que un grupo de gente entre el que había una abuela y antigua maestra les había expulsado de Nueva York?”.

María Brando es una abuela y maestra jubilada que vive en el barrio de Bay Ridge, en la ciudad de Brooklyn, Nueva York. Desde el carril bici que recorre la ribera de la bahía, los brooklynitas pueden contemplar una impresionante panorámica de la desembocadura del río Hudson: el lugar por el que hace un siglo...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí