1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Editorial

8M. Todas a la calle. Queda mucho por hacer

4/03/2020

La boca del logo.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Después de las masivas movilizaciones feministas de años anteriores, que estuvieron marcadas por las grandes huelgas feministas, el 8 de Marzo vuelve con un grito global de las mujeres. Mientras la ofensiva reaccionaria continúa su marcha, el feminismo sigue en primera línea de batalla contra esta reacción, que, pese a ciertas retóricas, las más de las veces esconde una vuelta de tuerca del proyecto neoliberal y patriarcal. Los ultras apuntan contra mujeres, personas racializadas, migrantes, las y los que no encajan en las casillas oficiales, contra las pobres y las que huyen de la guerra y la desesperación; el feminismo de base les responde con un frente plural diciendo: “Estas son nuestras luchas”. En este frente, formado por muchas y diversas, se entiende la igualdad no como el acceso a derechos de unas pocas, sino como una oportunidad para desarticular este orden de injusticia global.

Así, el feminismo encabeza las protestas contra los ajustes neoliberales como sucede en Chile, en el camino hacia una nueva constituyente, o se organiza para frenar el golpe ultra en Bolivia mientras mantiene su independencia de todo gobierno en la Asamblea de las Mujeres. En México, la brutalidad de los feminicidios ha desatado la rabia, multitudinarias manifestaciones y disturbios protagonizados por mujeres, bajas colaterales de esta guerra en la que no forman parte de ningún bando, solo mueren. Y ya no pueden más. Mueren también masivamente por abortos mal realizados. Desde Argentina a Nicaragua, las mujeres se levantan para reivindicar el aborto como un derecho básico: seguro, libre y gratuito.

El feminismo encabeza las protestas contra los ajustes neoliberales en Chile y se organiza para frenar el golpe ultra en Bolivia mientras mantiene su independencia en la Asamblea de las Mujeres

Mientras, la fuerza del lobby contra la “ideología de género” del fundamentalismo internacional –alimentado por grandes capitales rusos y estadounidenses– se opone con virulencia a este y otros derechos conquistados o por conquistar. Vox entre ellos. Contra ese frente y sus contrapartes estatales salen a la calle también las feministas de Europa del Este para frenar a gobiernos ultras como el de Viktor Orbán, que tratan de revertir derechos de mujeres y personas LGTBI mientras atacan las instituciones democráticas. Estas luchas resuenan en todo el planeta. En lugares como India, las mujeres se movilizan contra la brutal violencia que sufren y por su plena equiparación de derechos, pero también encabezan las protestas contra las leyes antimusulmanas del gobierno nacionalista. En múltiples rincones del globo se anudan así las luchas feministas con otras reivindicaciones en marcha, como ha sucedido en otros momentos de la historia.

En nuestro país, la derecha se lanza a disputar a otros partidos el capital político del feminismo y el sentido de la movilización, y este año convoca a ir a la manifestación con su propio manifiesto. Mientras, la ultraderecha negacionista de los derechos de las mujeres apoya una movilización antifeminista solo dos días después del 8M. Habrá que recordarles a todos los partidos que esto no es una pugna por ganar el “relato”, sino que las movilizaciones del 8M parten del movimiento feminista autónomo que ha puesto en la agenda unas reivindicaciones muy concretas. Un movimiento que además hace una crítica muy clara a muchas de las políticas que han impulsado los sucesivos partidos en el poder que siguen poniendo obstáculos para la consecución de derechos para las mujeres y profundizando las desigualdades sociales. El movimiento feminista de base parte de una fuerte crítica a un sistema depredador de nuestras vidas y de la naturaleza que nos aboca al desastre climático y medioambiental. Es urgente, pues, que este nuevo gobierno que se declara feminista atienda las demandas y propuestas del movimiento feminista.

Este año, las demandas comunes atraviesan la situación laboral de las mujeres, la desigualdad salarial y en el empleo y la lucha contra la precariedad. Tanto un desarrollo efectivo de los planes de igualdad, como el desmontaje de las dos reformas laborales serían medidas necesarias para abordar estas cuestiones. Las Kellys –y los sindicatos– han puesto en la agenda, por ejemplo, lo que ha supuesto para ellas las subcontrataciones –permitidas por la última reforma del PP–. Es hora de tomar medidas que las detengan o, al menos, que impidan que sean a costa de sus derechos, su cansancio y su salud. 

La brecha salarial continúa en nuestro país en el 28%. Tres de cada cuatro empleados a tiempo parcial son mujeres –muchas para dedicarse al cuidado, pero más de la mitad de ellas desearía trabajar más horas–. Mientras que en los trabajos más precarios –contrato parcial y temporal– son el 76%. Las jornadas parciales son, además, un factor determinante de la brecha salarial, y tienen su reflejo en las pensiones –donde la distancia es del 35% respecto de los hombres–. Esperemos que gracias a las movilizaciones de los y las pensionistas se ataque la brecha económica al final de la vida activa o que las pensiones mínimas garanticen una existencia digna. 

Habrá que recordarles a todos los partidos que esto no es una pugna por ganar el 'relato', sino que las movilizaciones del 8M parten del movimiento feminista autónomo

Según la OIT, en 2018, el 25% de las mujeres en edad laboral declararon no estar disponibles para el empleo por estar dedicadas al trabajo de cuidados no remunerado. Por tanto, en la igualdad en el trabajo y en las tareas de cuidados es donde reside uno de los retos sociales de mayor envergadura. Así, queda pendiente el desarrollo de la Ley de Dependencia: dotar presupuestariamente el sistema para reducir las enormes listas de espera –en casi todos los niveles de atención– que están conduciendo a desatenciones graves de un derecho reconocido por ley. Aunque el horizonte debería ser ampliar este derecho, blindarlo presupuestariamente y mejorar tanto la atención como las condiciones de trabajo de las cuidadoras. También la universalización de la educación gratuita de 0-3 años es una demanda que el feminismo arrastra desde los 70 y que es fundamental para mejorar la vida de las mujeres, sobre todo de las que no pueden elegir cómo compatibilizar la crianza con el trabajo. 

En cabeza de estas reivindicaciones laborales se han ganado un lugar propio las luchas de las trabajadoras domésticas –más de 600.000 mujeres–, que exigen ser equiparadas en el régimen general de la Seguridad Social. El Gobierno dice que este año se hará eco de esta reclamación histórica, pero en otras legislaturas esta medida ha sido eternamente aplazada o abordada de manera incompleta. Esperemos que esta no sea igual. No olvidamos que su condición de migrantes y mujeres las sitúa en el eslabón más bajo del mercado laboral –dar más derechos a las migrantes para mejorar la vida de todas también está en la agenda del movimiento feminista–. El movimiento exige cambios en la Ley de Extranjería que niega derechos a las mujeres –y hombres– que están en situación administrativa irregular, lo que les impide el acceso a derechos, como en el caso del derecho a la vivienda, y facilita su explotación laboral. En el caso de las mujeres, además, esta situación las deja completamente desprotegidas ante los casos de violencia sexual ya que no pueden denunciar.

El Gobierno acaba de aprobar, a propuesta del Ministerio de Igualdad, el anteproyecto de Ley Orgánica de garantía integral de la libertad sexual. Una ley que nace de las movilizaciones feministas contra la violencia sexual, y del desamparo de las mujeres que la han sufrido por el sistemático cuestionamiento de su testimonio y la revictimización que ha acompañado a algunos procesos judiciales y su tratamiento mediático.

La ley se articula sobre el consentimiento de las mujeres en una relación sexual (solo sí es sí). Por lo tanto es de celebrar que el bien jurídico a proteger sea su libertad sexual. Como lo es que se elimine la distinción entre abuso y agresión, con la consecuente graduación de las penas. Tiempo habrá para desgranar esta propuesta y su debate parlamentario, y de abordar, entre otros, los problemas derivados de su conexión con leyes como la de Educación o la de Extranjería; de la necesidad de dotarla con presupuestos suficientes, y del nuevo delito de acoso callejero, que parece innecesario e incluso perjudicial. También habrá que analizar por qué algunos sectores del PSOE han intentado desnaturalizarla de forma desleal, mediante filtraciones a medios y advertencias de que algunas medidas no podrán pasar los trámites necesarios.

Este 8 de Marzo saldremos a la calle, por todo esto y por todo lo que queda por hacer. Falta desarrollar una educación afectivo-sexual exenta de estereotipos sexistas o discriminación por razón de identidad de género o preferencia sexual y que permita a niños y niñas crecer con mayor libertad. La única garantía para que las chicas y chicos puedan vivir su sexualidad sin riesgos y con el derecho a poder disfrutar de sus cuerpos. El Gobierno tiene esta deuda pendiente, y las presiones de Vox –y del PP– solo nos indican la importancia de esta apuesta. 

Estas políticas son esenciales aunque evidentemente no van a transformar de raíz un sistema económico que está articulado a partir de las desigualdades entre hombres y mujeres, entre razas u orígenes y entre clases –entre otras diferencias que son explotables–. Por tanto, el horizonte de las reivindicaciones del feminismo más transformador está algo más lejos. La utopía subyacente y más profunda es que la vida no tenga que adaptarse a la lógica del beneficio, es decir que podamos cuidarnos y vivir como queramos, no cómo nos dejan. Este impulso hace que la potencia del feminismo no se agote en demandas concretas, porque lo queremos todo.

La utopía subyacente y más profunda es que la vida no tenga que adaptarse a la lógica del beneficio, es decir que podamos cuidarnos y vivir como queramos, no cómo nos dejan

Este 8M recuperamos este impulso utópico y la alegría de llenar juntas las calles. Juntas las mujeres, las trans, las trabajadoras sexuales, las precarias, las jóvenes y las mayores, las profesionales y las que cuidan –con o sin salarios–, las lesbianas, las migrantes, las racializadas –y todos los entrecruzamientos que nos atraviesan–. Así como muchos hombres que han comprendido que esta lucha por cambiar la vida les concierne. El sujeto del feminismo se hace en la lucha, no se dicta en ninguna tribuna. Los ásperos debates de estos últimos tiempos no van a conseguir ensombrecer una jornada que hacemos entre todas las que nos movilizamos en esta lucha que construimos día a día entre personas diversas. Lo que divide y polariza –sobre todo si es con la tonalidad afectiva de la ultraderecha– vende periódicos y consigue clics, pero no debería ocultar las muchas demandas que hacen potente nuestro movimiento y de las que también queremos hablar estos días. ¿A quién interesa que estemos hablando de las cosas en las que hay más división? ¿Acaso hay unas pocas que pueden hablar en nombre de todas en un movimiento que es inherentemente plural? Para muchas, no lo olvidemos, es una batalla por nuestras vidas, por vidas que merezcan la pena ser vividas. Salir a la calle el 8M y seguir luchando después hace que parte de estas vidas sean vivibles.

Después de las masivas movilizaciones feministas de años anteriores, que estuvieron marcadas por las grandes huelgas feministas, el 8 de Marzo vuelve con un grito global de las mujeres. Mientras la ofensiva reaccionaria continúa su marcha, el feminismo sigue en primera línea de batalla contra esta reacción, que,...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí