1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

pelotazo inmobiliario

Na Praia, el hotel que puede acabar con un paraíso

El proyecto en Portugal de Sandra Ortega, heredera del imperio Inditex, viola las directivas medioambientales del país y de la UE

Daniel Toledo Lisboa , 1/03/2020

<p>Una playa situada en Comporta.</p>

Una playa situada en Comporta.

Herdade da Comporta / Wikimedia Commons

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Sandra Ortega, la mujer más rica de España según Forbes, primogénita de Amancio Ortega, filántropa y dueña de un 5% del imperio Inditex, ha decidido invertir una parte de su fortuna, calculada en unos 6.000 millones de euros, en un complejo hotelero de lujo. El megaproyecto que quiere construir la heredera del fundador de Zara se llamará Na Praia (En la playa), y estará ubicado en la península de Troia, una preciosa lengua de arena, dunas y vegetación que se adentra en el océano Atlántico desde las barbas de la Reserva Natural del Estuario del Río Sado, a unos 53 kilómetros al sur de Lisboa.

Cuando esté finalizado, el complejo contará con un hotel de cinco estrellas, tres aldeas turísticas, 76 residencias y 128 unidades de alojamiento, además de equipamientos deportivos y de ocio y una zona de aparcamiento para 700 vehículos.

El problema es que el maravilloso enclave elegido para la construcción está en una reserva ecológica nacional que comprende el conjunto de dunas más protegidas de Portugal. Y las conclusiones del estudio de impacto medioambiental que, por ley, tuvo que encargar la empresa de Sandra Ortega para la construcción del hotel fueron claras: “El proyecto condiciona el cumplimiento de los objetivos de conservación legales listados para estos hábitats protegidos, ya sea por vía de la eliminación del área de ocupación de los hábitats, ya por la degradación del estado de conservación de estos (…) Considerando lo expuesto, se clasifica el impacto ‘eliminación de hábitats’ como: negativo, directo, cierto, permanente, irreversible, de magnitud fuerte y muy significativo”.

Situada entre el Atlántico y el estuario del río Sado vecino a Setúbal, Troia es el paradigma del turismo exclusivo y de lujo en Portugal. Se trata de un concepto elitista de veraneo que intenta, con mayor o menor éxito, conciliar la abundancia recreativa de playas y piscinas, los campos de golf, el puerto deportivo y las sesiones de aromaterapia antes de la cena con el disfrute del ecosistema local, con la sensación de formar parte de un todo, zona urbana y naturaleza, supuestamente refinado, armonioso y en apariencia poco ostentoso.

En esa zona, Jackie Onassis se recogió durante un tiempo para recuperarse de la muerte de su marido. Su hermana, la princesa Lee Radziwill, y Truman Capote pasaron también varias temporadas. Y más recientemente, el entrenador José Mourinho o Nicolás Sarkozy y Carla Bruni la han escogido como recurrente lugar de descanso. Ahora es Sandra Ortega, que pronto puede convertirse en la mujer más rica del mundo, la que ha puesto el ojo en esta joya portuguesa.

El complejo hotelero Na Praia se desarrollará en un área de 98 hectáreas, y ya se ha asumido que va a destruir el 33% del hábitat protegido

El proyecto, que se llevará a cabo a través de la empresa Ferrado Nacomporta (propiedad de la sociedad Rosp Corunna, con la que la empresaria controla el 5,053% de Inditex) se concretó en 2016, después de que la heredera comprara por 50 millones de euros 330 hectáreas dentro de lo que se conoce como Herdade da Comporta.

La Herdade (concepto de difícil traducción al español, aunque es básicamente una finca privada de propiedad familiar y tradicionalmente utilizada para agricultura o ganadería) abarca 12.500 hectáreas al sur de la península de Troia y es considerada la mayor propiedad privada del país.

El propietario de la casi totalidad de la Herdade es el consorcio formado por Vanguard Properties, del multimillonario francés Claude Berda, y el Grupo Amorim Luxury, de Paula Amorim, la mujer más rica de Portugal y heredera del imperio del rey del comercio del corcho, el ya fallecido Américo Amorim. Por supuesto, Berda y Amorim también tienen planificados proyectos de turismo de lujo para la península de Troia.

El complejo hotelero Na Praia se levantará en un área de 98 hectáreas, y ya se ha asumido que va a destruir el 33% del hábitat protegido, aunque asociaciones como la Sociedad Portuguesa de Ecología calculan que, en la práctica, la destrucción será mayor. La justificación institucional para dar la luz verde al proyecto es que, si bien se destruirá ese enorme porcentaje de hábitats, la empresa promotora de la obra deberá comprometerse, entre otras medidas compensatorias, a recuperar 100 hectáreas en la zona del estuario del río Sado.

Esta es la sorprendente decisión de la Comisión de Evaluación de Impacto Medioambiental, formada por instituciones públicas como el Instituto de Conservación de la Naturaleza, la Agencia Portuguesa de Medioambiente o la Cámara Municipal de Grândola, que decidió dar luz verde al proyecto [este pueblo del Alentejo originó Grândola Vila Morena, la mítica canción de José Zeca Afonso prohibida por la dictadura de Salazar que sirvió como aviso del inicio de la Revolución de los Claveles, el 25 de abril de 1974].

Para su dictamen, la comisión se basó en el Estudio de Impacto elaborado por la consultora Nemus para Ferrado Nacomporta y en el que se listan una serie de efectos radicalmente negativos para el ecosistema de la zona: “Eliminación de hábitats protegidos; eliminación de valores florísticos; eliminación de hábitats de soporte de fauna; contaminación de hábitats por emisión de polvo; contaminación química de hábitats protegidos; contaminación biológica de hábitats protegidos; perturbación de las comunidades faunísticas”.

Esta incongruencia entre las conclusiones del estudio y el fallo de la Comisión ha dejado estupefactos a ecologistas y opositores al proyecto.

Además de esto, llama la atención que, en diciembre de 2019, el Gobierno socialista de António Costa acogiera a la empresa de Sandra Ortega dentro de su programa de beneficios fiscales a proyectos supuestamente generadores de empleo y desarrollo. En concreto, Ferrado Nacomporta disfrutará de una reducción del impuesto de sociedades y, probablemente, según el Gobierno, de una reducción del impuesto sobre bienes inmuebles.

La incongruencia entre las conclusiones del estudio y el fallo de la Comisión ha dejado estupefactos a ecologistas y opositores al proyecto

Lo cierto es que las más de 600 páginas del estudio de Nemus no dejan lugar a dudas: “Los tres hábitats (que pueblan los terrenos que ocupará Na Praia) constituyen valores naturales muy relevantes (…). Además, estos hábitats están protegidos por ley. La totalidad de las áreas de las UNOP 7 y 8 (Unidades Operativas de Planeamiento, donde se ubicará el complejo), excluyendo los caminos y áreas artificializadas (sic) que corresponden al 2% del área total, está ocupada por hábitats naturales de interés comunitario, de acuerdo con la Directiva Hábitats (Directiva 92/43/CEE del Consejo de 21 de mayo…)”. Es decir, no sólo iría en contra del ordenamiento portugués, sino también del de la Unión Europea.

En conversaciones con CTXT, el administrador y director general de la consultora Nemus, Pedro Bettencourt, rechaza informar sobre el Estudio de Impacto que les fue encargado por Ferrado Nacomporta, pero accede a hablar del sistema de evaluación de impacto medioambiental en general. Según Bettencourt, “la Comisión de Coordinación hace una revisión del estudio, un análisis de este y saca sus conclusiones. Las conclusiones (basadas en el estudio de Nemus, pero apoyadas también por investigaciones propias a cargo de las instituciones públicas) fueron de un parecer ‘favorable condicionado’. Esto es una conclusión relativamente común en estos procesos que son favorables, casi siempre tienen una serie de condiciones a cumplir (…) que incluyen un conjunto de obligaciones que tienen como objetivo reducir o compensar los problemas medioambientales”.

No piensa lo mismo Inês Cardoso, investigadora del Centro de Ciencias del Mar y del Medioambiente (MARE) y vicepresidenta de la Liga para a Protecção da Natureza. Cardoso asegura que la “política de evaluación de impacto medioambiental en su intención es buena, pero en su aplicación es mala. Tenemos, de forma creciente, proyectos aprobados de forma ‘condicionada’, pero estas condiciones no garantizan la conservación de los hábitats. En Portugal hay problemas en el cumplimiento de las directivas europeas respecto a la conservación de la naturaleza y del patrimonio natural. Tenemos promotoras que abren empresas de impacto medioambiental para realizar el estudio de sus propias obras. El estudio de Nemus es muy bueno, pero yo he leído estudios de impacto medioambiental que son un horror”.

Inês Cardoso aclara las distintas áreas protegidas que, según el informe de Nemus, terminarán por desaparecer. “En el Estudio de Impacto Medioambiental están descritas las diferentes áreas: el 14% del área intervenida se sobrepone marginalmente a la Reserva Natural del Estuario del Río Sado; el 8% se sitúa en el propio Estuario del Sado; el 0,04% en zonas de Protección Especial; el 15% en lugares RAMSAR (referentes al Convenio para la protección de Humedales de Importancia Internacional, al que a día de hoy se han sumado 160 países de todo el mundo)”.

En relación con las medidas compensatorias, poco pueden hacer frente a la destrucción de hábitats protegidos por directivas europeas por tener interés comunitario. “Estas medidas no son, en realidad, compensadoras”, asegura Cardoso. “Dentro del territorio de una Reserva Natural, el Estado tiene la obligación de conservar todos los hábitats y ecosistemas que se encuentran dentro de esa reserva. Por eso, esta medida no es compensadora, sino tan sólo un refuerzo de algo que ya existe. Por otro lado, lo hábitats no son similares, y por tanto no dice nada sobre aquello que va a ser destruido a lo largo de (la construcción) este proyecto. Son miles de años de evolución que van a ser destruidos en media docena de semanas”.

Según los últimos datos conocidos, a finales de 2018 quedaban poco más de 200 aparceros en las tierras pertenecientes a la Herdade, quinteros que aún explotan los campos para la agricultura, sobre todo en los grandes arrozales que extienden sus lagunas por los valles que forman el paisaje, pero que también cultivan patatas, habas y judías. En total, unas 3.000 personas viven en los terrenos dentro de la propiedad de la Herdade da Comporta. Su futuro es, cuanto menos, poco esperanzador.

Sandra Ortega, la mujer más rica de España según Forbes, primogénita de Amancio Ortega, filántropa y dueña de un 5% del imperio Inditex, ha decidido invertir una parte de su fortuna, calculada en unos 6.000 millones de euros, en un complejo hotelero de lujo. El megaproyecto que quiere construir la heredera del...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Daniel Toledo

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. marina

    Est@s emprendedor@s q buscan y encuentran la forma de no pagar los impuestos q deben al pais y q luego dan limosnas intentando lavar su imagen evasor@,insolidaria y depredadora.Empezaron en Galicia creando un imperio explotando humana y economicamente a una sociedad devilitada por el paro,en especial a las mujeres q cosian dedse bajos en ladrillo y suelos de hormigon o desde sus casa por un misero salario. Ahora toca Portugal q los ricos quieren estar con ricos y bien alejados de es@s q compran en sus tiendas y confeccionan su ropa.Y el medioambiente les importa lo justo para sacar partido.Todo un referente para el pais,

    Hace 1 año 7 meses

  2. Olinda Teixeira Pinheiro

    La Ortega non tendra espacio para promover en nel territorio español...será que es demasiado pequeño...de nuevo y como siempre invadindo lo que non le pertenence...

    Hace 1 año 7 meses

  3. corso

    «La Herdade (concepto de difícil traducción al español, aunque es básicamente una finca privada de propiedad familiar y tradicionalmente utilizada para agricultura o ganadería)». D.R.A.E. : «Heredad». 1. f. Porción de terreno cultivado perteneciente a un mismo dueño, en especial la que es legada tradicionalmente a una familia. 2. f. Hacienda de campo, bienes raíces o posesiones.

    Hace 1 año 7 meses

  4. Flora

    Llevo ya casi 10 años llendo a Portugal de vacaciones y el cambio está siendo espectacular (para peor, claro). Viajó con furgoneta y antes se podía dormir en cualquier playa que no estuviera en el Algarve. Poco a poco lo salvaje se va perdiendo. Troya es ya de por sí un complejo turístico para ricos. La playa solamente es accesible a través de un parking o de los hoteles de lujo. En Obidos, han arrasado con un espacio natural para hacer un ressort que será el único que tenga acceso a la playa. Y suma y sigue. Es una pena, pero el gobierno portugués lleva años vendiendo el país con medidas que favorecen exclusivamente a los extranjeros (si no me equivoco, las personas extranjeras que compren una casa en Portugal están exentas de pagar el IBI durante 5 años).

    Hace 1 año 7 meses

  5. David

    Hola, soy un seguidor vuestro (todavía no suscriptor, pero poco me falta, o me faltaba). Igual por esto me ha sorprendido un poco este artículo. Conociendo Troia, me ha sonado raro lo de “paraíso” en el titular, un poco “clickbait” para vosotros, tampoco creo que lo de “preciosa lengua de arena y vegetación” describa la península objetivamente, suena más bien a un corta y pega de su página de turismo... No dudo que se incumplan las normativas medioambientales por parte de esta construcción, pero supongo que también las incumplirán los numerosos resorts, urbanizaciones, casinos, campos de golf que ya forman parte de la península de troia. Describir esto como un mancillamiento de una reserva natural no es todo lo serio que os consideraba. Creo que falta contexto, en el artículo...

    Hace 1 año 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí