1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

REPORTAJE

Montenegro: procesiones contra la “libertad de culto”

El país se divide ante la próxima ley que refleja el enfrentamiento entre corrientes cada vez más polarizadas de la sociedad y en el que confluyen y se entremezclan religión e identidad

Marc Casals Sarajevo , 3/03/2020

<p>Los partidarios de la Iglesia Ortodoxa Serbia encienden una hoguera para celebrar la Navidad frente a la Catedral de Podgorica</p>

Los partidarios de la Iglesia Ortodoxa Serbia encienden una hoguera para celebrar la Navidad frente a la Catedral de Podgorica

TWITTER

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

“¡Milo, ladrón, no te daremos nuestros santuarios!”, corean los fieles de la Iglesia ortodoxa serbia en las procesiones que celebran por todo Montenegro. La consigna va dirigida a Milo Djukanovic, presidente del país e impulsor de una controvertida Ley de Libertad de Culto que, según sus detractores, abre la puerta a la nacionalización de los templos de la Iglesia ortodoxa serbia. Enfurecidos por su aprobación en el Parlamento el pasado 26 de diciembre, cada jueves y domingo, los devotos afrontan los rigores del invierno para marchar tras pendones encarnados, crucifijos de madera, popes vestidos con hábitos negros e iconos de santos y vírgenes. La Ley de Libertad de Culto se enmarca en un pulso de décadas entre el Estado y la Iglesia Ortodoxa serbia, que ha excomulgado a todos los parlamentarios que votaron a favor. Sin embargo, al mismo tiempo estas procesiones evidencian el conflicto fundamental entre dos visiones opuestas de Montenegro: una soberanista y euroatlántica frente a otra proserbia y orientada hacia la Rusia de Putin.

Las procesiones de la Iglesia Ortodoxa evidencian el conflicto entre dos visiones opuestas de Montenegro: una soberanista y euroatlántica frente a otra proserbia orientada hacia Putin

Este pequeño país balcánico de unos 630.000 habitantes se convirtió en el Estado más joven de Europa cuando en 2006 declaró su independencia de forma pacífica, todo un hito en el sangriento proceso de disolución de Yugoslavia. Sin embargo, aunque la secesión de Montenegro no fue acompañada de violencia, el país está atravesado por una creciente brecha identitaria que afecta a los habitantes de tradición ortodoxa: según el último censo, realizado en el año 2011, mientras que el 45% de la población se declaraba montenegrina, hasta un 28,7% priorizaba su identidad serbia. El presidente Milo Djukanovic, artífice de la independencia, busca convertir a Montenegro en un país blindado contra las intromisiones de Serbia y Rusia, y afianzado en la OTAN y la UE. Enfrente tiene a la oposición, partidaria de mantener estrechos lazos con Serbia, y a la Iglesia ortodoxa serbia encabezada por el arzobispo Amfilohije, que considera la Ley de Libertad de Culto una treta para expulsarla de Montenegro.

En el mundo ortodoxo las iglesias son autocéfalas, es decir, cada una de ellas pastorea de forma autónoma a un colectivo nacional: ruso, griego, búlgaro y así sucesivamente. Por eso gozan de una enorme ascendencia en cuestiones identitarias. El caso de Montenegro resulta particular porque, durante la Edad Media, formó parte de las tierras regidas por el linaje serbio de los Nemanja, uno de cuyos miembros, San Sava, fundó la Iglesia ortodoxa serbia. Sin embargo, cuando el Imperio otomano conquistó los Balcanes, Montenegro quedó como el único territorio interior de la península libre del dominio turco y, por su aislamiento, desarrolló un régimen singular: una teocracia gobernada por príncipes-obispos que ejercían su autoridad de manera independiente. Con la unificación de Montenegro con Serbia en 1918 –rechazada por parte de la población– esta Iglesia Ortodoxa montenegrina quedó abolida y pasó a formar parte de su equivalente serbio hasta el desmoronamiento de Yugoslavia en los años 90. 

En los estertores de la Yugoslavia socialista, que había fomentado el ateísmo como dogma oficial, la Iglesia ortodoxa serbia recuperó el arraigo popular con el nombramiento del arzobispo Amfilohije, su paladín en Montenegro durante las últimas tres décadas. Además de multiplicar el número de monasterios, vocaciones y creyentes, en los 90 Amfilohije hizo gala de un nacionalismo agresivo: se desplazó a Dubrovnik y Sarajevo para alentar a las tropas serbias que las cercaban e invitó a la formación paramilitar de Arkan –el más temido de los criminales de guerra serbios– a la sede arzobispal “para protegerla”. Según Amfilohije, montenegrinos y serbios no solo conformaban una misma nación, sino que, además, los montenegrinos constituían la versión más excelente y depurada del pueblo serbio.

Aunque el gobierno montenegrino secundaba las políticas de Slobodan Milosevic, la oposición era partidaria de la independencia respecto a Serbia y promovió el desarrollo de instituciones para la construcción nacional. En este contexto se fundó una Iglesia ortodoxa montenegrina que reivindicaba la tradición soberana de los príncipes-obispos. La nueva iglesia chocó con la oposición de Amfilohije, quien la desdeñaba como una grey de herejes y cismáticos que, además, reclamaba para sí las propiedades transferidas a la Iglesia Ortodoxa serbia en 1918 con motivo de la unificación. El antagonismo entre ambas instituciones derivó hacia la hostilidad: cada Nochebuena ortodoxa en Cetinje, la capital histórica de Montenegro, dos congregaciones rivales encendían una hoguera con una rama joven siguiendo la tradición navideña a escasos metros la una de la otra, mientras entonaban cánticos patrioteros, exhibían parafernalia nacionalista –unos serbia, otros montenegrina– y disparaban al aire para intimidar a sus oponentes.

La causa de la independencia obtuvo un respaldo inesperado en 1997 con el cisma que se produjo en el Partido de los Socialistas Democráticos, hegemónico en Montenegro. Aunque se trataba de una formación que, por encima de ideologías, buscaba acaparar el poder, el sometimiento de Montenegro a la Serbia de Milosevic y el estigma que, por sus lazos con ella, arrastraba el país en el ámbito internacional hicieron surgir dentro del partido una corriente proclive a distanciarse. Su líder era Milo Djukanovic, personaje turbio que ha estado bajo investigación como sospechoso de impulsar una red de contrabando de cigarrillos y amparar a mafiosos italianos. Sin embargo, de puertas afuera Djukanovic cultivaba una imagen prooccidental que le valió el apoyo de los Estados Unidos, por aquel entonces resueltos a debilitar a Milosevic. La pugna dentro del Partido de los Socialistas Democráticos se saldó con la victoria de Djukanovic, pero en la disputa por el poder reafloró la cuestión del vínculo de Montenegro con Serbia. 

El movimiento ha sorprendido a propios y extraños por su determinación: las procesiones multitudinarias siguen adelante con temperaturas bajo cero, nieve y ventiscas

Nada más imponerse a sus rivales, Djukanovic comenzó a dotar a Montenegro de los cimientos de un Estado: adoptó el marco alemán como segunda moneda, estableció un cuerpo diplomático y robusteció a las fuerzas policiales hasta convertirlas casi en un ejército. La comunidad internacional, una vez producido el derrocamiento de Milosevic, comenzó a poner reparos a la autodeterminación de Montenegro, pero Djukanovic señaló que era imposible “volver a meter al genio dentro de la lámpara” y arrancó de Serbia el compromiso de un referéndum acordado. El “Sí” venció con un ajustado 55,53% de los votos, apenas medio punto por encima del mínimo exigido por la UE, mientras que el 44,7% de los participantes se mostró favorable a preservar la unión con Serbia. Cumplidos todos los requisitos internos y externos, el 3 de junio de 2006 Montenegro proclamó su independencia.

En el ámbito internacional, Djukanovic fijó para el Montenegro soberano el objetivo de la integración euroatlántica. No obstante, si bien existía cierto consenso en avanzar hacia la UE, la adhesión a la OTAN resultaba controvertida en un país que, en 1999, había sido bombardeado por la Alianza con motivo de la Guerra de Kosovo. Además, el arzobispo Amfilohije lamentó públicamente que Montenegro cambiase de orientación geopolítica para alejarse de “la Madre Rusia” y la propia Rusia de Putin se mostraba reacia a dejar escapar al país de su ámbito de influencia. En octubre de 2016, meses antes de la entrada de Montenegro en la OTAN, el gobierno denunció la existencia de un plan de golpe de Estado que incluía la toma del Parlamento y el asesinato de Milo Djukanovic. Por este complot, en el que habrían tomado parte Rusia y algunos miembros de la oposición proserbia, el Tribunal Supremo de Montenegro declaró culpables de terrorismo y subvertir el orden constitucional a 13 personas, incluidos dos ciudadanos rusos condenados en ausencia.

Fortalecido en su condición de Padre de la Patria, Djukanovic ahondó en la construcción nacional oficializando una “lengua montenegrina” diferenciada de la serbia y el pasado junio anunció su propósito de abordar la cuestión religiosa: “Ha llegado la hora de reparar una grave injusticia histórica. Trabajaremos para refundar la iglesia autocéfala montenegrina”. A la vez, el Parlamento ultimaba la Ley de Libertad de Culto, según la cual todos los inmuebles de organizaciones religiosas cuya antigüedad se remonte más allá de 1918 –el año de la unificación con Serbia– y para los que no se pueda aportar ningún título de propiedad pasarán a manos del Estado. La oposición y el arzobispo Amfilohije denuncian que Djukanovic trama ceder los templos a la nueva iglesia ortodoxa montenegrina, por lo que impulsaron las protestas que tienen en vilo al país. El movimiento ha sorprendido a propios y extraños por su calado –se le han unido numerosos montenegrinos descontentos con la penuria económica y la corrupción rampante–, pero, sobre todo, por su determinación: las procesiones multitudinarias siguen adelante con temperaturas bajo cero, nieve y ventiscas. 

Como en tantas otras cuestiones durante los últimos 30 años, Djukanovic y Amfilohije encabezan dos bandos opuestos, papel que se refleja en lo inconciliable de sus discursos. Djukanovic invoca la potestad de Montenegro para disponer de las propiedades que, según él, fueron usurpadas después de 1918. Por su parte, Amfilohije esgrime la legitimidad que le otorgan a la Iglesia su carácter autocéfalo y su longeva historia, además de argumentar que las procesiones son actos populares y apolíticos en defensa de la libertad de culto. Donde Amfilohije exige la retirada de la Ley –a su juicio, “lo más vergonzoso que ha ocurrido nunca en Montenegro”–, Djukanovic lo descarta con el argumento de que ello significaría la capitulación del Estado ante la Iglesia y el principio del fin de la soberanía nacional. Del pulso cerrado entre estas dos figuras, que aglutinan a corrientes cada vez más polarizadas de la sociedad montenegrina, dependerá cómo salga el país del terreno, siempre pantanoso, en el que confluyen y se entremezclan la religión y la identidad.

 

“¡Milo, ladrón, no te daremos nuestros santuarios!”, corean los fieles de la Iglesia ortodoxa serbia en las procesiones que celebran por todo Montenegro. La consigna va dirigida a Milo Djukanovic, presidente del país e impulsor de una controvertida Ley de Libertad de Culto que, según sus detractores, abre la...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí