1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Resistencia en las gradas

La regla que salva la cultura popular del fútbol en Alemania

Numerosas aficiones de equipos germanos están protestando por la pretensión de algunos inversores de acabar con la norma 50+1, que permite que los socios sean mayoría en los consejos de dirección de los clubes

Ricardo Uribarri 11/03/2020

<p>Protestas de aficionados del Dortmund contra Dietmar Hopp.</p>

Protestas de aficionados del Dortmund contra Dietmar Hopp.

TW

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La liga alemana es una rara avis en el panorama europeo futbolístico. Sigue siendo la única de los países más importantes donde casi todos los clubes están en manos de sus aficionados y no de un único dueño, al contrario de lo que pasa en Italia, Inglaterra, Francia o España (con excepción de cuatro equipos). Así es desde que hace 22 años, con la transformación de los equipos en sociedades anónimas, se aprobara una normativa conocida como 50+1, que establece que, para competir en las dos primeras categorías germanas, los socios deben tener la mayoría de los derechos de voto en el consejo directivo. Sin embargo, hay dirigentes que piensan que es una medida que pone en desventaja a los clubes teutones respecto a sus rivales europeos y que debería cambiarse. Una posibilidad que muchos seguidores no están dispuestos a aceptar. Y en su lucha por defender el estatus actual, han focalizado sus iras en un objetivo: Dietmar Hopp.

La normativa conocida como 50+1 establece que para competir en las dos primeras categorías germanas los socios deben tener la mayoría de los derechos de voto en el consejo directivo

La regla 50+1 tiene una excepción. Permite a los inversores externos que hayan financiado el club como patrocinador principal durante 20 años hacerse con su control, tomando la mayoría de las acciones. A través de esa vía, multinacionales como Volkswagen y Bayer son las propietarias del Wolfsburgo y el Bayer Leverkusen, respectivamente, que son clubes que fundaron los trabajadores de esas empresas. En 2015 también se le concedió esta posibilidad a Hopp, un millonario que a través de su empresa de software SAP ha inyectado dinero desde los años 90 en el Hoffenheim, equipo de la localidad de Sinheim, de apenas 35.000 habitantes, en el que jugó de joven en su cantera y al que ha llevado desde las ligas regionales hasta la élite, disputando incluso la Champions en 2018 y del que actualmente tiene el 96% de las acciones. Ni siquiera su faceta benefactora, que canaliza a través de su fundación y que incluye cuantiosas donaciones para proyectos solidarios y la investigación en la lucha contra el cáncer, ha evitado la crítica feroz de muchos hinchas contra él por ser uno de los principales partidarios de que se elimine la norma antimagnates.

Hopp, que a través de su empresa tiene vínculos empresariales con la Federación Alemana, cuenta con el apoyo de otros inversores, como Martin Kind, del Hannover 96, a quién le negaron acogerse a la excepción hace dos años, lo que provocó que dejara el puesto de presidente, o el del jordano Hasan Ismaik, del Munich 1860, e incluso el de los dirigentes del Bayern. Ismaik ha recurrido la norma ante los tribunales federales alegando que va en contra de la libre competencia. En este bando estaría también el RB Leipzig, que respeta la legislación, pero no su espíritu, ya que los 17 socios del Consejo están relacionados con una famosa empresa de bebidas austriaca, cuyo dueño, Dietrich Mateschitz, compró en 2009 un equipo amateur de un pueblo cercano a Leipzig y le cambió el nombre, los colores y el escudo, invirtiendo dinero hasta convertirlo en el RB Leipzig actual. Justo lo que detestan los que no quieren un fútbol dirigido por millonarios o fondos de inversión.

Hace dos años ya hubo una votación para sondear la opinión de los clubes respecto a la conveniencia o no de mantener la regla 50+1 como respuesta a la intención de la Federación Alemana de llevar a debate este tema. Es cierto que el resultado fue favorable a que siguiera vigente, pero ni mucho menos hubo unanimidad. Solo 18 clubes votaron a favor, mientras que cuatro lo hicieron en contra, nueve se abstuvieron y tres no registraron una decisión. Esta creciente oposición a mantener vigente la norma ha hecho que los seguidores de diversos clubes hayan pasado a la acción en los últimos tiempos protagonizando llamativas acciones en los partidos con el objetivo de dejar clara su postura. 

Hopp, que a través de su empresa tiene vínculos empresariales con la Federación Alemana, cuenta con el apoyo de otros inversores, como Martin Kind, del Hannover 96 o Hasan Ismaik, del Munich 1860

Una de las aficiones más combativas es la del Borussia Dortmund que a final del año pasado, y con motivo de un partido disputado en el campo del Hoffenheim, mostró pancartas insultantes y ofensivas contra Hopp, lo que provocó que la Federación les haya sancionado con la prohibición de entrar durante dos años en ese recinto. Una decisión que ha generado que la mayoría de las aficiones del país, excepto las de Leverkusen y Wolfsburgo (las excepciones de la regla 50+1), se hayan solidarizado con la del Dortmund y sumado a la protesta, ya no solo contra Hopp, sino contra la propia Federación por la amenaza que sienten sobre el modelo de fútbol que defienden. La más sonada fue la de los hinchas del Bayern de Múnich, hace unos días en el propio Rhein-Neckar-Arena de Hoffenheim, donde, a falta de pocos minutos para el final del encuentro, mostraron pancartas en las que llamaban “hijo de puta” a Hopp, lo que provocó que el árbitro detuviera el encuentro, que los dirigentes del Bayern, con Rummenigge, el mítico ex jugador y actual director general del club bávaro a la cabeza, bajaran al césped a recriminar a sus seguidores y a apoyar al máximo dirigente del equipo rival y que los dos equipos terminaran el partido en actitud pasiva pasándose el balón entre ellos como gesto de repulsa.

Lejos de servir para apaciguar los ánimos, lo ocurrido ese día ha servido como generador de más protestas en diferentes estadios del país, con Hopp, Rummenigge y la Federación como centro de las críticas. En Kaiserslautern se podía leer: “¿Racismo en los estadios? Nunca lo he escuchado; ¿Corrupción? Nunca ha pasado; ¿Insultos a un sponsor? Se paran los partidos. Esto recuerda a tiempos muy oscuros”. En el propio Múnich respondieron a Rummenigge, que dijo que lo sucedido en Hoffenheim era “la cara fea del fútbol”, con una pancarta en la que se leía “la cara fea del Bayern es coger dinero de sangre de Qatar”, en referencia al patrocinio del país al equipo. También se mostraron pancartas de protesta en los campos del Unión Berlín, Hamburgo, Werder Bremen, Colonia, Schalke (“Pedimos perdón a todas las putas por haberlas relacionado con el señor Hopp”), St.Pauli y Borussia Mönchengladbach, haciéndose unánime el grito: “Fussballmafia, DFB (Federación Alemana de Fútbol)”. El contrapunto lo puso la afición del RB Leipzig, que apoyó a Hopp.

Habrá quien quiera ver esto como una nueva algarada de los aficionados más radicales de los equipos, pero eso es quedarse en la superficie del problema

En medio del debate sobre hasta dónde puede llegar el derecho a la libertad de expresión de los aficionados y por qué cuando hubo episodios de racismo en las gradas nunca se llegaron a imponer sanciones colectivas como las establecidas ahora, algo que la Federación Alemana había descartado en el pasado, la asociación de colectivos ultras de los equipos alemanes ha mandado una carta a la Federación Alemana bajo el título “Castigos colectivos para proteger a un multimillonario”. En ella señalan que “con sanciones colectivas para proteger a un millonario la DFB muestra su verdadera cara. Se trata ni más ni menos que un ataque contra nuestra cultura y valores”, a la vez que manifiestan que “los beneficiarios del negocio del fútbol tratan de dividir a las curvas con este tema para finalmente sacar del estadio a los aficionados activos porque estos son los que permanentemente ponen el dedo en la llaga”. En el mismo texto defienden su papel como “defensores de los derechos de los socios en los clubes frente a los grandes inversores, de las entradas baratas y de los horarios que favorecen a quienes van al estadio”.

Habrá quien quiera ver esto como una nueva algarada de los aficionados más radicales de los equipos, pero eso es quedarse en la superficie del problema. En el fondo está la disputa entre dos maneras de entender el fútbol. Una es la de los aficionados que defienden una cultura popular, que quieren seguir siendo partícipes del día a día de su club y no meros clientes de un espectáculo. La otra es la de los magnates que se compran un club como el que adquiere una empresa y hacen y deshacen a su antojo sin contar con la opinión de su masa social. Los primeros están dispuestos a luchar contra los que quieren acabar con la democracia en el fútbol. Los segundos tienen el dinero y, parece que, a los organismos de su lado. Sólo una regla, una simple cláusula, les impide cumplir con sus deseos. 

La liga alemana es una rara avis en el panorama europeo futbolístico. Sigue siendo la única de los países más importantes donde casi todos los clubes están en manos de sus aficionados y no de un único dueño, al contrario de lo que pasa en Italia, Inglaterra, Francia o España (con excepción de cuatro...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí