1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

GOBERNÁNDOSE ENCIMA VI

Los caballeros de la mesa rectangular

El diálogo es, en realidad, la única posibilidad de que el Gobierno de coalición tenga presupuestos y siga existiendo

Guillem Martínez Madrid , 28/02/2020

<p>'Los caballeros de la mesa cuadrada' (1975), Monty Python.</p>

'Los caballeros de la mesa cuadrada' (1975), Monty Python.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1- Hola. Moncloa. Primera reunión de la Mesa. La delegación cat ha llegado hace un plis, la delegación esp les ha dado la patita y ha empezado la reunión. Momento en el que los periodistas hemos empezado a fumar como si no hubiera un mañana. Les explico, ya puestos, La Moncloa. Está en Moncloa-Aravaca. A tomar por XXXX, en esa tradición, iniciada en 1939, de situar fuera de MAD a los grandes ideólogos del Estado. Y a Corina. Antes esto fue de Isabel II. Era un palacete, bombardeado con éxito en la Guerra Civil, construido por Carlos IV y Fernando VII. Y antes fue de la maja desnuda. O vestida, según el estado de ánimo. Y antes, una finca agraria, que fue pasando de manos entre aristócratas. El primer documento que sitúa el topos y el topónimo es, no obstante, del siglo X. En él se explica, en un latín ya macarrónico, que en este paraje había un puesto de melones. Melons Vicenteta Calabuig i Moncloa. Rayos, ya me he pelado la Moncloa, por lo que, brrrr, tendré que empezar a hablar de la Mesa. Lo haré en modo estructuralista/multinivel en lo que es un acopio de medios. 

2- La Mesa es a) nada. El Gobierno acude sin orden del día. Y, si no pones orden a tus días, te acabas levantado a las 14:00 pm. Créanme, que de eso sé un güevo. A su vez, la delegación cat, el lunes al menos, aún no había recolectado de las consellerias de la Gene propuestas para los puntos que propuso Sánchez. Incluso el Gobierno chino tardó menos en dar un palo al agua por lo del coronavirus, vamos. Una comisión de ambos gobiernos tenía que haber pactado, además, formato y agenda y esas cosas. Pero no ha sido posible. Lo que indica la desidia inicial de la Gene, subsector JxC/Puigde al respecto. Se llega a esta reunión a pelo, vamos. Con un Gobierno un tanto haciendo chiribitas ante la actitud de la Gene que, en efecto, hace amagos extraños, más si pensamos que esta Mesa era un mito para el procesismo en sus glory days. Lo que puede indicar que, en efecto, no está en sus glory days. 

El procés era, recordemos, la creación de un objeto con el que negociar. Lo dicho, una reunión bilateral

3- La mesa es b) un mito. Una reunión bilateral era un mito. A saber: para un movimiento vertical, gubernamental, sustentado en propaganda y coreografías para aplazar la muerte –de un Régimen, de una dinámica de la política cat fundada en los 80, a la que se apostó todo con las políticas de austeridad más bestias en el Estado–, una reunión bilateral Ho-Chi-Ming-República Francesa era lo más. El procés era, recordemos, la creación de un objeto con el que negociar. Lo dicho, una reunión bilateral. Y, en ella, el reconocimiento de la cosa nación, la cosa financiación y la cosa blindaje de competencias. No solo asumible, sino cosas existentes, más o menos y con mayor o menor intensidad, en el mapa autonómico actual. En la creación de ese objeto de negociación se votaron en el Parlament dos leyes de desobediencia. Que jamás se aplicaron. Ni ganas. Y una DUI fake. Hasta tal punto fake que el procesismo ni alude a ella. Ahora, en la nueva propaganda, se hace hincapié en el 1-O. Jamás en el 27-O. La cosa se salió de madre, en fin, con la actuación del Rajoyato, desmesurada, violenta y también mítica, que sacó de madre –es decir, parcialmente del control de la Gene, vía sus asociaciones peronistas– todo esto. Y con la sentencia. Otro desmadre. No se puede juzgar un elemento propagandístico. No se pueden juzgar, más allá de su estética, a las cuevas de Altamira. Como no se puede juzgar –lo que sería tal vez una descripción más acertada de los hechos– el hecho de darte en los, ejem, huevos, con con dos piedras de sílex de Altamira. ¿Por qué el mito de la Mesa ya no es tan rotundo?

4- Porque, c), los mitos cambian, según las necesidades.

5- Sobre las necesidades, o d). En Cat todo ha cambiado rápidamente. Como todos los/as divorciados que se han visto una noche, sentados/as en un bordillo, los cambios nunca son rápidos. Lo que impide ver cuál de los cambios, en este caso, es efectivo. Cambios en Cat. Dos, a saber. La derecha, que desde inicios del XX estaba por el autogobierno, por un coto vedado y sin control en Cat, dice que está a favor de la indepe. Carece de tradición, agenda e ideas para ello. La izquierda, que siempre había estado por el federalismo –esto es, por el control del Estado, esa bestia–, ahora está por la bestia. Carece de tradición, agenda e ideas para ello. En ese ínterin, el independentismo –un tanto nazi hasta los años 30 del XX y, todo lo contrario, de izquierdas y en tradición antiestatalista desde los 70– ha desaparecido en esta crisis. Lo que se autodefine como tal, oscila hacia la derecha. Carece de tradición, agenda e ideas para ello.

6- Vamos, que todas las autodefiniciones políticas en Cat son recientes y ante un fenómeno ambiguo, el procesismo. El procesismo, recordemos, es un proceso para crear un objeto con el que negociar. Con lo que volvemos a la primera casilla. Zzzzzz. No obstante, como fenómeno dinámico, ha sufrido cambios, desde su nacimiento en 2012.

7- El principal, diría, es que se ha negado a sí mismo la posibilidad indepe. En 2012 se negó a sí mismo un referéndum. Que hubiera sido factible. Y determinante. No se enteró nadie. Lo que tiene guasa. En 2014 renunció a hacer un referéndum operativo, que cambió por una consulta inocua. Ese hecho inocuo fue lo último que le toleró el Rajoyato. En 2017 se suicidó ante el mundo y ante una Europa que leyó en el procesismo políticas húngaro-polancas. También leyó algo parecido el Estado, pero con Estado, ese objeto ante el que la UE acostumbra a practicar el chitón. Entre 2014 y 2017, por tanto, el procesismo dejó de tener expectativas internacionales. Sigue sin tenerlas. En la actualidad, cada vez que Puigde o Ponsatí hablan en el Parlamento Europeo, baja el precio del pan. En Hungria y Polonia. Por sí solo carece de posibilidades. La única posibilidad de la que dispone es la brutalidad del Estado esp, cuando se pone.

ERC y JxC se diferencian en esa idea endeble de izquierda y derecha –muy europea y esp, por otra parte– y en que sólo una capitalizará el nuevo autonomismo

8- El procesismo es, definitivamente, un objeto interno. Que enfrenta a una derecha y a una izquierda sin tradiciones internas anteriores al procesismo. Quizás la izquierda/ERC consiste en no pertenecer a la cosmovisión CDC. Quizás la derecha/JxC consiste en pertenecer a la cosmovisión CDC. Quizás la CUP, que no ha emitido mucho en estos años, salvo verosimilitud para las propuestas derechistas, son niños que algún día decidirán si quieren más a papá que a mamá. Siempre, empero, es mamá. ¿En qué se difrerencian ERC de JxC? En esa idea endeble de izquierda y derecha –muy europea y esp, por otra parte– y en que sólo una capitalizará el nuevo autonomismo. Que de puertas adentro se le llamará independentismo. Consistirá en que uno de los dos partidos gobierne Cat, à l'autonomique, y que el procés –la electricidad, las manis, los lloros, las autoafirmaciones corales de inquebrantable adhesión a un govern y a un proyecto que se quiere querer, más que se quiere– siga sucediendo, pero alejado del Govern y en otras instancias. 

9- La mesa, por tanto, es e) un combate a muerte entre ERC y JxC. Pero es que a muerte. En ese combate se han pelado su honestidad, han mentido más de los soportable por una sociedad, han roto cierta tradición de neutralidad en los medios públicos, han sometido a estrés a la sociedad, han enviado al garete pactos sociales, que no políticos, fundamentales en una sociedad bilingüe y, además, la han pringado personalmente. Vamos, lo que viene siendo un combate a muerte.

10- Ese combate a muerte es electoral. Lo que indica que la mesa es f) un acto electoral. Lo entenderemos si analizamos los integrantes de la delegación cat.

11- No es una delegación gubernamental. Hay pollos fuera del trade-mark Govern. Algo, por otra parte, anecdótico en un topos en el que desde 2015 al presi de la Gene no se le vota en elecciones, sino en otro sitio. Y algo usual, si pensamos que para el presi de la Gene el presi de la Gene es otro, y está deslocalizado en Bélgica. Así, en el tercio familiar de JxC en la Mesa, no está tanto la Gene, como la cosa Puigde. Empezando por el presi, siguiendo por Puigneró –conseller de Polítiques Territorials–, miembro de la CDC del distrito más rubio de BCN. Pasó la travesía del desierto –cuando gobernaba el tripartit– en el Ajuntament de Sant Cugat –el único del cinturón del que disponía CDC; fue, por tanto, uno de los escasos elegidos para no pasar hambre–. Por lo visto, es el tapado de Puigde para presi de la Gene, en una lista en la que, al parecer, irá Puigde de número uno–. Elsa Artadi –concejal en BCN, es decir, no-Govern– fue una pieza clave en la coordinación –propagandística, no hubo otra– del Govern Puigde. Posteriormente, durante el 155, fue felicitada por el Estado por su colaboración en el Govern intervenido –sí, son así–. Josep Rius –otro no-Govern– es excap de gabinet de Puigde y de Torra. Por el mismo precio, junto a Artadi y otros –Batet y Clotet, by ex–, es miembro del equipo electoral de Puigde. Los que hacen y deshacen listas. Una cosa divertida: últimamente entras en listas JxC si, en algunos casos, aportas un monto. 

12- Bien, pues eso es lo que va a negociar con el Estado por parte de JxC. Hasta ahora sólo han negociado mitos y lo que hay detrás de ellos. Pasta. Es posible que sigan negociando todo ello. Es decir, la mejor manera de llegar a una elecciones chuleando a ERC. Es decir, destrozando la Mesa. Con mitos.

13- Ya puestos, les explico el resto de la delagación. Por ERC hay más Govern que no-Govern. Por una lado está Aragonès –Vicepresidència i Econonomia–, una metáfora de la Cat post-78. Abuelo de Falange, padre de CiU y miembro de ERC. Es el candidato a presi por ERC. Se parece a Montilla en que es un natural born aparato. Y en su singularZzzz gracejoZZZZ. Vamos, que como la Mesa no consiga para Cat algo notorio y sensible de ser apropiado por ERC –no sé, la anexión de Mónaco–, malamente. Bosch es Govern, conseller Relacions Exteriors. Como tal, hace escasas semanas le dijo a un intelectual madrileño que la indepe está hecha y que Europa ahora dirá que sí. Lo que invita a ubicar a estos políticos, familiarizados con la fantasía –esto es, con la mentira y su distribución industrial–, lejos de la Mesa. O, incluso, lejos de la política. No es el caso. Josep Maria Jové –entramos en el no-Govern– fue miembro del staff de Junqueras. Está pendiente de juicio, en lo que es esa otra joya de la gestión de la cosa procés por parte de la Justicia: la destrucción de una unidad de la causa. Suya fue la hilarante moleskine –surrealista, fantasiosa, un sello de la lectura de la realidad por parte del procesismo– que fue aportada como prueba de Fiscalía en el juicio en el TS, lo que sería aún más hilarante, si no hiciera llorar. La presencia de Jové es una coregorafía, un preciosismo muy cat. En el siglo XVIII, el Consell de Cent envió a un conseller detenido por Felipe V, a recibir a Felipe V en su primer viaje a BCN. Visto lo visto, fue divertido. Pero catastrófico. Lo dicho, muy cat. Marta Vilalta es diputada en el Parlament. Ex directora general de la Juventut –esos cargos de aparato, que adornan y presagian carrera política, pero que afean la juventud– es la que tengo menos conceptualizada. Ha participado, oralmente, en la ulterior distensión de ERC respecto del procés, y emite discurso que posibilita el encuentro y la separación en la Mesa. Lo que en el contexto actual significa encuentro. Personas que considero me han hablado muy bien de ella.  

14- De los puntos 11-13 se desprende esta meditación. G): vaya tropa.

15- La reunión, de hecho, empezó con una coreografía informal –relajo, visita a una sala con ventanas abiertas– por parte del Gobierno. Y, por parte del Govern y el no-govern, lacitos, libretas amarillas, bolis amarillos. Vamos, coreografía para ser transmitida por TV3. En lo que es un indicio de que se sientan dos realidades distintas, Jové sacó una moleskine. Vamos, que aún no ha caído en el carácter históricamente ridículo de su moleskine y de sus anotaciones en ellas. Conforme avanzaba la tarde, se sirvió en la Mesa una merendola. Si govern & no-govern seguían en modo simbólico, es previsible que hubieran pedido alimentos amarillos. Lo que reduce la cosa a tortilla, paella o canario poco hecho. Ni idea.

16- Les explico también la otra delegación. Esta sí, gubernamental.

17- Consiste en un presi, dos vivepresis y 5 ministros. Vayamos por partes. Por las partes más mixed-emotions. Castells/Universidades es tal vez la respuesta de Sánchez al pitote de la delegación cat. La respuesta consiste en que, ya que la delegación Cat no es gubernamental, sino partidista –integra sólo, no obstante, a los partidos procesistas, antes que a los partidos cat; no es por tanto una mesa intergubernamental, sino h) una mesa procesismo-Gobierno–, ampliar el número de partidos con Comuns. De hecho, en el lado gubernamental, por primera vez en la historia de la Humanidad, hay más partidos y cosmovisiones que en el menos gubernamental. Además de –obviamente– PSOE, está Castells/Universidades/Comuns, está Illa/Sanidad/PSC –un tipo que en el Parlament habló siempre con calma ante el procesismo– e Iglesias/UP. Bueno, ayer no estaba, que tenía anginas. Pero en cierta manera estaba. Era la Mesa. O, al menos, algunas de sus patas. Recordemos que en campaña la propuesta Sánchez/PSOE era traer la cabeza de Puigde, mientras que ahora es esta Mesa, más cercana a la propuesta UP. UP, a su vez, sigue defendiendo la cosa referéndum, pero un tanto por rutina. Vamos, que como todo el mundo que se ha acercado al procés, Iglesias ha acabado diciéndose a sí mismo están-locos-estos-romanos. UP, por lo visto, cede la gestión del tema a Comuns. En las personas de Pisarello y, más aún, Asens. Comuns es un partido que ha decidido que su competidor en Cat no es el PSC, sino ERC. El resultado ha sido no ofrecer una respuesta desde la izquierda no identitaria al Procés, esa cosmovisión derechista, que ya ha devorado a dos izquierdas cat en esa hoguera de símbolos y en esa reducción de derechos a uno, y ese uno no efectivo. Con ello Comuns ha envejecido un tanto desde 2015. 

 La incógnita del lado gubernamental, lo incalculable, lo impredecible, es, no obstante, otro fenómeno. Sánchez

18- En el lado gubernamental hay, verbigracia, federalismo nominal del PSC, ese partido que es federalista como el procesismo es indepe. Sin verificarlo. Federalismo, ausencia de miedo a un referéndum, pero cierta pereza ante él, tal y como ha quedado la política Cat anclada a su derecha, por parte de UP y Comuns. La incógnita del lado gubernamental, lo incalculable, lo impredecible, es, no obstante, otro fenómeno. Sánchez. Desconocemos quién es Sánchez. Como pasa con las/os ex, los políticos, por otra parte, sólo se conocen cuando es muy tarde. En el último año ha habido varios Sánchez. Pertenece a una tradición de estabilidad del Estado, llamada PSOE. Ha coqueteado, y ha demostrado saber jugar con la tradición fake de la derecha local. Parece tener una lectura de la época. Parece que es consciente de una crisis estructural y de Régimen por aquí abajo. Lo que no es mucho, pues toda la clase política, de sargento para arriba, es consciente de ello. Y parece no tener miedo a los cambios radicales y personales. Lo que tampoco orienta sobre la naturaleza y dirección de esos posibles cambios. Por último, e importante, parece que sabe que la única posibilidad de gobierno para el PSOE, ahora y en el futuro, es la mayoría actual. Post15M, otros nacionalismos. 

19- Se sabe que el procesismo ha ido a la reuni para pedir “autodeterminación, amnistía y cese de la represión” –la cosa judicial–, asegurando que tienen un mandato del Parlament para ello. Se sabe que, no obstante, también hay un mandato de Parlament, de hace varios años, para que bajen las matrículas de la uni. Y nada. Vamos, que ha ido en modo coreografía. Tanto que, para hablar del importante tema presos –tan importante que, si no hay una solución, no habrá nada; nota: la está habiendo/están saliendo, pero con lentitud– la consellera de Justícia no es miembro de la delegación. Lo que es un indicativo. Vamos, que se ignora cuál será el itinerario para el lado cat. Para el lado esp, parece que la cosa serán soluciones imaginativas. Les paso varias.

20- Sea lo que sea, deberá pasar por un referéndum. En el que se podría votar un nuevo Estatut. Que se podría llamar Constitució Cat. O, menos probable, se podría votar una reforma constitucional para su título territorial, en la que se introdujeran los Estados federados. Las fórmulas imaginativas, me temo, son nominales. Pueden aliviar el conflicto. Pero no subsanarlo. No hay que despreciar las fórmulas imaginativas, no obstante.

21- En el comunicado de la reuni, que se redactó durante la reuni, aparecía una fórmula, muy buena, y por segunda vez por escrito. Se trata de “marco de seguridad jurídica”. Se trata de una depuración del concepto consti. Es decir, de una consti agotada, no votada por la mayoría social, que carece de adhesión en varios territorios, sólo reformada en sus tramos yuyus, redactada en guerra fría, y al calor aún de otra guerra, más calentita. Una consti, por otra parte, no muy alejada de las otras constis post-45 –salvo en su menor soberanía, salvo en el hecho de que, viniendo de una dictadura prolongada, no se alejara muy mucho de las otras constis post-45–, con tramos, por tanto, tabulados y útiles, pero quemada por el constitucionalismo y su severa interpretación constitucional. Aludir a ella como seguridad-jurídica quita, por tanto dramatismo, facilita el diálolgo. Y ayuda a interpretar el constitucionalismo como inseguridad-jurídica. Más hoy, cuando se ha sabido que un miembro de la JEC cobraba de C’s.

22- La mesa, en fin, es por sí sola i) un éxito. Puede desatascar. Lo que en un sistema propagandístico –dos: el procesismo y el constitucionalismo– dificulta la propaganda. Pero también es j) un fracaso. La política, sus mecanismos habitualesZzzzzz deberían haber solucionado un tema que, si le quitas el brilli-brilli, es una magdalena R’78: la lucha por la vida de unos políticos del 78 frente a otros, que no lo entendieron. También es k) un laboratorio de campaña electoral para JxC, un l) posible reintento de refundación intelectual –que ya veremos– para ERC. Y, por encima de todo –me parece que este es el ingrediente más cargado de futuro– la m) posibilidad de que el Gobierno de coalición tenga presupuestos y siga existiendo. El resto es n) valentía, ñ) cobardía, o) azar, p) inteligencia, q) capacidad y, no menos importante, r) potra. Los ingredientes de la t) política cuando se juega a una carta/Mesa. 

23- Acaba la reuni. Salen contentos. La cosa se reproducirá cada mes. Cada seis meses con Torra y Sánchez. Y hasta que ERC gane las elecciones cat, momento en el que empezará a ser operativa, o hasta que JxC decida enviarlo todo a paseo. 

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Oriol

    ¿Se habría podido hacer un referéndum determinante en 2012? No le digo que no, pero ¿le importaría dar más detalles?

    Hace 1 año 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí