1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

NACIONALISMO REGIONAL

Andalucismos 2020

La importancia de lo territorial en el sistema estatal está provocando la reestructuración de los discursos andalucistas, no sin fuertes paradojas

Ángel Ramírez Troyano 28/02/2020

<p>Andalucía.</p>

Andalucía.

Pedripol

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hace ahora casi cinco años hice mi primera colaboración en CTXT, con un artículo denominado “Una Andalucía sin relato”, en el que analizaba el vaciamiento del proyecto político y social de Andalucía tras la crisis económica y la del principal partido del sistema político andaluz, el partido socialista. Decía yo en aquel momento que ya el PSOE no iba a gobernar con la suficiencia que lo había hecho hasta el momento y que se abría un espacio de negociación de cara a las elecciones  autonómicas que se celebrarían días después. Ahora, en puertas del 28F, buen momento es para una evaluación de lo ocurrido, en este caso sobre uno de los elementos ideológicos entonces en horas bajas, el andalucismo político.

Mucho han cambiado las cosas desde entonces, la novedad fundamental es que finalmente el PSOE perdió en diciembre de 2018 un gobierno que ostentaba desde el inicio de la autonomía en favor de un acuerdo de los tres partidos de la derecha, conformando Cs y PP la coalición de gobierno. Y hay un segundo cambio muy relacionado con las lógicas generadas a nivel estatal: una reconfiguración de la presencia del nacionalismo andaluz en el sistema político, una vez desaparecidos los partidos andalucistas históricos. Como ya escribí en 2015, en aquellos momentos era el PSOE-A el que capitalizaba alguna forma de andalucismo, uno que se ejemplifica en esa pregunta frecuente en los barómetros de opinión de ser el “partido que mejor defiende los intereses de Andalucía”. Y lo hacía básicamente por una posición históricamente fuerte dentro del PSOE estatal, partido que a su vez es el que más años acumula de gobierno en nuestro país. Este espacio lo ocupaba tras el declive del andalucismo político, y ante la falta de claridad y continuidad de los postulados andalucistas a su derecha e izquierda.

La realidad hoy tiene que ver con el establecimiento en el sistema político español de un eje que se superpone al ideológico (izquierda/derecha), el eje territorial, que enfrenta a 'unionistas' con 'confederales' o 'secesionistas'

La realidad hoy es muy otra, y tiene que ver con el establecimiento en el sistema político español de un eje que se superpone al ideológico (izquierda/derecha), y es el eje territorial, que enfrenta a unionistas con confederales o secesionistas. En general encontramos una reconfiguración del voto en todo el país según esta lógica, de forma que en las comunidades más unionistas crece el voto a la derecha y baja el de izquierdas, y en las confederales o con amplios sectores secesionistas ocurre lo contrario. En Andalucía las personas que quieren recentralizar parte o todas las competencias han pasado de ser un 24,3% en 2011 ( 2012 se considera el año de inicio del procés) a un 39,1 en 2018 (datos de BOPA 2011 y PACIS  NOV-DIC 2018, IESA-CSIC), habiendo aumentado también los que reivindican más competencias autonómicas  de un 13 a un 22,2%. Los primeros han subido un 14,8 y los segundos un 9,2 %, y son los satisfechos con la actual situación los que bajan de 48 al 38,7%. Muy probablemente el triunfo en las elecciones autonómicas andaluzas de diciembre de 2018 por parte de las derechas tenga que ver con estos cambios en el campo de juego.

Este nuevo eje ha provocado una reconfiguración de los andalucismos políticos muy interesante de analizar, dejando claro que en este análisis no hay vocación alguna de certificación de las propuestas, no nos pronunciamos sobre su autenticidad, ni sobre las dinámicas de base social alguna, nos limitamos a constatar la existencia de distintas ofertas que se reclaman andalucistas, e intentamos caracterizarlas brevemente. En este sentido, en estos días son reconocibles dos discursos en nuestro sistema, por un lado el de Adelante Andalucía (hasta hace unos días parte de Unidos Podemos, ahora  en una situación que se antoja insostenible), y por otro el del Partido Popular, habiendo quedado el partido socialista fuera de plano por motivos que más adelante analizaremos.

La dirección de Podemos Andalucía entendió pronto que en la nueva dinámica política la identidad de la izquierda pasaba por sumar a su contenido social intrínseco el del nacionalismo andaluz. Atrajo hacia sí pequeños grupos con escasa presencia política y electoral que reivindicaban la continuidad del andalucismo histórico, pero sobre todo implantó como central en el conjunto de la organización ese binomio defensa de los desfavorecidos, defensa de Andalucía, como dos caras de un mismo principio articulador. A día de hoy la propia líder Teresa Rodríguez es tanto o más una líder andalucista que una líder de izquierdas, no necesitando ya apoyos simbólicos de otros referentes históricos. Por tanto más que a una convergencia asistimos a un intento de recualificación de la izquierda, una operación hecha sobre unas bases más cercanas en otro tiempo a planteamientos internacionalistas. La reivindicación de autonomía de la coalición Adelante Andalucía respecto de Podemos e IU federales, y la negativa de las direcciones de ambas a acceder a dicha petición, se convirtió en el caballo de batalla a partir del cual se ha intentado montar una operación que ha desembocado en la ruptura de Teresa Rodríguez y su equipo con Unidos Podemos para abanderar el proyecto autónomamente. La coalición electoral Adelante Andalucía tiene como principales socios a Podemos Andalucía y IU-CA, y aunque existe un partido registrado con dicha denominación, es claro que nos esperan meses de conflicto con resultado incierto. Aunque la dirigente anticapitalista tuviera éxito, en Andalucía hay andalucistas (pocos) y anticapitalistas (menos), pero es que además no son los mismos, por lo que su liderazgo se enfrenta a un reto doblemente complejo. En cualquier caso, en cuanto a la propuesta discursiva motivo de este análisis, se trataría de la más conectada con el andalucismo histórico heredero de Blas Infante, y que tiene como referente cercano aquel “Convocatoria por Andalucía” con que se apellida IU desde mediados de los 80.

La identidad contraria al nacionalismo andaluz no sería la española, sino la de los nacionalismos periféricos del norte, etiquetados como defensores de privilegios frente a las perjudicadas autonomías del sur

Lo más novedoso quizás es la consolidación de una suerte de andalucismo de derechas, que de algún modo siempre existió socialmente, pero que nunca consiguió una materialización política consistente, y que sin embargo ahora encuentra las condiciones óptimas. Es un andalucismo de derechas que se sustenta sobre tres paradojas: por un lado es un andalucismo que no demanda más autogobierno para Andalucía, en segundo lugar antepone otra identidad a la andaluza (la española), y por último lo hace en base a un principio propio de sus oponentes (la igualdad). El discurso del PPA se centraría no en fortalecer la identidad andaluza sino la española, porque la fortaleza de ésta y sus instrumentos políticos (el Estado) serían los garantes de la igualdad territorial, y por tanto se evitarían las causas que generan la discriminación de Andalucía. La identidad contraria no sería la española, sino la de los nacionalismos periféricos del norte, etiquetados como defensores de privilegios frente a las perjudicadas autonomías del sur. Esta formulación no es nueva, pero nunca encontró las condiciones idóneas para desplegarse, ahora la dirección de la autonomía andaluza en manos del PP y Cs, el conflicto abierto con Cataluña, y la existencia de un gobierno nacional de coalición PSOE-Unidos Podemos, con el apoyo de un partido independentista catalán como ERC, han creado ese contexto en el que se asienta un discurso que está mostrando su eficacia.

El PSOE-A, otro baluarte del andalucismo soft que ha caracterizado el sistema político en Andalucía, es el que está ausente del escenario, incapaz de articular propuesta alguna. La sentencia de los ERE que ha desautorizado a una generación de políticos de la cual es deudora la actual secretaria general del partido, la ausencia de una renovación clara del mismo, la actual coalición de gobierno estatal, y la particular relación entre las direcciones andaluza y española del PSOE, lo inhabilitan para reivindicarse como abanderado de Andalucía, a pesar de que sigue con su 28% siendo la formación con más apoyos (elecciones autonómicas 2018).

Este es el panorama en una España donde partidos de Cataluña condicionan la agenda y sostienen al gobierno estatal, y un partido de una provincia como Teruel ha conseguido una posición de privilegio con un solo diputado. ¿Terminará Andalucía, con sus casi ocho millones y medio de habitantes, por jugar la carta territorial que nunca ha terminado de esgrimir en todos estos años?

Autor >

Ángel Ramírez Troyano

Es sociólogo del Instituto de Estudios Sociales Avanzados (IESA) del CSIC.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. jura

    nunca ni el psoe ni el pp creyeron en el proyecto andaluz por el que los andaluces en la transicion salieron masivamente a la calle y que reivinidcaba una nacion andaluza al igual que catalanes, vascos y gallegos y el psoe desde el primer momento se puso a su lavor de zapa y mina de tal proyecto hasta despojarlo de todo sentido nacional y ahora viene el trifachito a darle la puntilla. en tal contexto no es de extrañar que muchos andaluces desencantados perciban que tener una autonomia para esto solo sirva pa engordar a politicos sin escrupulos y por tanto renieguen de la autonomía y pidan refuerzo del poder central. una vuelta al verdadero proyecto del psoe y del pp o trifachito de españa una grande y libre

    Hace 1 año 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí