1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

El mercado del arte

A Spanish Artist?

A conversation from the outside

Juan José Santos Mateo 1/03/2020

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

—Can I mention a Spanish artist? I can only think of Santiago Sierra…

—I think he’s from Mexico; but Oscar Murillo is Spanish, and he just won the Turner!

—Wow!

— Wait, this piece will be read by Spanish fellows…

—Oh shit. Ok Google: translate this into Spanish.*

—Okay. Me dijiste que había cierta controversia debido a la falta de presencia de artistas españoles en la última exposición principal de la Bienal de Venecia. Y que hay una fuerte evidencia sobre la pequeña presencia del arte español en el circuito internacional. Y tú y yo sabemos que es verdad.

—Sin embargo, hay muchos curadores españoles que trabajan en importantes museos e instituciones en el extranjero.

—Entonces, ¿qué está pasando realmente?

—Tengo algunas teorías, y todas ellas han sido contrastadas con grandes artistas y curadores que viven fuera de España.

—Ilumíname entonces.

—Durante la dictadura de Franco, eso, no se olvide, duró casi cuarenta años, hubo un aislamiento cultural masivo. Piensa en lo avanzado que se volvió el mundo creativo en el Reino Unido, o en Alemania, durante los años 60 y 70... Bueno, en España: nada. En consecuencia, no existe ninguna tradición artística contemporánea.

—Si ese es el caso, ¿por qué esta falta de experiencia no ha impedido que el cine o la música española estén en primera línea hoy?

—Esta es solo una razón. Las otras podrían resumirse bajo el título: “Una cultura politizada, una política inculta”. Déjame profundizar en ello. ¡La gestión cultural internacional no la lleva a cabo el Ministerio de Cultura, como en otros países, sino el Ministerio de Asuntos Exteriores! Eso delega decisiones a la arbitrariedad del amiguismo y a grandes acciones pensadas desde un punto de vista diplomático. Se pagan enormes cantidades de dinero en efectivo para exportar arte español, y siempre es del mismo tipo: barroco, Goya, Picasso o Miró. Mientras tanto, las infraestructuras nacionales están literalmente goteando. Y con respecto a las decisiones dentro del sistema cultural español, existe una gran interferencia política. Cada vez que hay un cambio de legislatura, las cabezas ruedan y, ¿qué sabes? Los alcaldes van de la mano a los museos. La cultura y el arte han sido delegados a las comunidades autónomas. No hay un sistema centralizado. Entonces, lo que sucede arriba y afuera se reproduce abajo y adentro: se instala la lógica del amiguismo. Solo exhibes si eres amigo de ...

—¿Asumes que todo el malestar es causado por políticos? ¿Y los poderes privados no tienen nada que decir?

—Mucho. Comenzando por que, en el campo cultural, lo privado y lo público son dos amigos distantes. Esto se evidencia por la falta de una ley de mecenazgo, o por lo alto que es el IVA. Esto aleja la recolección y el trabajo de fundaciones privadas. Todo esto da como resultado que los coleccionistas compren el trabajo de alemanes en lugar de españoles. No sería sorprendente si se descubre que el mejor coleccionista español de arte de 2019 fue ... Sergio Ramos. Sí, el de “el corazón”. Los artistas ya saben qué tipo de arte producir. Horterismo ilustrado hasta que te da un derrame cerebral. Cuanto más “tatuable”, mejor.

—Ok, me estás aburriendo. Estoy buscando en Google a Murillo. Él es de Colombia. Siempre hablas de política: ¿no es simplemente que los artistas españoles son simplemente malos?

—Ok, preguntémosles. Voy a ponernos en altavoz: llama a Dora García.

Llamando... (Puerta a una diarrea.)

—Excelente. Un segundo. ¿Dora? ¿Mi amigo? ¿Estás ahí?

—¡Oye! ¿Cómo te va?

—Haciendo bien. ¿Ya sabes? Estoy con un colega debatiendo sobre cuán débil es la presencia del arte español en el ámbito internacional. Estoy seguro de que tienes algo interesante para contribuir. ¿Crees que el arte español ocupa el lugar que merece?

—Sí, creo que ocupa el lugar que debe. Un lugar minoritario, porque su importancia en lo que se llama “el circuito del arte internacional” es minoritaria, aunque tengo mis dudas de que sea un fin deseable ocupar un lugar mayor en el circuito del arte internacional. Lo que ha fallado en su internacionalización: educación básica, educación artística y becas de viaje para estudiar fuera. Eso es lo que falla. Y también que no hay una estructura fuerte de coleccionismo ni privado ni público.

—¿Ves a qué me refiero? Gracias, Dora Y por si esto no fuera suficiente, voy a llamar a mi amiga Lara Almarcegui.

—Con curators de aquí activos en las mejores instituciones fuera (la Tate, el Jeu de Paume, Eva González Sancho, Luz Estévez, Agustín Pérez Rubio, Chus Martínez, y un largo etc..), con artistas como Dora Gracia o Santiago Sierra casi idolatrados en el extranjero, o Luz Broto que va en camino, no creo que podamos quejarnos de falta de presencia fuera. Pero sí que los artistas que aspiran a trabajar en España tienen dos grandes desventajas respecto a sus colegas europeos: se sufre de la tremenda especulación inmobiliaria que hace casi imposible el acceso a un lugar de trabajo o a una vivienda. Por otra parte, la falta de ayudas a la producción hace muy difícil sacar adelante proyectos nuevos. Para mí, lo que cuenta no es cuánto reverbera una exposición, sino cómo me las consigo arreglar para producir un trabajo nuevo.

—Artistas que hablan bien de curadores, mmm... No sé si sucede al revés. Se sabe que los curadores españoles hablan mal del arte español.

—Muy bien. Hablemos con uno de ellos. Marti Manen. ¿Como estas Marti?

—Bien bien.

—¿Crees que el arte español no está en su lugar en el marco internacional?

—Me da la sensación de que cuando ocurre una situación de internacionalización la información sobre ello no parece importante. Un ejemplo concreto: este verano en Noruega coexistían cuatro bienales, todas ellas de carácter internacional y con buenos presupuestos. En tres de ellas teníamos presencia importante española. La bienal de Oslo está co-comisariada por Eva González-Sancho con Juan Canela en programación y la participación de Dora García como artista. En el equipo programático de Bergen Assembly estaba Paul B. Preciado y contaba con artistas como Pedro G Romero. En Momentum10 (bienal muy establecida en los países nórdicos) estaba yo comisariando y teníamos a artistas como Regina de Miguel, Francesc Ruiz y Pepo Salazar. No he visto en ningún periódico español que se viera reflejada esta enorme presencia española tanto en el campo del comisariado como artístico. No es que no se supiera, es que no parece necesario hacerlo público. Hay muy buenos artistas e instituciones, pero no hay un marco económico o cultural que permita mucho más, con lo que creo que en el fondo el arte español sí que ocupa el lugar que debe en el marco internacional, un lugar no privilegiado. Siempre digo que el hecho de que el pabellón español en la bienal de Venecia esté en una ubicación destacadísima y sea de un tamaño considerable no es más que una anomalía histórica. Después hay otro tema, y es cómo se trabaja para hacer de la situación en el país algo internacional: no sé si hay muchos proyectos con ambiciones más allá de lo contextual. Por poner un ejemplo equivocado, en la locura bienalística no veo ninguna ciudad pujando fuerte para tener un hueco y lograr que la prensa internacional y el mundo del arte tenga que pasar por aquí sí o sí. Y digo que es un ejemplo seguramente equivocado, pero también es una realidad. Para seguir con el tema, pienso que sería interesante ver si en las universidades se piensa internacionalmente o no, cuál es el idioma de trabajo en cada lugar, y si hay opciones para personas de otras latitudes para trabajar en puestos de dirección y facilitando redes. 

—Es muy divertido que él diga eso sobre el idioma. Ja, ja, ja.

—¿Sigues afirmando que el problema está en la calidad del arte español?

—No. Pero mis dudas van más allá de este debate nacional. Mi preocupación es hasta qué punto es absolutamente vital que un artista exhiba en el extranjero, exhiba más, venda en el extranjero, sea más costoso, llegue a la curaduría central de la Bienal de Venecia o gane el Premio Turner. Creo que tu amigo de la diarrea dijo algo similar. Recibí una respuesta a todo esto en la página 65 del libro de Harald Szeemann Metodología individual, tan inflexible, búscalo.

—¿Quieres dificultarme las cosas?

—Creo que la traducción de Google de esta conversación también será difícil, ¿no crees?

—Ja, ja, ja...

*If you prefer to read the text in the original english version: 

—Ok. You told me that there was some controversy due to the lack of presence of Spanish artists in the last main exhibition of the Venice Biennale. And that there is strong evidence about the petty presence of Spanish art in the international circuit. And you and I know that’s true.

—Nevertheless, there are many-many Spanish curators working in important museums and institutions overseas.

—So, what’s really happening?

—I have a few theories, and all of them have been contrasted with heavy artists and curators that live outside Spain.

—Enlighten me then. 

—During Franco’s dictatorship, that – don’t forget - lasted nearly 40 years, there was massive cultural isolation. Think about how advanced the creative world became in the United Kingdom, or in Germany, during the 60s and 70s… Well, in Spain: nothing. Consequently, there is no contemporary art tradition whatsoever.

—If that´s the case, then why hasn’t this lack of experience prevented the Spanish cinema or music from being in the frontline today?

—This is just one reason. The other ones could be resumed under the title: “A politicized culture, an uncultivated policy”. Let me delve into it. International cultural management is not carried out by the Ministry of Culture, as it is in other countries, but by the Ministry of Foreign Affairs! That delegates decisions to the arbitrariness of cronyism, and to great actions thought from a diplomatic point of view. Huge amounts of cash are paid to export Spanish art, and it is always the same kind: Baroque, Goya, Picasso or Miró. Meanwhile, their national infrastructures, are literally leaking. And with regards to decisions within the Spanish cultural system, there is great political interference. Every time there is a change of legislature, heads roll and, what do you know? Mayors go sword-in-hand to museums. Culture and art have been delegated to the autonomous communities; there is no centralized system. So, what happens above and outside is reproduced below and inside: the logic of cronyism is installed. You only exhibit if you are a friend of

—Are you assuming that all the malaise is caused by politicians? And private powers have nothing to say?

—A lot. Starting by saying that, in the cultural field, the private and the public are two distant friends. This is evidenced by the lack of a law of mezenazgo, or how high the VAT is. This drives away collecting and the work of private foundations. All this results in collectors buying the work of Germans rather than Spaniards. It would not be surprising if it is discovered that the greatest Spanish art collector of 2019 was ... Sergio Ramos. Yes, the one in that “el corazón” documentary. Artists already know what kind of art to produce. Illustrated Horterismuntil you get a stroke. The more “tatooable”, the better.

—Ok, you’re boring me. I'm Googling Murillo. He’s from Colombia. You always talk about politics: isn't it simply that Spanish artists are just plain bad?

—Ok, let´s ask them. I'm going to put us on speaker: Call Dora García.

Calling… (Door a Diarrhea.)

—Great. One sec.

—Dora? My friend? Are you there?

—Hey! How’s it going?

—Doing good. You know? I’m with a colleague debating about how weak the presence of Spanish art is in the international arena. I am sure you have something interesting to contribute. Do you think Spanish art occupies the spot it deserves?

— Sí, creo que ocupa el lugar que debe. Un lugar minoritario, porque su importancia en lo que se llama “el circuito del arte internacional” es minoritaria, aunque tengo mis dudas que sea un fin deseable ocupar un lugar mayor en el circuito del arte internacional. Lo que ha fallado en su internacionalización: educación básica, educación artística y becas de viaje para estudiar fuera. Eso es lo que falla. Y también que no hay una estructura fuerte de coleccionismo ni privado ni público.

—See what I mean? Thanks, Dora. And if that wasn’t enough, I'm going to call my friend Lara Almarcegui.

—Con curatorsde aquí activos en las mejores instituciones fuera (la Tate, el Jeu de Paume, Eva González Sancho, Luz Estévez, Agustín Pérez Rubio, Chus Martínez, y un largo etc..), con artistas como Dora Gracia o Santiago Sierra casi idolatrados en el extranjero, o Luz Broto que va en camino, no creo que podamos quejarnos de falta de presencia fuera. Pero sí que los artistas que aspiran a trabajar en España tienen dos grandes desventajas respecto a sus colegas europeos: se sufre de la tremenda especulación inmobiliaria que hace casi imposible el acceso a un lugar de trabajo o a una vivienda. Por otra parte, la falta de ayudas a la producción hace muy difícil sacar adelante proyectos nuevos. Para mí, lo que cuenta no es cuánto reverbera una exposición, sino cómo me las consigo arreglar para producir un trabajo nuevo.

—Mmm... Artists speaking well of curators. I don't know if it happens the other way around. Spanish curators are known to speak ill of Spanish art.

—Very well. Let's talk to one of them. Marti Manen. How are you Marti?

—Good, good. 

—Do you think Spanish art is not in its right place in the international framework?

—Me da la sensación de que cuando ocurre una situación de internacionalización la información sobre ello no parece importante. Un ejemplo concreto: este verano en Noruega coexistían cuatro bienales, todas ellas de carácter internacional y con buenos presupuestos. En tres de ellas teníamos presencia importante española. La bienal de Oslo está co-comisariada por Eva González-Sancho con Juan Canela en programación y la participación de Dora García como artista. En el equipo programático de Bergen Assembly estaba Paul B. Preciado y contaba con artistas como Pedro G Romero. En Momentum10 (bienal muy establecida en los países nórdicos) estaba yo comisariando y teníamos a artistas como Regina de Miguel, Francesc Ruiz y Pepo Salazar. No he visto en ningún periódico español que se viera reflejada esta enorme presencia española tanto en el campo del comisariado como artístico. No es que no se supiera, es que no parece necesario hacerlo público. Hay muy buenos artistas e instituciones, pero no hay un marco económico o cultural que permita mucho más, con lo que creo que en el fondo el arte español sí que ocupa el lugar que debe en el marco internacional, un lugar no privilegiado. Siempre digo que el hecho de que el pabellón español en la bienal de Venecia esté en una ubicación destacadísima y sea de un tamaño considerable no es más que una anomalía histórica. Después hay otro tema, y es cómo se trabaja para hacer de la situación en el país algo internacional: no sé si hay muchos proyectos con ambiciones más allá de lo contextual. Por poner un ejemplo equivocado, en la locura bienalística no veo ninguna ciudad pujando fuerte para tener un hueco y lograr que la prensa internacional y el mundo del arte tenga que pasar por aquí sí o sí. Y digo que es un ejemplo seguramente equivocado, pero también es una realidad. Para seguir con el tema, pienso que sería interesante ver si en las universidades se piensa internacionalmente o no, cuál es el idioma de trabajo en cada lugar, y si hay opciones para personas de otras latitudes para trabajar en puestos de dirección y facilitando redes.

—It’s very funny that he says that about the language. Ja,ja,ja. 

—Are you still affirming that the problem is in the quality of Spanish art?

—No. But my doubts go beyond this national debate. My concern is to what extent it is absolutely vital that an artist exhibits overseas, exhibits more, sells overseas, is more expensive, reaches the central curatorship of the Venice Biennale, or wins the Turner Prize. I think your diarrhea friend said something similar. I got an answer to all this on page 65 of the book “Harald Szeemann. Individual methodology”, so adamant, look for it.

—Do you want to make it difficult for me?

—I think that Google's translation of this conversation will also be difficult, don't you think?

—Ja, ja, ja…

--------------------------------

Agradecimientos: Dora García, Marti Manen, Lara Almarcegui.

Traducción: Google Translator. 

Autor >

Juan José Santos Mateo

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Mr. Disco

    Ruth Estevez, no Luz (por dos veces...)

    Hace 1 año

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí