1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

MICHAEL LÖWY / SOCIÓLOGO MARXISTA

“Solo un movimiento revolucionario de masas puede acabar con el capitalismo”

Esther Peñas 9/02/2020

<p>Michael Löwy</p>

Michael Löwy

Imagen cedida por el autor

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hablar de marxismo hoy en día exige una referencia obligada: la de Michel Löwy (Sao Paulo, 1938), quien además es uno de los más firmes impulsores del ecosocialismo anticapitalista. El que fuera director de investigación del Centro Nacional para la Investigación Científica en Francia acaba de publicar Cristianismo de liberación (El Viejo Topo), un ensayo en el que construye un espacio de entendimiento y lucha conjunta entre revolucionarios cristianos, ateos y agnósticos a partir de la relectura de ciertos clásicos como Marx, Engels o Bloch, pero también de Benjamin o Boff.

Modificando la definición que algunos revolucionarios franceses daban de sí mismos, ¿podría decirse que somos marxistas porque somos cristianos?

Bueno, yo lo formularía de forma un poco distinta: “Somos marxistas porque incorporamos y ponemos en práctica el mensaje revolucionario del Evangelio”.

¿Usted cree, como Gramsci, que “la religión es la utopía más gigantesca”?

Es una fórmula un poco enigmática, que puede ser interpretada de diferentes maneras. Creo más bien que muchas de las más grandes utopías tienen raíces religiosas.

¿Por qué no ha arraigado la teología de la liberación (o el cristianismo de liberación, como usted menciona) en Europa, un continente tan apegado al cristianismo?

Porque el cristianismo de la liberación es un movimiento característico de los países del Sur, dominados por una oligarquía feroz, en alianza con el imperialismo norteamericano. Son países en los cuales la desigualdad es mucho más brutal que en Europa, la pobreza es masiva, y las luchas sociales bastante radicales. En Europa hubo una izquierda cristiana bastante avanzada, entre las décadas de los 50 y 80 del pasado siglo, pero después perdió mucha de su influencia. El pueblo en Europa no es tan creyente como en América Latina, y no hubo en el Viejo Continente algo similar a la Revolución Cubana.

¿Sólo un ateo puede ser un buen cristiano, como apuntaba Bloch?

No lo creo... Es una fórmula paradójica. Bloch rechaza la idea de un “Dios todopoderoso”, Monarca divino del Universo, pero cree en el mensaje social subversivo del cristianismo originario. Esto es, creo, lo que significa su expresión.  Pero me parece equivocada su formulación exclusiva: “Solo”.

Para la teología de la liberación, el desarrollo industrial, las nuevas técnicas y la modernización de la producción, lejos de solucionar los problemas sociales del continente los agravan e intensifican. Pero, ¿es posible repensar un mundo en el que las nuevas tecnologías y técnicas de producción sean otras? Parece que no somos capaces de ofrecer un modelo distinto al existente, lo cual me hace pensar que quizás el capitalismo no esté tan moribundo como algunos piensan…

Uno de los modelos alternativos al capitalismo es el ecosocialismo, que plantea una nueva civilización, basada en valores socialistas, así como en el respeto por la Madre Tierra

El capitalismo está en crisis, pero para nada moribundo... Walter Benjamin decía con razón que “el capitalismo nunca va morir de muerte natural”. Solo un movimiento revolucionario de masas puede acabar con él. Existen varios modelos alternativos al capitalismo. Uno de los más interesantes es el ecosocialismo, que plantea una nueva civilización, basada en valores socialistas y democráticos, así como en el respeto por nuestra casa común, la Madre Tierra. Esto incluye nuevas formas de tecnología, pero como resultado de una reorganización radical del proceso productivo, gracias a una planificación ecológica democrática.

¿Qué papel tienen las iglesias neopentecostales –tan retrógradas– en el ascenso de la extrema derecha? Por otro lado, ¿qué ocurre en Brasil que el Partido de los Trabajadores no ha sido capaz de convencer?

Estas iglesias, verdaderas empresas capitalistas de producción para un mercado de bienes religiosos, tuvieron un papel importante en la victoria del siniestro capitán Jair Bolsonaro, neofascista tropical. El Partido de los Trabajadores no logró convencer porque algunos de sus líderes estuvieron metidos en casos de corrupción (aunque menos que los partidos de derecha), y porque desde hace años dejó de hacer un trabajo de base. Pero es verdad que su candidato, Fernando Haddad, tuvo que enfrentarse a una violenta campaña de fake news, vía un sistema masivo de envíos por WhatsApp.  

Dentro de esta fraternidad que usted propone entre cristianos revolucionarios y revolucionarios ateos y agnósticos, ¿qué papel jugaría la mujer?

Las mujeres son las principales organizadoras de las comunidades de base cristianas y de las pastorales populares. Tienen, por tanto, un papel importante en la participación de los cristianos en los movimientos sociales y políticos de izquierda. Pero no creo que en América Latina las relaciones se hagan en términos de “cristianos” y “ateos”... 

Para Marx, el capitalismo es un sistema de explotación; usted afina y añade que también es un sistema de destrucción. ¿Estamos a tiempo de revertir este progreso (Benjamin decía que el progreso es la catástrofe)?

La revolución son los frenos de emergencia para parar el tren del “progreso” capitalista, que nos lleva al abismo

La lucha para impedir que se produzca la catástrofe ecológica destructora de la vida impulsada por el capitalismo es fundamental. Como también decía Benjamin, la revolución son los frenos de emergencia para parar el tren del “progreso” capitalista, que nos lleva al abismo. ¿Lograremos hacerlo a tiempo? No lo sé. Pero, y ahora cito a Bertolt Brecht, “quien lucha puede perder, quien no lucha, ya perdió”.

A cualquier orden católica, pero en especial a los jesuitas, se les exhorta a mantenerse al margen de cuestiones políticas. En este sentido, ¿el papa Francisco es una excepción en la política vaticana?

¡No! En realidad, tanto los jesuitas como los papas siempre hicieron política. Durante siglos fue la política de las clases dominantes. Para los jesuitas esto empieza a cambiar en los años 70, cuando el Padre Arrupe deviene en General de la orden. Muchos jesuitas (pero no todos) participaron en el cristianismo de la liberación. El papa Francisco es una excepción en el Vaticano, porque su política pastoral se orienta hacia las clases oprimidas, los pobres, y se preocupa por nuestra Casa Común, amenazada por el capitalismo. No hubo nada parecido en el pasado...

Tal vez el ‘problema’ es que cuando los intelectuales o las figuras de referencia (en cualquier orden) disienten del discurso oficial (usted vindicando el cristianismo de liberación, el papa Francisco atacando a la raíz del capitalismo) se neutralizan a sí mismos, ya que sus feligreses se sienten incómodos. No sé si ha experimentado usted esto.

Nuestros discursos no se neutralizan sino que se refuerzan mutuamente... Pero sin duda hay resistencias. Menos en el campo de la izquierda que, en general –salvo algunas excepciones–, acepta la convergencia con el cristianismo de la liberación, que en la Iglesia, donde existe una fuerte oposición de derechas, reaccionaria y regresiva, al Papa Francisco.

Si usted fuera un hombre de fe, ¿sería cristiano?

Como no soy un “hombre de fe” me resulta difícil contestar esta pregunta... Soy judío por mi origen y trabajé sobre la relación del mesianismo judío con las utopías revolucionarias. Pero soy latinoamericano, y tengo una gran simpatía y afinidad con el cristianismo de la liberación...

Hablar de marxismo hoy en día exige una referencia obligada: la de Michel Löwy (Sao Paulo, 1938), quien además es uno de los más firmes impulsores del ecosocialismo anticapitalista. El que fuera director de investigación del Centro Nacional para la Investigación Científica en Francia acaba de publicar...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. cayetano

    ¿Qué es poesía? decía el verso, y digo ¿Qué es capitalismo?. Empieza fundado en la propiedad privada, que es dominio organizando a la sociedad con un modo de producción cuya base material son sus medios y/o recursos. Otro rasgo carecterístico es la apropiación del trabajo ajeno, plusvalía, en base a ese modo de producción. Pero en la propia naturaleza de los medios se encuentra la incapacidad de tod@s para tener la decisión sobre el proceso de producción y redistribución. Ergo con socialismo/capitalismo, con propiedad privada o pública, la decisión, el dominio, el rasgo distintivo de la propiedad no es de tod@s. Además nuestra especie animal y cerebro está dotada para conocerse entre sí para una comunidad de 150 miembros, traspasar esos límites de millones en nuestras civilizaciones hasta la fecha ha supuesto la deificación y su auctoritas/dominio de l@s líderes-a alfa, es decir la asunción, delegación o apropiación de la propiedad o dominio por parte de un@s poc@s. De ahí han nacido las nomenclaturas de las democracias fueran populares o capitalistas. Evidentemente que podemos avanzar en democracia política, civil, económica y en ecología; que los avances tecnológicos podrían servir a estos fines como a los contrarios. Pero ahora mismo nuestra especie ha llegado al punto de vejez en que o halla "la inmortalidad" o perece fruto de sus propios avances y conflictos de intereses que estos provocan. He estado leyendo a Mariana Mazzucato y estando en lo cierto no llega a plantear la dimensión del fenómeno, el cambio de paisaje ordinario del ser humano con el capitalismo y sus cambios de modelos se aceleraron con las dos Guerras Mundiales, no por la destrucción, en EE.UU. hubo la misma reconfiguración sin destrucción. Esta reconfiguración la consiguió la economía de Guerra y el papel que juega el Estado al impulsar la modernización y renovación de ese paisaje urbano. Que duda cabe que hoy día no sólo afrontamos la posibilidad de la destrucción termonuclear, sino también la climática. Pero como antaño sólo actuaciones como las precedentes sin Guerras Mundiales, pero con las herramientas de intervención y colaboración que estas arbitraron pueden salvarnos de la destrucción masiva sea militar o climática. Esperanzas hay, la redificación de los intereses de las transnacionales y estados son un amortiguador de los conflictos que la escasa valorización productiva y el parón del motor especulativo-financiero provoca políticamente, por la desposesión y empobrecimiento generalizado, es un oximoron sociológico cuanto más riqueza generas por productiva tecnológica, más pobreza y conflicto, sino valorizas otras actividades antes olvidadas (regeneración ecológica o cuidados) y no creas un marco social capaz de demandar diversificación de productos o servicios exnovo- al menos para la evolución del capitalismo conocido-. Pero ¿cómo poner el cascabel al gato cuando este no quiere que el ratón le escuche, para cazarlo? Este es un dilema, y mayor es cómo cambiar la dinámica de un sistema capitalista o no, qué como sistema esta por encima de la voluntad de las partes y hunde su vitalidad en las fuerzas materiales, en sus medios que forman modos de producción y redistribución, modelos sociales. Ahora mismo quizás no sea necesaria una revolución raiz hasta ese extremo y cuasi imposible para salvar la Crisis Climática y Económica. Pero hemos de ser conscientes de nuestros límites, no somos dioses, sino animales con instintos, que culturales llamamos emociones al pasar por el támiz de las ideas históricas (todo ello en continua interacción). Con los instintos nacemos aunque nos vayamos autoseleccionando socialmente, como ocurrió en cientos de miles de años con otr@s ( sean mascotas o ganado). Pero debemos tener claro que tanto las ideas, como las emociones e incluso los instintos de especie nacieron y nacen del mundo de la necesidad, de lo material. No somos más que animales con mayor comprensión de sí y con más capacidad de intervención en el entorno, los mayores depredadores conocidos, por eso estamos en la sexta extinción masiva. Ahora nos toca demostrar si extenderemos la vida de la especie o ya nos hemos desarrollado y reproducido al límite y toca morir. Un cordial saludo.

    Hace 1 año 8 meses

  2. jose luis

    No hay nada peor que un capitalista viviendo en un regimen comunista ni un comunista viviendo en un regimen capitalista , mejor que intentar acabar con uno u otro sistema , lo mas apropiado sería que los capitalistas vivan y se organicen en torno al capitalismo y los comunistas vivan y se organicen en torno al comunismo dejando de tocarse las narices mutuamente. El proselitismo deberia estar prohibido y perseguido , es la mayor lacra de la sociedad . Resumiendo busque usted a cuantos comunistas encuentre y organicese con ellos de la manera que mejor les plazca y deje a los demás en paz.

    Hace 1 año 8 meses

  3. MIGUEL STROGNOF

    LO UNICO QUE ACABARÁ CON EL CAPITALISMO SERÁ, COMO DECIA EL ROTO, EL COLESTEROL

    Hace 1 año 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí