1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PRIMARIAS EN EE.UU.

La gerontocracia al poder

Once candidatos demócratas se disputan a partir del 3 de febrero la nominación. El dilema es elegir entre un moderado, un liberal, o un socialista

Pedro Soriano 2/02/2020

<p>Bernie Sanders y Elizabeth Warren.</p>

Bernie Sanders y Elizabeth Warren.

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El lunes 3 de febrero se celebrarán los caucuses de Iowa, cita electoral que constituye, cada cuatro años, el pistoletazo de salida de las elecciones primarias en Estados Unidos para los dos grandes partidos: el republicano y el demócrata.

En el bando republicano el presidente Donald Trump se enfrenta tan solo a dos oponentes sin demasiado tirón: un excongresista de Illinois un tanto veleta que ha pasado de moderado a partidario del Tea Party a enemigo jurado de Trump, y un exgobernador de Massachusetts hace más de dos décadas que representa a una especie más extinta que los brontosaurios: los republicanos liberales. Ninguno tiene la más mínima posibilidad, dado que Trump disfruta de un índice de popularidad del 90% entre sus votantes.

Por lo tanto, todo el interés se concentra en las primarias demócratas, donde los candidatos más importantes, dada su edad media (y su origen étnico), parecen haber salido de un remake de la película Cocoon, o de una reunión para elegir al secretario general del PCUS a principios de los 80, algo sorprendente, dado que el futuro contrincante ya es el presidente electo más viejo de la historia del país (uno hubiera creído que los demócratas habrían apostado por un candidato algo más joven y enérgico), y dado que casi la mitad del electorado demócrata es negro o hispano. Por desgracia, el proceso previo a las primarias ha laminado a todos los candidatos de color que partían con posibilidades, como Kamala Harris, Cory Booker o Julian Castro.

Lo cierto es que los demócratas quedaron noqueados ante la inesperada victoria de Trump en noviembre de 2016, y los hombres y mujeres que se presentan este año para enfrentarse a él reflejan bien el desconcierto que padece el partido, que se encuentra ante la siguiente encrucijada: optar por un candidato moderado, que atraiga al electorado más mayor y centrista, con el riesgo de deprimir a las bases, o, por el contrario, elegir a un candidato liberal sin ambages (o socialista incluso) que exalte a las bases y a los jóvenes y los motive para votar, pero ahuyente a los moderados. Es un dilema parecido al que padece desde hace años el Partido Laborista británico. 

Los hombres y mujeres que se presentan este año para enfrentarse a Trump reflejan bien el desconcierto que padece el partido

La última encuesta Gallup sobre posicionamiento político de los norteamericanos refleja lo que los observadores extranjeros ya sabemos: que Estados Unidos es un país escorado a la derecha: un 35% de la población se autodefine como conservadora, un 35% como moderada y un 26% como liberal. Los datos estadísticos fríos indican, pues, que optar por un moderado es la opción lógica para los demócratas, que necesitan dos tercios de esos votos para ganar las elecciones (los republicanos sólo precisan de un tercio). Pero no está nada claro que vayan a tomar esa ruta.

Quedan todavía once candidatos para afrontar los caucuses (un récord a estas alturas), a los que podemos dividir del siguiente modo: cinco serios y con posibilidades, dos millonarios y cuatro más que no se sabe muy bien qué están haciendo a estas alturas.

El principal candidato del ala moderada es Joe Biden, senador entre 1973 y 2009, y vicepresidente con Obama entre 2009 y 2017. Es la tercera y última oportunidad de Biden para ser presidente (lo intentó ya, fracasando estrepitosamente, en 1988 y 2008). Se trata de un hombre con gran experiencia, fuerte apoyo entre los votantes negros, que recuerdan con cariño su trabajo al servicio de Obama y, al mismo tiempo, con una tendencia casi preternatural a meter la pata en sus declaraciones, un hijo con numerosos problemas personales y económicos que los republicanos no van a tener pudor en explotar, y sobre todo, una edad (77 años) que lo convertiría, de lejos, en el presidente más anciano de la historia de Estados Unidos en el caso de ser elegido. 

Por su parte, el principal candidato del ala liberal es Bernie Sanders, congresista entre 1990 y 2006 y senador desde entonces. Es la segunda y también última oportunidad para Sanders, que ya fue el principal rival de Hillary Clinton en las primarias hace cuatro años. Sanders ni siquiera es miembro del Partido Demócrata, sino un independiente socialista. En el haber, es el candidato que más entusiasmo genera entre la juventud, lo que resulta curioso, porque es todavía más viejo que Biden (78 años) y acaba de sufrir un ataque al corazón, cosa que debería haberle hecho reflexionar sobre su capacidad de afrontar una campaña durísima y al menos cuatro años de presidencia. Por otra parte, en caso de ser elegido candidato, los republicanos publicitarán de forma masiva los numerosos vídeos que reflejan el excesivo cariño que Sanders mantuvo durante sus primeros cincuenta años de vida por la Unión Soviética (pasó su luna de miel allí, nada menos).

Como se puede ver, los dos candidatos principales tienen defectos evidentes. En caso de flaquear Biden en las primeras primarias, los candidatos con más posibilidades de aprovechar su caída son: Pete Buttigieg, un alcalde de una pequeña ciudad de Indiana de 38 años cuyo único mérito es una prodigiosa capacidad de captación de fondos unido a una biografía resultona (sería el primer candidato gay, y además es veterano de guerra), pero que carece de experiencia suficiente y que sería el presidente más joven de la historia por bastante margen, y la que a mi juicio sería la opción más sensata: Amy Klobuchar, senadora por Minnesota desde 2006, que no es ni demasiado joven ni demasiado mayor (59 años), es mujer (factor éste no menor, dado que la mayoría de las mujeres votan demócrata), tiene experiencia política suficiente, y pertenece a una región, el Medio Oeste, que fue la que provocó la derrota demócrata en 2016. Klobuchar, sin embargo, va rezagada en las encuestas de Iowa, y si no consigue quedar al menos tercera, abandonará inmediatamente la carrera.

Si Sanders fracasa, la candidata liberal con más posibilidades de tomar su testigo es Elizabeth Warren, senadora por Massachusetts desde 2006, mujer carismática y con experiencia

Por su parte, si Sanders fracasa, la candidata liberal con más posibilidades de tomar su testigo es Elizabeth Warren, senadora por Massachusetts desde 2006, mujer carismática, con experiencia y una historia personal interesante, aunque también bastante mayor (70 años).

Resulta difícil ver a ningún otro candidato con posibilidades: los dos millonarios, Mike Bloomberg y Tom Steyer, están inundando las ondas con una cantidad ingente de anuncios (más que todos los demás candidatos juntos, que entre el juicio del impeachmenty esta avalancha mediática de los superricos, tienen muy poca visibilidad en esta recta final). Pero, al menos según las encuestas de Iowa, no parece que vayan a tener demasiado recorrido. Y si empiezan a acumular derrotas en las primarias iniciales, todo el dinero del mundo no les servirá para remontar.

Los caucuses demócratas de Iowa son un evento pintoresco (algunos diríamos anacrónico), especialmente entre los demócratas, que se reunirán el lunes por la tarde durante horas a lo largo de cientos de iglesias, colegios, e incluso casas particulares a lo largo y ancho del Estado, oirán discursos de representantes de los candidatos y luego se agruparán en distintos puntos designados del local para indicar su apoyo a uno u otro candidato. Si el candidato al que apoyas en primera instancia no obtiene apoyos superiores al 15% (umbral a partir del cual se obtienen delegados), tienes la posibilidad de abandonarle y dirigirte a otro de los grupos más nutridos, cuyos candidatos intentarán captarte. Los resultados de esa segunda votación (agrupamiento, más bien) son definitivos.

Desde hace muchos años se critica el sistema de caucuses por dos motivos principales: en primer lugar, porque premia a aquellas personas que disponen del tiempo suficiente como para reunirse durante horas un lunes por la noche en el congelado febrero de Iowa (básicamente jubilados y jóvenes sin trabajo), y, en segundo lugar, porque Iowa no se parece mucho a Estados Unidos (es un Estado rural y blanco en un 97%, cuando la mayoría de la población vive en núcleos urbanos y ya sólo es blanca en un 70%) por lo que no debería tener un papel tan relevante a la hora de cribar futuros presidentes.

La media de las encuestas en el momento en que escribo este artículo, según la imprescindible página web FiveThirtyEight indican que Sanders y Biden están disputándose la primera plaza, con Buttigieg y Warren combatiendo por la tercera (pero con Buttigieg a la baja), y Klobuchar quinta, pero con tendencia al alza.

Resulta difícil efectuar un pronóstico, más allá de que de Iowa sólo saldrán dos o tres candidatos viables

En fin: resulta verdaderamente difícil efectuar un pronóstico acerca del resultado de las primarias, más allá de que de Iowa sólo saldrán dos o un máximo de tres candidatos viables, de los cuales al menos dos papeles, en teoría, ya están asignados: Biden y Sanders. Quedar cuarto o en una posición todavía inferior debería acabar con las posibilidades reales de cualquiera de las campañas, así que la incógnita principal de este lunes será ver quién queda en esa tercera posición, así como el papel de la prensa a la hora de asignar vencedores y perdedores en relación con las expectativas existentes, que no necesariamente coincidirán con los resultados reales (un ejemplo clásico ocurrió en 1984, cuando la prensa transformó una raquítica segunda plaza para Gary Hart en Iowa, con apenas el 16% de los votos, en una victoria moral que le permitió continuar desafiando al candidato favorito, el exvicepresidente Walter Mondale, que había ganado con el 49%).

Ocho días después de Iowa, los supervivientes se verán las caras en la primera primaria “normal” (es decir, con urnas y votantes), en New Hampshire, otro Estado más blanco que la leche. Once días más tarde, los caucuses de Nevada, estos sí, llenos de votantes hispanos. A la semana siguiente, las primarias de Carolina del Sur, con una mayoría de votantes negros. Y el 3 de marzo, el famoso “Supermartes”, en el que 14 Estados celebrarán primarias simultáneamente, y tras el cual, deberíamos ya tener una idea clara acerca de quién será el o la candidata o si, por el contrario, vamos hacia la primera convención demócrata con múltiples candidatos desde 1960.

-------------------

Pedro Soriano es abogado.

El lunes 3 de febrero se celebrarán los caucuses de Iowa, cita electoral que constituye, cada cuatro años, el pistoletazo de salida de las elecciones primarias en Estados Unidos para los dos grandes partidos: el republicano y el demócrata.

En el bando republicano el presidente Donald...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Pedro Soriano

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. diego baena

    sanders representa, a mi juicio, el quiebre definitivo del consenso manufacturado de las identity politics, único apoyo de un partido demócrata corrupto y carente de ideas en la era pos-reagan. a pesar de sus años, y muy a pesar de los pundits, es, como ya lo muestran las encuestas, el septigenario de lxs jóvenes, y de todas las razas y clases sociales. creo que es un candidato perturbador por su contradicción: muestra de que hay algo que a lxs jóvenes estadounidenses les preocupa más aún que la gerontocracia de washington (de la cual sanders se ha desmarcado durante toda una vida). aún peor, en efecto, que la gerontocracia, es la gentro-cracia.

    Hace 1 año 9 meses

  2. José Lázaro

    Lo interesante de estas primarias demócratas es q con un Biden técnicamente quemado desde hace meses, Sanders y Warren se están peleando por ver quién es el menos moderado de los dos, lo que con un Buttigieg a la baja ha dejado un hueco importante en el centro del espectro político que es al que Bloomberg aspira. La preguta es cuándo caerá Biden, y quién caerá antes. Warren podía haber jugado la baza de colocarse entre Biden y Sanders, pero todos sabemos que en las primarias, hay q escorarse para conseguir visibilidad. Buttigies lo intentó, pero sin diferenciarse de Biden, salvo por la edad y la orientación sexual. Además, a estas alturas de la película los candidatos deben empezar a tener en cuenta dos factores que la calle lee con atención, el primero es su posicionamiento en la carrera presidencial, y la segunda es su ticket, es decir, su candidato a vicepresidente. Ninguno de los tres de arriba tiene una respuesta convincente para ambas preguntas. Tampoco Bloomberg, aunque podría apañarse algo si Iowa le da esperanzas. Personalmente creo que si Klobuchar aguanta hasta el super martes, podría ser la sorpresa... y podría tener recorrido real. El resto no tiene nada q hacer frente a Trump...

    Hace 1 año 10 meses

  3. Julio Loras

    Me parece totalmente irrelevante la edad de los aspirantes. Y no creo que una persona, por problemas de corazón, no pueda resistir una campaña de primarias, ¡ni que fuese a labrar un latifundio con una yunta de bueyes o a hacer sola la mudanza de una familia millonaria! Y lo que el articulista no menciona me parece que es lo que tiene más relevancia: como en las primarias anteriores, el establishment demócrata ya empieza la guerra sucia contra Sanders. Prefieren perder las presidenciales o hundir al partido que Sanders llegue a la presidencia.

    Hace 1 año 10 meses

  4. ignatius

    dontn underestimate the Yang Gang!

    Hace 1 año 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí