1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El veto parental

El pastafarismo como opción religiosa

En defensa del Monstruo Espagueti Volador

Marcos Pereda 1/02/2020

<p>Pastafaris sacan en procesión una escultura del Monstruo de Espagueti Volador durante la celebración del solsticio en Fremont, Seattle, en 2013.</p>

Pastafaris sacan en procesión una escultura del Monstruo de Espagueti Volador durante la celebración del solsticio en Fremont, Seattle, en 2013.

Joe Mabel (CC BY-SA 2.0)

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Advertencia: absténganse de continuar con la lectura aquellos que no gocen con la ironía y la reducción al absurdo. Y los de piel fina, ellos también.

“Al principio Dios creó el cielo y la Tierra”. No, espera, no cuadra del todo. Veamos ahora. “El Monstruo Espagueti Volador creó el universo y un montón de planetas, entre ellos la Tierra”. Ummm, puede ser, pero creo que aún no queda claro. Probemos de nuevo.

“En el génesis de los tiempos estaba Bobby Henderson, y Bobby Henderson había estudiado mucho. Era un cerebrín”. Sí, ahora fluye más, continuemos por este camino.

Año 2004. Estados Unidos. George W. Bush es el presidente, Dick Cheney está justo por debajo y la cosa científica en Educación anda regular. Fundamentalmente por presiones de grupos religiosos. Quiero decir… muy, muy religiosos. Seguro que me entienden. Fueron ellos, a través del Kansas State Board of Education, quienes lograron algo contrario a la lógica: que en las escuelas públicas de ese simpático Estado se enseñase el “diseño inteligente” (Creacionismo para los amigos) en igual rango (e idéntico número de horas) que la teoría de la evolución. En clase de ciencias naturales, nada menos. Al fin y al cabo, argumentaban los risueños retrógrados, ambos tienen la misma credibilidad, ¿no?

Una web afirmó que Jesucristo es el hijo del Monstruo Espagueti Volador, y ofreció 250.000 dólares a quien pudiese demostrar lo contrario. La recompensa quedó sin cobrar

A Bobby Henderson no se lo parecía. Ya ven, un excéntrico. Imbuido seguramente por el Maligno (o por alguna entidad más cercana y gastronómica), decidió enviar una carta al Kansas State Board of Education. En ella defendía su fe en una deidad suprema con forma de… en fin, de plato de espaguetis con albóndigas. Ejem. Lo llamó el “Monstruo Espagueti Volador”. Argumentaba que las bases de su hipótesis (creencia… se dice creencia) eran tan irrefutables como las que exhibían los creacionistas y, por lo tanto, esa nueva religión también debía ser enseñada en las escuelas públicas, con igual rango a las materias reseñadas más arriba.

Acaba de nacer el pastafarismo o religión del Monstruo Espagueti Volador. Larga vida. Y chúpate esa, pin parental kanseño (es el topónimo de Kansas, lo juro).

La cosa pronto creció, porque esto de las religiones sabes cuándo empieza pero no hacia dónde va. Ayudó al tema que los de Kansas terminasen retirando el creacionismo de sus aulas para devolverlo a… bueno, los sitios donde se hable de estos asuntos. Atracciones de carretera y similares, supongo. También fue útil alguna que otra campaña de fiabilidad incontrovertible. Una página de internet afirmó que Jesucristo es el hijo del Monstruo Espagueti Volador, y ofreció 250.000 dólares a quien pudiese demostrar lo contrario. Sorprendentemente la recompensa quedó sin cobrar.

La red contribuyó a extender el nuevo credo. Que es (lo aclaramos ahora, no vaya a ser que…) totalmente irónico, basado en la reducción al absurdo y con un toque gamberro muy refrescante. La tetera de Russell, el unicornio rosa invisible, ese ambiente. Para los pastafaris, el Supremo Hacedor del Universo será el Monstruo Espagueti Volador, que es invisible e indetectable (por eso usted, aficionado astrónomo, no puede verlo con su telescopio). Pero estar, está. O esa es mi fe. No me puede llevar la contraria en asuntos de fe, ¿verdad? Porque, en fin… es la fe. Consiste en creer lo que no ves, precisamente. Ah, si es de esos cínicos que piensa que el mundo es tirando a birria sepa que el pastafarismo también tiene explicación a eso: el Monstruo Espagueti Volador se puso tallarines a la obra con la Creación después de beber bastante. No hay consenso sobre si lo hizo de resaca o aún ebrio, pero que estaba perjudicado es seguro… Después se dedicó a sembrar por La Tierra todo tipo de constancias arqueológicas que hicieran parecer mucho más antiguo nuestro mundo, que en realidad tiene solo 5.000 años. De ahí los huesos de dinosaurios. Un enorme fraude, porque esas bestias convivieron con el hombre hasta hace poco tiempo, y si no tenemos constancia ósea de tales reptiles en, por ejemplo, la época de Alejandro Magno es porque en realidad no tienen esqueleto. Al contrario, lograban que sus extremidades se pusieran rígidas fluyendo grandes cantidades de sangre hasta allí. Como… bueno, seguro que se les ocurre alguna comparación adecuada, yo no voy a arriesgarme. En fin, nuestro Monstruo Espagueti Volador es un cachondo mental, como pueden ver. Y existe. Existe ontológicamente, tomando el razonamiento de Anselmo de Canterbury, que fue un señor muy listo de la Edad Media. Veamos… si usted puede imaginar el ser más enorme, más inabarcable de todos… aquel que desafía la lógica humana, el que es tan grande que resulta imposible que Él mismo imagine nada más grande… pues bien, al añadirle un apéndice en forma de tallarín ese ser se convierte en algo aún mayor. Ergo el Monstruo Espagueti Volador existe, en toda su grandeza y omnipotencia. Más o menos. Quod erat demonstrandum.

Cada vez más personas se hicieron pastafaris. Era muy cómodo, la verdad, porque no necesitas apostatar de tu antigua religión. El Monstruo Espagueti Volador es, en ese y otros sentidos, extremadamente flexible. Además tienes treinta días para probar tu nueva fe y, si no te gusta, la abandonas (no te devuelven el dinero porque no pagas nada). Tampoco hay que participar en ceremonias, entregar diezmos o jurar, que es algo muy exigente. Si a eso le sumas la expansión por Internet y el apoyo de muchos grupos de lo que podríamos llamar “ateísmo militante”, no debe extrañarnos el éxito.

Así que, como todo movimiento que se precie, empezó a surgir un credo. Que es el auténtico y verdadero. Todo con las bases antes señaladas, pero aderezando (los aderezos son muy importantes). Los piratas son seres sagrados, por ejemplo. Hay un cielo (tiene volcanes de cerveza y strippers de ambos sexos) y un infierno (que es exactamente igual, pero la cerveza está caliente y sin gas y los strippers van cargados de enfermedades horribles). También llegará el apocalipsis, claro. Para salvar nuestra alma deberíamos seguir los Ocho Condimentos (inicialmente eran diez, pero un par de ellos se cayeron por la borda durante el primer viaje de… bueno, es una historia muy larga). Quizá el más importante sea el segundo, que reza, nunca mejor dicho, así: “Realmente preferiría que no usases mi existencia como un medio para oprimir, subyugar, castigar, eviscerar, y/o… ya sabes, ser malo con otros. Yo no requiero sacrificios y la pureza es para el agua mineral, no para la gente”. Si eso no es una ley natural, yo no estoy escribiendo esto. Por tener tienen incluso oraciones, con un punto de delicioso sacrilegio que no podemos sino reproducir:

Salve Marinara, Llena de Especias

El Monstruo Espagueti Volador está de ti relleno

Sabrosa tú eres entre todas las salsas,

Y bendito es el fruto de tu frasco, tomate

(aunque los tontos creen que son verduras).

El día sagrado de los pastafaris es el viernes. A ser posible visten de pirata esas 24 horas, aunque son laxos. También habría que comer espaguetis con salsa de tomate y albóndigas esa noche, pero no quieren hacer un drama con ello.

CTXT, en su incesante búsqueda de la noticia, se puso en contacto con Javier Casares, representante de la religión en España (en su infinita modestia se niega rango eclesial ninguno, así que respetaremos sus deseos). Él nos explicó algunos extremos importantes del Movimiento y su extensión. Nos habla, por ejemplo, de cuando intentaron inscribir el pastafarismo en el Registro de Entidades Religiosas copiando literalmente la solicitud de otro credo (sí, aceptado en su día) y a ellos se les denegó. “¿Por qué?”, clamaron elevando sus puños hacia el Monstruo Espagueti Volador. También clamaron en el Registro, donde les llegaron a admitir que oye, estaba todo bien, pero es que aquello no era serio. Lo cual era, pásmense, contrario a lo establecido por la Unión Europea, quien declaraba que tal denegación no podía fundamentarse por razones de fondo. Vamos, que no te puedes meter con mi fe, porque vale tanto como la tuya. Si hasta en Países Bajos se ha reconocido a la Iglesia del Monstruo Espagueti Volador como religión… Así que insistieron y presentaron recurso ante la Audiencia Nacional. Calculan que en breve salga algo, nos dicen.

En Austria y en la República Checa sendos ciudadanos han conseguido aparecer en su documentación de identidad con un colador de pasta en la cabeza

También preguntamos sobre el número de seguidores que tiene el pastafarismo en España. Después de una disculpa (no es posible hacer un listado de fieles a una religión, porque esos son datos personales y están muy protegidos) nos avanzan algunas cifras. Las discusiones doctrinales reúnen por lo general a unos 150 teólogos activos. Lo que pasa es que los pastafaris también son muy de “creyente pero no practicante”. Estimaciones más genéricas, basadas en apoyos concretos a la causa, suben ese número hasta los 12.000. Que no está nada mal, oigan. Ayuda que se pueda compaginar el pastafarismo con otros cultos, el aeróbic o, incluso, la filatelia.

Desengáñense amigos, el movimiento es imparable. En Nueva Zelanda ya se han celebrado bodas oficiales pastafaris (que luego tienen que pasar por el consiguiente registro civil, como todas las demás). Son ceremonias preciosas, muy emotivas, con un pirata consagrando el amor de dos fieles ante el Monstruo Espagueti Volador. Más aún, en Austria y en la República Checa sendos ciudadanos han conseguido aparecer en su documentación de identidad con un colador de pasta en la cabeza. Que si otras religiones pueden taparse el pelo nosotros también deberíamos, ¿no? Al fin y al cabo está en los Ocho Condimentos (o en algún otro lugar, vaya). Es, en el fondo, una reducción al absurdo. Estados laicos con vinculaciones religiosas más allá de las culturales. ¿Para esto hicimos la Ilustración?

Así que recuerden, queridos lectores… coman tallarines el viernes, vistan siempre que puedan como piratas, nunca le den la mano a un ninja y, sobre todo, no adopten pingüinos. Ellos son los Malditos, la raza que no se puede tocar. Todo está en el Canon. Pueden creerme.

O deberían no hacerlo.

Autor >

Marcos Pereda

Marcos Pereda (Torrelavega, 1981), profesor y escritor, ha publicado obras sobre Derecho, Historia, Filosofía y Deporte. Le gustan los relatos donde nada es lo que parece, los maillots de los años 70 y la literatura francesa. Si tienes que buscarlo seguro que lo encuentras entre las páginas de un libro. Es autor de Arriva Italia. Gloria y Miseria de la Nación que soñó ciclismo y de "Periquismo: crónica de una pasión" (Punto de Vista).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

6 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Godfor Saken

    De la novela “Almas y cuerpos”, de David Lodge (editorial Impedimenta, 2019; traducción de Traducción del inglés de Mariano Peyrou): Antes de seguir avanzando, probablemente convenga explicar la metafísica o la imagen del mundo que se habían formado estos jóvenes a través de su educación católica. Arriba estaba el cielo; abajo estaba el infierno. El juego se llamaba «Salvación», y consistía en llegar al cielo y eludir el infierno. Era como jugar a la oca: el pecado te enviaba directamente al pozo; los sacramentos, las buenas acciones, los actos de automortificación, te permitían avanzar hacia la luz. Todo lo que hacías o pensabas era sometido a una evaluación espiritual. Podía ser bueno, malo o neutro. Solo ganaban el juego aquellos que eliminaban lo malo y conseguían convertir en algo bueno la mayor cantidad de cosas neutras posibles. Por ejemplo, un banal viaje en autobús (algo neutro) podía convertirse en algo bueno si uno iba rezando el rosario en voz baja, palpando tranquilamente las cuentas en el bolsillo mientras el vehículo avanzaba por la carretera. En cambio, decir el rosario abiertamente y en voz alta en una situación así resultaba más problemático. Si se trataba de un testimonio de fe, por mucho que pudiera arrancarles palabras de escarnio a los no creyentes (y siempre que se lidiara con ello mediante la paciencia y el perdón), era algo bueno; de hecho, era un acto heroico y virtuoso. Pero, si se hacía para impresionar a los demás, para llamar la atención sobre la propia virtud, era peor que neutro: era algo malo. El orgullo espiritual te llevaba al pozo de inmediato. El camino hacia el cielo estaba plagado de trampas similares. Por lo general, existía un criterio bastante seguro para orientarse: es probable que aquello que más te disgustaba hacer fuera bueno, y que aquello que te encantaba hacer fuera malo o potencialmente malo; una «oportunidad para el pecado». Había dos clases de pecados: los veniales y los mortales. Los pecados veniales eran pecados menores que solo retrasaban ligeramente tu avance por el tablero. Los pecados mortales eran casillas terribles que podían dejarte sin turno o enviarte a la línea de salida, porque, si morías con la carga de un pecado mortal, ibas directo al infierno. Si, por el contrario, confesabas tus pecados y recibías la absolución por medio del sacramento de la penitencia, avanzabas de oca a oca por la gracia de Dios, aunque siempre llevaras contigo tu sanción: habría un castigo más o menos duro esperándote en el otro mundo. Y es que muy pocos católicos tenían la esperanza de haber alcanzado la meta celestial a la hora de su muerte. Solo los santos gozaban de tan feliz circunstancia, y considerarse un santo constituía una señal inequívoca de no serlo: una de las casillas en que uno podía caer se denominaba «presunción», y resultaba tan fatal como la de la «desesperación». (La verdad es que se trataba de un juego muy ingenioso.) No, la inmensa mayoría de los católicos esperaba pasar primero por el purgatorio, para recibir el castigo que les correspondiera por los pecados, veniales y mortales, que hubieran cometido a lo largo de su vida. Estos pecados ya les habrían sido perdonados, se entiende, por medio del sacramento de la penitencia, pero igualmente tendrían que pagar por ello en el purgatorio. El purgatorio era una especie de campamento de tránsito en el que uno pasaba una temporada antes de encaminarse hacia las puertas del cielo. La mayoría de tus parientes fallecidos probablemente estuvieran allí, y por eso rezabas por ellos (a fin de cuentas, no tendría ningún sentido rezar por un alma que se encontrara en el cielo o en el infierno). Dedicar tus oraciones a los difuntos era como enviar alimentos a los refugiados, y resultaba aún más beneficioso si incluías unas pocas indulgencias en el paquete. Una indulgencia era una especie de cupón espiritual, obtenido gracias a algún ejercicio de devoción, que le garantizaba al portador la supresión de una parte del castigo que merecía por sus pecados. Por ejemplo, una exoneración de cuarenta días por decir cierta plegaria o una de doscientos cuarenta días por realizar determinada peregrinación. Estos «días» no hacían referencia al tiempo que uno habría de pasar en el purgatorio (un error común en la controversia protestante), pues la manera terrenal de medir el tiempo, naturalmente, no podía aplicarse allí, sino que aludían a las penitencias canónicas que prescribía la Iglesia en la Edad Media. En aquella época, los pecadores confesos se veían obligados a llevar a cabo penitencias públicas, como sentarse sobre cenizas, vestidos de arpillera, en el porche de la iglesia parroquial durante un determinado periodo de tiempo, en lugar de las penitencias meramente nominales (recitar plegarias) que se prescribían en la Edad Moderna. Todavía se usaba la escala antigua para medir la exoneración de los castigos temporales por medio de indulgencias. También existía un recurso llamado «indulgencia plenaria», que era una especie de premio gordo, pues invalidaba todos los castigos que merecieran tus pecados anteriores al momento de obtenerla. Podías conseguir una de estas, por ejemplo, yendo a misa y tomando la sagrada comunión el primer viernes de nueve meses consecutivos. En teoría, si recibías una indulgencia plenaria justo antes de morir, ibas directo al cielo, independientemente de los pecados que hubieras cometido. Pero todo esto tenía truco: había que mostrar una «disposición adecuada» para que la indulgencia fuera válida, y eso no casaba de ninguna manera con un espíritu calculador que mirara por el interés propio. De hecho, nunca podías estar totalmente seguro de tener la disposición adecuada, y cabía la posibilidad de que te pasaras la vida acumulando indulgencias sin validez alguna. Resultaba más sensato, por lo tanto, dedicárselas a las almas que ya penaban en el purgatorio, porque, gracias a la generosidad de esta acción, tu disposición adecuada quedaba más o menos demostrada. Por supuesto, en ese caso, dichas indulgencias no te servirían de nada cuando tú llegaras al purgatorio, pero siempre tenías la esperanza de que los que seguían abajo te prestaran el mismo servicio y de que las almas a las que habías ayudado a llegar al cielo intercedieran en tu favor. La Iglesia de Cristo se hallaba dividida en tres grandes secciones: la Iglesia militante (los que están en la Tierra), la Iglesia purgante (los que están en el purgatorio) y la Iglesia triunfante (los que están en el cielo).

    Hace 1 año 3 meses

  2. Fermi

    Andrés: mira en la wiki el "argumento ad ignoratium", lee sobre la tetera de Russell, y luego si eso intenta otra vez lo de conseguir dicha recompensa. https://es.wikipedia.org/wiki/Argumento_ad_ignorantiam (si las horas de religión las hubiésemos pasado estudiando lógica formal, el mundo sería distinto, y probablemente mejor)

    Hace 1 año 3 meses

  3. Pilar L.

    Maravillosos !... Ojalá el #PIN_Pastafa yá cómo opción extraescolar para mi hija, y el nuevo templo del alambique escarchado, y la capilla de adoracion al Risotto con lúpulo... RAMÉN hermanes/as/os

    Hace 1 año 3 meses

  4. Itxaso

    Me apunto ya!!! Además, no tengo religión alguna, ya que mis progenitores así lo decidieron sin consultarme, vaya

    Hace 1 año 3 meses

  5. Andrés

    Pues si me llego a enterar de la recompensa de la web me la quedo, soy arqueólogo y es tan fácil como dar pruebas empírica del no conocimiento de la pasta en el antiguo Israel, tampoco hay evidencia de dicha religión en la época del nacimiento de Jesucristo, y eso que es una época de la que muchas de las religiones existente estaba documentada gracias a los romanos y los numerosos templos construidos por todo el imperio, así que es imposible que un dios surgido en el siglo XX de un alimento chino que no llega a Europa hasta el siglo XIV ( no soy experto en pasta pero creo que es la fecha aproximada de los viajes de marco polo) y teniendo por ultimo en cuenta que el propio creador de la religión pastafali dijo que solo era una religión inventada para poner en evidencia las religiones tradicionales ( y que jamas pretendía en hacerla real) me daría definitivamente el derecho a esos 250 000 euros. Lastima que no me enteré, pero el que me lea si encuentra un concurso igual le invito a usar mis argumentos para conseguir dinero gratis.

    Hace 1 año 3 meses

  6. matriouska

    Me ha encantado el texto... Creo además, que me ha inyectado un 'chute' de utopía en la distópica posrealidad en la que se mueve mi existencia y la de mis congéneres humanos. Gracias.

    Hace 1 año 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí