1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Crónicas del margen

La dignidad vecinal de la Font de la Pólvora

Si se quiere comprobar la salud de nuestra sociedad, no hay forma más efectiva que visitar los barrios marginados del Estado español

Helios F. Garcés 23/01/2020

<p>Pancarta de protesta por los cortes de luz en el barrio de Font de la Pólvora (Girona).</p>

Pancarta de protesta por los cortes de luz en el barrio de Font de la Pólvora (Girona).

Plataforma por la Dignidad del Font de la Pólvora / Instagram

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

En una sociedad dominada por el dios mercado, cualquier imagen periodística construida sobre eso que conocemos como ‘marginalidad urbana’ corre el peligro de convertirse en un fetiche. Y un fetiche es un fósil, es algo cosificable; un producto que mueve, como mucho, el morbo social y que se vuelve símbolo de la decadencia ética de una comunidad. ¿Qué les parece la idea de ‘comunidad’? ¿También les rechina? De acuerdo, vayamos por puntos. Para incidir en el hecho de que no hablamos de idealizaciones metafísicas, es importante no perder de vista el mapa general que convierte la ciudad contemporánea en un espacio que se construye para alojar estructuras materiales de poder. El mapa urbano es siempre geopolítico, aunque el foco de este se centre momentáneamente en un barrio particular como, por ejemplo, la Font de la Pólvora, en Girona, Catalunya.

El sociólogo y aprendiz de boxeador Loïc Wacquant dedicó su importante ensayo Los condenados de la ciudad –en clara alusión al fanoniano Los condenados de la tierra– a analizar las dinámicas cambiantes de lo que llamó “el nuevo régimen de la marginación urbana avanzada”. A través de dos casos paradigmáticos, el gueto negro en Chicago y el llamado cinturón rojo o banlieue parisina, Wacquant realiza un estudio analítico y de campo sobre algunas de las condiciones de posibilidad y diferencias estructurales que crean los denominados ‘barrios-problema’. De esta parte, siento que quizás decepciono al reconocerlo, no hay estudio de campo ni etnografía que valga.

Como persona racializada y de barrio, la pintoresca imagen de un escuálido sociólogo de clase media en calzonas apuntándose a boxeo para conocer el gueto provoca en mí una fascinación irónica que raya el rechazo. La experiencia nos dice que el etnógrafo, con perdón de Wacquant, resulta ser un elemento digno de desconfianza que contribuye a la deshumanización del ‘otro’. Un ratón de biblioteca que extrae aquello que le parece oportuno de su contacto con ‘el informante’ y construye un relato deformado del mismo que le sirve para medrar en su carrera académica. Por otra parte, el periodista convencional no corre mejor suerte. De hecho, así me lo hace saber un anciano que me identifica como tal durante una protesta contra los cortes de luz en el Distrito Norte de Granada mientras, mirándome de reojo, le dice a los demás en voz alta y clara: “Los periodistas han contribuido a nuestra mala imagen, aunque ahora parezcan críticos”.

Todo lo que he podido descubrir sobre la situación y lucha de los vecinos de este barrio catalán lo sé gracias a estos últimos y a los del Distrito Norte de Granada. Hace dos meses, se publicó en CTXT la crónica El Distrito Norte lucha por su luz. La intención era simple. Amplificar el eco de la batalla que estas personas mantienen contra los apagones de luz masivos y constantes que hacen, literalmente, imposible una vida digna en sus barrios. No solo eso. Comprobar cómo la deficiente gestión de Endesa y la desatención institucional se explican a través de la historia de marginación y abandono del barrio. Al mismo tiempo, debíamos señalar lo evidente. Un número muy importante de estas personas comparten una identidad que las atraviesa de forma específica: muchas de ellas son gitanas, muchas de ellas son migrantes; todas son personas trabajadoras salpicadas por el estigma que supone vivir en un barrio marcado por las categorías imbricadas de raza y clase.

Poco después de aquella publicación, dos activistas de la Plataforma por la Dignidad de Font de la Pólvora y de la Alianza contra la Pobreza Energética de Catalunya se ponían en contacto conmigo. Tras un par de intentos fallidos de reunirnos en persona durante una fugaz visita a Barcelona, decidimos conectarnos por Skype para intentar encontrar una manera de apoyar la resistencia de unas familias que se niegan a cruzarse de brazos mientras son maltratadas.

La Font de la Pólvora también lucha por su luz

Para conocer el origen del barrio, necesitamos retrotraernos a la década de los setenta. Como forma deficiente de erradicar el barraquismo derivado de los intensos procesos de migración interna producidos en la provincia de Girona, las administraciones del régimen franquista crearon un asentamiento destinado a alojar a los nuevos vecinos. La zona se encontraba en un precioso paraje natural coronado por una fuente de agua ligeramente picante a la que se le atribuían cualidades curativas. Tras casi una década, en julio de 1978, se inauguraron 500 viviendas de calidad paupérrima para realojar a las familias que malvivían en chabolas en otro ‘barrio-problema’ situado a dos kilómetros de Girona. En un lugar montañoso, rodeado de acacias, mimosas, robles – árboles que dan nombre a las calles del barrio–, estos vecinos se preparaban para convertirse en una de las zonas más ignoradas de Catalunya, marginadas por las administraciones de la ciudad y demonizadas por los medios.

¿Qué ocurriría si tuviéramos la valentía de reconocer que el ‘despojo energético’ alberga causas estructurales, como las alberga la misma existencia de las ‘barriadas-problema’?

De los numerosos problemas a los que el barrio se enfrenta, el de los cortes continuos de luz (también de Endesa) resulta ser el más dramático y urgente, especialmente desde hace seis años. Según el Ayuntamiento de Girona, hay que ser “rigurosos”; para ellos, los cortes de luz de Endesa se deben fundamentalmente al fraude eléctrico. Sin embargo, para la Plataforma por la Dignidad, el rigor es una cuestión de índole muy diferente. El rigor tiene que ver con preguntarnos por qué se criminaliza a un barrio al completo y por qué esta realidad es replicada en muchos otros barrios humildes del Estado español. “El fraude eléctrico existe en todos los barrios”, “No somos criminales”, “Nosotros también somos Girona”, se recuerda desde la cuenta de Twitter de la organización vecinal. El rigor periodístico consiste en cuestionar los presupuestos ideológicos construidos por las élites y realizar lo que Herman Cohen llamó el diagnóstico sobre “la patología del Estado”. El rigor es preguntarnos por qué existe el ‘otro’ y qué lugar ocupa quien pretende ‘descubrir’ su existencia.

La plataforma afirma que las instalaciones eléctricas están obsoletas y no han sido cambiadas desde su inauguración. Mientras esperan a que los planes de regularización y sectorialización eléctrica del Ayuntamiento para evitar el ‘fraude eléctrico’ se lleven a cabo, siguen pasando días sin poder enfrentar el frío. ¿Qué pasaría si a eso que las élites llaman ‘fraude eléctrico’ lo llamásemos ‘despojo energético’? ¿Qué ocurriría si tuviéramos la valentía de reconocer que el ‘despojo energético’ alberga causas estructurales, como las alberga la misma existencia de las ‘barriadas-problema’? Mientras muchos medios contribuyen a la deshumanización de las familias del Font de la Pólvora, utilizando, sin rigor, la idea de ‘fraude eléctrico’ y construyendo un relato sensacionalista sobre las plantaciones de marihuana, los problemas crecen. Contando con el último incendio producido en diciembre, son siete los que han asolado el barrio, de los cuales uno hirió a varios vecinos este verano pasado. Desde el pasado 9 de diciembre se espera una auditoría y un informe técnico de la Generalitat sobre las instalaciones.

Un problema histórico con causas estructurales

Según Loïc Wacquant, las causas estructurales de la “marginación urbana avanzada” son diversas y dependen del contexto nacional. No obstante, es posible dilucidar un diagnóstico general sobre un problema que crece continuamente en las ciudades modernas. He aquí algunos puntos importantes:

1.  Los Estados y administraciones optan, aun en su actual debilidad frente al autoritaritarismo financiero, por favorecer los intereses comerciales de grandes empresas en lugar de proteger los derechos sociales. La deshumanización histórica, derivada de los procesos imperiales y genocidas, hacen de los pueblos perseguidos en el interior de Europa y de las comunidades de las excolonias sujetos cuyos derechos humanos son fácilmente vulnerados.

2. El crecimiento de la riqueza nacional, según el paradigma capitalista, no resuelve el problema, ya que tiende a escindir la mano de obra y polarizar el acceso a un empleo digno. La Ley de Extranjería condena a parte de la población migrante a realizar trabajos forzados sin derechos laborales –véanse los invernaderos de Almería o Huelva–. Al mismo tiempo, la desaparición o peligro de extinción de formas de trabajo que no cumplen con los estándares de automatización y calificación normativos –véase el caso del mercadillo– condena a grandes porciones de la población al desempleo y la precariedad.

3. En el seno de una sociedad capitalista, ni siquiera el acceso a salario garantiza una vida digna. El propio Estado es productor de desigualdad, ya que las ‘políticas de austeridad’ se escudan en el autoritarismo financiero para establecer estrategias que siguen protegiendo a las élites y desamparando a la gente trabajadora.

4. De la misma manera, el desmantelamiento del denominado Estado de Bienestar agiliza la creación calculada de zonas y espacios concentrados de mala vivienda, infraestructuras deficientes y estigmatización racial.

El acuerdo de gobierno entre PSOE y Unidas Podemos  afirma, en la sección 2.5., dedicada a las políticas de apoyo a las familias, que “se prohibirán los cortes de suministros básicos de agua, luz y gas en las primeras residencias cuando el impago se deba a motivos ajenos a la voluntad de sus titulares, como la pobreza sobrevenida y a las personas que estén padeciendo una situación de vulnerabilidad”. Es una medida aplaudible que, al mismo tiempo, no recoge la heterogénea realidad de las voces organizadas en los movimientos vecinales como la Plataforma por la Dignidad. El acuerdo únicamente hace mención a las familias que no pueden asumir el gasto de la luz, no a aquellas que pagan altas facturas y siguen siendo privadas –debido a los cortes de suministro– de ese derecho básico por las grandes empresas; dos realidades entrelazadas que forman parte del mismo problema.

Si se quiere comprobar la salud de nuestra sociedad, no hay forma más efectiva que observar lo que ocurre en los barrios marginados –y decir ‘marginados’ es decir ‘oprimidos’– del Estado español. Ni Font de la Pólvora en Girona ni el Distrito Norte de Granada son casos aislados. La narrativa periodística en torno a lo que sucede en estos lugares es un campo de batalla. Será nuestra destreza colectiva o nuestra torpeza común la que permitirá que el conjunto de la sociedad civil les dé la espalda o, por el contrario, se vuelva hacia ellos para descubrir y combatir las causas de ‘la patología del Estado’ que rige el organismo interno de nuestras ciudades.

En una sociedad dominada por el dios mercado, cualquier imagen periodística construida sobre eso que conocemos como ‘marginalidad urbana’ corre el peligro de convertirse en un fetiche. Y un fetiche es un fósil, es algo cosificable; un producto que mueve, como mucho, el morbo social y que se vuelve...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Helios F. Garcés

Nacido en Cádiz (1984), es aprendiz de escribano.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí