1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Punitivismo

Ajustemos la política penal a los valores constitucionales

En España se encarcela a demasiada gente, durante demasiado tiempo y por delitos no demasiado graves

Jorge Ollero Perán 24/01/2020

<p>Presos en la cárcel de San Miguel de los Reyes, en Valencia, durante el franquismo.</p>

Presos en la cárcel de San Miguel de los Reyes, en Valencia, durante el franquismo.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Pese al notable peso que se le da en el debate público a las cuestiones relacionadas con la delincuencia, en pocas ocasiones se articulan discursos de contenido racional, basados en evidencias empíricas y en investigaciones criminológicas solventes. Un ejemplo palpable de ello es el enorme ruido suscitado en torno a la prisión permanente revisable, a raíz de algunos terribles crímenes (asesinatos y violaciones) que, por fortuna, no son muy habituales en nuestro país. Las discusiones políticas y periodísticas, por lo general, se han centrado en discernir cómo castigar a posteriori estas conductas tan dañinas y no en cómo evitar a priori que se produzcan. Asistimos, por tanto, a polémicas sobre cómo responder al mal, en vez de construir propuestas para que se produzcan menos males. En este sentido, los debates se guían por fines simbólicos y pasionales más que por intenciones centradas en la búsqueda de soluciones eficaces. Por otro lado, al focalizar los debates en los delitos más graves y menos frecuentes, se impide una deliberación pública sobre otras conductas delictivas mucho más importantes cuantitativamente en España. 

Necesitamos más políticas preventivas que integren la reducción de las violencias como objetivo de las políticas sociales y educativas

Sin minusvalorar la necesidad de articular actuaciones posteriores ante delitos muy graves, que creo deben estar centradas fundamentalmente en el acompañamiento y sanación de las víctimas supervivientes, y sin obviar la represión penal, considero que necesitamos más políticas preventivas que integren la reducción de las violencias como objetivo de las políticas sociales y educativas. Sin menospreciar los dolorosos dramas humanos que hay detrás de cada delito especialmente grave y que, reitero, necesitan de todo el apoyo social e institucional que pueda dárseles, considero que necesitamos abrir el debate sobre cómo podemos reducir los índices de delincuencia y reincidencia de otros delitos menos graves pero mucho más frecuentes.

Me estoy refiriendo a la necesidad de diseñar propuestas racionales sobre cómo abordar eficazmente la categoría penal que más personas mantiene entre rejas en nuestro país: los delitos contra el patrimonio. 

Según las estadísticas oficiales, en España un 30% de la población penitenciaria cumple condena por robos con violencia o fuerza en las cosas. Esta cuestión afecta de forma especial a las mujeres, pues en su caso, la proporción de mujeres encarceladas por delitos contra el patrimonio alcanza el 39%. Se trata de una anomalía estadística si nos comparamos con el resto de Europa: en Finlandia solo un 6% de las personas reclusas son autoras de robos, en Francia un 10%, en Alemania un 13% y en Italia un 15%. Si contabilizamos las personas que han cometido otros delitos contra el patrimonio (hurtos, estafas, etc.), estaríamos hablando de 19.383 personas encarceladas  (17.963 hombres y 1.420 mujeres) a fecha de 1 de enero de 2018. El coste económico anual de encarcelar a estas personas es de 375 millones de euros.

¿Por qué hay tanta gente encarcelada por robar?

En primer lugar, porque son los delitos que se cometen con más frecuencia en nuestro país. El 78% de los delitos perseguidos por la Policía Nacional y Guardia Civil son robos, hurtos, daños y estafas. Especialmente destacan los hurtos y robos con fuerza en las cosas, es decir delitos no violentos, que constituyen la gran mayoría, mientras que los robos con violencia o intimidación son menos frecuentes. En segundo lugar, hay tanta gente encarcelada por estos delitos porque nuestro Código Penal es especialmente punitivo e impone penas de prisión excesivamente largas para los delitos más frecuentes. Las sucesivas reformas penales han ido aumentando la duración de las penas y dificultando la concesión de beneficios penitenciarios. En 1996 el tiempo medio de estancia en prisión era de 9,7 meses, mientras que en 2010 alcanzó los 18 meses, muy por encima de la media europea que es de 7 meses. Además, por otro lado, nuestro país carece de un adecuado sistema de aplicación, seguimiento y evaluación de penas alternativas a la prisión (una agencia de probation), por lo que se pierden muchas oportunidades de utilizar sanciones comunitarias, que son menos dañinas para la libertad de la persona, evitan los efectos perjudiciales del encarcelamiento y son más eficaces y eficientes en conseguir las finalidades preventivas y reinsertadoras de la pena. 

En 1996 el tiempo medio de estancia en prisión era de 9,7 meses, mientras que en 2010 alcanzó los 18 meses

Este sobreencarcelamiento de personas autoras de delitos contra el patrimonio es indefendible constitucionalmente si consideramos que, al definir España como un “Estado social y democrático de derecho”, nuestra Constitución asume y trata de conciliar los contenidos filosóficos de los proyectos liberales y socialistas.

En este sentido, desde un punto de vista liberal, se razona que la propiedad privada es un bien digno de protección y, para ello, se dictan leyes destinadas a protegerla. Desde esta misma óptica liberal, la libertad personal es un bien aún más valioso y más digno de protección. Por tanto, ante un conflicto entre dos bienes, libertad y propiedad privada, ¿no deberíamos optar por la opción que protegiera la propiedad privada al menor coste para nuestra libertad? Este es el principio de ultima ratio, es decir, que la prisión solo debe usarse como último recurso. De una lectura coherente del artículo 25.2, en línea con los artículos 10, 15 y 17 de la Constitución Española, debe deducirse que este principio forma parte de los derechos humanos fundamentales. Así lo entienden también las Reglas Penitenciarias Europeas y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Desde un punto de vista socialista, incluyendo perspectivas socialdemócratas y socioliberales, ante la comisión de delitos de raíz claramente socioeconómica deben aplicarse soluciones basadas en la justicia social. Es decir, el hecho de que en España se produzcan tantos robos está correlacionado con nuestro subdesarrollo social ya que estamos entre los países europeos con mayor desigualdad, desempleo y pobreza, al mismo tiempo que nuestro gasto social y presión fiscal redistributiva es de las menores. Países con mayor nivel de protección social, gozan de menores tasas de delincuencia y encarcelamiento, siendo Finlandia el ejemplo más palpable de esto. La actitud finlandesa ante los delitos se basa en el eslogan: “La mejor política criminal es una buena política social”,  que parte del convencimiento de que los problemas delictivos no pueden resolverse a través de la cárcel, sino a través de políticas justas de redistribución y de provisión de servicios públicos de calidad (educación, sanidad, vivienda, tratamiento de drogas). Al contrario que en nuestro país, las sucesivas reformas del código penal finlandés han ido reduciendo las penas de prisión para los delitos más frecuentes, sustituyéndolas por intervenciones comunitarias. En Finlandia, las decisiones de política criminal no se utilizan como arma arrojadiza entre los partidos políticos sino que se basan en estudios criminológicos y se someten a evaluación constante. El resultado es una sociedad menos asustada y más cohesionada, segura y libre. Sería deseable que en España siguiéramos su ejemplo.

Una propuesta: justicia restaurativa aplicada a los delitos contra el patrimonio

Considero que es muy necesario desarrollar investigaciones aplicadas para reducir la reincidencia entre las personas que cometen delitos contra el patrimonio, al estilo de las implementadas en otros países. Es decir, ante la constatación de un problema delictivo cuantitativamente tan relevante como el que acabamos de describir, es imprescindible diseñar políticas públicas basadas en la evidencia. En particular, propongo la realización de programas piloto que realicen intervenciones basadas en la justicia restaurativa, en diferentes comunidades autónomas y contextos sociales, y que sean evaluadas externamente por institutos de investigación criminológica.

Estos programas de base restaurativa habrían de aplicar aquellas herramientas que mejor se ajusten a la tipología delictiva que hemos señalado. En concreto, el  conferencing, una técnica específica de justicia restaurativa, ya ha demostrado su eficacia para reducir la reincidencia de personas autoras de robos.

El conferencing, al igual que la mediación penal, se basa en un encuentro cara a cara entre la persona infractora y la víctima, que son ayudadas en el proceso de comunicación por una persona facilitadora. A diferencia de la mediación, en el conferencing también deben estar presentes personas de apoyo de ambas partes (familiares, amistades, referentes positivos u otras personas afectadas por el delito) que tienen un rol importante en la sanación de las víctimas y la responsabilización de las personas infractoras. 

El ‘conferencing’, al igual que la mediación penal, se basa en un encuentro cara a cara entre la persona infractora y la víctima, que son ayudadas en el proceso de comunicación por una persona facilitadora

En un estudio financiado por el Ministerio de Justicia del Reino Unido, se pudo observar de forma sólida una reducción de la reincidencia de aquellos autores (hombres jóvenes) de delitos contra el patrimonio que habían sido derivados al servicio de conferencing, frente a aquellos que no participaron en el  servicio (grupo de control). El Ministerio de Justicia británico calculó en un 14% esa reducción de la reincidencia y, además, descubrió que el 85% de las víctimas estaban satisfechas con el proceso restaurativo. Esta reducción de la reincidencia y este aumento de la satisfacción de las víctimas provocaron un ahorro económico en el sistema de justicia penal de 8 libras por cada libra invertida en el programa de justicia restaurativa. Posteriores estudios han calculado que la extensión de este tipo de programas permitiría ahorrar 275 millones de libras anuales en costes judiciales y penitenciarios.

Considero que esta política criminal, basada en la realización de Programas piloto acompañados de evaluación externa, es perfectamente aplicable en España. Sería posible y deseable, por tanto, que el Ministerio de Justicia español pusiera en marcha actuaciones destinadas a reducir la reincidencia de los delitos contra el patrimonio, mediante una serie de Programas piloto de conferencing, que comprobara la aplicabilidad de este sistema en nuestro país, máxime cuando la Ley 4/2015 del Estatuto de la Víctima postula el derecho de las víctimas a recibir este tipo de servicios restaurativos. Si los resultados en cuanto a reducción de la reincidencia fueran similares a los del estudio anteriormente reseñado, podría lograrse un importante ahorro económico y un aumento de la seguridad ciudadana, lo cual es de un valor incalculable.

En resumen y para concluir, en nuestro país se encarcela a demasiada gente, durante demasiado tiempo, por delitos no demasiado graves. Podríamos añadir, además, que no solo se encarcela mucho, sino que se encarcela mal, pues nuestras prisiones y nuestros juzgados no están logrando reducir la reincidencia. Parte del problema es que las prisiones no tienen recursos para trabajar de forma intensa con las personas que presentan mayores carencias y peligrosidad, ya que las cárceles acumulan decenas de miles de personas que no han cometido delitos de gran gravedad y una pequeña proporción de autores de delitos muy violentos. Si consiguiéramos crear un sistema de ejecución penal en el que las alternativas a la prisión con perspectiva restaurativa fueran la respuesta normal para los delitos contra el patrimonio (sabiendo que mediación, conferencing y círculos restaurativos reducen la reincidencia y contribuyen al pago de la responsabilidad civil), podríamos tener unas prisiones donde los internos verdaderamente peligrosos recibieran un tratamiento que les haría no reincidir. 

La clave es, por tanto, reducir la reincidencia de los delitos más frecuentes, robos y hurtos, por vías más respetuosas con nuestros valores constitucionales. La propuesta de desarrollar programas de conferencing con evaluación externa puede ser un primer paso en esa dirección. 

-------------------------

Jorge Ollero Perán es  jurista de Instituciones Penitenciarias en excedencia. Experto en Justicia Restaurativa. Miembro de Federación ENLACE y la ROSEP (Red de Organizaciones Sociales del Entorno Penitenciario).

Pese al notable peso que se le da en el debate público a las cuestiones relacionadas con la delincuencia, en pocas ocasiones se articulan discursos de contenido racional, basados en evidencias empíricas y en investigaciones criminológicas solventes. Un ejemplo palpable de ello es el enorme ruido suscitado en...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Jorge Ollero Perán

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Opinador

    Llevo mucho tiempo gritando en silencio la injusticia penal en España. Podría emplear hasta un libro entero si pongo nombre a cada caso, pero por seguir su discurso, solo comentaré que hasta un 80% de los presos son víctimas de la droga, la pobreza, la falta de educación y la enfermedad y trastornos mentales. ¿En serio encerrados solucionamos sus carencias?. Solo los castigamos y tranquilizamos a la sociedad sin ahondar en que muchos de ellos son individuos perfectamente valiosos si con la prevención, terapias y alternativas sociales reforzadas con cursos conseguirían lo que la cárcel no puede, ya que ésta destruye y no instruye. Y repito, si entrara en concreciones de delitos se me entendería más. Enhorabuena por sus palabras y permítame mi anonimato por razones personales.

    Hace 1 año 9 meses

  2. Sofía

    Ayer recibí un préstamo de $ 150,000.00 por los gastos del tratamiento quirúrgico de mi hija después de contactar a esta mujer prestamista hace unos días y estoy muy feliz y deseo transmitir esta buena noticia a otros solicitantes de préstamos si está buscando un préstamo rápido y seguro como lo hice? por favor, le pido que se comunique con esta mujer prestamista a través de este correo electrónico: martinloanservices@gmail.com Whatsapp +13212413967.

    Hace 1 año 11 meses

  3. Muriel H_

    Un texto muy bueno... Efectivamente parece que entre tanto ruido ensordecedor gatopardiano se busca alejar veraderos análisis profundos para problemas estructurales desde prespectivas focalizadas en la prevención.

    Hace 2 años

  4. MIGUEL ESTROGONOF

    CON LA JUSTICIA PASA IGUAL O MAS O MENOS PARECIDO QUE CON LA ENSEÑANZA: UNOS Y OTROS CAMBIAN LOS PLANES DE ESTUDIO Y SACAN UNA NUEVA LEY DE EDUCACION PARA MEJORAR LA CALIDAD DE LA ENSEÑANZA Y ACABAR CON EL FRACASO ESCOLAR, DICEN. CCON LA JUSTICIA CAMBIAN ESTE ARTICULO O EL OTRO O REFORMAN EL CODIGO AMPLIAMENTE PARA UNA MEJORA DE LA JUSTICIA O ADECUARLO A LA DEMOCRACIA, COMO AHORA DICEN. PPERO NINGUNO ABORDA EL FONDO DEL ASUNTO COMO EN EL CASO DE LA JUSTICIA EL TRAER A LOS JUECES A LA DEMOCRACIA QUE TODAVIA SIGUEN EN LOS TIEMPOS DEL IMPERIO HACIA DIOS Y EN EL CASO DE LA ENSEÑANZA FORMAR A LOS MAESTROS PORQUE SI ESPERAMOS QUE SE AUTOFORMEN VAMOS DAOS Y NO SERÁ POR FALTA DE TIEMPO, QUE DE ESO LES SOBRA.

    Hace 2 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí