1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

Lo que el antifascismo no permite ver

PSOE y Podemos no podrán cumplir su programa de gobierno sin romper el consenso neoliberal de la Unión Europea

Adrián Almazán Gómez 14/01/2020

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Tras meses de incertidumbre, y dos elecciones mediante, el Reino de España vuelve a tener gobierno. El tan sonado gobierno de coalición que ha vuelto a poner en boca de muchos a Negrín, Azaña, la Pasionaria, Menéndez Pelayo, las 13 rosas o el mismo Frente Nacional. El pasado martes 7 de enero parecía que, más que ante una investidura, nos encontrásemos frente a una representación histórica de época de la victoria del Frente Popular y la preparación del Golpe de Estado de Franco y sus secuaces. Así nos lo presentaba parte de la prensa al reseñar los gritos de traidores, terroristas, fascistas, etc. Eso hacía pensar las reiteradas llamadas a la necesidad de una unión antifascista que luchara por la igualdad y salvaguardara la democracia. Discursos folcloristas y acelerados que, con pocas excepciones, apenas transitaron el terreno de lo genuinamente político, discursivo y democrático.

El pasado martes debo reconocer que, no sin cierto desagrado, yo también respiré aliviado. Sobre todo tras el espectáculo xenófobo, autoritario, españolista e intransigente que los amigos de Colón protagonizaron. Hoy, como ayer, nuestro antifascismo debe ser firme. Pero, en momentos como éste, mi convicción es que es necesario escribir como si uno fuera parte de la historia. Y me explico. Hoy es más importante que nunca no dejarse atrapar por las metáforas facilonas, la excitación colectiva, la sensación de triunfo. Hoy hay que escribir como si, como poco, uno mismo se fuera a leer en el futuro. Hay que tener la autoexigencia, la valentía y la sinceridad de preguntarse si el posicionamiento propio podría salir bien parado ante un juicio emitido desde el futuro que se considera más previsible. Porque, al fin y al cabo, ¿no es eso lo que admiramos de tantos otros que nos precedieron, su valentía para decir aquello que era necesario decir en el momento en que nadie lo decía, y casi nadie lo quería escuchar?

PSOE y Podemos no podrán cumplir sus promesas sin romper el consenso neoliberal de la Unión Europea

Por supuesto que yo no sé lo que nos depara el futuro. Ni soy lo suficientemente brillante para saber lo que hoy es más pertinente decir. Pero la algarabía generalizada de estos días me hacía recordar esa famosa escena de Regreso al futuro en la que el DeLorean acelera sin vacilación contra una valla publicitaria que reproduce las salvajes llanuras del oeste estadounidense. El joven McFly confía en que el salto temporal evite el impacto y, por tanto, no se molesta en enterarse de lo que hay detrás... Aunque no sea adivino, tengo buenas razones para pensar que lo que ocurrió el pasado martes 7 de enero es una aceleración que, confiando en el salto temporal de la coalición, nos puede hacer estamparnos de lleno contra el futuro. Podemos haber sido testigos de un simple aplazamiento del fascismo. Una prórroga de cuatro años (u ocho, o seis…) que está condenada a agotarse sin remedio si no ponemos sobre la mesa precisamente aquello que el consenso mediático, político e intelectual “antifascista” está barriendo debajo de la mesa.

Lo que ese antifascismo de nuevo cuño esconde son fundamentalmente dos cosas. La primera, que PSOE y Podemos no podrán cumplir sus promesas sin romper el consenso neoliberal de la Unión Europea, el famoso equilibrio presupuestario que sirve de cobertura a la dictadura de la deuda que durante décadas llevan imponiendo el FMI y el Consejo Europeo. Y segunda, y más importante, que en la era de la crisis ecosocial global, en este Siglo de la Gran Prueba, no podemos seguir reduciendo la política a la cuestión de la identidad y al problema de la igualdad.

Es curioso que, en el contexto de enorme polarización vivida durante la última semana, casi nadie haya querido molestarse en entender los motivos del voto negativo a la investidura de Pedro Sánchez de las CUP, representadas en el congreso por su portavoz Mireia Vehí. Sin duda, detrás de éste se encuentran diferencias al respecto de la centralidad y profundidad del reconocimiento del derecho a la autodeterminación. Pero, lo que casi nadie quiere ver es que también hay una denuncia clara de la contradicción que supone abanderar una propuesta supuestamente en ruptura con el sistema neoliberal acatando las normas del juego de la economía europea, destinadas precisamente a sustentarlas y propagarlas. Parece que hemos olvidado ya el varapalo ejemplarizante que la Unión Europea propinó a la Grecia de Yannis Varoufakis cuando éste trató de plantear reformas económicas que es difícil considerar más que tibias.

Por tanto, ¿cómo pretende el nuevo gobierno de coalición profundizar en materia de educación, sanidad, dependencia, memoria, etc. con el exiguo margen recaudatorio que le aportará una progesivización de la fiscalidad que se anuncia muy moderada? Todo parece apuntar al desastre de unas medidas insatisfactorias que difícilmente van a poder paliar las enormes desigualdades instaladas desde hace décadas en nuestra sociedad, y que ni tan siquiera van a tratar de plantearse cómo luchar contra las desigualdades que nuestro modo de vida produce más allá de nuestras fronteras. Y, si como señalaba Íñigo Errejón los reaccionarios son hijos de la desigualdad, un fracaso en este frente está cargado de muy malos augurios.

Pero mucho más grave y silenciado que este problema es la absoluta estrechez de miras ya no de un debate parlamentario que se situaba en muchos momentos al nivel de las peleas del patio de la escuela, sino de la propia propuesta de programa que supuestamente se llevaba a votación a la cámara. Desde hace como poco dos décadas, la política parlamentaria, y gran parte de la extraparlamentaria, se encuentra poseída por una auténtica monomanía identitaria. El nacionalismo, la diversidad sexo-afectiva, la diversidad cultural, algunas versiones estrechas del feminismo… Todos ellos han copado un debate público que aunque no ha estado exento de conquistas importantes, ha estrechado enormemente el rango de aquello que debiera ser materia política.

Todo parece apuntar al desastre de unas medidas insatisfactorias que difícilmente van a poder paliar las enormes desigualdades instaladas desde hace décadas en nuestra sociedad

Casi sorprendía escuchar el pasado martes a Pablo Iglesias decir que para defender la libertad hay que también defender las condiciones materiales de la libertad. Que para ir más allá de las libertades formales, tan amigas de la libertad del dinero, y garantizar vidas autónomas, hay que atacar el problema de la subsistencia. Algo con lo que estoy profundamente de acuerdo, pero que en la boca de Iglesias se estrecha hasta lo nanométrico. Parecería que trabajar por esa libertad material significara únicamente desarrollar y defender políticas públicas que garantizaran el asistencialismo del Estado. Un Estado que, en estos tiempos, no aspira más que a convertirse en un fino colchón que sueña con amortiguar los golpes del martillo hidráulico del mercado capitalista.

Pero pensar así denota que no se entiende casi nada del mundo actual, o que no se tiene la valentía de decir lo que se sabe (quizá amparándose en la necesidad estratégica, que no por más estratégica es menos suicida). Jorge Riechmann nos anima a que desarrollemos un pensamiento ético y político que sea capaz de mirar “extramuros”. Es decir, que rompa con el antropocentrismo feroz que hasta ahora ha caracterizado el habitar humano y sea capaz de incluir en sus consideraciones al conjunto de seres que habitamos este planeta finito, el planeta vivo Gaia. Y, sin duda, será difícil salir del atolladero de la crisis ecosocial sin tomar ejemplo del ecologismo social y el ecofeminismo en su ruptura con la fortaleza andro-antropocéntrica. Una crisis ecosocial que va mucho más allá de la emergencia climática, y que nos enfrenta a la escasez de energía y materiales, la pérdida de biodiversidad, la erosión de los suelos, la extensión de contaminantes de todo tipo, etc.

Sin embargo, la casi totalidad de la política contemporánea no sólo es hoy incapaz de mirar hacia fuera de los muros humanos, sino que no entiende el trazado de la ciudad que habita y transita a diario. Todos nuestros actos cotidianos dependen de un acceso abundante y barato al petróleo. En un mundo en el que todos los ámbitos de la vida están cada vez más mediados por los dispositivos informáticos, la energía y los materiales que los integran y hacen funcionar se convierten en cuestión de Estado. El cambio climático, en combinación con la agricultura industrial, ponen en entredicho la superficie de tierra fértil a la que tenemos acceso y la cantidad de agua dulce que podemos utilizar. Además, tras la extensión casi incuestionada de la industria, y su mundo, cada vez hay menos cosas de las que los seres humanos y las comunidades puedan hacerse cargo de manera directa. Somos rehenes aquejados de síndrome de Estocolmo de una sociedad que se ha cerrado sobre sí misma hasta hacerse invisible.

Y todo ello, el metabolismo de nuestra sociedad y el tipo de relaciones sociales, económicas y políticas que conlleva, sigue fuera del terreno de debate. Mientras todo el mundo indaga sobre la posición exacta al respecto de Cataluña de Pedro Sánchez, nadie parece tomar el pulso de lo que implica su apuesta decidida por “la sociedad digital”, el 5G, la automatización, el desarrollo tecnocientífico. Mientras nos dejamos embaucar por la trampa de una supuesta estrategia verde contra el cambio climático, no vemos que la ministra Ribera está garantizando el mantenimiento de una dinámica especulativa que será la responsable del desarrollo de las nuevas infraestructuras de producción renovable industrial. Y que, por supuesto, no pondrá en peligro ni un céntimo de las ganancias de las grandes eléctricas como Endesa, que con el beneplácito de nuestro hasta hace poco gobierno en funciones tuvo la desfachatez de ni más ni menos que patrocinar la Cumbre por el Clima.

El cambio climático, en combinación con la agricultura industrial, ponen en entredicho la superficie de tierra fértil a la que tenemos acceso y la cantidad de agua dulce que podemos utilizar

Y no es que estas decisiones no se tomen, sino que forman parte del espacio opaco del ejercicio de un aparato de Estado que no contempla la posibilidad y necesidad de democratizarlas. Aquello que atañe a nuestro modo de vivir, a nuestra subsistencia, parece quedar una vez más fuera incluso de ese espacio de la democracia edulcorada que es el parlamento. Pero, sin embargo, esas decisiones determinarán como poco igual, sino más, nuestro futuro que aquellas relacionadas con las tasas de igualdad y redistribución que se puedan garantizar en el estrecho margen de acción que el nuevo gobierno de coalición se concede. El acceso a la energía, a los materiales, a la tierra, al agua, etc. marcarán el ritmo de las guerras del futuro como lo hacen ya con las del presente. El cambio climático hará que lo que ya conocemos como fosa común del Mediterráneo empequeñezca ante la oleada de migrantes climáticos, en cuyas filas nosotros mismos nos encontraremos. En definitiva, no romper con el marco del industrialismo extractivista y productivista que se esconde detrás de este nuevo consenso “antifascista” hace que el fascismo se acerque cada día más. Un fascismo que, por primera vez en la historia, contará con la rotundidad de un “no hay para todos” refrendado por la propia realidad material y ecológica.

Por mucho que algunos quieran convencerse de lo contrario no estamos ni en el 33 ni en el 36. El gobierno de coalición no es el Frente Popular. Ni existe tampoco en la calle un movimiento social que pueda servir de escudo y sostén ante un fracaso institucional anunciado. Es decir, de darse, dicho fracaso dará con sus huesos en tierra y se convertirá en el humus fértil en el que una sociedad mediatizada pueda virar bruscamente hacia un fascismo ahora sí descarnado. Porque, ante todo, nuestro planeta no es el del 36. El cartucho del crecimiento y el desarrollo ya se ha quemado. Vivimos en un mundo lleno que no puede permitirse la vía de escape del crecimiento/destrucción económica.

Por tanto, la mejor vacuna contra el fascismo no es nuestro voto. Éste, mientras que la escasez no se acentúe, puede convertirse a lo más en una muleta. En el garante de un espacio de acción más o menos relajado (nunca se sabe cuando uno puede acabar en la cárcel por titiritero). La mejor vacuna contra el fascismo es construir hoy un movimiento social que transforme materialmente el mundo para garantizar esa libertad material más allá del marco estrecho del asistencialismo estatal. De hecho, como mostramos en el informe “Escenarios de trabajo en la transición ecosocial”, sin una forma u otra de reducción, esperemos justa y democrática, de nuestro consumo de materiales y energía ni siquiera los objetivos de reducción de emisiones que se marcan desde la UE son factibles.

Si se pudo resistir contra el Golpe de Estado de 1936 no fue porque gobernara el Frente Nacional, sino porque existía un movimiento social fuerte y capaz de garantizar gran parte de las necesidades de la gente. Si se pudo luchar contra el fascismo fue porque, antes de nada, se pudo alimentar, vestir y alojar a los luchadores.

Hoy, más que nunca, necesitamos oponernos a los delirios tecnoutópicos de una sociedad de la información destinada o a darse de bruces con los límites metabólicos o a convertirse en el instrumento de dominación de una élite internacional y conectada. Y junto a esa lucha contra la informatización, la automatización o el 5G, necesitamos desplegar una enorme construcción política que entienda que la subsistencia es el asunto más acuciante al que nos enfrentamos dentro de los muros de la ciudad humana. Una subsistencia que, inevitablemente y más temprano que tarde, tendrá que aspirar a armonizarse con la existencia del resto de seres con los que compartimos el regalo de la vida en Gaia.

Tras meses de incertidumbre, y dos elecciones mediante, el Reino de España vuelve a tener gobierno. El tan sonado gobierno de coalición que ha vuelto a poner en boca de muchos a Negrín, Azaña, la Pasionaria, Menéndez Pelayo, las 13 rosas o el mismo Frente Nacional. El pasado martes 7 de enero parecía que, más que...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Adrián Almazán Gómez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. c

    La cup no son mas que sicopatas antisociales-masocas en contra de lo que mejor se pueda aviar aunque con eso favorezcan a JxCat=ciu o a PPVXCs como ya han demostrado varias veces ...son una maquina "izquierdosa por fuera y fascistoide por dentro , pqe han sido creados por ls neoliberales del ibex lo mismo qe Cs ...¿ acaso no hubo reformas en portugal ?

    Hace 2 años

  2. amaia

    Un texto magnífico. Gracias. PD: Quiero resaltar especialmente esta pequeña pieza [...] Podemos haber sido testigos de un simple aplazamiento del fascismo. Una prórroga de cuatro años (u ocho, o seis…) que está condenada a agotarse sin remedio si no ponemos sobre la mesa precisamente aquello que el consenso mediático, político e intelectual “antifascista” está barriendo debajo de la mesa. [...]

    Hace 2 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí