1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Crímenes poéticos

Los siete pecados capitales de la poesía

Proponemos una exploración de urgencia por los graves problemas que lastran a la poesía y a los poetas

Iban Zaldua 14/01/2020

<p>'La mesa de los siete pecados capitales', de El Bosco.</p>

'La mesa de los siete pecados capitales', de El Bosco.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Ya sé que no está de moda hablar de los pecados capitales, y menos aún en estos tiempos, en los que, sin duda alguna, son mucho más populares los cuatro jinetes del Apocalipsis. De hecho, ni siquiera soy cristiano, a Dios gracias. Pero a la Iglesia hay que reconocerle que dos mil y pico años de historia le han aportado cosas: si hay una institución experta en cuestiones de pecado, esa es la Iglesia, y por eso pienso que toda esa doctrina, desarrollada a lo largo de tantos siglo, puede ser un buen punto de partida para este panfleto. Veamos pues, cuáles son los Siete Pecados Capitales, Mortales y Principales de la Poesía.

El primero, la Soberbia o el Orgullo. Este es, sin duda, el pecado más grave que cometen los poetas, de la misma manera que la teología ha considerado, al menos desde la Edad Media, que de todos los pecados capitales este es el más grave. Digo esto porque los poetas tienden a poner el género de la poesía por encima de los demás. Y a veces, incluso, fuera del alcance de los otros, pues hay quien niega que la Poesía sea Literatura, porque no sería ficción, sino algo mucho más grande y elevado. La poesía, para estos que digo, sería la conciencia de la vida, es decir, la Conciencia de la Vida o, puestos a simplificar, la Vida misma. La poesía, por lo tanto, no tendría nada que ver con los artificios que construyen novelistas o cuentistas, esos falsarios. Según Antonio Gamoneda, “la literatura está en la ficción, que puede ser maravillosa, pero la poesía es una realidad en sí misma. La poesía no es literatura. Contiene nuestros goces y nuestros sufrimientos, y esa relación con la existencia le da un carácter que va más allá de los géneros”. Y fíjate en lo que dice Jorge Riechmann: “La diferencia que hay entre literatura y poesía es la que hay entre hablar y hacer. Escribir poesía no tiene que ver con la literatura. Tiene que ver con el alimento y tiene que ver con la libertad”. Ya puestos, también pasa eso con la cocina de Andoni Luis Aduriz, y la de mi abuela. Pero, digo yo: un poeta, al escribir sobre el amor, acordándose de un momento más o menos romántico, ¿no está  acaso haciendo un ejercicio de memoria, es decir, un ejercicio de ficción, como todos los escritores de todos los demás géneros literarios? Lo peor es que la mayoría de los poetas visten de humildad dicha Soberbia (los  poetas suelen reivindicarse como las personas más humildes de mundo), afirmando, por ejemplo, que todos llevamos la poesía en nuestro interior, que todos somos poetas (en potenci)–. Pero –sugieren enseguida, prudentemente– solo a unos pocos privilegiados les ha sido dada la capacidad de desarrollar esa semilla que todos llevamos dentro: a ellos, claro está. No son humildes ni nada…

El segundo pecado es el de la Avaricia o la Usura. ¿Acaso conocéis un género literario que le imponga una tasa de interés más alta a las palabras? En el verso cada sintagma, cada palabra, incluso cada sílaba y cada fonema son imprescindibles y decisivos, o al menos los poetas actúan como si así fuera. “En una poesía no debe sobrar nada”, afirman. (Vale, ya sé que tendría que haber puesto “poema”, pero esto es un panfleto, y tengo que procurar que sea como poco algo doloroso a los ojos de los poetas que pudieran llegar a leerlo.) Y, por tanto, cada palabra que usan ha de valer su peso en oro de veinticuatro quilates (aunque quizá sea la única manera de justificar que pongan tan pocas palabras por línea y por página: véase más abajo el apartado dedicado a la Gula). De hecho, son pocos los poetas que logran escapar a la fascinación enfermiza por la lengua, de manera que, en muchas ocasiones, los poemas son pistas de entrenamiento para su habilidad lingüística, y se convierten en estructuras vacías, en cáscaras sin nuez dentro (pido disculpas por la metáfora: se me ha escapado). El cantante norteamericano Tim Buckley solía decir que el problema de las palabras es que tienen un significado: que pueden ser muy hermosas, es decir, que pueden producir sonidos muy hermosos, pero que, por desgracia, hay que tener en cuenta que suelen encerrar un significado. Y eso es lo que, en muchas ocasiones, olvidan los poetas: que las palabras tienen significado, no un precio. Y me parece que ya es hora de que la Poesía empiece a reducir los intereses de la hipoteca que nos ha impuesto.

El tercer pecado capital, evidentemente, es el de la Lujuria o la Concupiscencia. En principio, este no me parece de los peores. Y hay que reconocer que uno de los principales temas de la poesía, desde el principio de la Historia e incluso de la Prehistoria (sí, escribiendo de esto a uno se le pega el sentido de la inmanencia de los poetas…) es el del amor, o, para ser más precisos, el de las ganas de practicar el sexo: cuántos poemas no se habrán escrito con esa intención… Incluso, aunque pueda parecer increíble, también entre los vascos. Imagínate, hay hasta quien ha encontrado rastros de erotismo en los poemas del pobre Lizardi, poeta guipuzcoano del primer tercio del siglo XX, con lo formalico que era… Pero lo que yo querría denunciar en este punto, sobre todo, es la publicidad engañosa. Por lo menos en lo que a nuestra poesía vasca se refiere. ¿Habéis intentado alguna vez ligar o conseguir sexo –compartido– con un poema vasco? ¿Eh? Pues eso… Tal y como Ángel Erro denunció en uno de sus epigramas:

Hermoso Clais, a decirte no alcanzo
cuánto te amo, y estos versos están de más,
porque no mejoran el amor, ni lo allanan,
no obstante, los escribo a tu puerta,
para que sepas, mi esquivo Clais,
cada vez que pases junto a ellos,
cuánto te ama Cayo
y, en general, qué poco puede la poesía.

El cuarto, la Ira. ¿La ira, pecado de la poesía, se preguntará el lector? De acuerdo, reconozco que los poetas, en general, suelen parecer seres mansos, sensibles, incapaces de actuar con violencia; no hay más que acordarse de Joan Mari Irigoien y sus fulares, o de Pere Gimferrer y sus bufandas. Bueno, también hay ejemplos en sentido contrario: Rimbaud, por lo visto, era aficionado a golpear a la gente con un hierro, y Verlaine tuvo que pasar una temporada en la cárcel por –entre otras cosas– disparar en la muñeca a Rimbaud, precisamente. El mismo emperador Nerón, no lo olvidemos, fue poeta, y también lo fue Radovan Karadžić, antes de dedicarse a la política, que en su caso quizá se convirtiera en la continuación de la poesía por otros medios. Pero supongamos que, por norma y en general, los poetas son personas pacíficas y pacifistas. Aun así, la poesía sigue teniendo que ver con el pecado de la Ira: a causa del enfado que causa en mí y en muchos lectores el hecho de leer un poema y, pese a haber superado todos los niveles educativos de los que nos proveen los restos del Estado del bienestar, no entender absolutamente nada, ni a la primera, ni a la segunda, ni a la tercera. Como decía Witold Gombrowicz –ya sé que se han usado mucho estas palabras, pero nunca es suficiente–: “Cuando un hombre se expresa en forma natural, es decir en prosa, su habla abarca una gama infinita de elementos que reflejan su naturaleza entera; pero he aquí que vienen los poetas y proceden a eliminar gradualmente del habla humana todo elemento apoético, en vez de hablar empiezan a cantar y de hombres se convierten en bardos y vates, consagrándose única y exclusivamente al canto. Cuando un trabajo semejante de depuración y eliminación se mantiene durante siglos, llégase a una síntesis tan perfecta que no quedan más que unas pocas notas y la monotonía tiene que invadir forzosamente el campo del mejor poeta. El estilo se deshumaniza; el poeta no toma como punto de partida la sensibilidad del hombre común sino la de otro poeta, una sensibilidad ‘profesional’. Entre los profesionales, se crea un lenguaje tan inaccesible como los otros dialectos técnicos; y, subiendo unos sobre los hombros de otros, forman una pirámide cuya punta ya se pierde en el cielo, mientras nosotros nos quedamos abajo algo confundidos. Pero lo más importante es que todos ellos se vuelven esclavos de su instrumento porque esa forma es ya tan rígida y precisa, sagrada y consagrada que deja de ser un medio de expresión: y podemos definir al poeta profesional como un ser que no se puede expresar a sí mismo porque tiene que expresar los versos”. Dicho de otra manera, los poetas, de generación en generación, han creado un lenguaje cada vez más hermético que solo ellos pueden entender y sentir. Uno de cuyos objetivos no puede ser otro que cabrear al pobre lector y hacerle sentir poco menos que una prosaica escoria…

El quinto, la Gula o la Ebriedad. La poesía es sin duda, el enemigo literario número uno del desarrollo sostenible. Cuántos bosques no habrá devastado la poesía, cuánto papel no se habrá gastado en vano en los libros de versos, con la funesta manía que tienen los poetas de dejar los márgenes tan anchos, de imprimir las letras con tipos tan grandes y, en ocasiones, de incluir imágenes junto al texto; los demás géneros literarios, quizá con la excepción del aforismo y la literatura infantil, han tratado con mucha más consideración a la vegetación de Nuestro Planeta. Alguien me responderá que el libro electrónico y la posibilidad de publicar poesía en internet han reducido el consumo de pasta de papel y de madera, pero quien así piense está muy equivocado. Porque, por una parte, los poetas siguen empeñados, casi siempre, en publicar libros en papel, como si no hubieran ya fomentado lo suficiente la deforestación. Y, por otro lado, aparte de que publicar un poema en internet sigue siendo uno de los ejercicios más fatigosos que existen –editar un poema en un blog es desesperante, con todas esas líneas que saltan, con todos esos códigos HTML que se desconfiguran sin cesar…–, una página web que contenga un solo poema supone el mismo gasto energético que un buen  y apretado texto en prosa… tanto a la hora de mecanografiarlo, como en lo que al consumo eléctrico y consecuente huella ecológica se refiere. Y, amigas y amigos, el mundo no está preparado para todo ese despilfarro energético. Ya saben: Cero Poesía, Cero Residuos (no piensen, de todas maneras, que con esto pretendo reivindicar la construcción de nuevas incineradoras, como la del PNV en Gipuzkoa, o hacerle la campaña a Ecoembes, esos paladines del capitalismo verde, es decir, no estoy proponiendo la destrucción o la quema masiva de libros de poesía y de plaquettes, porque quedaría muy feo y ya sabemos que los ejemplos históricos previos no acompañan: con no crear nueva (poesía) sería suficiente. El mejor residuo, como es de sobra conocido, es la que no se produce nunca).

El sexto pecado que suele cometer la poesía es, desde luego, el de la Envidia. No hay gremio más envidioso que el de los poetas. Los poetas,  desde luego, le tienen envidia al resto de los géneros literarios: sobre todo a la novela, que destronó a la poesía como género mayor allá por el siglo XIX; pero también se la tienen al cuento, al teatro y –pobre– al ensayo. Porque se venden muy pocos libros de poesía comparados con el resto (¿y todavía se extrañan, después de todo lo que hemos contado?). De todas formas, hay que reconocer que, de todos sus pecados, este es seguramente el más perdonable: no importa en qué idioma o en qué sistema literario se publiquen, el caso es que la venta de libros de poesía es en general irrisoria, al menos en los países sobredesarrollados, en los que se ha reducido drásticamente, al menos en términos relativos. Es normal y comprensible, por lo tanto, que sientan envidia (algo que refuerza, por otra parte, la evidencia de que los poetas son también literatos, un subconjunto de ese círculo de envidiosos que formamos, en general, los escritores). 

No importa en qué idioma o en qué sistema literario se publiquen, el caso es que la venta de libros de poesía es en general irrisoria

Lo malo es que este pequeño pecado suele conducir a los poetas a cometer uno mayor, el ya señalado de la Soberbia, y a intentar elevar a la poesía por encima de los demás géneros, para intentar salvar los muebles. Y eso sí que es intolerable, amigos y amigas. Recuerdo, por ejemplo, aquella entrevista que le hizo el novelista Javier Cercas al poeta australiano Les Murray, y cómo le preguntó, ingenuamente, a ver si, además de poesía, escribía prosa, a lo que Murray contestó: “No, eso no dura”. Nadie me negará que bajo las categóricas palabras de Murray no late la envidia… Que la prosa no dura… Anda ya. Espera, Murray, espera unas pocas eras geológicas y ya me dirás cuánto dura también tu poesía…

El séptimo y último pecado, cómo no, es el de la Pereza o la Desidia. Los poetas son vagos. Ya hemos comentado, en el apartado sobre la Gula, su desafortunada tendencia a llenar las páginas a medias e incluso a cuartos: un libro de poemas, medido en caracteres, puede resultar más breve que la introducción en euskera de cualquiera de los discursos del ex lehendakari Patxi López, o que la lista completa de vocabulario que el rey Felipe VI domina en cualquiera de las lenguas peninsulares a excepción del español (¿o español incluido?); de hecho, cuanto más delgado, más poético resulta el libro… 

Pero la cosa no queda en eso: recordemos que hay gente que intenta equiparar poesía y filosofía –en el campo de la poesía vasca hay un grupo que, año tras año, insiste en publicar un manifiesto, supuestamente distinto cada vez, en ese sentido–: ¡como si un librito de poemas pudiera sustituir a una obra de pensamiento bien pertrechada de notas a pie de página y de bibliografía! De hecho, el poeta, si es de verdad, no tiene que preocuparse ni de hacer bien su trabajo: como afirma Felipe Juaristi, “un poema no es mejor que otro poema; porque un poema es poema o no lo es”; cómodo, ¿verdad que sí? Además, la poesía conllevaba, al menos en los viejos tiempos, dificultades técnicas y límites estilísticos: por ejemplo, la necesidad de que rimara de una manera precisa, una contabilidad exacta de sílabas y versos, una cadencia más o menos complicada, un ritmo singular, etc. Como ejercicio de habilidad, cuando menos, no estaba mal. Pero, ¿qué ocurre hoy en día? Desde que el verso blanco y sobre todo el verso libre empezaron a extenderse, solo con que los márgenes sean un poco anchos por ambos lados –y con que las líneas estén sin justificar, al menos por la derecha– cualquier cosa puede ser poesía. Incluso un discurso hiper-emocional de esos que escribe el lehendakari Íñigo Urkullu o, ya puestos, uno de José María Aznar, siempre que se divida en líneas cortas de distinto tamaño. Hagan la prueba, incluso con el Boletín Oficial del Estado, si se sienten un poco vanguardistas: los resultados les sorprenderán. 

Ya sé que no está de moda hablar de los pecados capitales, y menos aún en estos tiempos, en los que, sin duda alguna, son mucho más populares los cuatro jinetes del Apocalipsis. De hecho, ni siquiera soy cristiano, a Dios gracias. Pero a la Iglesia hay que reconocerle que dos mil y pico años de...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí