1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

Emergencia climática: ¿Qué activismo para la nueva década?

La lucha contra el calentamiento global ha entrado en una nueva fase en la que la presión y la movilización social serán claves para alcanzar los objetivos medioambientales para la nueva década

Alfons Pérez / Samuel Martín-Sosa 9/01/2020

<p>Cambio climático</p>

Cambio climático

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

2019 ha sido sin duda el año del despertar de la emergencia climática. El diagnóstico ambiental se ha recrudecido: al informe especial 1,5ºC del IPCC (publicado en octubre de 2018) le siguió en mayo pasado otro informe científico del IPBES sobre la dramática situación de la biodiversidad a nivel mundial, que nos alertaba del riesgo de desaparición de un millón de especies en las próximas décadas.

Los últimos años han sido clave para aumentar la sensibilidad y el enfado social respecto a problemas ambientales acuciantes. Por un lado, la grave situación de la contaminación por plásticos o las imágenes de la Amazonía en llamas por el avance del agronegocio ejemplifican la voracidad de nuestro sistema económico. Por otro lado, los cambios de patrones meteorológicos, las olas de calor y los incendios del Ártico y Australia  ya se relacionan con el calentamiento global sin necesidad de que se explique la conexión. 

Toda esta información ha comenzado de forma incipiente a ser parte de la conversación social, más allá de los grupitos de frikis y expertos. En los parques, en los bares o en los centros de trabajo ya se habla algo de cambio climático. Las conversaciones son una de las formas en que ha comenzado a cristalizar. Pero también ha existido un reflejo en la movilización social en las calles.

Qué debates y estrategias para 2020

La reciente Cumbre Social por el Clima –un espacio de contestación social paralelo a la cumbre oficial, organizado desde la sociedad civil– ha sido un espacio magmático de visibilización de luchas y alternativas, al uso tradicional de los foros sociales, del cual hemos salido reconfortados frente al amargo sabor de la COP25.

La reciente Cumbre Social por el Clima –un espacio de contestación social paralelo a la cumbre oficial– ha sido un espacio magmático de visibilización de luchas y alternativas

El valor de estos espacios es innegable. Pero cuando el mensaje que se repite como un martillo pilón en nuestras conciencias es que “tenemos apenas una década para actuar”, cabe preguntarse si un foro social es el tipo de respuesta que necesitamos en esta nueva era de la emergencia climática. ¿Está este tipo de contestación social a la altura del reto?  ¿Es ahí donde debemos poner las fuerzas? No tenemos una respuesta. Son preguntas abiertas sobre las que deberíamos debatir en los próximos meses.

Más allá de esto, necesitamos reflexionar sobre si estamos tejiendo las redes necesarias para afrontar la emergencia climática. Sobre cómo nos relacionamos con los movimientos juveniles y otros movimientos emergentes, etc. Sobre qué estrategias debemos poner en el centro. Lanzamos, a modo de propuesta de sistematización, algunas propuestas de claves para fortalecer la lucha climática en la década venidera:

Fuerza en la calle

Como en el resto del mundo, las movilizaciones climáticas en 2019 han sido numerosas en el Estado español, donde la presencia en las calles ha ido in crescendo a lo largo del año. Que algo intangible como el clima, hasta hace nada enmarcado culturalmente en el plano de lo lejano y futurible, movilice socialmente a las masas era ciertamente impensable hace apenas un par de años. Es un momento único que necesitamos aprovechar. Debemos tener claro que la oportunidad de cambios políticos de calado pasa por aumentar esta presión en las calles, idealmente hasta lograr un desborde.

Ya se observan reacciones políticas: han empezado a brotar como setas las declaraciones de emergencia climática, en diversas escalas  de gobernanza, desde la local a la estatal. Aunque estas declaraciones estén de momento vacías de contenido, es todo un síntoma del termómetro social el hecho de que muchos gobiernos hayan empezado a peinarse porque quieren salir en la foto.

Pero los números están lejos de ser suficientes. Necesitamos apostar por una estrategia de mayor intensidad, que vaya más allá de manifestarse el fin de semana de turno. Las personas expertas en teoría del cambio social manejan porcentajes sobre la cantidad de población movilizada necesaria para derramar el vaso. Al margen de cuál sea ese número es evidente que aún no estamos ahí. Debemos concitar a cada vez un mayor número de personas y ganar hegemonías. Esto permitirá legitimar la confrontación a los ojos de nuevas mayorías y hacerla crecer en un círculo virtuoso.

Escalado en las tácticas

Además de una presencia más continua, necesitamos otras tácticas para los nuevos tiempos de emergencia. Necesitamos apostar por la desobediencia como herramienta de transformación ecosocial, y hacerlo con una fuerte red de apoyo que respalde a las personas que, en sus acciones, se considere que han infringido la ley. Necesitamos imaginar nuevas formas de desobedecer, rompiendo esquemas, señalando a los culpables, sin dejar de buscar la empatía social. Ser capaces de interpelar a mucha gente para que participe en acciones directas  no violentas conseguirá una proceso vivencial único de la protesta que constituye un sustrato irrepetible para nuevas acciones, para perder el miedo y lograr una capacitación de cada vez más amplias capas sociales.

Tejer mayores alianzas, ampliar la red

También podemos concordar que el momento de proponer alternativas ya está, de algún modo, superado. Muchas de ellas las hemos visto en la Cumbre Social. Propuestas en torno a la agricultura campesina, el transporte público, la transición justa, la producción renovable descentralizada y basada en el autoconsumo, etc. todo ello atravesado de justicia social, democracia, respeto a los derechos humanos…. Estas propuestas llevan ahí años, y no han cambiado mucho. 

La rebelión climática tiene que ser capaz de interpelar a todas las luchas, que sientan que la justicia climática es también su paraguas

En este momento histórico parece mucho más importante tejer alianzas de una forma mucho más estrecha y conectar estas alternativas en un discursos sistémico común. Con el sindicalismo, con los movimientos por una vivienda digna, con el antifascismo, con el mundo rural, con los movimientos por la justicia social, con las personas racializadas…. Un primer paso es hacer una escucha activa de sus demandas y tenerlas bien presentes en los momentos de acción y movilización. También se pueden compartir agendas y buscar hitos de confluencia donde amplificar el mensaje colectivo. La rebelión climática tiene que ser capaz de interpelar a todas esas luchas, que sientan que la justicia climática es también su paraguas. Y ser capaz de comunicar que el mismo sistema que precariza la vida humana está arruinando las posibilidades de nuestra existencia en el planeta. 

Las jóvenes, la punta de lanza del movimiento

Nos encontramos ante un movimiento generacional, transclase, lo que lo convierte en algo único. Y además es la primera generación que se rebela con argumentos netamente ecologistas porque quieren tener un futuro. Perpetuar su mensaje y su reclamo a las nuevas generaciones es tarea de todas, no solamente de las jóvenes. De ahí que sea necesario el apoyo de colectivos y organizaciones de cierta trayectoria a Fridays for Future pero siendo conscientes de la intervención y manteniendo escrupulosamente la autonomía de las jóvenes. 

Engarzar la lucha sistémica en lo territorial y cotidiano

Es necesario aterrizar el discurso sistémico planetario en el territorio, en lo tangible, en lo cotidiano, en lo rural. Ganar conciencia de cómo afecta el discurso climático a determinadas realidades cotidianas (mundo rural, situaciones de marginalidad social, clases populares,...) y avanzar en el debate de cómo encajarlo. Las luchas de defensa del territorio contra grandes proyectos desarrollistas también tienen mucho de climático y se pueden sentir reconocidas en el marco de la justicia climática. Por último, aunque parece que las ciudades y los movimientos urbanos lideren el movimiento, es el mundo rural el que lucha y más padece los efectos del cambio climático en su día a día y su voz debe estar presente para consolidar el gran reto y oportunidad de de construir una gran alianza social frente a la emergencia climática.

Trabajar desde la interseccionalidad

El movimiento feminista que nos enseñó que las huelgas no son patrimonio de la economía productiva, inspirando así las huelgas climáticas del 27-S, nos invita a construir miradas complejas que renocozcan las diferencias y privilegios de género, etnia, clase, orientación sexual, edad, capacidad, etc... 

De la misma manera, los pueblos indígenas y originarios, muy presentes en la Cumbre Social por el Clima, constituyen el ejemplo vivo de sociedades no capitalistas donde el respeto y el cuidado de la naturaleza siguen articulando su visión del mundo, a pesar de los más de 500 años de colonización. 

Por tanto, construir un verdadero futuro de justicia social y climática pasa por recoger esta multiplicidad de sensibilidades en nuestras propuestas.

Construir un verdadero futuro de justicia social y climática pasa por recoger esta multiplicidad de sensibilidades en nuestras propuestas

Salud emocional y conciencia colectiva para afrontar la emergencia

Al tiempo que necesitamos prepararnos fortaleciendo nuestro músculo social, necesitamos prepararnos psicológicamente a nivel personal y colectivo para los tiempos que vienen. Fenómenos como la “ecoansiedad” son cada vez más habituales y necesitamos estrategias para lidiar con los sentimientos de impotencia, ira, rabia, miedo, angustia, dolor… que la crisis socioecológica nos genera. Debemos superar la dicotomía del triunfo/fracaso para poder seguir construyendo colectivamente también en tiempos adversos. 

De la misma manera, necesitamos entendernos más y mejor. Planteamos futuros donde lo compartido, lo colectivo y lo cooperativo esté mucho más presente. Esta mayor interacción requiere de una mayor consciencia que disciplinas como la comunicación no violenta, el trabajo de procesos o la psicología Gestalt llevan tiempo trabajando. Sus herramientas para enfrentar los conflictos que pueden surgir de nuestras propuestas son también imprescindibles para esta nueva década.

¿Qué espacio para la transformación ecosocial?

La Cumbre del Clima de Madrid ha constituido una auténtica “prueba de estrés” para los movimientos sociales del Estado, a los que la decisión del cambio de sede pilló con el pie absolutamente cambiado.

El grupo motor que asumió con decisión el mandato no escrito de organizar un espacio de contestación social a la COP25 fue 2020 Rebelión por el Clima. No hubo una pugna por ver quién organizaba: ese era el espacio natural que todo el mundo asumió como lógico. Estaba ya ahí, y era lo suficientemente representativo, aunque luego muchos otros colectivos de fuera de este espacio se sumaran. Este hecho, que podría pasar fácilmente desapercibido, es una excelente noticia que debe recalcarse.

Si los números son importantes para provocar el cambio social, tanto o más importante es también el programa político con que hacerlo, así como la existencia de una red bien conectada y articulada. Y 2020 Rebelión por el Clima puede aportar de forma importante a estas dos necesidades. Por decirlo de forma condensada: 2020 Rebelión por el Clima tiene vocación de convertirse en el espacio natural de la rebelión climática en el Estado español y Portugal. 

No se trata de organizar una nueva campaña por la emergencia climática: se trata de unir fuerzas, dar coherencia sistémica a lo que ya hacemos reconociéndonos mutuamente y visibilizarnos de forma coordinada aumentando la temperatura en las calles, pisando con cada vez más fuerza el terreno de la desobediencia civil. 2020 Rebelión por el Clima es simplemente una plataforma de acción conjunta que aporta un programa (la justicia climática, el cambio sistémico y la desobediencia civil como paraguas de acción) y una red (organizaciones ecologistas, feministas, movimientos de activismo climático, movimiento antimilitarista, sindicatos, organizaciones de desarrollo,…) con una clara vocación de ampliarse.

¿Somos capaces de imaginar todas estas luchas juntas, en la calle, bajo un mismo paraguas? ¿Nos atrevemos a imaginar qué tsunami político provocarían?

El ecologismo de esta nueva década debe tener la capacidad de afrontar todos los retos, construir nuevas hegemonías y proyectarse con imaginarios ilusionantes que, pese a la gravedad de la situación, permitan sacar lo mejor de cada una de nosotras.

-------------------------------

Alfons Pérez es investigador en el Observatori del Deute en la Globalització.

Samuel Martín-Sosa es responsable de Internacional de Ecologistas en Acción.

Ya está abierto El Taller de CTXT, el local para nuestra comunidad lectora, en el barrio de Chamberí (C/ Juan de Austria, 30). Pásate y disfruta de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y eventos...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Alfons Pérez

Autor >

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí