1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Documentos CTXT

Apuntes sobre el acuerdo de vivienda entre PSOE y UP

El documento no especifica qué tipo de políticas se desarrollarán y todo queda pendiente de los pactos que se fragüen durante la legislatura

Sindicat de Llogateres 3/01/2020

<p>Pisos en alquiler</p>

Pisos en alquiler

Flickr

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Tras varias semanas en vilo, ya hay acuerdo de gobierno entre el PSOE y Unidas Podemos. ¿De qué manera incidirá en la emergencia habitacional que padecemos? ¿Qué medidas se proponen en el programa de coalición para garantizar el derecho a la vivienda?

Por un lado, hay que celebrar que el documento oficial recoja diversas demandas sociales que hasta hace poco no estaban en la agenda: esto es gracias al enorme trabajo de la sociedad civil y a las movilizaciones de los últimos tiempos. Entre esas demandas, destaca la regulación del precio de los alquileres: dijimos que íbamos a conseguirlo, y ya nadie duda de que lo conseguiremos. Por otro lado, se echa de menos una mayor concreción en las medidas, y en algunos casos se plantean propuestas ineficaces. Frente a ello hay que tener una cosa muy clara: si queremos que se den pasos reales en favor del derecho a la vivienda, este 2020 deberemos movilizarnos más que nunca.

A continuación explicamos los siete apartados en materia de vivienda que figuran en el acuerdo. En la parte final, hacemos una valoración general en tres puntos.

A.- Regulación de los Alquileres

Según el acuerdo, los ayuntamientos y/o comunidades autónomas podrán declarar, con carácter temporal y excepcionalmente, una zona urbana de mercado tensionado cuando se haya producido un incremento abusivo y sostenido de las rentas del alquiler de vivienda habitual, que obstaculice a sus habitantes el acceso y el disfrute de una vivienda a un precio razonable, y, con ello, el ejercicio del derecho a una vivienda. Esos mismos ayuntamientos y/o comunidades autónomas podrán regular las subidas abusivas del precio del alquiler en esas zonas. Esto se hará a partir de índices de referencia de precios del alquiler oficiales.

La regulación de los precios del alquiler debería ser obligatoria (no opcional) en todas las zonas urbanas tensionadas. Es decir, donde haya una desproporción entre el precio del alquiler y los ingresos

Aspectos a mejorar:

- La regulación de los precios del alquiler debería ser obligatoria (no opcional) en todas las zonas urbanas tensionadas. Es decir, donde haya una desproporción entre el precio del alquiler y los ingresos (virtualmente, en todo el territorio). Recordemos, el alquiler no debería suponer más de un 20% o un 30% de los ingresos.

- Lo único que deberían decidir los ayuntamientos y comunidades autónomas es qué tipo de regulación. De lo contrario, se producirán desajustes entre ciudades y comunidades autónomas, que pueden agravar las tendencias especulativas en aquellas donde no haya ningún tipo de regulación.

- Como ya hemos explicado en diversas ocasiones, los actuales índices de referencia son índices de mercado quereflejan y legitiman los precios actuales hiperinflacionados (véase el caso del que la Generalitat de Catalunya impulsó en 2017). Siempre hemos dicho que es necesario incluir variables socioeconómicas que vinculen la vivienda a los ingresos de la ciudadanía. De todos modos, si se persiste en la idea de utilizar este tipo de índice, debería seguirse ejemplos como el del Estado de Berlín, que ha legislado para que los precios vuelvan al nivel que decía el índice en 2014: un regreso a los precios previos a la burbuja de los alquileres.

- La actual propuesta de regulación deja fuera el grave problema de los desahucios invisibles: no puede ser que una familia pueda ser expulsada de forma arbitraria al finalizar el contrato si ésta ha cumplido con todas sus obligaciones. Como en Alemania o Francia, los contratos de alquiler deberían renovarse automáticamente a no ser que el arrendatario haya cumplido una falta flagrante o que el arrendador necesite recuperar la vivienda por necesidad familiar. Debe primar la función social de la vivienda por encima de su uso especulativo. Hay que poner fin a un modelo donde vivir de alquiler es sinónimo de inseguridad.

B.- Fiscalidad de las SOCIMIs

El acuerdo anuncia que se reformará el régimen jurídico y fiscal de las SOCIMIS (vehículos utilizados por los fondos buitre) aplicando un tipo de gravamen del 15% sobre los beneficios no distribuidos.

Aspectos a mejorar:

- Actualmente, las SOCIMIs están obligadas a distribuir mediante dividendos el 80% de los beneficios que obtienen a sus accionistas. No es una mala noticia que se proponga aplicar el gravamen al 20% restante de beneficios que se queda la SOCIMI (es decir, los “no distribuidos”).

- Sin embargo, si realmente se quiere corregir el uso especulativo que hacen los fondos buitre de las SOCIMIs, se debería poner el foco de atención no solo en que tributen (y que paguen Impuesto de Sociedades como cualquier otra empresa, no al 15% sino al 20% o al 25%) sino que además promuevan un alquiler estable (renovación del contrato obligatoria a no ser que el arrendatario haya hecho incumplimiento flagrante de obligaciones) y alquiler social para personas en situación de vulnerabilidad (como ya se hace en Catalunya en el caso de los grandes tenedores).

C.- Aumento del gasto público en vivienda

El acuerdo anuncia “un incremento en la dotación de recursos” y habla de “ampliar progresivamente el presupuesto actual”.

Aspectos a mejorar:

- Cuestión imprescindible. Una de las principales demandas de la ciudadanía es aumentar el porcentaje de gasto público en vivienda y revertir diez años de desinversión, que nos han puesto a la cola de la UE. Actualmente, se destina menos del 0,1% del PIB. Pero el problema es que no se explicita de qué tipo de incremento se está hablando. Lo lógico, en un acuerdo programático, hubiera sido adquirir compromisos estableciendo porcentajes específicos. El punto de partida debería ser ponerse al nivel de la media europea, y trabajar para llegar paulatinamente al nivel de Euskadi, que destina un 3.17% del PIB al gasto en vivienda.

D.- Plan de Actuación de la SAREB

El “Plan de actuación de SAREB” que anuncia el acuerdo tiene como objetivo impulsar alquileres sociales en las propiedades de la SAREB. Y se deja en manos de convenios potenciales entre la propia SAREB, de las Comunidades Autónomas y de los ayuntamientos.

Aspectos a mejorar:

- No lo olvidemos: la SAREB es una gran empresa creada por el Estado (esto es, con dinero público) que se está dedicando a devolver miles de viviendas que se quedaron los bancos (como consecuencia de las ejecuciones hipotecarias) al mercado de alquiler, con fines especulativos y no sociales. Además, más pronto que tarde el Estado va a tener que cubrir la enorme deuda que la SAREB ha contraído (entre 40.000 y 50.000 millones de euros).

- El Gobierno debería legislar para que la SAREB destine todas sus viviendas al alquiler social, ampliando así el parque de vivienda pública. No tiene ningún sentido dejar esta decisión en manos de la voluntad de los gestores de la SAREB, que llevan años trabando en el sentido contrario.

E.- Alquiler Turístico

El acuerdo propone “impulsar reformas normativas” para que sean las comunidades de propietarios quienes decidan sobre el uso turístico de la vivienda.

Aspectos a mejorar:

- Plantear la regulación del alquiler turístico en términos de normativa ivil (que regula los usos dentro de una comunidad) es un grave error. No se puede dejar en manos de las decisiones aisladas de comunidades propietarios una cuestión que afecta gravemente al interés general, sino que deben ser las administraciones locales y autónomicas con normativas urbanísticas de limitación de usos. De lo contrario, seguirá aumentando el número de viviendas que pierden su función residencial para ser convertidas en hoteles clandestinos.

- Múltiplesinvestigaciones científicas han demostrado que el alquiler turístico atenta contra los derechos una amplia mayoría social: quita miles de viviendas habituales del mercado residencial, aumenta el precio del alquiler, y erosiona la convivencia en nuestras ciudades. Es imperativo prohibir el crecimiento de las viviendas usadas como aparthoteles e impulsar el decrecimiento de este tipo de negocio. Se debe profundizar en las políticas que se han empezado a desarrollar en ciudades como Amsterdam, San Francisco o Barcelona, e ir un paso más allá.

F.- Desahucios

El acuerdo anuncia que 1) se fomentará el alquiler social para las personas que, tras haber cedido o perdido en ejecución hipotecaria su vivienda única y habitual, no dispongan de alternativa habitacional; 2) se estudiarán obligaciones adicionales para los grandes tenedores de vivienda; y 3) se establecerá un informe obligatorio a los servicios de bienestar social en caso de desahucio para que las administraciones puedan ayudar a las familias afectadas con el fin de garantizar una alternativa habitacional.

En algunos casos, como la regulación de las viviendas turísticas o los desahucios, se detecta falta de propuestas eficaces, a la altura de lo que ya hacen otros países europeos

Aspectos a mejorar:

- Actualmente, la mayoría de desahucios son por no poder pagar el alquiler, y no por ejecución hipotecaria. Se debe extender el modelo ya existente en Catalunya, donde los grandes tenedores tienen que hacer alquiler social a familias en situación de vulnerabilidad: esto incluye a las que se les ha acabado el contrato y a las que se han visto obligadas a ocupar sin título habilitante para no quedarse en la calle. Y como en Catalunya, se debe ampliar el concepto de gran tenedor para incluir a particulares.

- No tiene sentido exigir a las administraciones locales que ayuden a las familias afectadas cuando dichas administraciones no disponen de vivienda pública. Deben ser también los grandes tenedores, que están promoviendo la especulación y se han beneficiado de grandes ayudas públicas, quienes hagan alquileres sociales.

- Es urgente cambiar el actual procedimiento de desahucio en materia arrendaticia, dando mayor oportunidad de defensa al inquilino: la posibilidad de oponer clausulas abusivas o nulas del contrato, las compensación por las obras realizadas, o la posibilidad de enervar en cualquier momento del procedimiento y sin limitación.

G.- Sinhogarismo

Por último, el acuerdo también destaca “la problemática del sinhogarismo” sin concretar ningún tipo de política pública.

El sinhogarismo es un problema supramunicipal que requiere de recursos públicos, coordinación entre las administraciones, y políticas preventivas basadas en el derecho a la vivienda. En 2015 se aprobó la “Estrategia Nacional integral para personas sin hogar 2015-2020": hasta la fecha no se ha dotado de presupuesto. La Estrategia no solo requiere dotación presupuestaria sino también un planteamiento orientado a la prevención: para acabar con el sinhogarismo no sólo hay que ofrecer solucione a quien ya se ha quedado en la calle, también hay que evitar que más personas queden excluidas del acceso a una vivienda digna, que es la fuente del problema.

Finalmente, del acuerdo se derivan tres conclusiones.

1.- Un avance gracias a la lucha colectiva. Hay que celebrar que el acuerdo aborde muchas de las cuestiones que el movimiento por la vivienda ha puesto en la agenda, y especialmente la regulación de los precios del alquiler. Cuando empezamos a plantear algunas de ellas, algunos nos miraban como marcianos. Parecía impensable que pudieran entrar en un acuerdo de gobierno. Pero en poco tiempo hemos conseguido que problemas tan poco conocidos como la tributación de las SOCIMI (vehículos utilizados por los fondos buitre) adquieran centralidad y se vuelvan ineludibles. Esto es en gran parte mérito de la ciudadanía que lucha cada día. Se vuelve a demostrar que organizarse, afiliarse y defender los derechos colectivamente sirve.

2.- ¿Una simple declaración de buenas intenciones? Exceptuando las dos cuestiones citadas (regulación de los precios del alquiler y SOCIMI), el acuerdo no especifica qué tipo de políticas se desarrollarán y todo queda pendiente de los pactos y acuerdos que se fragüen durante la legislatura. Y en algunos casos, como la regulación de las viviendas turísticas o los desahucios, se detecta falta de propuestas eficaces, a la altura de lo que ya hacen otros países europeos.  Además, y esto es muy importante, falta por ver cómo será la tramitación legislativa de todas estas medidas: nada tiene que ver un decreto ley de medidas urgentes con un proyecto de tramitación de ley, mucho más largo y complejo.

3.- Toca más lucha, más organización y más movilización. Dada la falta de concreción, no tendría sentido idealizar el acuerdo o adoptar una actitud triunfalista. Pero también nos haremos un flaco favor si lo menospreciamos o lo vemos como un mero brindis al sol. Que este texto programático no quede en papel mojado y que gane el derecho a la vivienda dependerá de la gente. El acuerdo abre una rendija de esperanza en el muro de las políticas ultraliberales y antisociales: toca movilizarse como nunca para ensanchar esa rendija. Las élites económicas y políticas ya están trabajando para cerrarla.

Ya está abierto El Taller de CTXT, el local para nuestra comunidad lectora, en el barrio de Chamberí (C/ Juan de Austria, 30). Pásate y disfruta de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y eventos...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Diego lozano casas

    El problema vendrá en la legislatura . Los partidos trifacista trataran de frenar el prgrama de gobierno del psoe-podemos

    Hace 1 año 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí