1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Flavio Alivernini / Autor de ‘La grande nemica. Il caso Boldrini’

“Salvini ha invertido muchísimo dinero en operaciones de odio online”

Steven Forti 23/12/2019

<p>Flavio Alivernini</p>

Flavio Alivernini

Imagen cedida por el entrevistado

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Antes de ser elegida diputada por la coalición de Izquierda, Ecología y Libertad y convertirse en presidenta de la Cámara de Diputados italiana entre 2013 y 2018, Laura Boldrini (Macerata, 1961) tuvo una larga trayectoria en el activismo social y los derechos de los migrantes. A finales de los años ochenta empezó su carrera en Naciones Unidas, primero en la FAO y luego en el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), donde coordinó las actividades de prensa e información de Italia en los países del sur de Europa entre 1998 y 2012. Se ocupó principalmente de temas como el asilo, la migración en el Mediterráneo y emergencias internacionales, y criticó la política de acogida de migrantes italiana y europea. 

Durante su etapa como presidenta de la Cámara, Boldrini fue objeto de la más violenta campaña de deslegitimación que jamás ha sufrido un político italiano. Por defender la acogida de migrantes, se le acusó de ser amiga de los “terroristas” y responsable de cualquier violencia cometida por extranjeros en Italia. En redes sociales, tanto la Liga de Salvini como el Movimiento 5 Estrellas (M5E) la han utilizado como cabeza de turco para reforzar su consenso electoral, desatando una campaña de odio sin parangón. Boldrini ha sido el blanco de insultos tremendos, escritos sin ningún pudor. Se le ha deseado la muerte miles de veces y que hordas de personas la violaran, la secuestraran y la asesinaran. 

Tras esta campaña de acoso vergonzante, hubo un momento en el que Boldrini y su responsable de comunicación, Flavio Alivernini, dijeron basta. Y decidieron reaccionar. Esta es la historia que Alivernini relata en La grande nemica. Il caso Laura Boldrini (People, 2019) y de la que hablamos con él por teléfono.  El periodista y experto de comunicación sigue trabajando con Boldrini, actualmente diputada, en proyectos para contrarrestar el hate speechy las políticas de odio online. 

¿Por qué ha habido y sigue habiendo tanto odio hacia Laura Boldrini?

Hay quien dice que es porque Boldrini es antifascista, feminista y defiende los derechos de todos, incluidos los migrantes. Luego hay quien dice que es porque es antipática, snob y radical chic. Creo que la respuesta se encuentra en el hecho de que algunos partidos encontraron en ella un blanco perfecto. Ese es el tema de fondo: Boldrini sufrió una campaña estratégica de deslegitimación, sobre todo por parte de dos partidos: la Liga y el M5E. Una auténtica campaña basada en operaciones planificadas para ensuciar la imagen de la que entonces era presidenta de la Cámara, el tercer cargo más importante del Estado italiano. 

Cuando Boldrini decidió reducir su salario y el de sus colaboradores un 30% y renunciar a todos los privilegios de su cargo, el M5E, vio el peligro que eso comportaba para su estrategia política

¿Cómo empezó esa campaña?

Cuando Boldrini fue elegida presidenta de la Cámara en la primavera de 2013 e hizo su primera intervención en el hemiciclo, los diputados del M5E la aplaudieron. Al principio, los 5 Estrellas tuvieron una actitud positiva: reconocieron en ella una figura que no venía de la política, sino de la sociedad civil, y que defendía una serie de batallas con las cuales podían sentirse identificados. Pero cuando Boldrini decidió reducir su salario y el de sus colaboradores un 30% y renunciar a todos los privilegios de su cargo, el M5E, que se consideraba el campeón de la lucha contra la “casta”, vio el peligro que eso comportaba para su estrategia política. En cuanto tuvieron ocasión, la atacaron: en enero de 2014, Boldrini tuvo que acelerar un proceso de votación en el Parlamento. Los diputados del M5E montaron un escándalo en Montecitorio. Y Beppe Grillo publicó un post en Facebook preguntando a sus activistas digitales: “¿Qué pasaría si te encontraras a la Boldrini en el coche?”. Debajo aparecía un vídeo de un joven que conducía con una imagen de cartón de la presidenta de la Cámara a su lado. Hubo miles de comentarios al post de Grillo, y la mayoría insultaban a Boldrini, aconsejaban violarla, pegarla y obligarla a prostituirse. Ahí empezó todo.

¿No se disculparon Grillo y el M5E?

En el libro incluyo el testimonio de Nicola Biondo, por aquel entonces responsable de la comunicación del M5E en la Cámara y estrecho colaborador de Gianroberto Casaleggio [el fundador, junto a Grillo, del M5E, fallecido en 2016]. Biondo le dijo a Casaleggio que fue un error imperdonable y que una cosa es hacer sátira y otra darle carrete a los exaltados en redes sociales. Casaleggio le contestó que daba igual, que había que aprender a canalizar y utilizar el sentiment en la red, sin aparecer directamente detrás de las operaciones. Y es justamente lo que ha pasado. Lo demuestra un análisis de los perfiles y los grupos en Facebook conectados directa o indirectamente a la dirigencia del M5E. 

Y ahí aparece Salvini…

Se trata de una política que necesita construir un enemigo: la política que busca un cabeza de turco. Italia está llena de problemas: ¿de quién es la culpa? Salvini decidió culpabilizar a los inmigrantes. Sin embargo, le faltaba una pieza para completar su mosaico. ¿Quién es la responsable de la inmigración? ¿Quién llena Italia de inmigrantes que roban, violan a nuestras mujeres y realizan ataques terroristas? Laura Boldrini. Si un inmigrante africano violaba una chica en Treviso, Salvini escribía un post en Facebook diciendo que la responsable era la presidenta de la Cámara. Llegó a acuñar la expresión “recursos boldrinianos” para hablar de los migrantes. Lo utilizó y sigue utilizándolo para aumentar su apoyo electoral, pero se trata de una estrategia criminal.

¿Cómo funciona esta máquina de deslegitimación online?

Se invierte mucho dinero. La Liga es una organización que tiene muchos recursos económicos. Yo no cuestiono el hecho de que se invierta dinero publicitando post en las redes; lo que cuestiono es lo que se publicita y se difunde. ¿Qué hizo Salvini? Invirtió miles y miles de euros para atacar sistemáticamente al enemigo que elegía cada día y para poner en la picota a todos los que se atrevían a criticarle. Si un chaval de 15 años abre Facebook o Instagram –los mensajes se segmentan también por edad– y ve diariamente vídeos, muchas veces descontextualizados, en los que un negro no paga el billete en el autobús, discute con un policía o comete un crimen, ¿qué puede pensar? La sensibilidad de un adolescente debería estar tutelada, no expuesta a este tipo de ataques online. 

¿La extrema derecha ha sabido utilizar mejor las redes sociales para hacer propaganda política? ¿La izquierda ha tenido una estrategia al respecto?

Tienen una organización muy sólida y estructurada en la red que les permite actuar muy deprisa y atacar al enemigo. Tanto Salvini como la Casaleggio Associati (la empresa que es propietaria del M5E y que gestiona la comunicación del partido) han demostrado tener una gran capacidad para marcar la agenda política. También es cierto que su éxito depende de los errores de comunicación de las izquierdas: nos hemos dejado llevar por una máquina de comunicación que controlaban ellos. En las redes sociales funciona mejor hablar con eslóganes: el gran reto es que la izquierda consiga simplificar la complejidad del pensamiento, sin dejarle el campo libre a las derechas. Como decía el escultor rumano Constantin Brancusi, “la simplicidad es la complejidad resuelta”.

Hay mucha gente que se cree esta propaganda online. Pero la cuestión de fondo es entender de dónde nace todo este odio. 

Efectivamente. No nos engañemos: el odio existía en la sociedad antes de que Zuckerberg crease Facebook. Para combatirlo, la izquierda no debe seguir a Salvini en su estrategia comunicativa; lo que debe hacer es intentar acabar con las causas sociales que generan el odio. Pertini [partisano socialista, presidente de la República italiana entre 1978 y 1985] decía que las dictaduras se edifican sobre las crisis económicas. Encuentro despreciable a quien utiliza el miedo y alimenta las frustraciones de la gente pero la izquierda no puede quedarse solo ahí; desde el punto de vista de la comunicación, tiene que actuar a partir de las necesidades concretas de la gente. No podemos dejar que la derecha instrumentalice la vida material de las personas. 

¿Cómo reaccionaron a la campaña de odio?

Ha sido un trabajo en tres etapas. La primera fue publicar los nombres y apellidos de quien escribía comentarios alucinantes en su página de Facebook, que tenía más de 300.000 seguidores. Eso lo hicimos el 25 de noviembre de 2016, el día internacional contra la violencia sobre las mujeres. Ese día dijimos basta. Y tuvimos una muestra de la antropología del hater en las redes sociales. Hubo gente que nos llamó pidiéndonos quitar los comentarios que habíamos publicado donde aparecían sus nombres y apellidos. Nos pedían disculpas y nos explicaban que habían tenido un mal día o que estaban en el paro. A veces no tenían el coraje de llamarnos directamente y llamaban sus parejas o sus hermanas. Nos decían que creían que Boldrini no los leía. Me impresionó mucho enfrentarme con estas personas: leones delante del teclado y luego conejos en la vida real. El paso siguiente fue denunciar a estos haters. Boldrini no quiso hacerlo hasta que terminó su etapa como presidenta de la Cámara: temía que la acusaran de abusar de su rol institucional. También llegó un día en el que se hizo insoportable aguantar más; en agosto de 2017, tras otro sinfín de insultos, lanzamos el hashtag #adessobasta (#ahorabasta) en el que Boldrini anunciaba que denunciaría a  todas las personas que le insultaran y agredieran. En los últimos meses se han celebrado varios juicios y ya han condenado a un alcalde de la Liga. La primera etapa fue una operación pedagógica y la segunda una operación de disuasión. 

Abrió la veda para indagar sobre las continuas ausencias de Salvini en el Ministerio que pueden acabar en juicio por haber utilizado, cuando era ministro del Interior, aviones del Estado para acudir a mítines electorales

¿Cuál es la tercera etapa?

Cuando terminó la legislatura, en marzo de 2018, empezamos a responder directamente al jefe de los valientes, a Matteo Salvini. Lo hicimos de un modo totalmente distinto al suyo, con ironía. Hemos aprovechado sus ataques para darle la vuelta a la situación. En abril de este año, respondiendo a un tuit de Salvini contra Boldrini, le contestamos: “Buenos días ministro, soy un colaborador de Laura Boldrini que ahora mismo está en un encuentro con estudiantes y no tiene ni tiempo ni ganas de responder a sus mentiras. Me ha dicho solo que le pregunte #PeroCuandoTrabajas”. El tuit de Salvini obtuvo poco más de 4.000 me gusta y el nuestro llegó a casi 18.000. Además, abrió la veda para indagar sobre las continuas ausencias de Salvini en el Ministerio que pueden acabar en juicio por haber utilizado, cuando era ministro del Interior, aviones del Estado para acudir a mítines electorales. Ha sido fundamental darle la vuelta a la tortilla, también porque se nos han acercado muchas personas, las mismas que ahora llenan las plazas italianas en contra del odio y de la política que lo alimenta. Durante años, a Laura Boldrini se le habían ido colgando etiquetas como defensora de la “invasión” de los extranjeros o amiga de los criminales, y ha sido muy difícil romperlas. 

¿Cómo se puede combatir el hate speech online?

Espero que lo que hemos hecho pueda servir de modelo para los más jóvenes. Hay que denunciar lo que está pasando. Boldrini se ha convertido en el símbolo de esta campaña contra el odio. Muchas chicas y chicos se sienten solos porque creen ser culpables de algo cuando sufren estas campañas online. Los que deben avergonzarse son los que utilizan la violencia contra otras personas. El consejo que puedo dar es que no se callen porque los valientes son, muchas veces, unos cobardes. Y porque debemos construir una comunidad basada no en el odio, como ha hecho Salvini, sino en otros valores. Tenemos que estructurar las relaciones, también a partir de esta idea alternativa de comunicación. Por eso he dedicado el libro a Carolina Picchio, una chica de 14 años que se suicidó por 2.600 ‘me gusta’ y unos comentarios insultantes a un vídeo con connotaciones sexuales que publicaron otros adolescentes. Espero que sirva para construir una caja de herramientas para que los jóvenes no se sientan solos y puedan defenderse cuando les atacan en las redes. 

¿La ironía es también un arma útil en las redes sociales?

Absolutamente. Nos dimos cuenta de que la ironía desarma a los haters. En marzo, Boldrini participó en las manifestaciones que se organizaron en Verona para protestar contra el Consejo Mundial de las Familias. Hice un vídeo con la expresidenta de la Cámara bailando una tarantella [baile popular del sur de Italia]. Salvini, que intervino en el congreso para condenar el aborto, entre otras cosas, hizo inmediatamente un post atacándola. Le contestamos con otro post y le dedicamos una tarantella. El hastag #IoBalloConLaura [#IoBailoConLaura] se convirtió en trending topicdurante días. En nuestras sociedades los anticuerpos existen y debemos trabajar para que se puedan desarrollar.

Autor >

Steven Forti

Profesor asociado en Historia Contemporánea en la Universitat Autònoma de Barcelona e investigador del Instituto de Historia Contemporánea de la Universidade Nova de Lisboa.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. zyxwvut

    Así se frena a la ultraderecha, a golpe de Facebook, Tuiter y seguidores, luego llegan las elecciones. Curioso, no aparece Fusaro, y tratándose de Steven Forti asombra la contención. Por cierto ¿permitirá algún día CTXT que Fusaro pueda responder a los insultos y descalificaciones de ese gran "intelectual" del señor Forti o éste tiene patende de corso para insultar?

    Hace 1 año 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí