1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Mirada “marrana” sobre España

Poco ha variado respecto a los modos de manejar las lógicas de inclusión y exclusión que se daban en épocas pasadas. Las izquierdas no son capaces de poner eficazmente en cuestión esas lógicas, tan enquistadas en el imaginario colectivo

José Antonio Pérez Tapias 27/12/2019

<p>La investidura.</p>

La investidura.

MALAGÓN

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Si no cambiamos la forma de mirar, seguiremos viendo lo mismo, incluso nuestros más viejos fantasmas. Y lo cierto es que de hecho no cambiamos la forma de mirar nuestra realidad, lo cual en estos momentos, como sociedad, nos es tan urgente como imprescindible, aunque hay que reconocer que no es fácil. Pero será imposible si no nos aplicamos a ello. ¿Por qué y cómo una mirada “marrana” sobre España puede ser un conveniente, incluso insoslayable, cambio de perspectiva para mirar nuestra realidad política? ¿Qué supone volver sobre la experiencia de aquellos judíos conversos, llamados despectivamente “marranos”, que tras el decreto de expulsión de los Reyes Católicos en 1492 trataron de adaptarse, mediando una tremenda renuncia a la religión y modo de vida de sus ancestros, a un nuevo marco sociopolítico sin por ello dejar de estar en el punto de mira de la Inquisición?

Nuevas miradas frente a ojos que no quieren ver

Empecemos por algunas consideraciones generales: en muchos terrenos se nos impone la necesidad acuciante de un cambio de mirada para ver de otra forma, paso previo para nuevos modos de acción. Afortunadamente, va creciendo la conciencia compartida acerca de cómo replantearnos la relación con una naturaleza de la que formamos parte, por más que le hayamos sobrepuesto el mundo de la cultura, pensando precisamente desde nuestra cultura que ella era objeto de dominio y resultando, al llevar esa pretensión hasta el extremo, que la ponemos y nos ponemos en peligro por la consiguiente amenaza de catástrofe climática. De manera análoga a ese cambio de perspectiva –en verdad aún no consolidado-, un nuevo mirar la realidad social viene exigido por un mundo de estrechas interrelaciones en el contexto de la globalización, pero en el que crecen las desigualdades y no disminuyen los conflictos, ante lo cual se manifiesta la radical insuficiencia de las instituciones políticas en las que nos hemos movido hasta ahora. Y qué decir de un movimiento feminista que traspasa fronteras y pone en cuestión el orden simbólico patriarcal y unas relaciones humanas asentadas hasta el momento sobre pautas machistas, con mayor o menor dosis de violencia contra las mujeres en las distintas sociedades y culturas. También exige una nueva mirada sobre humanos, cuerpos, sexos y géneros.

Los obstáculos a superar en el recorrido hacia la investidura cuentan con la raíz común de una visión ya obsoleta del Estado, un concepto de soberanía inservible por sacralizado, unas identidades nacionales concebidas de manera anacrónica

En el contexto en que estamos no debiera sorprender, por tanto, que para afrontar la realidad de la España actual sea igualmente necesario abordarla, para empezar, con una nueva mirada que nos permita atisbar alguna solución a nuestros conflictos y una salida a la crisis del Estado. Sin embargo, no logramos que la compleja realidad de nuestro país sea vista de otro modo, enmarcada, como suele decirse con lenguaje al uso, bajo un paradigma diferente al que hasta el día de hoy sigue imponiéndose. Si este paradigma es el que acompaña al Estado nacional moderno, por más que la conformación del mismo en la realidad hispana haya sido compleja desde su origen, conflictiva en su construcción –a veces hasta el extremo de guerras civiles-, y deficitaria en sus resultados –aun con sus logros-, lo que los hechos nos están mostrando es que dicho paradigma político, con el soporte social de un fuerte componente identitario en términos de nacionalismo españolista muy enfático, ya no da cobertura suficiente para resolver las cuestiones cruciales que hemos de solventar para despejar el horizonte de la digna convivencia política que nos merecemos.

El lastre político de un paradigma obsoleto

Cuando la ciudadanía española observa expectante, bien es verdad que un tanto hastiada unas negociaciones que, con su opacidad, mantienen en suspenso la vida de una comunidad política que a estas alturas espera con notable escepticismo que por fin haya gobierno, la cuestión de fondo no se reduce al ajuste de piezas ministeriales o de contenidos programáticos entre PSOE y Unidas Podemos como partidos dispuestos a coaligarse. Tampoco se agota el problema, sabiendo todos lo que está en juego, en qué se pacte con ERC para que acceda por fin a una investidura por la que parece que ha optado, facilitándola con su abstención a fin de que el candidato socialista Pedro Sánchez alcance la mayoría necesaria. Los obstáculos a superar en el recorrido hacia tal objetivo, con los bloqueos padecidos en las diversas etapas, las inmediatas y las anteriores, cuentan con la raíz común de una visión ya obsoleta del Estado, un concepto de soberanía inservible por sacralizado, unas identidades nacionales concebidas –y vividas– de manera de suyo anacrónica, por más que pertenezcan a este tiempo.

las izquierdas no terminan de perfilar un proyecto federal creíble, entre otras cosas por no asumir consecuentemente la plurinacionalidad de nuestro espacio político

A causa de la atadura a esa señalada raíz común, las derechas permanecen varadas en una idea de España sobre la que se acumulan mitificaciones insostenibles y lastres impresentables –los vínculos con el franquismo no se acaban de romper-; las izquierdas no terminan de perfilar un proyecto federal creíble, entre otras cosas por no asumir consecuentemente la plurinacionalidad de nuestro espacio político; y los independentistas catalanes, debido a la trampa de una pretensión sostenida especularmente respecto al Estado, permanecen paradójicamente dependientes del mismo concepto de Estado que está vigente en España, aunque pretendan otro distinto por vía de secesión. Es decir, estamos inmersos en un conflicto en el que las partes se encuentran situadas, con sus antagonismos, bajo un mismo paradigma, sin que se abra una perspectiva innovadora que sólo puede instaurar una nueva mirada.

Aun en medio de una situación inédita, con el país en suspenso a la vez que atónito ante unas prisas por el gobierno en funciones y su presidente-candidato en cuanto a resolver, a trancas y barrancas y en plenas fiestas navideñas, lo que antes no se quiso despejar durante meses, nos topamos a cada paso con declaraciones en las que aparece la marca del viejo paradigma, con rasgos que hacen patentes los sesgos ideológicos que lleva consigo. La derecha conservadora no deja de apelar a los constitucionalistas, entre los que se autoubica a la cabeza de manera bien chocante, cual nueva formulación de la tan manida expresión referida a “los españoles de bien”, que puede apreciarse como reciclada fórmula de aquella con la que se identificaban los “cristianos viejos”; la derecha fascista acentúa su tendencia a la exclusión tratando a los inmigrantes como chivo expiatorio, a la vez que llama despectivamente “progres” a los que otrora metía en el saco de los rojos. Poco ha variado respecto a los modos de manejar las lógicas de inclusión y exclusión que se daban en épocas pasadas. Las izquierdas no son capaces de poner eficazmente en cuestión esas lógicas, tan enquistadas en el imaginario colectivo.

Tanto es así que, por ejemplo, ante el discurso de Navidad del Jefe del Estado en este 2019, un discurso “real” del que cabe decir que se limitó a surfear sobre la realidad –es, por lo demás, lo que puede dar de sí una Corona que subraya lugares comunes en cuanto a concordia y funcionamiento democrático, pero que no ahonda en cuestión alguna e incluso olvida lo que no debe dejarse de recordar-, emergen diversos intentos de disputarse su liviano contenido con el fin de legitimar las respectivas posiciones políticas en una suerte de disputa de poca monta entre partidos en pugna. De ese modo, las derechas tratan de apropiarse de palabras del Rey sobre la Constitución y la unidad de la nación española, en momentos de turbulencias judiciales a raíz de la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE sobre la inmunidad del líder independentista Oriol Junqueras como europarlamentario electo, corrigiendo al Tribunal Supremo. A la vez, el PSOE y Unidas Podemos subrayan de manera tan superficial como oportunista el mero enunciado de ciertas cuestiones cruciales en el discurso de Felipe VI, desde el cambio climático hasta la desigualdad salarial entre hombres y mujeres –el Rey omitió referencia alguna a la violencia machista y a las mujeres asesinadas, lo cual fue sorprendente, aunque no lo es menos la llamativa ausencia de comentarios acerca de tal “vacío”, incluso por organizaciones feministas de las que cabía esperar una palabra-; se supone que lo hacen pensando que esas palabras refuerzan la legitimidad del pacto de gobierno pendiente de salir adelante. Las fuerzas independentistas, como era previsible, se reservan, esta vez en exclusiva, el papel de crítica sumaria al discurso “real”. Lo relevante en lo profundo es esto: posiciones diversas, pero en el mismo campo de juego, el cual es no sólo el que hay que iluminar, sino el que habría que diseñar de nuevo.

La necesaria mirada de los otros (“marranos” en este caso) para un Estado plural y una democracia inclusiva

Si ahora volvemos al enfoque que puede proporcionar una mirada “marrana” veremos que en España no sólo tenemos agotado el Estado de las autonomías y muy tocado el “régimen del 78” –algunos decidieron aparcar su diagnóstico al respecto-, sino que seguimos estando lastrados por una concepción del Estado y una idea de la nación que vienen de muy atrás. Si el Estado-nación es invento del siglo XIX, en cada caso se buscó legitimidad en hechos del pasado, siempre mitificados para nutrir una identidad colectiva que debía funcionar como factor fundamental de cohesión social. En ese remontarse a hechos del pasado como –en nuestro caso- la unión dinástica de Castilla y Aragón, con la anexión de Navarra y la conquista del reino nazarí de Granada, todo ello punto de arranque de la Monarquía Hispánica, tales hechos pasan a ser considerados, junto con otros, factores fundacionales. Al ser ensalzado ese constructo histórico queda en la penumbra, como mera cuestión marginal, la expulsión de los judíos. Si eso fue una catástrofe para una gran comunidad sefardí –no fue ni el único, ni el primer caso de expulsión de los judíos en países europeos-, fue también una pérdida incuantificable para la sociedad española, que por otra parte habría de configurarse con ese desgarro inicial. La identidad colectiva se conformó, pues, excluyendo, de forma que poco más de un siglo después a la expulsión de los judíos le seguiría la de los moriscos.

Recuperar el punto de vista de los “marranos” –y del marranismo provenían Teresa de Jesús, Fernando de Rojas, Cervantes…- es hacer valer la mirada de quienes veían a España de otra manera, de quienes la quisieron plural y tolerante

Importante es que no todos los judíos marcharon; quedaron los que se convirtieron, los “marranos”, entre los que se dieron diferentes grados de integración, no siendo pertinente para la época hablar de inclusión. Los “marranos”, como de manera magistral trata la filósofa italiana Donatella Di Cesare en su libro titulado precisamente Marranos, quedaron en el seno de la sociedad española, ahormada bajo la férula del catolicismo contrarreformista, como “los otros” que a su vez, en tanto que rompieron con su comunidad de origen, representaban una doble alteridad excluida: “los otros de los otros” (los judíos en general). En consecuencia, esos “otros de los otros”, con su identidad fluctuante y sus biografías marcadas por la represión, portando la memoria de vidas profundamente dañadas por sobrevivir, a veces memoria perdida en el curso de generaciones y por las presiones de la aculturación, representaron el núcleo vacío de una identidad conformada a través del rechazo, cuando no la persecución, de los “cristianos nuevos” –prolongada en la posterior marginación o exclusión de gitanos, protestantes, liberales, rojos…, y todos cuantos eran vistos como heterodoxos respecto de la ortodoxia dominante-.

Recuperar el punto de vista de los “marranos” –y del marranismo provenían Teresa de Jesús, Fernando de Rojas, Cervantes… y tantos y tantas- es hacer valer la mirada de quienes veían a España de otra manera, de quienes la quisieron plural y tolerante, convivencial e inclusiva. Y de quienes hoy deben y pueden activar el recuerdo de aquello que para unos fue un estigma y para la sociedad hispana en su conjunto una herida abierta por autolesión nunca sanada. Si hoy observamos a la España actual con mirada “marrana” podremos relativizar ideologías y criticar dogmas que siguen dando cobertura a la exclusión y sacrificando la pluralidad, también la pluralidad nacional, herejía política para los que siguen respirando nostalgias “imperiofílicas” o atascados en soberanías impracticables. Una mirada “marrana”, con la sensibilidad propia para tener presente a quienes fueron víctimas en la historia o a quienes la historia de los vencedores dejó fuera en exilios exteriores o interiores, nos haría ver a España de otra manera, como igualmente supondría ver Cataluña desde dentro también con una voluntad inclusiva que hoy no es descollante, y promover dinámicas de reconocimiento en las múltiples direcciones en las que debemos hacerlo. 

Es verdad que no podemos aguardar de la inmediatez de una negociación para un pacto de gobierno y un acuerdo de investidura que ella produzca por sí misma un cambio de mirada, pero si no se tiene en cuenta esa imperiosa necesidad para lo que viene después de poco servirá la investidura y no irá muy lejos la acción de gobierno, dada la tarea mayor de reconstruir democráticamente un Estado que por la fuerza de los hechos ha de ser plurinacional e inclusivo de los diferentes que, como ciudadanas y ciudadanos, formamos parte de él.

Autor >

José Antonio Pérez Tapias

Es catedrático y decano en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Granada. Es autor de 'Invitación al federalismo. España y las razones para un Estado plurinacional'(Madrid, Trotta, 2013).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. José Luis

    Estoy de acuerdo totalmente con el artículo. Y, sin embargo, me da la sensación de que aquello que justamente critícanos del nacionalismo españolista a las izquierdas se nos olvida denunciarlo o lo denunciamos muy tibiamente de otros nacionalismos, como el catalanista, enemigos de ese pensamiento “mariano” transversal e incluyente

    Hace 1 año 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí