1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Si lo sé no juzgo

Quizás lo único que puede afectar al pacto PSOE-ERC es la letra pequeña de la sentencia de Luxemburgo. La posibilidad de que, en su derecho, Puigde –y con él Comín y Ponsati– accedan a ser eurodiputados

Guillem Martínez Madrid , 19/12/2019

<p>Declaración de Oriol Junqueras durante el juicio del procés en la Sala de Plenos del Tribunal Supremo, el 14 de febrero de 2019.</p>

Declaración de Oriol Junqueras durante el juicio del procés en la Sala de Plenos del Tribunal Supremo, el 14 de febrero de 2019.

Señal de televisión del Tribunal Supremo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

 

1- El pacto PSOE-UP está cerradito, y el de PSOE-ERC está delimitado, diría. Delimitación: un cambio léxico, es decir, cultural. Negociación y utilización de nuevos palabros. Lo que es a) poco, b) mucho –la cosa cat, en Esp y Cat, ha supuesto una punta, tal vez su canto del cisne, de la Cultura de la Transición, esa cultura vertical, dominada por el Gobierno –que aquí son dos– y su léxico por encima de la realidad; una cultura aberrante, en fin, y que sólo conduce al punto 25. O c) muchísimo. En una cultura fundamentada en el léxico, establecer un léxico abierto, sensible a la negociación, es la pera. Ya veremos.

2- Pero en eso parió la abuela. 

3- Se ha de apuntar que era un parto programado. Es decir, que, sorpresas, pocas. Esta semana tocaba: a) tsuminada de Tsunami para lo del Barça-Madrid, b) sentencia para lo de Torra –se conocía esa posibilidad desde hacía un rato–, c) sentencia de Luxemburgo –muy importante y determinante para el pacto PSOE-ERC–, y d) segunda entrega del Congreso de ERC.

4- Era evidente que no era una buena semana para sellar el pacto PSOE-ERC. Por la iconografía aludida en el anterior punto. La pregunta es si la iconografía producida puede enviar al garete el pacto. Respuesta: la iconografía es muy importante. De hecho el procesismo, escuela de pensamiento en la que participa ERC o le corren a boinazos, es un corpus coreográfico antes que de derechos y libertades –no se pierdan el punto 25, leñe–. De hecho el principal escollo del PSOE para sus pactos con UP y ERC son, hasta cierto punto, coreografías nacionalistas y derechistas que han penetrado el sentido común hasta convertirse en la cultura política esp, esa cosa vertebrada el tertulias y en política tertulianizada.

5- Visto lo visto, este articulete pretende evaluar la posibilidad de que el pacto PSOE-ERC culmine tras esta movida iconográfica –spoiler: culminará; no se pierdan el punto 22–. Para lo cual analizaremos los puntos iconográficos de esta semana, del más chorra al más trascendente. Y empezamos en 3, 2, 1.

6- El primero fue ayer. La cosa Tsunami. Que supuso una resignificación del concepto Tsunami. La organización temida, perseguida, o seguida con ansia –y verticalidad, esa cosa tan procesista–,  y dotada de una app que debía suponer un antes y un después en el activismo social, no provocó una iconografía épica, sensible de cambiar y ampliar ánimos, sino que creó otra iconografía de consumo interno, muy limitada. A saber: el asunto Barça-MAD no quedó colapsado, la convocatoria no resultó muy lucida y el do de pecho, que poco tenía que ver con la movilización –a saber: colar unos drones en el Camp Nou, con sendas pancartas–, fue abortado por los sistemas inhibidores del Camp Nou en lo que fue, me temo, snif, la única defensa sólida culé que se vio en el encuentro. Por otra parte, la cosa Tsunami, más dedicada a molestar a la sociedad –cortes de tráfico, quema de elementos urbanos comunes– que al Estado, está empezando a ser percibida como molestia.

7- La policía pegó de lo lindo en las inmediaciones del Camp Nou. En lo que no es una novedad. Salvo para el colectivo humano que se pasó diez años ponderando el carácter flower-power de los Mossos, esa policía política y con gatillo fácil. Como todas por aquí abajo.

8- Una meditación sobre el no-éxito participativo en Tsunami Enterprises. Esta semana hubo una iconografía no calculada, que dibuja el procesismo, esa iconografía calculada. En lo que es un indicio del pacto ERC-Comuns para la cosa Pressupostos, trascendió que el tramo fiscal cat –el tramo autonómico más desventajoso para las rentas bajas, y más chachi para las rentas altas–, sufriría medio punto de aumento en su tramo más alto. Lo que supuso una gran polémica modulada por el procesismo –ese tramo alto–, a través de intelectuales de raza y calibre como Rahola –Rahola, para National Geographic, es un Inda en otra isla–. El resultado fue el establecimiento del concepto clase media como ese colectivo asfixiado y perseguido que cobra 6.000 pepinos al mes. La cosa causó estupor, y la primera semana, desde hace 10 años, en la que se habló de riqueza, pobreza y violencia económica. Es decir, la primera semana en la que el procesismo no cumplió su función política. Cuidadín.

9- Al día siguiente del Tsunami vino el bonus-track sentencia de Torra. Inhabilitación por 18 meses, los mismos en los que, según el prospecto del procesismo, se puede hacer un Estado. Lo que tiene coña, supongo. Sinopsis: Torra fue llevado a juicio por no quitar una pancarta partidista de la Gene. Es decir, por no quitarla a tiempo, que la quitó, como siempre en el procesismo. Hubiera bastado, por tanto, con una multa. O, simplemente, con felicitarle. Con esta inhabilitación –cantada, desde que se fue a juicio; tal vez buscada por Torra, incluso– se vuelve a intensificar el pasado. Es decir, la judicialización de la política –aunque cutre, lo de Torra lo es–. Y se vuelve a prefigurar el futuro. Un Presi no electo, que en el ámbito europeo no se aparta un pelo de las nuevas extremas derechas populistas –el punto 25–, adquiere, dentro del procesismo, esa iconografía, la iconografía más preciada: la del mártir. 

10- La sentencia a Torra se aleja de lo que le pase a la diputada Laura Borràs, un caso de posible delincuencia común. Y supone otra ficha a favor de JxC en la partida de Chicken Game contra ERC. Supone un nuevo triunfo –en Cat, las derrotas son triunfos; sólo un intelectual intentó invertir esa dinámica: Johan Cruyff, snif–. Y supone un buen punto de partida para las elecciones autonómicas, que serán cuando a Puigde le convengan –no se pierdan el punto 24–. En principio, Torra recurrirá la sentencia. Pero su recurso será solucionado pronto, que no hay chicha. En ese momento, será Presi de la Gene Aragonès –ERC–. Es decir, si Puigde no manda parar antes. Es poco probable, pero si Puigde decidiera elecciones right now, sería un marrón para ERC. Por Chicken Game, el Presi Aragonès debería emitir las iconografías de un Presi proto-mártir, alejándose del pacto con PSOE. Esto, una presidència inesperada para ERC, sería una bicoca para ERC en otra cultura. Pero no en esta, dominada y esclavizada por el Chicken Game. El Chicken Game es la esclavitud de ERC. Y el pacto con PSOE, paradójicamente, su liberación. Lo que nos lleva al punto 11.

11- Y, el mismo día de la Sentencia a Torra, apareció el verdadero marrón. La sentencia de Luxemburgo para lo de Junqueras. 

12- La sentencia de Luxemburgo no afecta al juicio del Procés. Ni a la sentencia. O sí, y aquí empieza el lío. Afirma, básicamente, que el eurodiputado Junqueras fue privado de su derecho al sufragio pasivo del 13 de junio al 14 de octubre. Lo que es gordo. Submodalidad muy gordo. Y viene a incidir en el hecho de que es un problemón solucionar un problema político con jueces. No solucionas nada, y complicas mucho. Ningún problema político se soluciona con una sentencia penal, sino que ella contamina al conjunto.

13- Ejemplos de contaminación del conjunto. Luxemburgo admite lo que Congreso y Senado –cámaras que renunciaron a su autonomía frente al judicial– no admitió en su día con Junqueras y otros electos. Respeta los tempos del TS –viene a decir que hizo bien al plantear la pregunta a Luxemburgo–, pero entre líneas da una fuerte colleja al TS. El sistema judicial esp es percibido como una rareza, si bien aún tolerable. Y sensible a la politización. En este caso, ha actuado con criterios restrictivos, que afectan al trade-mark democracia. Algo falla en el Judicial. Falla en su CGPJ. Falla en su cultura. No en todos los países, por ejemplo, un TS hubiera decidido su competencia ante un problema político, que el Fiscal General decidió que era judicial después del 1-O de 2017. Es decir, por la patilla.  

14- E, importante, la respuesta desde el Parlamento Europeo –todo un hilo robusto de interpretación de la sentencia de Luxemburgo–, a través de su presi, ha sido contundente. El presi –socialdemócrata, italiano, católico– ha planteado que la sentencia "afecta directamente a la composición de esta institución". Ha constado que la condición de eurodiputado deriva del voto de los electores. Es una condición que "se considera adquirida desde el momento de la proclamación oficial de los resultados electorales". Que Junqueras posee inmunidad desde ese momento. Y que, si en ese momento está en preventiva, "la autoridad nacional (...) deberá solicitar (...), cuanto antes mejor al Parlamento Europeo, la revocación de esta inmunidad". Por todo ello hace "un llamamiento a las autoridades esp competentes para que cumplan esta sentencia". Y agrega: "Les informo que no aceptaré ninguna impugnación de las normas sobre este tema". 

15- Contundente. Lo que alude a la percepción de un gran problema democrático. Muy fuerte, tronco. 

16- Lo que nos lleva a la pregunta: ¿qué diablos significa el punto "cumplir-la-sentencia" por parte de la "autoridad nacional"?

17- Es un abanico de posibilidades legales limitadas. Que van desde no cumplir la sentencia –el Estado puede hacerlo; puede, incluso, meterse en espiral nacionalista y decir que los chupatintas de Luxemburgo no saben nada de la realidad esp, tan diferente al resto del planeta, como el botellón; puede sonar raro, pero es lo que algunas regiones del judicial hicieron con la sentencia alemana sobre Puigde–, hasta diversos grados de cumplimiento, que parece que es lo que va a pasar. De hecho, el TS ha dado 5 días a las defensas para que planteen sus interpretaciones y demandas. ¿Cuáles son esos grados o posibilidades de cumplimiento? 

18- En el grado más bajo, el cumplimiento de la sentencia, me dicen, consistiría en permitir a Junqueras su libertad de movimientos –es decir, su libertad–, que adquiera su condición de diputado y, posteriormente, que el TS solicite a la Cámara la suspensión de su inmunidad. Y, hala, a volverlo a juzgar, o a sentenciar. Y, en ese trance, morirnos de risa. Me dice una eurodiputada muy lista que, en todo caso, el Europarlamento podría responder a ese suplicatorio del TS en febrero, como poco. Y que –y aquí, risas enlatadas– no está tan claro que lo haga de manera satisfactoria para el TS. Lo que, llegado el caso, supondría tener a Junqueras en la calle, mientras el resto de ex-rebeldes, hoy sediciosos por un tubo, están en el trullo. Lo que haría del trullo un chiste. Europeo. En el grado más alto y amplio de las soluciones aparecería la posibilidad de anular la sentencia –para Junqueras, como mínimo–. Lo que también tendría guasa. La guasa de una sentencia inexportable, porque el juicio ya lo era.

19- Bueno, la respuesta en cinco días. En todo caso, creo que ya no se puede negar que Europa, a través de su Parlamento, por ejemplo, está participando en la solución de La Cosa. No es la primera vez que participa. En 2017, si Europa hubiera cobrado por horas, se hubiera forrado. Si el entonces Gobierno y el entonces y ahora poder judicial hubieran tomado nota de las presiones explícitas, hubieran muerto menos gatitos. 

20- Es importante señalar que todo esto puede allanar el pacto PSOE-ERC. El Gobierno, a través de Marlaska, ha manifestado su voluntad de aplicar la ley, tal y como ha sido dibujada por Luxemburgo y, diría, a través de la contundencia del presi de la Eurocámara. Esto –un gesto– puede ser el gran gesto que esperaba ERC. A falta de la capacidad de presión del Ejecutivo sobre el Judicial –invisible, incalculable; más cultural que explícita; se produce más y mejor cuando Ejecutivo y Judicial piensan lo mismo/con el PP–, salvo en el tramo Abogacía del Estado –y no tanto, como se vio en el Juicio al Procés–, es un movimiento importante. Diría que sin precedentes. 

21- El Gobierno, en todo caso, no puede desautorizar al Judicial. El futuro Vicepresi/Iglesias, verbigracia, ha evitado hacerlo, cuando ha aludido, de manera más directa que el pack PSOE a la sentencia, indicando que la judicialización del procés "ha alejado un escenario de resolución y –ñaca– "ha deteriorado la imagen de nuestra Justicia". El Gobierno, como ha hecho esa región del proto-gobierno que es Pablo Iglesias, jamás cuestionará al TS, como ERC jamás cuestionará la unilateralidad. Por lo que no hay que pedirles esas iconografías, supongo. Los hechos, de hecho, ya desacreditan al TS y al unilateralismo. Lo único que hay que pedirles, a PSOE y a ERC, es que entiendan sus guiños mutuos al vacío. Y que, a través de sus guiños, observen que el PSOE pasa un tanto de las aberraciones del TS, como ERC del unilateralismo. Esas iconografías.

22- Vamos, que si no son tontos, habrá pacto.

23- Lo importante, y no verificable, del punto 22 es, glups, la partícula "si no son tontos". Lo que no tranquiliza.

24- Quizás lo único que puede afectar al pacto PSOE-ERC es la letra pequeña de la sentencia de Luxemburgo. La posibilidad de que, en su derecho, Puigde –y con él Comín y Ponsati– accedan a ser eurodiputados. Que no está claro. Parten de un prestigio diferente en la Eurocámara –diría que nulo–, y de una situación administrativa diferente. En todo caso, nunca han estado tan cerca del cargo. Lo sabremos en pocas semanas. La posibilidad de que Puigde lo sea implica inmunidad. Vamos, que podría ir a GH VIP. La poli sólo podría detenerlo durante unas horas. Como en Alemania. También podría ser candidato a la Gene por JxC –ERC es como Julio Salinas; cuando está a punto de marcar, se hace un nudo en las piernas–. Importante: podría ser candidato, pero no presi. O, al menos, para serlo, debería dimitir como eurodiputado. Lo que, entre cargo y cargo, le dejaría, legalmente, en pelotas. Pero su presencia en una lista sería iconográfica. Es decir, procesista. Y, dentro de la disciplina, un gol. Lo que permitiría ganar, y olvidar españolismos como subir medio punto el IRPF a los grandes patriotas. Y poner en serios aprietos iconográficos a ERC. Poco más. Y nada menos. 

25- Llegado el caso, u otro caso, ERC debería ponerse las pilas. Abandonar el procesismo y su Chicken Game. Jugársela. Apostar por una vía indepe –no hay ninguna en el mercado, sólo procesismo–. O no. Pero abandonar este pack inquietante o, definitivamente, quedarse. Sobre lo inquietante: el procesismo, esa materia oscura en la que sólo JxC juega en casa, evoluciona hacia las nuevas derechas populistas. Hacia la idea de pueblo como sujeto, que excluye a muchos individuos, hacia la idea del gobernante como encarnación del pueblo, que excluye a muchas políticas, hacia una democracia aclamativa, en la que el sujeto pueblo está representado a condición de ser pueblo puro, sin mezclas ni extranjerismos, como subir una XXXXXX el IRPF. Y en comunión con su líder, la máxima representación del pueblo. Recientemente ha aparecido el libro Patriotas indignados. Sobre la nueva ultraderecha en la Posguerra fría. Neofascismo, posfascismo y nazbols (Alianza Editorial). En el que participan varios autores, como Francisco Veiga, o nuestro Steven Forti. No pretende ser un inventario de lo nuevo, sino una descripción de lo nuevo. Es inquietante ver cómo encajan en la descripción formaciones y dinámicas esp. Y es también inquietante cómo también encaja esa democracia rampante, del pueblo, modulada jerárquicamente, conformada por iconografías gregarias, que es el procesismo. ERC ha estado en ese pack. Está, pero parece que no es. La diferencia entre ser y estar ya es un motivo de optimismo. Sería deseable que ERC se libere de ese pasado y ese futuro. Es decir, que tenga la valentía de elegir destino, alejado de la extrema derecha europea.

 

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Uno

    Pareciéndome despreciable en líneas generales, como me parece, la gente que gana 6000€ al mes, sólo decir que el bueno de Mainat tiene una idea bastante exacta de lo que es la clase media. Son los de la clase baja (aka trabajadora) los que están equivocados.

    Hace 1 año 4 meses

  2. Mekong

    Cuan inútil río de tinta...no he podido seguir leyendo

    Hace 1 año 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí