1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

El liberalismo autoritario de Macron

Las políticas del presidente francés reflejan una concepción darwiniana de la sociedad, en la que los exitosos merecen apoyo y los perdedores, control y represión

Guillermo Arenas 16/12/2019

<p>Emmanuel Macron durante una visita del presidente mexicano en 2017.</p>

Emmanuel Macron durante una visita del presidente mexicano en 2017.

Presidencia de la República de México (CC BY 2.0)

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hace ya varias semanas que un frente de contestación contra la reforma de las pensiones sacude Francia. El jueves 5 de diciembre, día de huelga general, entre 800.000 y 1,5 millones de personas salieron a la calle en manifestaciones por todo el país. Desde ese día, la empresa de transporte público parisina (RATP) y la empresa de transporte ferroviario (SNCF) han paralizado su actividad, provocando cientos de kilómetros de atascos para acceder a las grandes ciudades. Otros funcionarios como los docentes o los trabajadores de las principales refinerías de petróleo también participan en las protestas.

Esta situación, inimaginable en otros países, está lejos de ser inédita en Francia, una sociedad cuya historia de las movilizaciones sociales es particularmente densa. Desde las grandes huelgas de 1936 hasta ahora, los funcionarios y los trabajadores han sabido organizarse de manera masiva para enfrentarse a medidas concretas, a reformas que claramente tenían como consecuencia (y a menudo como finalidad) la degradación de sus condiciones de vida y de trabajo. Sin embargo, hay algo diferente en el ciclo actual. La reforma de las pensiones, que Emmanuel Macron defendió durante la campaña electoral de 2017 para diferenciarse de la derecha, aún no era conocida de forma detallada. Se tenían, por supuesto, algunos elementos y se conocía su espíritu, pero sus condiciones precisas de aplicación solo fueron desveladas el 11 de diciembre por el primer ministro, Edouard Philippe. Es más, el jefe de gobierno planteó, tras sus anuncios, que seguía abierto a negociaciones con los sindicatos. 

Esto sugiere que el proyecto del Ejecutivo de reformar las pensiones no es lo único que explica este ciclo de movilización masiva. Lo que saca a las calles y  lleva a la huelga a cientos de miles de personas es la oposición hacia algo mucho más amplio y que se puede caracterizar, de manera vaga pero muy significativa, mediante algunos de los eslóganes que se escuchan desde hace años en este tipo de protestas: “Contra el aeropuerto de Notre-Dame-des-Landes y su mundo”, “contra la reforma laboral y su mundo”, “contra la reforma de las pensiones y su mundo”. Se trata, para retomar una expresión usada por los fundadores de Podemos en aquella época remota en la que querían encarnar el cambio, de un vasto movimiento destituyente. No solo pretende oponerse a una medida en particular, sino que pretende enfrentarse a toda una manera de concebir el individuo, la sociedad, el medio ambiente y la economía. El movimiento de los chalecos amarillos, robustecido por las movilización huelguista, no pretendía oponerse a otra cosa. 

Macron gobierna para una sociedad de ganadores, sin entender que también hay gente que solo quiere vivir decentemente

Ante este amplio movimiento destituyente, claramente heterogéneo y sin un plan de salida específico, se consolida un poder que algunos intelectuales (por ejemplo, Grégoire Chamayou) califican de “liberalismo autoritario”. 

Esta fórmula, construida sobre un oxímoron, caracteriza un fenómeno que ofrece dos dimensiones: una dimensión sustancial, manifestada por una visión del individuo, y una  dimensión formal, que transmite una visión y una praxis de los procesos de cambio. 

Desde el punto de vista sustancial, la visión del individuo que transmiten las políticas fiscales, presupuestarias y las diferentes reformas llevadas a cabo por Macron parece ser comparable a aquella que animó las reformas de Thatcher en Reino Unido hace cuarenta años. 

Por un lado, se encuentran los winners, los exitosos, “los primeros de la cordada” como dijo textualmente Macron usando una metáfora alpinista. Hacia ellos conviene dirigir una batería de medidas que les permitan realizar sus ambiciones de enriquecimiento económico, sobre todo a través de la renta. En ese objetivo se enmarcan tanto la supresión del impuesto sobre la fortuna como la instauración de una flat tax (tasa única) para los ingresos del capital o la creación del crédito competitividad-empleo, mediante el que las grandes empresas pueden reducir considerablemente su carga fiscal a cambio de crear puestos de trabajo… ¡Sin que ningún control y ninguna sanción hayan sido previstos por la reglamentación legal! 

En el otro lado se sitúan los demás, los perdedores, los vagos, “los que no son nada”, según otra fórmula textual del presidente. Según esa visión, estos necesitan que se les sacuda, moverse, buscar trabajo más rápido y trabajar más tiempo por menos dinero. De este modo, el proyecto de reforma de las pensiones, por ejemplo, consiste en pasar de un sistema por repartición a un sistema por puntos, como en Suecia. En el primero, los activos actuales financian las pensiones actuales y estas se calculan sobre la base los mejores sueldos obtenidos durante toda la carrera profesional. En el segundo, se cotiza a lo largo de la vida activa para obtener un conjunto de puntos que, convertidos en euros, permiten determinar el valor anual de la pensión. De este modo, se recompensan las carreras más largas (cuanto más se cotice, más puntos se acumulan), las trayectorias con mayor movilidad (cambiar de empresa y de sector) y, sobre todo, el gobierno se guarda la posibilidad de bajar el nivel de las pensiones rápidamente, modulando el valor del punto. De hecho, esto fue lo que ocurrió en Suecia tras la crisis de 2008, provocando una tasa actual de pobreza entre los jubilados dos veces mayor que la que existe en Francia (7,5% contra 14,7%). La idea de que las pensiones puedan servir como mecanismo de reducción de las desigualdades acumuladas a lo largo de la vida activa se encuentra, por supuesto, muy lejos del proyecto del ejecutivo.

Macron gobierna para aquellos que pueden, sin el apoyo de la colectividad, elegir el empleo que les guste, tener mayor movilidad profesional, contar con más ingresos que la media, acumular capital. Gobierna para una sociedad de ganadores, sin entender que también hay gente que solo quiere vivir decentemente y trabajar hasta una edad razonable porque no pudo estudiar ni elegir su empleo o porque este es muy exigente físicamente. Algunas sociedades andinas califican esto con el concepto de “buen vivir”, que contiene a la vez la sencillez y la potencia de las nociones que vienen de muy lejos. 

Finalmente, sobre el plan formal, la visión de los procesos de cambio que transmite el presidente es cada vez más autoritaria. Las reformas se encadenan y, a la manera de una apisonadora, no dejan tiempo para la reacción. Además, conllevan un discurso terriblemente infantilizante y moralizador hacia aquellos que no tienen el estilo de vida o las aspiraciones de “primero de cordada”. Y cuando la oposición se organiza, como los chalecos amarillos, la respuesta represiva es brutal. A principios de este año, solo dos meses después del inicio de este movimiento de protesta, el periódico Mediapart contabilizó dos muertes, 24 lesiones oculares graves, cinco manos arrancadas por granadas y 315 heridos en el cráneo. El uso de las pelotas de goma, que tanta polémica produjo en España, se ha disparado de manera absurda. Más de 13.000 pelotas, consideradas como armas de guerra cuando Francia las exporta, han sido lanzadas sobre los manifestantes desde el principio de la movilización de los chalecos amarillos. 

El sistema político semipresidencial francés permite al ejecutivo, apoyado en una mayoría parlamentaria sólida, gozar de una capacidad de acción sin punto de comparación con la que puede tener el gobierno español, cuando haya uno. Tal vez por eso, la contestación en la calle y mediante los sindicatos parece tan importante, porque en Francia las instituciones se encuentran sometidas al proyecto político de un solo hombre. 

Esto no debería hacernos pensar, sin embargo, que España se encuentra a salvo del liberalismo autoritario. Las muestras que está dando, desde hace varios meses, la derecha nacional de su desprecio por el Estado de las autonomías y del pluralismo político que representa nos llama a ser vigilantes. 

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. WATTBA - what a time to be alive !

    Ese cuello es perfecto para una buena guillotina... No es descartable con el panorama y conociendo la historia de la República Francesa.

    Hace 1 año 4 meses

  2. Manuel Suárez Suárez

    ES SIMPLEMENTE NEOFASCISMO...ESPERO QUE MACRON TENGA POCO RECORRIDO SI FINALMENTE LA MAYORÍA DE LA SOCIEDAD FRANCESA ENTIENDE QUE EL PROBLEMA NO SE RESUELVE ATACANDO A LOS QUE MENOS TIENEN.

    Hace 1 año 4 meses

  3. Félix Huerta

    Muy buen análisis de la situación social actual en Francia (soy testigo presencial ).

    Hace 1 año 4 meses

  4. Mark

    Liberalismo sin disfraz. Simplemente. Por lo demás Francia es una monarquía electiva disfrazada de República desde hace decenios.

    Hace 1 año 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí