1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Gastrología

Caca y desarrollo sostenible

Ramón J. Soria 12/12/2019

<p>Letrina en Nepal.</p>

Letrina en Nepal.

scottinthailand / Pixabay

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Pensaba escribir sobre los beneficios para el suelo de la ganadería extensiva, los productos ecológicos y de kilómetro cero o del intento de evitar los derroches o potlatch navideños a base de marisco de piscifactoría y pavo enjaulado, pero esta mañana, mientras leía sentado con comodidad encima del señor Roca me he acordado de algo mucho más relevante y serio: tan importante como comer bien es el “descomer” de forma adecuada. La caca es tan importante como la comida buena y el agua potable. Cagar y luego tratar de forma adecuada la mierda no es cosa de broma, es fundamental para la salud del planeta y para la salud de todas las personas. Dentro de los Objetivos 2030 de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas está el punto 6 que dice una cosa muy simple, muy bonita y actual: “agua limpia y saneamiento”. Y dentro de este, el punto 6.2. tiene como objetivo “de aquí a 2030, lograr el acceso a servicios de saneamiento e higiene adecuados y equitativos para todos y poner fin a la defecación al aire libre”.  

No podemos dejar de cagar 150 o 200 gramos al día pero debemos ir pensando nuevos sistemas de evacuación que no impliquen el derroche de 10 litros de agua potable cada vez que tiramos de la cadena

La palabra “saneamiento” es un eufemismo  muy elegante para hablar de: la caca y un retrete donde depositarla, una cloaca donde se va la caca y sus derivados separada del agua potable, que luego va a un lugar donde puede ser apartada de cualquier contacto con los alimentos, las personas, los acuíferos y los ríos, que después es depurada, tratada de forma física, química y bacteriológica para que el campo, su fuente, su calle, usted y su familia no acaben llenos de mierda. Cada vez que escuche la palabra “saneamiento” recuerde toda esta cadena de sucesos malolientes. En la cumbre del clima hablamos de la necesidad de aire limpio y de reducir los gases de efecto invernadero, de los plásticos agobiando a los peces, los agroquímicos envenenando el suelo, las sequías y hambrunas que está produciendo este insostenible desastre capitalista en muchos lugares del planeta. Hasta discutimos de los pedos de metano de las vacas y de su duración en la atmósfera, pero también se habla de cagar, porque la caca, la nuestra, la de todos y todas, es una mierda muy importante. La ONU dice que: “Al menos 892 millones de personas continúan con la práctica insalubre de la defecación al aire libre”; hay mucha gente que carece de retrete y todo lo que viene después. Es decir, la gente, personas como usted y como yo, cagan por ahí, con vergüenza y pudor, en la calle, en el descampado de enfrente, en el arroyo de al lado, en cualquier parte, luego esas cacas las pisan, las tocan los niños, las moscas que luego se posan en su comida, se mezcla con el agua de beber y la gente enferma y muere. Porque no sé si sabe que los dos inventos más importantes de la humanidad, y que han contribuido a hacernos la vida más larga, son por una parte las vacunas y los sistemas de vacunación universal y por otra los sistemas de alcantarillado y tratamiento de aguas fecales. Puede tener usted un buen filete en la mesa, una abundante ración de arroz todos los días, una cama confortable, una casa templada y un techo sobre la cabeza, pero si no se vacuna, si en su pueblo, su calle o su casa no tiene un retrete y una red de saneamiento adecuada, usted enfermará y sufrirá, vivirá mucho menos, palmará mucho antes. Un gramo de heces puede contener diez millones de virus, un millón de bacterias, mil quistes parásitos, cien huevos de lombrices intestinales. 

Piénselo bien. Haga sus cuentas. Olvídese por un momento de los cubos para cristal, materia orgánica, plástico y cartón que tiene en algún lugar de su cocina; con ellas es muy consciente de la cantidad de basura diversa que su familia produce, sí, mucha, demasiada, debe reducirla, separar, reciclar, reutilizar. Pero va al WC, hace pis, hace caca, se limpia con un papel de celulosa –¡espero que no utilice una de esas toallitas textiles que atascan todo!–, tira de la cadena y se olvida. Así que le voy a obligar a hacer memoria y a multiplicar: más o menos usted defeca entre 150 y 200 gramos de heces (le ahorro que vaya a pesarlas, créame, que los sociólogos en eso de medir y pesar sabemos algo). Eso son entre 4,5 y 6 kilos de cacas al mes, entre 54 y 72 kilos de mierda al año. Si en la ciudad de Madrid cagamos todos los días 3.275.195 de habitantes, este año la montaña de caca que hemos producido pesa entre 176.860 y 235.857 toneladas, además de un bosque entero de eucaliptos convertido en papel higiénico sucio y entre 8 y 10 litros de agua cada vez que tiramos de la cadena del inodoro. 

Detengámonos en este pequeño detalle: antes de tirar de la cadena tenía en el depósito de cerámica ¡di-ez-li-tros! de agua limpia y potable, tras pulsar el botón, en dos segundos, van hacia la alcantarilla 10 litros de agua ¡en-mier-da-da! que hay entonces que tratar, depurar y luego volver a verter al río más o menos limpia. Haga las cuentas con el número de habitantes que tiene su ciudad y luego imagine lo que pasaría si toda esa mierda, en lugar de irse como por arte de magia por un agujerito blanco del señor Roca, se quedase por ahí, en medio de las aceras, las calles, los jardines, los bosques, las riberas, las cunetas y los campos de cultivo que hay cerca de su casa. Piense ahora en esos 2.400 millones de personas que no tienen “cuarto de baño”, alcantarilla y planta depuradora de aguas fecales, en los 1.800 millones de personas en todo el mundo que utilizan una fuente de agua potable que está contaminada por restos fecales, en los 1.000 niños que mueren todos los días debido a enfermedades diarreicas asociadas a la falta de higiene, en los más de dos millones de personas que mueren cada año por enfermedades diarreicas en todo el mundo, porque la falta de higiene y el agua insalubre son responsables de casi el 90% de estas muertes

Seguro que los ha visto muchas veces cuando ha ido de turista por ahí, a algún país “exótico” y subdesarrollado a poco que haya salido de su hotel y paseado fuera de los circuitos turísticos, ese olor, esos montoncitos por todas partes. Tal vez no sepa que, antes que hablar de independencia, hacer huelgas de hambre y explicar la práctica política de la no violencia, Gandhi discutía muchas veces sobre la importancia de la “evacuación y de los excrementos, la necesidad de tener una letrina”. Aún hoy en la India moderna, esa que pone satélites en órbita y que tiene bombas atómicas, millones de personas siguen sin tener alcantarillado y por tanto la diarrea crónica, la disentería y el cólera enferma y mata a miles.

más de dos millones de personas mueren cada año por enfermedades diarreicas en todo el mundo, la falta de higiene y el agua insalubre son responsables de casi el 90% de estas muertes

Todos los días se dejan en las calles y campos de la India 200.000 toneladas de heces humanas y, para la mayoría de los indios, la defecación al aire libre es la mayor de las vergüenzas. Pero este país sólo es un ejemplo de lo que ocurre en casi la mitad del planeta. El 40% de las enfermedades del mundo siguen teniendo una transmisión fecal siguiendo el viejo diagrama de las “cinco F”: fluids, fields, fingers, flies y food (fluidos, campos, dedos, moscas y alimentos). William Ian Miller hizo hace algunos años (1997) un estudio interesante llamado Anatomía del asco, el asco es una emoción poco estudiada y los científicos no se ponen de acuerdo en si el asco es algo innato o algo cultural, pero sentir asco hacia la mierda ajena nos ayuda a seguir con vida. Rose George escribió La Mayor necesidad, un paseo por las cloacas del mundo (2008), una obra en la que se pasea por todos los sitios malolientes de este planeta y nos descubre el grave problema sanitario y ecológico que supone la caca. Recomiendo ambas lecturas gastronómicas. Es obvio que no podemos dejar de cagar esos 150 o 200 gramitos al día pero debemos ir pensando nuevos sistemas de evacuación que no impliquen el derroche de 10 litros de agua potable cada vez que tiramos de la cadena. Además, muchos de esos residuos siguen sin depurarse bien incluso en España. Tampoco es de recibo que más de 2.400 millones de personas no tengan retrete y alcantarillado, que se mueran por culpa de la mierda. 

Piense que mucha gente no quiere tener un Mercedes Benz, ni siquiera un híbrido chulo, tan solo quieren tener a un “señor Roca” donde sentarse por la mañanas, así que no se queje tanto de la cara que pone Greta cuando se enfada. Y cuando usted utilice por aquí, en la barra del bar, por ejemplo, expresiones como, ‘¡vaya mierda de país que tenemos!’, ‘¡esto es una mierda!’ o ‘¡vete a la mierda!’, piense en la literalidad de las frases, recuerde sus 54 o 72 kilos de caca al año que debemos depurar y transformar gastando mucha energía y agua en abono de jardín, admire el país en el que vive y entienda, luche, enfádese cuando vea convertidos nuestros ríos en canales de riego pestilentes o en vulgares cloacas por donde se va hacia el mar la mierda que no depuramos o reciclamos bien, ya sean plásticos, pesticidas, combustibles fósiles o nuestra propia caca. ¿Sabe que existe el Día Mundial del Agua y también el Día Mundial del Retrete? Y es un día importante.

Autor >

Ramón J. Soria

Sociólogo y antropólogo experto en alimentación; sobre todo, curioso, nómada y escritor de novelas. Busquen “los dientes del corazón” y muerdan.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. juan

    excelente articulo del culo. :) muy claro. gracias Y MUY CENTRAL EN TEMA AGUA PAPEL ARBOL ENERGIA saludos

    Hace 1 año 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí