1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Óliver Laxe / Director ‘O que arde’

“En el rural hay un gemido de orfandad, un grito desesperado y rabioso”

Valeria Pereiras Navia de Suarna (Lugo) , 26/11/2019

<p>Oliver Laxe, momentos antes de la proyección de O que arde en Navia de Suarna.</p>

Oliver Laxe, momentos antes de la proyección de O que arde en Navia de Suarna.

Xoán Xegunde

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Tras los triunfos cosechados en Cannes y San Sebastián, Óliver Laxe (París, 1982) quiso regresar a sus orígenes para estrenar O que arde in situ, en una pequeña localidad de la sierra de Os Ancares (Lugo). “Venimos aquí porque la hemos hecho juntos”, afirma compartiendo su éxito con todas las personas implicadas en esta cinta que aborda el abandono del rural y que, trascendiendo sus causas, resulta certera. 

Un subidón de autoestima es lo que más se repite entre el millar de asistentes al estreno de O que arde en Navia de Suarna. En la plaza central del pueblo, como si de un cine de verano se tratara pero ya entrado el otoño, está todo listo para el acto. Antes de recibir el calor y el aplauso de toda su familia de Os Ancares, Óliver Laxe atiende a CTXT en un reservado del bar Xegunde. 

En una entrevista en Luzes, rodando O que Arde, aseguraba que “querías que el espectador experimente la venganza del rural”. 

Parece que se ha conseguido. 

¿Se refiere al éxito de la película y a todo el despliegue que se ha montado aquí en Navia para verla?

A veces, las películas más políticas son las que abren el corazón del espectador. No sé si mi peli lo hace, pero tiene esa intención

No recuerdo en qué contexto lo dije, tendría que leer la entrevista, pero sí que hay un gemido de orfandad, y un grito desesperado también, un grito rabioso. Creo que el grito rabioso es mío, sí, bastante mío. 

Hay mucha rabia en esta película.

Sí, pero ojo, la rabia está en la película tal cual y a veces está destilada. Hay más amor, más dulzura… De hecho, es una película tangencialmente política. Lo es, sin serlo. Si no hubiera estilizado mi rabia, no habría hecho una película política en el sentido más literal del término, lo cual no quiere decir más trascendente. A veces, las películas más políticas son las que abren el corazón del espectador. No sé si mi peli lo hace, pero tiene esa intención. Y muchas veces, cuando estás todo el rato en la dialéctica, en el lenguaje político, que es de dividir, te quedas fuera de ese objetivo. 

Esto se aprecia en esa manera de amar que tienen madre e hijo, Benedicta y Amador, un incendiario exconvicto que regresa a casa tras cumplir condena. ¿Por qué estos personajes?

Por motivos muy similares y muy lejanos. Una madre, porque el amor de una madre es el amor que me parece de los más puros, de los más bellos, porque es un amor a pesar de todo, por encima de todo, un amor que no juzga. Es una casa. Y Amador por lo contrario, porque es alguien fácil de juzgar. Es un personaje un poco vilipendiado por la sociedad. Y esto es normal, yo mismo… Nos ponen un pirómano mañana delante y podemos llegar a apedrearlo. Estoy exagerando, pero de alguna manera es así. Me apetecía ejercitar y poner en práctica lo que es el amor. Qué es amar, incluso a aquel que es tu opuesto o que te hace daño. 

Desde luego, coger el camino fácil no es algo que practique con su cine. Pero la recompensa está ahí: película que hace, éxito que consigue. 

Coger el camino fácil es el camino difícil. Entender esto es lo que me ha hecho estar en el centro del cine. Ahora puedo hacer lo que quiera. Porque yo sabía, desde el principio, que coger el camino difícil era el camino fácil y pragmático. Es de un egoísmo total. El árbol nunca tiene frutos a la altura de la mano, siempre digo lo mismo. 

Al menos, no los buenos.

Claro, hay que subir a por ellos. Al hacerlo también te puedes caer, pero tienes buenos frutos y además buenas vistas. Esto me gusta mucho.

Para desechar ese signo de fatalidad que parece cernirse sobre el rural y que opera a menudo como disculpa de su situación, ¿son necesarias este tipo de películas? 

soy urbanita, pero tengo la fortuna y la mala suerte de ser un hombre que está entre dos mundos: la tradición y la modernidad, el pasado y el futuro, y eso es lo que me hace artista

Efectivamente, no sé muy bien cómo se va a interpretar, porque hay cierto espectador que puede creer que la vida de Amador y Benedicta es una vida triste, y que no quieran una vida así. Precisamente, esto requiere un descentre ontológico, cambiar la mirada. Me parece que yo los veo soberanos, dignos, libres… A mí me gustaría ser como ellos. De lo que más contento estoy es de que toda la gente me ha dicho que no hay una mirada urbanita en la peli. Y el espectador, en España, que está muy pegado a su esencia, va a conectar con la película. Aún por mucho que esté velado su ser y su esencia. 

¿Se incluye en esa categoría de “trauma nacional” referida a una ruptura abrupta en el modo de vivir con respecto al mundo rural que está aflorando en numerosas obras?

Opino que hay que volver a casa, en el sentido amplio del ser, dentro de uno. Opera a muchos niveles dentro de mí. Sé que el espacio tiene las características idóneas para que mi ser se desarrolle y para llegar a esa parte esencial que hay en mí, y que muchas veces el ruido no me permite escuchar y sentir. A mí me gusta la tradición. Y soy de una generación que tiene que desandar caminos errados, mirando al futuro. Yo estoy poniendo en marcha una suerte de granja-pedagógica o centro de terapias rurales.

¿Para rehabilitar urbanitas?

Sí creo que los que más lo necesitamos somos los urbanitas, los que estamos integralmente enfermos, desarraigados, neuróticos, desesperados, perdidos… Esto sucede en las ciudades. Es un sufrimiento más enmascarado, pero estructural. 

Usted lo es y no lo es. Nació en París pero cuenta que venía aquí a menudo. 

Sí que soy urbanita, pero yo tengo la fortuna y la mala suerte de ser un hombre que está entre dos mundos: la tradición y la modernidad, el pasado y el futuro, y eso es lo que me hace artista, porque a través de esta colisión que hay en mi interior y de este dolor que tengo se destilan obras que lo recogen, pero es jodido. Me refiero a que yo quiero hacer esta escuela principalmente para mí. 

¿Qué le gustaría aprender? 

Salir de esta cultura del proyecto, y estar más en la del ser. Porque esa es una de las grandes mentiras de la modernidad. Este mito del progreso, al que ya no se le defiende tanto, ¿no? Se nos dice, o está establecido en nuestra sociedad, que el saber da el ser. Si tú sabes, si acumulas conocimientos, eres, y todos hemos estudiado carreras y demás y no nos han servido para nada.

El saber y el tener también.

Exactamente, como es un saber que es puramente exterior, basado en el conocimiento externo que no viene acompañada de uno interno, pues finalmente es el saber el que da el tener, y da el miedo. Pero es precisamente al contrario de lo que sucede en el rural, donde el ser da el saber. Sí que hay que hacerlo innovando, no vamos a volver al burro, pero a lo mejor sí que puedo decidir no tener internet en casa. 

Viene de hacer cientos de kilómetros para presentar la película. ¿No es agotador?

Estoy exhausto, si. Ahora voy a Curtocircuíto [festival internacional de cine de Santiago de Compostela], Nueva York, Londres, después el estreno gallego, tenemos la suerte de estar en salas pequeñas: Carballo, Viveiro, Monforte, Vilagarcía… Sitios en donde no se enseña nunca este cine, y queremos acompañarlos. Gracias a que está mi madre en casa, y cuando le digo, cuando empiezo a laiarme, a lamentarme, me dice: “Mira, tienes problemas de rico, deja de quejarte” [se ríe].

¿Pero le gusta toda esta tournée?

En parte sí, porque estás con la gente, con vosotros, y eso me hace destilar también mi pensamiento, mi manera de ver las cosas, pero en fin… tengo que tener cuidado de no estar mucho en la cultura del proyecto, de la carrera… Hay que equilibrar un poco eso. No sé. Hay que servir, y mi cabeza me dice que la decadencia es irreversible a todos los niveles, pero mi corazón me dice lo contrario y me guío más por el corazón. Creo que en cada pase que yo puedo hablar de mi peli, supongo que como toda la gente en nuestra sociedad que intenta hacer su trabajo con el máximo amor, tiene consecuencias positivas. Hay por ejemplo dos chicos, que conocí hace dos años dando una charla en su instituto, después de Todos vós sodes capitáns (2010) y que decidieron trabajar en el cine. Uno es Andrés, lo he vuelto a encontrar después de haber hecho un máster de cine y ahora trabajamos juntos. No me estoy poniendo la medalla, hay que sembrar y regar poco a poco. 

¿Algún proyecto en mente además de la granja?

De momento en ese es en el que quiero poner toda mi energía. Creo que me va a ayudar a equilibrar, será benéfico para mi y ahí creo que puedo hacer un buen servicio. Todos venimos a servir y yo siempre me estoy recuestionando si el cine es mi misión o no. Porque al final la única misión que tenemos es ser felices, autorrealizarnos, porque si logramos eso es cómo podemos cambiar el mundo. 

Hoy Navia se siente orgullosa de tenerle aquí.

Estoy emocionado. Pero es que, precisamente, antes que yo estaban mis abuelos y mis vecinos… Su esencia es la mía. Aquí hay unas mujeres increíbles que están con proyectos, el Ampa del colegio de Cervantes, los profesores… Hay unos seres increíbles. ¿Qué pasa? Que se ve menos que lo que hago yo, tiene menos repercusión. Yo  esto lo he podido hacer porque lo paga la Administración. Estoy un poco ahí en la cultura del espectáculo e intento que revierta positivamente. Pero yo lo único que hago es hacer las cosas como se han hecho siempre.

De acuerdo, pero nunca antes se había estrenado una película como esta aquí. 

Mi abuela cuando estaba alguien enfermo lo iba allí a cuidar, o hacía un pastel, incluso si no estaba enfermo. Había una conciencia. Venimos aquí porque la hemos hecho juntos. En mi equipo hay cinco realizadores, hay muchísimo talento, y hay veces que yo no decido, que simplemente les pregunto y pillo la mejor idea. Aquí estamos al servicio, ser un autor es una consecuencia.

Es el director de orquesta.

Soy el director de orquesta. O alguien que empuja a la gente en un río y después ya es la corriente la que nos lleva. Pero a mí también me han empujado.

----------

Valeria Pereiras es periodista.

Autor >

Valeria Pereiras

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí