1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Lo tóxico

Los nacionalismos esp. y cat. dominan la política en sus sociedades y expulsan del trade-mark democracia a quien quieran, pues la democracia ha pasado a ser la nación, y el sujeto ya no es el individuo sino el pueblo

Guillem Martínez 22/11/2019

<p>Quim Torra llegando a la Audiencia Nacional. </p>

Quim Torra llegando a la Audiencia Nacional. 

Captura de pantalla de RTVE

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1- Las negociaciones de gobierno van a toda leche. Es decir –y esto es una comparativa que ilustra el carácter mangui y ficticio del anterior intento–, que van con absoluta discreción. Un gobierno es, en fin, algo discreto. Si sabes algo de un gobierno, es que a ese gobierno le quedan cuatro días. Un gobierno se parece en eso a una pareja. Otro parecido con una pareja, ahora que lo pienso, es que puede ejercer la violencia a grito pelado, o en susurros. Que es posiblemente, snif, peor.

2- No trasciende nada de las conversaciones. Lo que indica que hay hambre. Tan solo ha aparecido alguna filtración sociata. Y, aún así, blanca, sin una maldad determinada o identificable. Me dicen que lo más fidedigno es un artículo de Fernando H. Valls en La Información. La cosa está así, o alguien quiere que así la percibamos. No se pierdan el punto 3.

3- Hay dos líneas de investigación. En una negocian Sánchez y Redondo vs. Iglesias y Gentile. En otra Lastra vs. Montero. Los puntos candentes, por lo visto, están en la cosa fiscal –el programa de UP hablaba de un IRPF que se pareciera a un IRPF, o a su primo, al menos; y de impuestos a la banca, a la que, como madres, damos todo sin pedir nada a cambio; ella, por cierto, ya no nos da ni un almanaque; el almanaque es el sello de que sabes en qué siglo vives; da canguelo que la banca ya no sea el mayor proveedor de almanaques–, y en la cosa económica –el programa de UP hablaba de una banca popular, que decía Proudhon, o pública, que se dice ahora–. También hay algún yuyu con la cosa laboral –no viene a cuento, o es el cuento, el caso es que un empresario me comentaba hace escasas horas que la reforma laboral, aún no finalizada, para su gusto y el de la UE, supone una parte importante de los beneficios de una empresa; vamos, que no renunciarán a ella ni jartos de ayahuasca; o de microtripis, la sustancia de moda en el MAD de cuello blanco–. También habrá intercambio de pareceres en la cosa vivienda. Es decir, en la cosa alquileres, esa prueba de que el capitalismo ha cambiado –lo quiere todo y lo quiere ya, como en una peli porno–, por lo que estamos, si nadie lo remedia, en otra época. Supongo que también estará presente en las negociaciones la indicación de la UE, que participa en esta juerga pidiendo recortes por cerca de –wala– 10.000 millones de pepinos, no sea que nos pongamos keynesianos. Y, claro, también está lo del punto 4. El punto 4 es el caso de la cosa. Es, de hecho, lo que garantizará que haya o no gobierno. Y su vida. Es decir, la capacidad propagandística de las derechas nacionalistas esp. Y cat. 

4- Hola. Soy el punto 4 y estoy muy loco. Me llamo Cat. Soy la posibilidad de que ERC vote o se abstenga ante el primer gobierno de coalición desde Negrín, un tipo divertido, al extremo que tenía un lío con Rosita Díaz, la gran actriz cinematográfica de la II República, de la que, como pasa con la II República, no queda ningún testimonio visual. Si la intención es que haya gobierno para el 3-D, día en el que el Congreso se constituye, yo tendría que haber cambiado de peinado para esa fecha. Por eso mismo, en los siguientes puntos, les explico los últimos movimientos en la cosa Cat y cómo tengo los pelos. Spoiler: no se si cortarme las venas o hacerles mechas. Empieza mi hermano mayor, el punto 5. O Cinqui, como le llamamos en casa.

5- Uf. Menos mal que se ha pirado el punto 4, que ya tenía ganas de largar. Esta semana han juzgado a Torra. Por desobediencia. La Fiscalía pide un año y ocho meses de inhabilitación y 30.000 pepinos. Que, visto lo visto, caerán. La sentencia vendrá rapidito, pues la sala del TSJC que juzga la cosa se ha quedado sin curro, una vez que se ha decidido suspender el juicio a la Mesa del Parlament, en tanto que un mesa-nauta ahora es diputado, está aforado y se tendrá que juzgar la cosa en el TS, donde todo –los cargos, las condenas, el ridículo de la Justicia– adquiere un matiz mayor. El juicio tiene su qué, pues es el escenario previsto en su día y con el que soñaban los condenados en el TS. Es decir, un juicio por desobediencia y sin cárcel posible. En ese sentido, Torra estuvo épico. Se autoinculpó y derrochó patriotismo y un espíritu democrático king-size, que tiraba de espaldas, y que hubiera sido todo un acto de valentía si el juicio fuera por una desobediencia ad-hoc y no por negarse a retirar propaganda partidista del balcón de la Gene durante una campaña electoral. Quitar el bolso a una vieja, en fin, es más épico. El argumentario de la defensa, a su vez, tenía un elemento inquietante, y propio de las nuevas derechas populistas autoritarias, que quedó oculto en el terruño, me temo, por la épica de la autoinculpación. A saber: el presi de la Gene no incurrió en delito, en tanto que está en un rango superior a la JEC. Vamos, que puede hacer obras sin permiso de obras, pues está por encima del Ajuntament, o puede irse de un parking sin pagar, pues está por encima del rango del sereno. El soberanismo cat –JXC y, me temo, ya dirán, CUP–, confunde la soberanía, en fin, con la ausencia de control. Lo que es un chollo autoritario. Recordemos, hermanos, que la Llei de Transició especificaba una República Cat que no reconocía, glups, ningún tribunal internacional. Como, verbigracia, el de La Haya. Mira, lo dejo aquí, que me estoy poniendo como una moto. Nos vemos, con mayor paz espiritual, en el punto 15.

6- Es bueno juzgar por delitos reales y no abultados a presis autonómicos, de gobierno o de escalera. Miren lo de los ERE –beneficiará a una coalición UP-PSOE, por cierto; el PSOE no puede exponerse a elecciones tras su Gürtel–, un caso de delito común que en Cat hubiera sido, me temo, político. Como lo fue el caso Banca Catalana. Sospecho que si algún día se juzga a los Pujol –290 millones de euros de expolio familiar, según apuntan las investigaciones–, el caso volverá a ser político. Lo que tiene guasa. Los juicios a políticos –esp, valencianos, andaluces, mads, cats– por corrupción, por otra parte, tienden a ser amables. Nunca juzgan al partido. Dicho lo cual, el juicio a Torra, como sucede con los juicios al procesismo, era un preciosismo de Estado evitable. En este caso, la JEC disponía de mecanismos menos teatrales, como el multón. Menos voluptuoso, pero en el caso cat –y lamento este chiste de cats, pero es que es así; y, snif, estaba a huevo– siempre ha funcionado. Y rapidito. Con un multón, el Estado se peló a la JEC Cat, y con ella el referéndum del 1-O, que pasó al negociado protesta civil. Se llegó al juicio de Torra, posiblemente, por la deriva judicial del deep Estado, dispuesto, al parecer, a llevar a juicio un caso de estacionamiento en doble fila, si el vehículo es de la Gene. Bueno. La pregunta es qué pasará ahora.

7- Torra, un político tan sólido, preparado y programático como Ludwig II de Baviera, ha ganado puntos ante su público –no se pierdan el punto 15–. Puede ganar más, en tanto el TSJC está estudiando llevarlo a un segundo juicio –oé, oé, oé–, por el mismo delito en otras eleccionesZzzzzz. Y puede ganar más aún si monta el show en el momento de entrega de su sentencia, con ese clásico torrista al que tanto se alude, y que puede llegar algún día, de tanto ir el cántaro a la fuente. A saber: encerrarse en el Parlament, en la Gene, o en cualquier habitáculo que no sea una sauna masculina. Ganar puntos es importante en la partida de chicken game. Es el sentido de juego. Limita las posibilidades de que ERC vaya por libre y abandone la partida y, con ello, vote UP-PSOE.

8- Por otra parte, está la cosa tempo. En breve –un mes, dos– vendrá la sentencia. El tsunami, conciertos, lloros, los fills y todo eso. Torra puede recurrir. O no. En todo caso, el recurso será también rapidito, que no hay chicha. Con su inhabilitación –versión me piro, o versión show/me encierro, que soy el doctor Martin L. King, pero en carolingio–, la derecha y la CUP que defienden que el presi de la Gene solo responde ante el Dios de los cat –el dios mexica Pancontomatle, probablemente–, puede colgar en el balcón de la Gene a su suegra, o liarla con EREs creativos, ya tienen la campaña electoral gratis. Lo que vuelve a limitar la valentía y juego de piernas de ERC.

Amnistía Internacional ha sacado su informe sobre el megajuicio al procés. Sinopsis: reparte leña entre el procesismo y el Estado

9- Y ya que hablamos de juicios. Amnistía Internacional ha sacado su informe sobre el megajuicio al procés. Sinopsis: reparte leña entre el procesismo y el Estado. Es decir, más para el sujeto activo/el Estado. Lo que me parece la única opción real y fiable. A saber: “no se ha encontrado ningún factor que indique que el juicio, en su conjunto, según estándares internacionales” no haya sido justo. Es decir, relativiza la propaganda procesista y localiza las injusticias en el antes y en el después del juicio. Sobre su después/la sentencia: encuentra que los Jordis deberían estar libres y ver su sentencia anulada, en tanto la condena afecta a “sus derechos de la libertad de expresión y reunión pacífica”. Lo que viene a ser una bofetada, con la mano abierta, al TS. Que prosigue cuando acomete las otras condenas, en las que también observa “una interpretación excesivamente amplia y PELIGROSA –las mayúsculas son mías– del delito de sedición, que puede afectar a “actos de protesta legítima”. Los políticos procesistas, a su vez, vulneraron “el principio de legalidad”, construyendo un delito mucho más parecido, es mi interpretación, a la desobediencia que a la sedición/matar a Kennedy. Por lo que pide a la Fiscalía que rebaje unas condenas “excesivas”. Juzgar a la propaganda es difícil sin que la propaganda quede reforzada, y sin que las instituciones políticas y judiciales no sean también propaganda. Se está viendo.

10- Las euroórdenes, por tanto, como que no, diría. Ya veremos. La de Suiza sigue sin haber sido cursada. Qué de reír. Lo que indica que el juicio, su antes y su después fue una dinámica para consumo interno, inexportable. Y un indicio de que el Estado desconoce, o ignora, reglas externas. Glups.

Juzgar a la propaganda es difícil sin que la propaganda quede reforzada, y sin que las instituciones políticas y judiciales no sean también propaganda

11- Ignoro hasta qué punto pueden afectar a las euroórdenes –igual, nada– el enrarecimiento del pack Justicia en los últimos meses, desde que llegó la sangre al río. Hace escasas horas, el Juzgado 41 de MAD ha empurado a 12 periodistas por filtración del sumario, en fase de secreto, por la cosa CDRs. Un sumario filtrado, todo apunta a ello, por funcionarios –judiciales, fiscales, guardia-civiles–. El empure de periodistas es una costumbre turca-húngara-polaca que indica que el Judicial se percibe a sí mismo muy autónomo, pero en una dirección contraria a la autonomía judicial. Muy deep, vamos, con un fuerte vínculo a valores no escritos. Nacionalistas. Autoritarios. Socorro.

12- ERC ha convocado consulta a sus militantes para la cosa negociación del voto a un gobierno UP-PSOE. La democracia interna de los partidos la inventó, amiguitos, el PCUS. Por lo que ERC ha diseñado la pregunta más rara del mundo –si exceptuamos aquella de que si quieres arroz, Catalina–, pensada para negar cualquier voto o abstención sin previa mesa de negociación Cat-Esp. Es decir, que la idea es negociar la mesa esa. Algo posible,y que no es nada del otro jueves. Vean el punto 14.

ERC pide una mesa a cambio de su voto. Y JxC el comedor entero

13- Y así están las cosas. ERC pide una mesa a cambio de su voto. Y JxC el comedor entero. Es decir, la asunción de la Declaració de la Llotja, un itinerario para la autodeterminación de los pueblos, firmada en BCN hace meses por JxC, CUP, Bildu y BNG –importante: Compromís, pues no–, sin itinerario hasta esta semana, cuando sirve para explicar el no al gobierno de coalición. Es, me temo, chicken game. Y con este objetivo: atar tanto a ERC –que no se pierdan el punto 15–, de manera que formen, incluso, grupo propio en el Congreso, que, en el Grupo Mixto –biotopo de JxC–, hace mucho frío. ERC está respondiendo sin contundencia, pero con astucia. Exemplum: ha convocado reuniones para negociar con JxC un posicionamiento común ante la investidura que bla bla bla. Es decir, para no negociar lo del GP. 

14- Igual es que les ha pillado con el paso cambiado, pero JxC no se ve muy fuerte para vacilar mucho con lo de la Declaració de la Llotja, más allá del habitual petting oral. Algunos líderes dejan ir que, bueno, igual una mesa con relator, mola. Meditación: el relator, si se produce la negociación, será inevitable. Nadie, en Cat o Esp, sabe negociar más allá de lo que se especifica en el ya famoso punto 15. Por primera vez en décadas se está negociando algo. No mucho. Un gobierno de coalición. Lo que puede entrañar un cambio cultural llamativo, que llame a otros cambios. O no. Otra condición de los chicos y chicas JxC para la mesa es que la cosa sea seria y con contenido. Lo que equivale a decir, visto lo visto –el grueso del tiempo-espacio de la reunión de Pedralbes que dio paso al Pacto de Pedralbes, se fue en intentar poner flores amarillas detrás de Sánchez; son así–, que JxC no lleve el peso de las reuniones. Las negociaciones, negociar, es lo que hay. El procesismo no es monolítico. Ni el nacionalismo esp. No lo son políticamente, ni socialmente. El CEO (Centre d’Estudis d’Opinió) ha publicado que el 68% de la sociedad esp es partidaria de solucionar la cosa cat con diálogo. El 23% prefiere solucionarlo a leches, que es la dinámica actual. La verdad es que no se entiende la ausencia de diálogo, salvo por la incapacidad de las dos trincheras, que representan bloques idealistas antes que sociedades. Es decir, salvo por lo tóxico.

Ambos nacionalismos dominan la política en sus sociedades y expulsan del trade-mark democracia a quien quieran, pues la democracia ha pasado a ser la nación, y el sujeto ya no es el individuo sino el pueblo

15- LO TÓXICO. Esto es una crisis de Régimen. No pita. Sorprendentemente, todas las tensiones que provoca esta crisis son asumidas, que no gestionadas, por una política absolutamente elástica, que parece integrar en sí cualquier tensión, recrearla, ampliarla, torearla. Con una única condición: que no suceda ningún cambio real. Que lo que entra en la política no salga de ella. Por eso en la política pasan tantas cosas. Porque puede pasar de todo. Como en Netflix, el otro objeto que llena el vacío. Este sistema de defensa de los políticos y de lo que queda del edificio del 78 pasa, necesariamente, por la toxicidad. Los políticos se hacen cargo de encargos que ni saben ni pueden cumplir. Para ello, recurren a una realidad paralela, que recrean hasta que parezca real, hasta que una nada sea un golpe de Estado, o un proceso de autodeterminación. Hasta que la solución a casi todo sea limitar la inmigración o acabar con las autonomías. O el brexit. La realidad creada es más poderosa y eléctrica que la realidad. Y es ilimitada. Tan solo deben idealizarla aún más, a partir de una escalada de la mentira. El Estado, el nacionalismo esp, miente e intoxica, como el procesismo, el nacionalismo cat. Estos idealismos que eliminan una agenda sexi, crean un mercado de la información, que repercute en bloques. El nacionalismo cat afecta a su entorno. Desde su derecha, domina el marco. Puede hacer lo que quiera con él. El nacionalismo esp, lo mismo –Vox, en campaña, por ejemplo, moduló el discurso a su derecha e izquierda; JxC es/hace eso–. Ambos nacionalismos dominan la política en sus sociedades y expulsan del trade-mark democracia a quien quieran, pues la democracia ha pasado a ser la nación, y el sujeto ya no es el individuo sino el pueblo. Esta toxicidad crea partidos tóxicos. Algunos lo son fatalmente, sin otra posibilidad, como Vox, PP, ‘'s o JxC. Otros lo son por la presión en el marco, o a rachas –la ulterior CUP, la ERC del procesismo, el PSOE de la última campaña electoral–. Un partido tóxico, en fin, es un partido nacionalista, sustentado en el fake y la posverdad, que carece de una lectura del siglo XXI, y que va tirando con la bandera y, gracias a ella, con bloques irreales. No puede dialogar. Solo puede vencer. Electoralmente. Detrás de ello no hay ningún proyecto de autodeterminación cat, o de democracia esp. Hay una apuesta electoral, absoluta, continuada, por algo que funciona, a cambio de crispación. Sería deseable dialogar. O moriremos todos. De aburrimiento. Y de sus primas, la crispación y la toxicidad.

Un partido tóxico, en fin, es un partido nacionalista, sustentado en el fake y la posverdad, que carece de una lectura del siglo XXI, y que va tirando con la bandera y, gracias a ella, con bloques irreales

16- No sé ustedes, pero percibo la crispación como alta. Hará diez o más años, en pleno Aznarato, cuando empecé con lo de la CT/Cultura de la Transición, es decir, con la cultura nacional esp, es decir, con su nacionalismo, recibía perlas que me calificaban de etarra, indepe cat, resentido, etc. En estos momentos, cuando hablo de procesismo –otra toxicidad, otro nacionalismo–, recibo los mismos piropos inversos: españolista, falangista, resentido, etc. Lo que me indica que voy bien. Hacia un muro. Tóxico. Ánimo a los que me hayan seguido hasta esta línea y ese muro. Espero –hay condiciones– que ERC haga lo que tenga que hacer para cumplir y que los de su marco no la corran a boinazos, y después dialogue. Ídem con el PSOE, su marco y sus boinazos.

Ya está abierto El Taller de CTXT, el local para nuestra comunidad lectora, en el barrio de Chamberí (C/ Juan de Austria, 30). Pásate y disfruta de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y eventos...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

6 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Joaquim

    Lluís, desde cuando un periodista ha de ofrecer nada concreto? Los que han de hacerlo solo proponen banderitas, y tontolabas como tú compran el relato. Se te nota el escozor a la legua. Has probado el hemoal?

    Hace 2 años

  2. Toni

    Dubte, o duda sobre la afirmación "Llei de Transició especificaba una República Cat que no reconocía, glups, ningún tribunal internacional". Donde la llei de Transició no dice tal cosa? Alguien puede arrojar luz? gracias.

    Hace 2 años

  3. plumero

    osea que no tienes ni puta idea, ok. bueno, y para cuando un articulito sobre la brillante defensa 'técnica' de tu admirado amigo melero que tanto elogiabas y que al final no sirvió a su cliente de un coño? el tiempo, que va poniendo sus 'puntos x' en sus correspondientes íes.

    Hace 2 años

  4. Roberto

    Totalmente de acuerdo con tu exposición y tus conclusiones, Guillem. Mientras tanto, los dueños del país están fraguando una nueva estafa milmillonaria con el fin de que les volvamos a regalar decenas de miles de millones de dinero público. No entiendo con qué fin. Rematarnos del todo o porque, como bien dices, lo quieren todo y ya, literalmente. La diferencia entre el 2019 y la situación del 2007, es que su único parapeto de hoy es el nacionalismo fake que, como comentabas, lo asume el 23% de la población.

    Hace 2 años

  5. Lluís

    Ah, el supremacismo pseudoprogre... Siempre por encima de unos y otros, repartiendo a diestra y siniestra pero sin ofrecer nada concreto. Jugar a ser "enfant terrible" a cierta edad es puro infantilismo. De verdad, ¿eso es todo?

    Hace 2 años

  6. Blanca

    No sé si te comentan muchos lectores, Guillem; pero que sepas que somos muchos los que estamos al pie de ese muro, esperando nos llegue el antídoto. Ya falta menos para salir de esta duda.

    Hace 2 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí