1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

CRÓNICAS DEL MARGEN

El Distrito Norte de Granada lucha por su luz

Cien familias de las barriadas más pobres de la ciudad sientan a Endesa en el banquillo por los continuos cortes en el suministro eléctrico

Helios F. Garcés 20/11/2019

<p>Una vista de La Alhambra de Granada.</p>

Una vista de La Alhambra de Granada.

Wikimedia

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

“Que vengan y graben. Hasta que no haya más muertos, no les interesará”, dice visiblemente irritada una vecina del bloque de nueve pisos donde vivía Ángeles Heredia Fajardo, Angelita, mientras entra en el portal de la mano de su pequeña hija. Al otro lado de la calle aparcan junto a la acera que da al parque dos furgonetas de medios de comunicación mayoritarios. Llueve leve y seguido. Es un día frío, de los últimos del otoño de este año, 2019. Poco a poco van llegando más vecinos que se saludan, besan y abrazan al mismo tiempo que se apiñan en torno a una pancarta, un ramo de flores y una vela frente a una escalera que nos conduce a la puerta del bloque. “¡Norte, no te cortes, ilumínate!”. Esas son las palabras que figuran en la pancarta. Tras ellas se arremolinan los rostros del Distrito Norte de Granada. Las cámaras comienzan a encenderse y los periodistas empuñan sus micrófonos dirigiéndose rápidamente hacia el grupo.

Desde atrás miro bien las caras de la gente que se reúne para conmemorar la vida de lucha de Ángeles Heredia Fajardo, una vida que como tantas otras iluminó el barrio hasta que, a sus 80 años, terminó por apagarse. Se apagó, como lo hacen cada día por los indiscriminados cortes de luz masivos de Endesa, las casas de decenas de miles de familias trabajadoras que intentan salir adelante en el olvidado Distrito de la Zona Norte, Granada. Miro bien, decía, y veo las caras curtidas de la gente humilde machacada por las oligarquías eléctricas y por la administración, personas cuyo sufrimiento –digámoslo abiertamente– vale menos que el de aquellos que viven en la zona privilegiada de la ciudad. Son las caras de la gente que sobrevive en los barrios vilipendiados que pueblan la periferia infinita de nuestro territorio. No es nuevo. La creación interesada de la periferia, su control, su olvido programado como estrategia para generar desigualdad, violencia y chivos expiatorios de carne y hueso es un hecho probado. Al igual que lo es el hecho de que en esos trasteros de nuestras ciudades donde se expulsa y agrupa a los prescindibles, no se cumplen los derechos fundamentales. Esta situación, especialmente en momentos de crispación social como el actual, se complementa con un discurso reaccionario promocionado por determinadas instituciones y entidades privadas que ha permeado con éxito el sentido común de una sociedad racista y clasista.

“Cada vez es peor. Ya no sabemos qué hacer”, dice otro vecino que acude una semana después a una reunión de urgencia con el defensor del pueblo andaluz. Lo hemos dicho: muchos de las 30.000 habitantes de familias se quedan sin luz a diario en el Distrito Norte de Granada. No es casual. Bajemos a tierra y observemos algunas de las consecuencias: familias que tienen que tirar la comida a la basura porque sus frigoríficos no funcionan, colegios que se quedan sin luz y no pueden encender las estufas para dar el calor mínimo a sus estudiantes, guarderías cuyos trabajadores han de cruzar la calle con los pequeños envueltos en mantas para llevarlos a otro centro en el que sí haya luz, personas dependientes que no pueden conectarse a sus bombonas de oxígeno y han de ser trasladadas urgentemente a otros lugares de la ciudad para poder respirar. Sigamos: personas mayores que han de subir a pie hasta un octavo o noveno piso porque el ascensor no funciona, ciudadanos de un barrio que tiene que participar en las elecciones generales de 2019 literalmente a oscuras, trabajadoras que llegan a sus casas y no pueden cocinar su comida, no pueden calentar sus casas, no pueden ni bajar a la calle a tirar la basura por miedo a tropezarse y hacerse daño; ancianos cuya vida termina a las seis de la tarde, momento en el que lo único que pueden hacer es tapar bien sus cuerpos con mantas y sentarse en el sofá totalmente a oscuras hasta que se van a dormir ayudados de sus precarias linternas; una generación de niñas y niños que han nacido y crecido durante los últimos diez años aprendiendo a naturalizar que no merecen el mínimo exigible, que son prescindibles. 

“Esa generación pedirá cuentas a la sociedad que los ha olvidado”

Aproximadamente un mes antes de morir, Angelita volvía del hospital. Había sido intervenida y tenía las piernas vendadas. No había luz. Angelita vivía en el noveno piso. Esperó a que se arreglara el problema, sentada en el portal. No llegó respuesta alguna. Endesa abandona todos los días a decenas de miles de personas a su suerte mientras construye un discurso interesado y traicionero que justifica su inacción. A Endesa no le importó Angelita, como no le importan las decenas de miles de Angelitas que viven en el Distrito Norte. El Ayuntamiento de Granada promete, se fotografía con los vecinos y vuelve a desaparecer. La Junta de Andalucía, actualmente presidida por PP, Ciudadanos y Vox, mira hacia otro lado, más ocupada en intentar reunir los datos de las familias migrantes y perseguirlas para poder expulsarlas violentamente de sus barrios. El gobierno central los ignora con la arrogancia del gigante que mira desde arriba al común de los mortales. Todo esto ocurre –y no es una metáfora– mientras Angelita esperaba. Después de cinco horas de insultante silencio, un vecino y su hijo enfermo la subieron a cuestas, escalón tras escalón, hasta el noveno. Ahora imaginemos qué realidad se abre paso a través de cada uno de estos miles de seres humanos. Preguntémonos las razones –porque las hay– por las cuales estas familias son maltratadas. Esa anciana gitana luchadora llamada Ángeles Heredia Fajardo ya no puede responder. 

El Distrito Norte de Granada: historia de la periferia

En el año 1963, la ciudad de Granada sufrió un gran y desastroso diluvio. A causa de ello, muchas cuevas del Sacromonte, ese hermoso parque temático creado para la diversión de los adinerados turistas del norte global que algún día fue un barrio habitado mayoritariamente por familias gitanas trabajadoras, se derrumbaron. A causa de ello y movidos por intereses urbanísticos y racistas que prepararon la creación del gueto y la expulsión de los indeseables cual ganado, cientos de familias fueron sacadas a la fuerza de sus cuevas y resituadas en precarios alojamientos, barracones, albergues; incluso en el salón de plenos del Ayuntamiento de la ciudad. La situación era aparentemente provisional. Pero la inmensa mayoría de aquellas familias nunca pudieron volver a su barrio. Tan solo algunas de ellas lo consiguieron.

Durante una década, los expulsados fueron realojados y desahuciados de suburbio en suburbio a tenor de los intereses urbanísticos y los planes del Ayuntamiento. Al mismo tiempo, se creaba el actual Distrito Norte. En la periferia de la ciudad y a través de sucesivas promociones de las denominadas viviendas de protección oficial, se iba fraguando el conjunto de barrios que hoy conforman esta zona marginada de la turistificada ciudad de la Alhambra. Fue allí, tras un largo éxodo, donde cientos de familias recalaron, fatigadas de buscar su lugar bajo el asedio institucional racista y clasista que todavía hoy define la actitud de los gobiernos de turno y la realidad de la zona. A lo largo de las décadas, el barrio ha seguido siendo destino de los más humildes. Hay quienes todavía creen que las ciudades modernas se estructuran en función de casualidades anodinas y no en base a criterios medidos de ingeniería social. Desde el centro de la ciudad se ha asumido con vehemencia el discurso institucional mediático sobre la zona y su gente, lo cual es un triunfo de los de arriba. Ya nada de lo que les ocurra merece la indignación popular. Pero esto es todo menos un problema local. Aquellos que en la actualidad representan el rostro multiforme del Distrito Norte granadino: familias pobres, migrantes, gitanas, condensan a la perfección los fantasmas de la adoctrinada clase media europea. Si miran bien, descubrirán exactamente el mismo rostro definiendo la dignidad trabajadora de toda la periferia olvidada del estado español. 

El 22 de noviembre es el día de los gitanos andaluces. Un día de gala en el que los gobiernos cuelgan banderas gitanas en sus balcones, se hacen fotos con los líderes de las asociaciones y regalan discursos complacientes al unísono. Un día en el que se repite machaconamente la mentira central de una propaganda hipócrita para calmar la mala conciencia de las instituciones: en Andalucía no hay racismo, es mestiza, es diferente. El 22 de noviembre de 2019, los vecinos y vecinas del barrio Distrito Norte de Granada sientan a la oligarquía eléctrica de Endesa en los tribunales con la ayuda de cuatro organizaciones de derechos humanos.

La lucha de estas familias no se agota en las urgentes exigencias en torno a la luz de sus casas. Los barrios que conforman la zona se expresan con meridiana claridad al respecto: los acuciantes problemas a los que se enfrentan son múltiples, graves y complejos, por lo que requieren de perspectivas integrales lideradas por los propios vecinos y vecinas. El elevado porcentaje de desempleo, los problemas de vivienda, infraestructuras y educación. Todo ello hace que, desde hace décadas, se prepare, como en tantos otros barrios ignorados del territorio, el caldo de cultivo perfecto para el desastre: la destrucción definitiva de la fibra social de determinadas comunidades humanas. Estemos atentos, no solo a lo que ocurrirá el próximo 22 de noviembre, sino a lo que acontece cotidianamente en los barrios ignorados, ya que nos va el derecho a una vida digna en ello.

-----------------------

Helios F. Garcés es aprendiz de escribidor. Es autor del poemario Mi abuela no ha leído a Marx (Amargord, 2019). 

Ya está abierto El Taller de CTXT, el local para nuestra comunidad lectora, en el barrio de Chamberí (C/ Juan de Austria, 30). Pásate y disfruta de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y eventos...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Helios F. Garcés

Nacido en Cádiz (1984), es aprendiz de escribano.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

8 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Paca

    Que penosos algunos de estos comentarios, no saben lo que es vivir en esta zona y ver una y otra vez como los periodistas hacen hincapié en la marihuana. La cuestión es mucho más compleja. Y por cierto "clase media granadina", no tienes ni idea de lo que dices. Los vecinos que nos estamos manifestando pagamos la luz, muchos de nosotros con costes elevadísimos, y estamos sin luz. Tu desprecio es parte de ese imaginario al que hace mención este artículo...

    Hace 2 años

  2. Gustavo

    Aquí lo tenéis, en los mismos comentarios, todos los prejuicios sobre el Distrito Norte aflorando sin vergüenza. Hay muchísimos criaderos de marihuana en muchos otros barrios y los cortes masivos no se explican únicamente por ello. De hecho, los vecinos están hartos del argumento de la marihuana. La cuestión aquí es que hay miles de personas que pagan la luz en este barrio, y no tienen luz. Y más allá de la marihuana, está el problema de la pobreza energética, aunque parece que a ninguno le importe. Qué fácil escupir desde fuera del barrio.

    Hace 2 años

  3. ClaseMediaGranadina

    Vaya tela, nadie filtra la calidad periodística de los artículos aqui? Por que en ningún momento explica el autor la causa de los cortes de luz, slo hace un alegato por las consecuencias para una parte de las víctimas. Quien llorara por nosotros el resto de ciudadanos que pagamos la electricidad de forma legal y no tenemos, protegemos o fomentamos las plantaciones ilegales de cannabis en apartamentos? Quien nos defenderá de que no nos suban los precios de la luz al resto de ciudadanos de clase media? Helio no va a ser con su discurso sesgado y maniqueo. Por favor, necesitamos afrontar la realidad, hay un problema gravísimo con la droga y es un negocio rentable mientras la luz es gratis, algunos vecinos de la zona norte están destrozando al resto de vecinos, incluida Angelita. Seamos valientes y denunciemos eso, o ahora no toca?

    Hace 2 años

  4. LegalizaGR

    Una historia triste la de Angelita y un texto sin mucho rigor periodístico. Coincido con Jose en que el problema no viene tanto de la empresa suministradora/comercializadora de electricidad sino de la cantidad enorme de pisos-invernadero para el cultivo de maria conectados de manera ilegal que acaban por saturar la red eléctrica. De un punto de vista técnico es bastante simple detectar esos enganches ilegales a la red que consumen una electricidad que acabamos pagando los demás. Las intervenciones de los técnicos de la empresa de electricidad se hacen generalmente con escolta de la policía debido a las amenazas y agresiones a las que están sometidos por parte de los niñatos que gestionan los pisos invernaderos. Si el barrio quiere mobilizarse que empiecen por señalar esos pisos para que puedan ser desmantelados. Ahora que eso ya es otra historia...

    Hace 2 años

  5. legalizacion

    Un texto bonito aunque sin mucho rigor periodístico. Coincido con Jose en que el problema no viene tanto de la empresa suministradora/comercializadora de electricidad sino de la cantidad enorme de pisos-invernadero para el cultivo de maria connectados de manera ilegal que acaban por saturar la red eléctrica de la zona norte. De un punto de vista tecnico es bastante simple detectar esos enganches ilegales a la red que consumen una electricidad que acabamos pagando los demàs. Las intervenciones de los tecnicos de la empresa de lectricidad se hacen generalemente con escolta de la policia debido a las amenazas y agressiones a las que estan sometidos por parte de los niñatos que gestionan los pisos-invernaderos. Si el barrio quiere mobilizarse que empiecen por señalar esos pisos para que puedan ser desmantelados. Ahora que eso ya es otra historia...

    Hace 2 años

  6. BarcelonaCitizen1984

    Cómo no puede ser de otra manera esos cortes de luz son vergonzosos. No obstante el artículo obvia aspectos claves en estas situaciones. La potencia ofrecida por las eléctricas se dimensiona a la potencia agregada contratada en cada zona, con un margen por encima de hasta un 30%. En ese barrio y en otros suele darse la situación, clave para entender esto, de que hay consumidores intensivos de electricidad que se enganchan directamente a la red. Y estos no son casas que usan luz para dos o tres electrodomésticos y se ven en la necesidad de engancharse a la luz. Creo que cualquiera bien informado sabe que consumidores intensivos son. Este aspecto debería aparecer en el artículo o alegato.

    Hace 2 años

  7. Juan Sinmiedo

    España es una democracia tan consolidada, que a quien lo ponga en duda El País le borra los mensajes y le cierra la cuenta.

    Hace 2 años

  8. Jose

    Un artículo interesante sobre una situación terrible. Es fantástico leer sobre la periferia, de las ciudades y del país. Pero incluir el papel de los cultivos de maría en los problemas de luz, desmontando a su vez la versión oficial podría haber sido un reto aún más interesante.

    Hace 2 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí