1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Reportaje

El Madrid que sobrevive

La pobreza y la exclusión social que padecen las personas sin hogar tiene una tercera compañera de viaje: la exposición a las agresiones físicas

Elena San José 20/11/2019

<p>Manifestantes del Movimiento Nadie Sin Hogar, tras la rueda de prensa convocada por el desalojo del Paseo del Prado, el 4 de octubre de 2019 en Cibeles.</p>

Manifestantes del Movimiento Nadie Sin Hogar, tras la rueda de prensa convocada por el desalojo del Paseo del Prado, el 4 de octubre de 2019 en Cibeles.

E. S. J.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Tras varios meses viviendo en la calle, José Comesaña (44 años) falleció el pasado domingo, 27 de octubre, en su tienda de campaña. Formaba parte de la Acampada contra la Pobreza instalada en Vigo desde hace dos años y medio, y fue encontrado por uno de sus compañeros en la madrugada del mismo día. No es, sin embargo, el único lugar en el que se ha organizado una campaña de estas características para protestar por las condiciones de vida de las personas sin techo. El 28 de septiembre, tan solo un mes antes, se podía leer en el Paseo del Prado, a la altura del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, una pancarta que rezaba: ‘NADIE SIN HOGAR’. A la derecha, una mesa informativa y dos sillas vacías. En los últimos cinco meses y medio, una hilera de tiendas de campaña había ocupado la avenida hasta llegar a Cibeles.

Mohamed [nombre supuesto], un joven argelino de rostro risueño, lleva casi dos años en el país y, en ese momento, hacía ya algo más de dos meses y medio que formaba parte de la acampada instalada en el centro de la capital. Antes de llegar a Madrid pasó por Marruecos y Melilla y, tras 57 días en el CIE de Aluche (“era como una cárcel”), se libró de la deportación por falta de pruebas sobre su nacionalidad. “Esta tierra, para vivir una vida limpia, es difícil”, reflexionaba sobre Europa; “no todos pueden aguantar como yo”. Las dificultades hacen que a veces se plantee regresar, pero no quiere volver al tipo de vida que tenía en Argelia. Él quiere trabajar. Durante varios meses lo hizo para alguien que le cedía una habitación y le pagaba 15 euros por jornadas que duraban todo el día. Cree que se quería aprovechar de él por ser extranjero, pero él replica: “no soy tonto, tengo tripa pequeña”. Apoyaba la manifestación para instar al Gobierno a que ayude a las personas en su situación, aunque no alberga muchas esperanzas: “si no ayudan a los españoles, cómo me van a ayudar a mí”, sentenciaba.

El de Mohamed no es un caso aislado. Solo en Madrid, se cuentan hasta 2.800 personas en su misma situación –mayoritariamente hombres de mediana edad–, de las que 650 duermen en la calle y el resto lo hacen en centros de acogida o en pisos habilitados previamente para ello. Nativas o extranjeras, gran parte de las personas que se ven abocadas a vivir en la calle llegan ahí por razones similares. En el último Recuento Nocturno de Personas Sin Hogar, realizado por voluntarios del Samur Social en 2018 (en su mayoría mujeres), el 76,3% de los encuestados decía estar desempleado, y el 56,1% reconocía como primer motivo de su situación la falta de trabajo, seguido por la falta de dinero (26,3%) y la inmigración (22,2%). Al final de la pirámide se encontrarían ser víctima de violencia de género (2,3%) y ser refugiado (1,2%). No es de extrañar, por tanto, que el principal anhelo entre las personas sin hogar sea encontrar un empleo que les permita habitar la ciudad sin habitar en sus calles. 

el 77,4% de las agresiones proceden de personas que no están en la misma situación que los agredidos, frente al 27,4% de otras personas sin hogar 

En este contexto surge el Movimiento Nadie Sin Hogar, promotor de la acampada en el Paseo del Prado, que reclama a las administraciones públicas una alternativa habitacional estable y duradera, que se ajuste a las necesidades de los individuos, y no a la inversa. Iniciaron la protesta el pasado 16 de abril, con la intención de introducir sus demandas en la campaña electoral de las últimas generales, pero, ante la ausencia de respuestas, se ha extendido durante meses hasta que la policía les desalojó, en la madrugada del 4 de octubre, a petición del Ayuntamiento. La pancarta que cubría el suelo del paseo una semana antes pasaba a presidir entonces la rueda de prensa convocada en Cibeles con motivo del desalojo.

“Sabíamos que pasaría tarde o temprano, pero no de esta manera”, confesaba Pepa; “de madrugada, sin avisar, como cuando vas a detener a un capo de la droga”, apostillaba Noe. Se trata de una pareja de españoles en paro –cocinera ella, exmilitar él– que viven en la calle desde hace tiempo, aunque esperan que sea algo temporal. A él no le renovaron el contrato porque arrastraba una condena por venta de drogas blandas: “era joven y necesitaba el dinero”, contaba. Desde entonces, trabaja en cualquier cosa que le ofrezcan, siempre en negro y con sueldos de poca cuantía. “Yo no quiero que me den una casa gratis”, argumentaba Pepa, “pero si cobro 400 euros, no me pueden pedir que pague 400 euros por una simple habitación”. Los albergues tampoco parecen una solución a largo plazo. “Son como un cementerio de elefantes, no son para alguien que quiere buscarse la vida”, razonaba Noe; “hay problemas de transporte, están lejos y no tienen recursos suficientes”. Además, decían, tienen problemas para que les dejen estar juntos. Lo que demandan es acceso a una vivienda asequible. Y en ese marco se mueven ya algunas iniciativas como Housing First, que sitúa en el centro de la estrategia social el acceso a la vivienda, sin condicionarlo al cumplimiento de objetivos previos. Ante la pregunta de por qué se producía el desalojo en ese momento, después de tanto tiempo, respondía Noe: “hay dos teorías”. La primera es que querían la zona “limpia” para el desfile del 12 de octubre. La segunda, argumentaba, es que la querían “limpia” para cuando vengan los expertos de la UNESCO a decidir si le conceden o no el título de Patrimonio de la Humanidad. “Quieren dar una imagen de Madrid que no existe. En Madrid hay pobreza, la gente lo tiene que saber”, completaba Pepa.

La pobreza y la exclusión social que padecen las personas sin hogar tiene una tercera compañera de viaje: la exposición a las agresiones físicas. Siguiendo el mismo informe del Samur mencionado anteriormente, el 55,1% de los encuestados afirma haber sido víctima de algún tipo de delito (robos, agresiones, violaciones), de los cuales solo el 30,4% dice haberlo denunciado a la policía. Sin embargo, el documento revela un dato especialmente interesante. Si nos fijamos en el origen de las agresiones, observamos que el 77,4% proceden de personas que no están en la misma situación que los agredidos, frente al 27,4% que proceden de personas sin hogar. Lo llamativo de esto es que tan solo dos años antes, en 2016, los porcentajes estaban invertidos: el 68,8% de las agresiones se produjeron por parte de personas sin hogar, frente al 31,2% que representaban las demás. Los mismos autores del informe explican que ese cambio tan acusado responde a un aumento de los delitos de odio, y subrayan la necesidad “de intervenir sobre el estigma que sufren las personas en situación de calle”.

Este estigma, sin embargo, no solo está caracterizado por el rechazo, sino principalmente por el desconocimiento, incluso cuando son motivo de preocupación social. Esa es una de las conclusiones principales que extrae el proyecto Homelessness as unfairness (el sinhogarismo como injusticia), puesto en marcha por la Comisión Europea en 2016. De acuerdo con este estudio, y en contraste con las cifras que mencionábamos anteriormente, el 76% de los europeos –encuestados– considera que el gobierno invierte demasiado poco en erradicar el sinhogarismo. A pesar de ello, la mayoría atribuye el origen del fenómeno a cuestiones individuales, como el alcohol o el abuso de las drogas; en lugar de achacarlo a elementos estructurales que, en realidad, tienen un impacto mucho mayor, como la falta de vivienda asequible o el desempleo.

Para el Movimiento Nadie Sin Hogar, el centro de la lucha radica precisamente en el peligro que conlleva estar expuesto permanentemente a las agresiones, algo que, argumentan, contradice el art. 15CE, al que recurren con frecuencia: “Todos tienen derecho a la vida y a la integridad física y moral […]”, dice nuestra Constitución. Y no es banal que mencionen este artículo y no el art. 47CE, que hace referencia de forma explícita al derecho a la vivienda. Saben, y así lo comunica Micky Carrera, su portavoz, que los artículos recogidos dentro de los principios rectores de la política social y económica, como este último, no tienen la misma protección jurídica que los contenidos dentro del apartado de derechos fundamentales, como el anterior. La demanda de una vivienda digna quedaría circunscrita a la obligación constitucional que tienen los poderes públicos de proteger la integridad física de los ciudadanos.

Y no cejan en su empeño. Tras el desalojo del Paseo del Prado, han continuado con la campaña de sensibilización y de presión política. El pasado 13 de noviembre, recién firmado el acuerdo para formar un gobierno de coalición entre el PSOE y Podemos, les hicieron llegar una carta a ambos partidos en la que les demandaban su compromiso firme con la erradicación del sinhogarismo. En respuesta a una carta anterior, Iván Redondo, director del Gabinete de la Presidencia del Gobierno, ya les había comunicado la voluntad del entonces presidente en funciones de impulsar una ley estatal de vivienda; y más recientemente, ha sido el Secretario de Acción de Gobierno de Podemos, Pablo Echenique, quien les ha hecho llegar su apoyo en nombre del partido. En cualquier caso, su movilización continúa; y desde el lunes 18 de noviembre hasta nuevo aviso han decidido situarse cada mediodía frente al Ministerio de Sanidad para exigir la aprobación de un decreto que acabe con su situación.   

Se han tomado algunas medidas al respecto. El anterior Ayuntamiento, a través de la entonces llamada Área de Gobierno de Familia, Servicios Sociales y Participación Ciudadana, aprobó una estrategia municipal para prevenir y atender este fenómeno. La Estrategia LARES 2015-2020 tenía como objetivo general lograr que nadie durmiera en la calle para el año 2020, lo que, a la luz de los datos, no parece que se vaya a conseguir. Micky valora positivamente el compromiso explícito de erradicar el sinhogarismo, pero considera que es insuficiente: “no se han cumplido los objetivos y los recursos no se adaptan a las necesidades de las personas”, opina. La Comunidad de Madrid también cuenta con su propio Plan de Inclusión de Personas Sin Hogar 2016-2021. Ambos proyectos están ideados para cubrir las 7 categorías de sinhogarismo más severo (de las 13 que recoge la normativa europea), y en ambos se plantea la importancia de abordar el problema de forma transversal y en coordinación con los distintos actores, así como la necesidad de poner a la persona en el centro de la intervención social, diseñando itinerarios personalizados. Sin embargo, ninguna de las dos instituciones ofrece de forma pública los informes anuales de evaluación de los avances y, a pesar de los numerosos intentos, ha sido imposible hablar con algún responsable institucional conocedor de esta realidad.

De vuelta al sábado 4 de octubre: es casi mediodía, no hay ni una nube sobre el cielo y la gente comienza a dispersarse. Atanas Velikov va de un lado a otro con un perro en sus brazos. En una de sus pausas, me explica en un perfecto español que hace ya 16 años que vino desde Bulgaria. No se entendía muy bien con su familia y poco después murieron. Una vez instalado en España, se ha dedicado a cuidar a señoras mayores, pero ahora no tiene trabajo. El perro que le acompaña, Bobby, es de la primera mujer a la que cuidó, ya fallecida. No quiere ir a un albergue, porque eso significa mandar a Bobby a una perrera. “No puedo abandonarlo”, alegaba. “No solo no puedo: no quiero hacerlo. Es mi única familia”. Atanas se enteró de la existencia de la acampada en la iglesia de San Antonio, y desde ese momento decidió unirse a ella. Aproximadamente en las mismas fechas, el Tribunal de Cuentas revocaba la sentencia que condenaba a Ana Botella y otros siete altos cargos de su gobierno por la venta de 1.860 viviendas públicas protegidas a dos sociedades del fondo buitre Blackstone. El Ayuntamiento no vio motivos para recurrir la sentencia.  

Ya está abierto El Taller de CTXT, el local para nuestra comunidad lectora, en el barrio de Chamberí (C/ Juan de Austria, 30). Pásate y disfruta de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y eventos...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí