1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Sofía Conti ‘Flaca’ / DJ

“El reggaetón es sexo y ocio. Para follar, básicamente”

Marina Arias Salvado / Elena de Sus Madrid , 20/11/2019

<p>Flaca.</p>

Flaca.

Elisa Fernández

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Pionera en la introducción del reggaetón en los clubes españoles, Sofía Conti (Buenos Aires, 1995), más conocida como DJ Flaca, ha pinchado en eventos tan relevantes como el Primavera Sound o Boiler Room. Comenzó su carrera en San Sebastián, a donde emigró desde Argentina con 11 años. Actualmente vive en Madrid. Forma parte de CHICA, un colectivo creado por cuatro jóvenes DJ que busca dar espacio a mujeres y miembros de la comunidad LGTBIQ en la escena musical mediante sus fiestas y otras actividades. Hablamos de música, industria y política en una cafetería de Lavapiés, poco antes del inicio de su primera gira por Latinoamérica.

Recientemente has impartido un taller de DJ en La Casa Encendida como parte del proyecto Bam Bam. ¿En qué consiste esta iniciativa?

Bam Bam es parte del proyecto de CHICA. Está pensado para darle las herramientas que nosotras no hemos tenido a las generaciones que vengan, sobre todo a las chicas, porque… a ver, el patriarcado y tal. Toda la vida nos han enseñado roles y nosotras no tenemos ese coraje para ponernos en un escenario. Yo cuando empecé a pinchar no me veía, porque no tenía referentes. Eso es un gran drama, no tener referentes.

¿Qué tal ha ido el taller?

Han sido seis clases con doce chicas increíbles. Creo que lo más importante que han aprendido no es la técnica, sino la voluntad, el coraje de hacer algo para lo que en teoría no estaban destinadas. Ha sido muy emocionante porque te das cuenta de lo poco que hace falta, y dices “hostia, lo que nos hemos estado perdiendo”. No es que no haya talento en España, es que no se les dan las herramientas. 

Yo creo que nosotros como artistas tenemos que aportar algo a la escena y sobre todo darle una mano a la peña que viene, porque si crece la escena crecemos todos.  

De repente todo el mundo quiere ser latino. La gente quiere nuestra música y nuestras cositas guays, pero no quiere entender nuestros problemas

¿Cuáles han sido para ti los principales logros del colectivo CHICA? 

El principal logro ha sido mantener la estabilidad mental. Y lo de Boiler Room fue la hostia, que un espacio tan purista de la electrónica agregase otros sonidos, que nos tuvieran en cuenta. Nos hemos ganado un respeto, pero aún queda mucho por hacer.

Aparte de la falta de confianza que has mencionado, ¿crees que las mujeres os enfrentáis a más obstáculos en la industria musical? 

Sí, por supuesto. Siempre que pincha una mujer va a tener un tío mirándole los CDs a ver qué es lo que está poniendo. Siempre te ponen en duda. Siempre están pendientes del error. Se nos exige el doble. Y ya no te cuento si eres una mujer migrante o una persona no binaria migrante, entonces es el cuádruple. 

Seguimos muy atadas a los roles de género. Todas las DJs famosas son guapas y normativas, menos Black Madonna, que es gorda. A los hombres no se les exige tanto esa belleza.

¿Cómo vives este tipo de situaciones? ¿Ha cambiado tu actitud con los años? 

Sigo igual de desquiciada desde el día en que nací. Soy una persona muy nerviosa, aunque estoy aprendiendo a gestionarlo. Tengo el síndrome del impostor todo el rato. Estaba a punto de salir a tocar en Boiler Room y pensaba “no me merezco estar aquí”. Mis amigas han sido mi salvación, no sé qué hubiera hecho sin su apoyo.

Hablas de dar a las jóvenes las oportunidades que tú no tuviste. ¿Cómo fue tu formación?

Yo me empecé a profesionalizar a medida que me iban dando bolos. Era la única manera de aprender, porque el equipo que utilizamos los profesionales cuesta 6.000 euros. No lo tengo en mi casa ni me lo voy a comprar. En Berlín hay espacios que te lo alquilan, igual son 5 euros por dos horas, pero no estamos en Berlín.

Por ser mujeres se nos exige el doble. Y ya no te cuento si eres una mujer migrante o una persona no binaria migrante, entonces es el cuádruple

Yo no he llegado hasta aquí sola, por mi talento, sino porque mucha gente me ha ayudado. Y eso es lo que hay que hacer con la gente que venga ahora, ayudarles y darles las herramientas para que desarrollen su talento, para que el mundo de la música no se limite a la gente con dinero. Que los artistas no sepamos entender esto me parece descorazonador. 

Has mencionado el problema de la falta de referentes. ¿En quién te fijabas en tus inicios?

Yo pincho mucho rap además de reggaetón y me fijaba en las DJ de rap que había en Estados Unidos y en Inglaterra. Cuando empecé pensaba que me iban a tirar huevos, porque nunca nadie había hecho algo así en España, nadie se había atrevido a poner Tu gatita en un club underground. Ahora mis referentes son todos políticos, como Ofelia Fernández, una legisladora de Buenos Aires que tiene 19 años. Esa es la gente en la que me fijo, gente que se caga en todo.

¿Cómo fue recibida tu propuesta musical?

Hubo mogollón de haters porque el reggaetón se veía como música para pobres, para gente ignorante. También hubo mucha gente que lo aceptaba, obviamente, porque si no, no estaría aquí. Es verdad que al principio éramos unos pocos y ahora ha cobrado todo otra dimensión. Hemos convertido a los indies y ya están de nuestro lado.

Ya puede haber reggaetón en el Primavera Sound.

Claro, es que es una locura eso. Es la hostia. También es peligroso, por el blanqueamiento y la apropiación cultural. Yo sé que si he tenido éxito es porque tengo whitepassing [apariencia de blanca]. ¿Por qué hay artistas de éxito en España que hacen reggaetón, dancehall y flamenco pero ninguno es latino ni gitano? Eso es un problemón, es un drama de la hostia. De repente todo el mundo quiere ser latino. La gente quiere nuestra música y nuestras cositas guays, pero no quiere entender nuestros problemas. 

Yo también soy una apropiadora cultural, porque pincho reggaetón y soy de Argentina. El reggaetón es negro y viene de Centroamérica. Pero yo no me disfrazo, ni hablo con un acento que no es el mío. Hay ciertos límites en la puta vida. Creo que si te estás beneficiando de unos determinados elementos culturales hay que tener respeto por la gente de esa cultura, y si te están diciendo que algo está mal, lo mínimo es pedir disculpas.

Yo soy racista y soy machista. No pasa nada, esto es un proceso. Hay que asumir que somos una sociedad de mierda y que todos tenemos basura dentro y hay que desaprenderla. Tenemos que aprovechar toda la información que hay a nuestro alcance para ser mejores personas.

Figuras como Rosalía, Nathy Peluso, Bad Gyal… Tienen todas veinte años y son artistas de la hostia, gente súper completa. Aplaudo su trabajo. Pero estas cosas que hay que hablarlas. También tengo que decir que a Rosalía le han dado de hostias y a C. Tangana no. Él hace exactamente lo mismo, pero no se le dice nada porque es hombre.

Soy amiga de músicos que hacen apropiación cultural y son conscientes de ello, pero es como que no lo terminan de entender. Hay unas barreras megalocas entre la gente. Creo que es una consecuencia de la mentalidad capitalista. Somos incapaces de sentir empatía por el otro. Si no, no entiendo cómo la gente puede ser tan racista y clasista en 2019. Es un problema muy complejo.

Te has denominado apropiadora cultural. Como latinoamericana, ¿no consideras el reggaetón como algo tuyo?

Sí, a ver, yo pincho reggaetón porque es lo que siempre he escuchado en mi casa. Pero tengo mucha cautela con eso. ¿Dónde coño están los dominicanos de Usera que ponen reggaetón en los bares? Todos los artistas latinos de éxito son blancos. El único negro es Ozuna. Hay un blanqueamiento del reggaetón, como de todos los géneros. 

En tu última mixtape, Maliantosa, dejas el reggaetón y te centras en el trap argentino. ¿Por qué ese cambio?

En los dos últimos años ha ido todo muy rápido y me he sentido atrapada en el reggaetón. Cuando eres músico, pero sobre todo cuando eres DJ, tienes que escoger una etiqueta. Y a mí eso es algo que me rompe los cojones. Viva el reggaetón, pero no es lo único que quiero hacer en la vida. Espero estar siempre evolucionando y cambiando. 

Por otro lado, me flipa la explosión del trap argentino. Argentina estaba haciendo hip hop cuatro elementos hasta el año pasado y ahora son los putos jefes del trap. Duki le ha dado la mano a toda la gente que había a su alrededor y ha construido una escena rapidísimo. Es lo que pasa cuando confías en la gente.

Los arts [equivalentes a las portadas] de tus mixtapes muestran imágenes femeninas sexualizadas. ¿Es una forma de provocación o es que entiendes la música de esa manera?

El reggaetón es sexo y ocio. Está para perrearlo y pasarlo bien. Y para follar, básicamente.

El reggaetón es sexo y ocio. Está para perrearlo y pasarlo bien. Y para follar, básicamente

¿Crees que está naciendo una escuela de DJs separada del tecno y de la electrónica?

Sí, completamente. Poco a poco se está generando un circuito de clubes que dan oportunidades a gente que hace otros géneros musicales. Creo que en los clubes del futuro habrá una mezcla de géneros, no seis horas de lo mismo. Nosotras, como parte de la escena, tenemos que hacer ese trabajo de abrirle la puerta a los que no están. ¿Dónde están las racializadas? ¿Dónde están los maricones? El mundo DJ es como el fútbol, nadie es gay. No me lo creo. Hace falta representación. Abajo el patriarcado, así te lo digo.

¿Podríamos hablar de una escena de reggaetón alternativo en España?

No creo que sea una escena solo de reggaetón. Son diversas propuestas que forman parte de una explosión cultural relacionada con el género, la raza, etc. 

Somos chavales de padres migrantes en Europa haciendo música con referencias latinas y electrónicas, y estamos acercando todo esto a los europeos. Lo podemos hacer porque ya estamos aceptados en la sociedad. Si no, seguiría siendo una cosa del gueto.

¿Cuál es el público de las fiestas de CHICA?

Es muy diverso porque hay dos vías de entrada. O entras por la música, o entras porque es un espacio seguro. Viene gente a escuchar a Lil C por ejemplo, pero también toda la chavalada queer a pasárselo bien. 

Es un curro difícil. Nosotras estamos en Siroco, que tiene un aforo de 300 personas. Podríamos estar en Caracol metiendo el doble de gente, pero si no podemos garantizar el espacio seguro para nuestro público, no tiene puto sentido. Y ahora mismo, donde lo podemos garantizar es en Siroco. 

Tenemos un problema con los seguratas. Ya sabemos a quién pertenecen los espacios: a los hombres y a la gente con dinero. Si un hombre blanco rico tiene una discoteca, ¿a quién va a contratar? A gente afín a él. Entonces, ¿qué pasa? Que los seguratas son nazis, literalmente.

¿Hay mucho fascismo en la noche madrileña?

Mucho. A mí me encantaría ser dueña de un club en el que las camareras sean trans, los seguratas sean mujeres y peña de la comunidad, ¿sabes? Gente normal, que no sean fascistas, pero eso es una puta utopía ahora mismo. 

Hay esos grupos de presión en la noche. ¿Y por qué nosotras estamos consiguiendo hacer lo que estamos consiguiendo hacer? Por el puto dinero. Nosotras con una fiesta hacemos ganar a la sala 10.000 euros en una noche. Por eso podemos poner condiciones, porque si para ganar 10.000 euros le tienen que dar una colleja a su segurata, se la dan.

Hay que ir conquistando esas posiciones para que las cosas cambien y puedas salir una noche sin que te partan la cara por tener la piel marrón. Pero bueno, eso es algo que hacemos nosotras a duras penas y nos da muchos disgustos. Sería la hostia que el resto de la gente también lo hiciera. Yo que sé, es 2019. 

---------------------------------------------------------

Marina Arias Salvado es musicóloga y máster en música española y latinoamericana. Está realizando una tesis doctoral sobre la evolución del reggaetón en España.

Elena de Sus es periodista de CTXT.

Ya está abierto El Taller de CTXT, el local para nuestra comunidad lectora, en el barrio de Chamberí (C/ Juan de Austria, 30). Pásate y disfruta de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y eventos...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Marina Arias Salvado /

Autor >

Elena de Sus

Es periodista, de Huesca, y forma parte de la redacción de CTXT.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí