1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Olga Cantó / Profesora de Economía de la Universidad de Alcalá

“Cualquier estudiante de economía sabe que estamos en el ciclo para subir impuestos”

Gorka Castillo Madrid , 12/11/2019

<p>Olga Cantó, durante la entrevista.</p>

Olga Cantó, durante la entrevista.

Manolo Finish

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Profesora de Fundamentos del Análisis Económico en la Universidad de Alcalá, Olga Cantó (Madrid, 1970) ha dedicado gran parte de su carrera profesional a analizar las claves del bienestar económico familiar en los países ricos. Apasionada de su trabajo, insiste una y otra vez en la necesidad de acabar con la segregación educativa como punto de partida para reducir la enorme desigualdad que existe en España. “La educación y la sanidad son dos bienes preferentes que deben estar siempre en manos del sector público para no someterlos a las reglas del mercado porque de ellos depende el desarrollo de una sociedad. Se pueden privatizar, claro, pero a costa de unos efectos perversos”, dice rotunda. Doctora en economía por el Instituto Universitario Europeo (IUE) de Florencia, ha sido profesora titular de Economía Pública en la Universidad de Vigo y fue jefa de estudios de investigación en el Instituto de Estudios Fiscales, organismo dependiente del Ministerio de Hacienda. El próximo 14 y 15 de noviembre participará como ponente en el III Congreso “Repensar la Economía con los trabajadores y trabajadoras, organizado por la Fundación 1º de Mayo y CC.OO. Ella abordará el Estado del bienestar y la reducción de las desigualdades sociales. 

Bruselas suele reprender a España por su elevada tasa de desigualdad, una de las más altas de Europa desde hace décadas. ¿Cuál es el motivo?

Desde 2014 se han reducido los niveles de desigualdad y también de pobreza en España, que habían llegado a cotas nunca vistas en las últimas cuatro décadas. Sin embargo, la reducción está siendo muy lenta y no se corresponde con el aumento del empleo. He ahí otro de los problemas que hemos detectado: El trabajo que se está creando no reporta suficientes ingresos a las familias para volver a la situación que tenían antes de la crisis. Eso es preocupante porque el ciclo económico positivo, en el que todavía nos encontramos hoy, es probable que finalice en una fecha no muy lejana. 

Y, ¿qué puede ocurrir?

Pues depende de la dimensión del nuevo ciclo. Hay quien dice que la bajada no será tan acusada como la que produjo la crisis en 2008 pero, teniendo en cuenta la posición en la que nos encontramos en la actualidad, más endeudados y con una tasa de desempleo relativamente alta, una recesión económica no demasiado grande nos puede ocasionar muchos problemas.

¿Por qué la desigualdad se reduce con tanta lentitud en España?

Por la baja calidad del empleo que se está creando y por la persistente insuficiencia económica de las políticas públicas que deberían cubrir las necesidades básicas de los más necesitados. A pesar de la reducción en más de 10 puntos de la tasa de desempleo, muchos trabajos son por número de horas tan limitado que impide que las familias que se encuentran en la parte más baja de la distribución incrementen sus ingresos. La consecuencia es que el crecimiento de rentas registrado los últimos años no logra reducir la desigualdad a los niveles que teníamos antes de la crisis. Básicamente, esa es la causa porque la cobertura de las políticas públicas de transferencias no ha cambiado mucho desde 2014. Es cierto que España tiene varios puntos PIB menos de presión fiscal que la media de los países de la eurozona, lo que implica una menor recaudación que no deja mucho margen para cambios importantes en esas políticas de transferencias. Eso es un lastre para que las políticas públicas lleguen donde deberían llegar. 

el final de la crisis nos trajo mucho trabajo a tiempo parcial indeseado, que es lo que hace que los ingresos de muchas familias sean tan bajos

¿Qué importancia ha tenido la reforma laboral en la disfuncionalidad del mercado de trabajo?

No es fácil de saber porque siempre hemos tenido tasas de temporalidad altísimas. Lo que sí advertimos ahora es que las diferencias más importantes se producen entre la población que sólo consigue trabajar a tiempo parcial, pocas horas, y la que tiene un empleo a tiempo completo. Ahí se aprecia que el final de la crisis nos trajo mucho trabajo a tiempo parcial indeseado, que es lo que hace que los ingresos de muchas familias sean tan bajos. 

Es decir, la calidad del empleo en España es mala.

Tanto durante el ciclo económico expansivo como en el recesivo, España siempre ha presentado niveles altos de pobreza laboral e inestabilidad del empleo muy por encima del promedio europeo. Esta situación está ligada a dos factores clave: el subempleo por insuficiencia de horas de trabajo y el desempleo que se concentran en determinados hogares. Los salarios por hora de los empleados en España, en cambio, están en la media de los países de la UE pero es importante señalar que durante la fase expansiva, en 2005, cuando el 92% de los ciudadanos activos estaban empleados, el salario por hora mediano era más bajo de lo que fue en la recesión. Este dato indica que los períodos de bonanza arrastran positivamente en términos de ocupación a colectivos con salarios bajos, que en otro entorno económico estarían desempleados. Además, también hemos detectado en nuestros estudios que uno de los cambios distributivos más importantes afectó a un grupo de población que antes de la crisis de 2008 era de clase media-baja y hoy es clase baja. 

¿Quiénes son los causantes de este deterioro? 

Como decía, uno es el mercado de trabajo, que es el que provee aproximadamente tres cuartas partes de los ingresos de las familias. Y luego está el sistema de protección social que tenemos. Es débil. Funciona bien para las crisis cortas, pero cuando se alargan no es capaz de cubrir bien la falta de ingresos de muchos hogares modestos. Cuando las prestaciones contributivas por desempleo se agotan son casi inexistentes. No tenemos unas rentas mínimas de inserción con capacidad suficiente para mantener a una familia o para que un receptor tenga la posibilidad de reciclarse en otro sector que genere rentas.

España es ¿el cuarto o el quinto país más desigual de Europa?

En renta disponible, el cuarto más desigual. Son datos de 2016 de la OCDE, aunque en los tres últimos años ha habido una ligera reducción.

El último informe FOESSA revela que en la Comunidad de Madrid el 10% de su población más rica acumula el 24% de la riqueza mientras que el 10% más pobre solo tiene el 1,9%. ¿Qué lectura hace de este estudio?

Desde el punto de vista de la cohesión social este dato es nefasto. Sólo tenemos que ver lo que está pasando en Chile donde una reforma mínima del precio del transporte ha colmado el vaso de una sociedad que lleva muchos años con índices de desigualdad muy altos. Si comparamos Madrid con otras regiones ricas del país vemos enseguida que otros territorios, como el País Vasco o Navarra, hacen políticas mucho más inclusivas. Mientras que en Euskadi o la Comunidad foral se aplican unas políticas de inserción que está en los estándares europeos, en el resto de autonomías se administran unas rentas mínimas muy limitadas en cuanto a cuantía, financiación y cobertura poblacional. Y dentro de este grupo, Madrid es de las peores. ¿Esto qué significa? Pues que en las preferencias de los gobiernos madrileños desde 1992 nunca ha estado tener un sistema de prestaciones asistenciales que cubra los huecos que deja el mercado de trabajo en personas con serios problemas económicos. 

Sin embargo, su economía es la que más crecerá este año en España, un 2,6% frente al 1,9% del resto del Estado. ¿Dónde está la contradicción?

Madrid tiene una política impositiva basada en la reducción permanente de los tipos marginales de la parte autonómica del impuesto sobre la renta y de restringe o elimina los impuestos relacionados con el patrimonio y las sucesiones. Es verdad que las zonas urbanas suelen tener unos índices de desigualdad más altos porque la proporción de rentas del trabajo y del capital es más alta, pero eso es compatible también con una red de protección social más tupida que proteja a su población en los momentos difíciles. Sin embargo, eso no sucede. Además, la Comunidad de Madrid presenta algunos signos de alarma en cuanto a las diferencias de formación en la infancia y la juventud que está provocando una segregación educativa por origen social cada vez mayor. Esto puede ser motivo de un incremento de la transmisión intergeneracional de la pobreza que, a medio y largo plazo, debilitará todavía más la cohesión social.

a los jóvenes ya no se les brindan las mismas oportunidades de ascender en la escala social que hubo en los años 70, 80 e incluso 90

Dice que las dificultades para reducir la desigualdad social empiezan en el sistema educativo. ¿Por qué?

Porque estamos viendo que la segregación escolar por el nivel socioeconómico de las familias en España es alta y está aumentando. Y Madrid es uno de los territorios en los que esta segregación es más alta, por delante de Catalunya, Castilla-La Mancha, Asturias, País Vasco y Navarra. Cuando hablamos de reducir la desigualdad siempre nos fijamos en los impuestos y las prestaciones, por supuesto que sí, pero nos olvidamos de que es crucial atacarla en su origen, incluso antes de la intervención del Estado, en la escuela. Si no logramos mejorar en esa fase del desarrollo infantil y juvenil va a ser muy difícil avanzar en la reducción de las desigualdades. Por lo tanto, es clave que el origen social de los padres no determine el de los hijos. Este es un problema muy importante. Sabemos que los ingresos de una persona en el mercado de trabajo están relacionados con su formación, pero también que están lastrados por su origen socioeconómico. Hoy en día, el ascensor social que funcionó tan bien cuando el nivel educativo era más bajo en España, se está ralentizando. Los niveles de persistencia intergeneracional son altos en España en comparación con el resto de los países europeos y se observa un cierto empeoramiento de este indicador en las franjas de personas más jóvenes, entre 25 y 34 años. En España, una de cada dos personas entre 25 y 64 años con padres de nivel educativo bajo no consigue alcanzar un nivel educativo mayor que el de sus progenitores, mientras que el promedio de la UE es una de cada tres personas. En resumen: a los jóvenes que tienen 16 años y no han conocido otra cosa que la precariedad ya no se les brindan las mismas oportunidades de ascender en la escala social que hubo en los años 70, 80 e incluso 90. 

Entonces, ¿la privatización educativa incrementa la segregación?

Sí, si media un precio para conseguir una buena calidad educativa. ¿Por qué cree que los colegios privados de Madrid no se sitúan en zonas rurales? Porque ahí no tienen negocio. Desde el punto de vista del Estado, esa política es desastrosa porque antepone el interés individual al interés social.

Pero las familias gozan de libertad para escolarizar a sus hijas en el centro que consideren más adecuado a sus capacidades, ¿qué hay de malo en ello?

Eso está muy bien siempre y cuando el Estado ofrezca un servicio educativo público de suficiente calidad para que las familias no tengan que acudir a centros de gestión privada porque no les queda otra opción. Le doy un dato: ¿Sabe cuándo se creó el modelo concertado en España? Cuando no había suficiente oferta pública, algo que ya no sucede. Por lo tanto, una de las obligaciones de las políticas públicas hoy en día debería ser expandir el sistema educativo público hacia esa parte que financiamos pero no gestionamos, la enseñanza concertada, y hacerlo de una forma que dificulte al máximo la imposición de límites al acceso de chicos y chicas de familias desfavorecidas. 

Los argumentos utilizados por los defensores del modelo concertado o privado son la calidad educativa y el control del gasto. ¿Comparte esta visión?

En absoluto. Es que afirmar eso no tiene ningún sentido. Mira, hay bienes que tienen unas características especiales, que en economía conocemos como “bienes preferentes”, que deben ser administrados esencialmente por el sector público porque su gestión privada implica fallos de mercado. Y los dos bienes más importantes son la educación y la sanidad. Hay varias razones para ello. La primera es que su función tiene compensaciones positivas para toda la sociedad –todos nos beneficiamos de que la población consuma sanidad y educación porque eso hace mejor nuestra vida–. La segunda razón es que son mercados con mucha información asimétrica, es decir, donde buena parte de la sociedad desconoce en gran medida la calidad del servicio que utiliza en la búsqueda de su bienestar social. La consecuencia de esto es que la oferta y la demanda de estos bienes preferentes se reduce si lo rige el libre mercado. Se pueden privatizar, claro que sí, pero a costa de unos efectos perversos. Creo que nadie puede dudar de esto. Los países que lo han hecho no pagan un coste menor por el servicio. No ahorran. Al contrario.

Pero invirtiendo en políticas públicas, ¿no se incrementa el déficit? 

No, si esas políticas están dirigidas a mejorar las capacidades de generar ingresos de la población a medio y largo plazo. Recordemos que el déficit es gastar más de lo que se ingresa, lo que depende no sólo de lo que se invierta sino de cómo nos las arreglamos para seguir generando ingresos. Una población poco sana y poco educada no generará ingresos en el futuro, por lo tanto, estamos obligados a combinar nuestros niveles de gasto e inversión pública con la mejora de nuestras capacidades de ingresos para no endeudarnos en exceso.

Pues el PP y Ciudadanos prefieren reducir el gasto en educación y sanidad porque aseguran que da beneficios.

El gasto público revierte muchísimos beneficios a largo plazo. La prueba la puede encontrar en la inversión educativa que se hizo en España durante los años 70 y 80. Aquel gasto se ha recuperado con creces. Creo que todos sabemos cuál es la política de aquellos que defienden y difunden la teoría inversa. Su objetivo es trasladar esos beneficios al sector privado. No digo que haya que obstaculizar la educación privada pero lo que no puede ser es que existan colegios públicos que son guetos en comunidades ricas como Madrid. ¿Qué sólo ocurre en determinados barrios y localidades? De acuerdo, pero la administración tiene que trabajar para que sean los mínimos posibles. No es lo mismo que ese déficit de calidad afecte al 40% de los centros que al 20%. Le pondré un ejemplo, ¿qué hacen las familias con hijos menores cuando trabajan los dos cónyuges si el sector público no ofrece comedores? Pues llevarlos a colegios concertados. Es que la decisión ante esta tesitura es muy sencilla. ¿Qué sucedería si se modificara el sistema de acceso a los colegios para reducir la capacidad de elección de alumnos de los centros? Pues que la segregación se reduciría. 

¿Puede revertirse el problema?

Por supuesto. Hay ejemplos de cambios de sistemas de acceso en Europa para reducir la segregación escolar por nivel socioeconómico que estaba aumentando. Las políticas públicas cambian las cosas. Y pueden hacerlo hacia un lado o hacia otro.

En el tema fiscal, ¿por qué los impuestos generan tanta controversia en España? 

En la hacienda pública de toda la vida, la población tiene que tributar en la medida de sus capacidades económicas. Pero, ¿cómo medimos esa capacidad? Con la renta, con el consumo y con la riqueza. Y sobre estas tres variables basamos nuestro sistema fiscal. Hay gente que ingresa fundamentalmente rentas del trabajo, pero luego tiene dos pisos y eso es riqueza porque también puede generar rentas. Incluso si esa riqueza no genera rentas es un stock de riqueza que le puede servir para cubrir necesidades en periodos problemáticos. Lo que ha sucedido en los últimos años es que la recaudación de impuestos sobre patrimonio y sucesiones se ha ido reduciendo en muchos territorios y ahora tenemos unos agujeros enormes en la tributación. Es verdad que las grandes figuras impositivas no son el patrimonio ni las sucesiones, pero actúan como controladores del resto del sistema fiscal. De hecho, hay algunos trabajos recientes que demuestran que los cambios que se han realizado en impuestos de sucesiones, como por ejemplo en Catalunya, han estimulado la infradeclaración de rentas en el IRPF. En Madrid, el tipo del impuesto de patrimonio está bonificado al 100% y el de sucesiones es mínimo. Cualquier liberal que premia el esfuerzo individual desearía tener un impuesto de sucesiones que tuviese en cuenta el distinto origen social. Repito: No olvidemos la predistribución. Siempre hablamos de redistribuir después de que actúe el mercado, pero es importante saber que tendremos que redistribuir mucho más si las diferencias previas son muy grandes.

El problema de España es que los políticos suben o bajan impuestos en el momento que no tienen que hacerlo

La derecha defiende que bajar los impuestos es necesario en España.

El problema de España es que los políticos suben o bajan impuestos en el momento que no tienen que hacerlo. Los bajaron durante la fase de crecimiento y los subieron durante la recesión. Cualquier estudiante de macroeconomía básica sabe que la oportunidad para subir impuestos se presenta en los ciclos altos como el de ahora y la de bajarlos en el ciclo bajo, para estabilizar la economía. Los políticos, con una obsesión por tener réditos electorales, consideran que lo mejor es hacer lo contrario: cuando el ciclo está alto consideran que tenemos suficientes ingresos para cubrir los servicios y entonces los reducen que ya vendrá otro que los tenga que subir. Es un razonamiento político interesado y no considera lo que es básico en economía, que los ciclos hay que moderarlos para que la población no experimente una indeseable inestabilidad en sus ingresos.

¿Y en qué ciclo se encuentra España en estos momentos?

Alto, sobre el 2% de crecimiento y con unos servicios públicos mucho mejores de lo que nos permite nuestro tipo medio efectivo aunque eso también se agota. El envejecimiento de la población va a generar unos gastos enormes y si no tenemos fuentes de ingresos, ¿qué vamos a hacer? Los que no tendrán problemas serán los que posean recursos, pero ¿qué hacemos con la población más vulnerable? ¿Los abandonamos? En este sentido, te diré que leí las medidas impositivas que Unidas Podemos presentó al PSOE y me sorprendió que los cambios impositivos y de transferencias fueran tan moderados. 

En su opinión, ¿qué medidas fiscales habría que modificar?

Desde mi punto de vista, subir el tipo medio efectivo del impuesto de la renta y reactivar los impuestos sobre el patrimonio y sucesiones que funcionaron sin ningún problema con la llegada de la democracia y que con el incremento del número de ricos me parecen enormemente justos. Se podrían hacer más cosas. En Dinamarca, por ejemplo, utilizan un impuesto regresivo como el IVA pero que si seleccionas determinados bienes puedes tocar a la parte más alta de la distribución, es decir, a los más ricos. Tampoco lo descartaría.

¿Quién es Olga Cantó?

Soy una economista apasionada del análisis distributivo y con la firme voluntad de divulgar que la economía sirve para mejorar la vida de las personas. Madre de dos hijas e hija de dos inmigrantes que vinieron a Madrid a trabajar, como tantos otros, un alicantino y una malagueña.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí