1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Primero como tragedia, después como fascismo

La advertencia del ecologista Garrett Hardin sobre los peligros de la superpoblación alimenta el discurso de la derecha nativista

Alex Amend (THE BAFFLER) 30/10/2019

<p>Hitler con dos cervatillos.</p>

Hitler con dos cervatillos.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Esta pasada primavera, la revista trimestral de la extrema derecha nativista, The Social Contract, dedicó un número al legado del difunto Garrett Hardin, el polémico ecologista y escritor conocido por su ensayo La tragedia de los [bienes] comunes, que Science publicó en 1968. Junto a reimpresiones de una antigua entrevista con Hardin y nuevas valoraciones de personalidades como el exgobernador de Colorado, Richard D. Lamm, figuraba el contenido habitual de la revista, con artículos titulados “La loca violencia de los extranjeros ilegales” y “’Periodista’ de Fronteras Abiertas ataca a Warren Buffett”.

The Social Contract ha ocupado un lugar marginal dentro del movimiento conservador a lo largo de toda su historia. La revista, que edita un racista que también es miembro de un grupo segregacionista sin porvenir alguno, arremete desde hace tiempo contra los “invasores”, la delincuencia de los inmigrantes y el multiculturalismo. Aunque publican a intelectuales influyentes con inclinaciones paleoconservadoras, también han publicado burdas invectivas en un tono amenazante advirtiendo del eclipse de la civilización occidental a manos de una creciente ola de color. Por eso resulta significativo lo rápido que algunas de las ideas que se articulan en The Social Contract, o que han sido desarrolladas en políticas y reciben el apoyo de grupos antiinmigración de su órbita cercana, se escuchen ahora en las más altas esferas del Gobierno de EE.UU. al amparo del Ejecutivo de Trump. Sin embargo, en este increíble logro de la derecha nativista está ausente uno de los frentes de la lucha antiinmigración que encarnaba Hardin: la conservación del medio ambiente. 

El negacionismo climático sigue estando profundamente arraigado entre la derecha estadounidense, aunque los glaciares estén empezando a retroceder

Durante décadas, Hardin fue un titán del movimiento nativista y un cercano colaborador de John Tanton, un ferviente conservacionista y fundador de una red de instituciones antiinmigrantes radicales, entre las cuales está The Social Contract, que reimprimió La tragedia de los comunes en su número inaugural. Fue en una carta a Hardin que Tanton escribió, de forma un tanto infame: “He llegado a la conclusión de que para que perdure la sociedad y la cultura europeo-estadounidenses es necesaria una mayoría europeo-estadounidense y una que sea clara en ese sentido”. Tanton y el editor de The Social Contract fueron los fundadores de The Garrett Hardin Society, un archivo online de los escritos y entrevistas de Hardin. Lo que Hardin aportó al movimiento nativista fue su pedigrí de ecologista famoso, que utilizó para promover una lógica neomaltusiana que defendía posturas antiinmigratorias. El fantasma del crecimiento demográfico sin control en los países desarrollados, que fomentan los ingenuos programas alimentarios de la ONU, estaba conduciendo al planeta a la ruina, sostenía Hardin. Y permitir que los inmigrantes pobres entraran en los países ricos creaba las condiciones para que aumentara aún más el crecimiento demográfico e hiciera que se sobrepasara la “capacidad de carga” de los países. Este argumento “verde” contra la inmigración fue tremendamente seductor entre el movimiento medioambiental dominante de la década de 1970, la era de “La explosión demográfica”, y solo se prescindió de él a finales de las décadas de 1990 y 2000, para gran amargura de los nativistas que pensaban que tenían una causa común. 

La reciente celebración de Hardin en The Social Contract llega en un momento sombrío. El 15 de marzo, un supremacista blanco de Christchurch, Nueva Zelanda, asesinó a 51 fieles en una mezquita. En un extenso manifiesto, el asesino se identificaba como “ecofascista” y su objetivo era “demostrarle a los invasores que nuestras tierras nunca serán sus tierras”. Menos de seis meses después, otro hombre que aunaba en su manifiesto rencores contra la degradación medioambiental y la población inmigrante entró con una escopeta en un supermercado Walmart en El Paso, Texas, y mató a 22 personas, muchas de las cuales eran latinas. “Los invasores”, escribió el asesino, “tienen la tasa de natalidad más alta de todas las etnias de Estados Unidos”. 

El negacionismo climático sigue estando profundamente arraigado entre la derecha estadounidense, aunque los glaciares estén empezando a retroceder. Algunas encuestas recientes muestran una creciente inquietud por la crisis climática en todo el espectro político, principalmente entre los jóvenes. A medida que empeora la crisis, muy probablemente el negacionismo se extinga y se abra la posibilidad de que se creen nuevas configuraciones políticas como respuesta a la pregunta de qué se puede hacer al respecto. Esto ya está sucediendo en muchos países europeos, donde los jóvenes activistas de los partidos de extrema derecha (los que tendrán que vivir con los efectos cada vez más graves del cambio climático) están haciendo campaña para frenar el monopolio de los partidos verdes sobre el asunto con la estrategia de vincularlo a sus llamamientos contra la inmigración.

***********

Cincuenta años después de que se escribiera, La tragedia de Hardin (la parábola de un prado compartido que se ve inexorablemente desbordado por el interés personal de cada uno de los pastores) sigue siendo citado, enseñado e incluido en antologías. Según el Open Syllabus Project, fue uno de los ensayos más utilizados en los planes de estudios universitarios en los últimos diez años. También se puede encontrar en YouTube, donde TED-Ed y Khan Academy cuentan con vídeos animados de corta duración sobre el tema para el estudiante curioso. La primera vez que me topé con el artículo fue durante mi último año de instituto en una institución pública alternativa que se centraba en ciencias medioambientales. Hardin, junto con los escritos de Paul Ehrlich, se utilizaron durante una unidad de invierno que estaba dedicada a comprender los efectos de la población humana en el medio ambiente. Hasta hoy, sigo sintiendo el impulso moral de no tener más de dos hijos; y cuando reflexiono sobre cómo llegué a esa conclusión, se entremezcla con recuerdos de la puerta del instituto y su cafetería. 

Sin lugar a dudas, estudiar el impacto que tiene la población humana en el medio ambiente no es intrínsecamente racista, pero sigue siendo importante responder por qué uno de los artículos más difundidos sobre el tema proviene de un pensador tan comprometido con el racismo. Además, el estatus del ensayo como sabiduría popular sugiere que la lógica medioambiental que caracteriza la obra de Hardin podría hacerse de nuevo un lugar en la política dominante con facilidad. 

Hardin abrazó creencias eugenistas desde el principio, mucho antes de que La tragedia de los comunes alcanzara su glorificado estatus. A comienzos de su carrera profesional, cuatro años después del final de la II Guerra Mundial, publicó un libro de texto universitario: Biology: Its Human Implications [La biología: sus consecuencias humanas]. En su mayor parte, se ocupaba de los fundamentos de la biología, pero en el capítulo final, titulado “El hombre: evolución en el futuro”, Hardin proporcionaba a los universitarios una completa argumentación sobre la eugenesia positiva y negativa, y argumentaba a favor de ambas para prevenir un futuro disgénico:

“En todos los casos, los estudios indican que si continúan nuestras actuales organizaciones sociales, se seguirá observando una tendencia descendente, lenta pero continua, de la inteligencia media… Se ha observado una oposición a la esterilización de los deficientes mentales por diferentes motivos. Uno de los motivos principales ha sido la sensación de que interfiere de algún modo con los “derechos” del individuo. A la hora de discutir sobre este punto, hay que hacer hincapié en primer lugar en que la esterilización altera a un individuo en un único aspecto: impide que tenga hijos”.

Este compromiso ideológico iba a durar toda una vida. Décadas después, el libro que publicó Hardin en 1993, Living Within Limits [Vivir dentro de unos límites], agradecía al fundador proeugenesia el Pioneer Fund. Asimismo, Hardin colaboró con la académica racista Virginia Abernethy, quien más tarde se describió como una separatista étnica y fue la candidata a la vicepresidencia de un oscuro partido político nacionalista blanco en 2012. Siete años antes de morir, invitaron a Hardin a una conferencia sobre eugenesia junto con varios destacados científicos racistas más, entre los que estaban J. Philippe Rushton, Arthur Jensen y Richard Lynn, y el grupo fundó una organización llamada la Sociedad para al Avance de la Educación Genética. Según informó otro orgulloso eugenista que asistió al encuentro: “La organización nació muerta porque el recientemente elegido presidente se dio cuenta al poco tiempo de que si se involucraba con la eugenesia, su obra antiinmigración se vería afectada”. Ese presidente era John Tanton.

El principio sostiene que en un entorno de recursos finitos, dos poblaciones diferentes que estén luchando por los mismos recursos no pueden coexistir de manera estable; una triunfará sobre la otra

Sin embargo, más insidioso aún que sus muchos contactos privados con el movimiento eugenésico fue el éxito que tuvo Hardin a la hora de popularizar conceptos biológicos al servicio de los argumentos eugénicos. En 1960 escribió sobre el principio de exclusión competitiva en la revista Science, un ensayo que más tarde se incluyó en su colección Stalking The Wild Taboo [Acechando el tabú salvaje]. El principio sostiene que en un entorno de recursos finitos, dos poblaciones diferentes que estén luchando por los mismos recursos no pueden coexistir de manera estable; una triunfará sobre la otra. Al igual que sucede en los comunes, estas ideas abstractas, pero que parecen de sentido común, se presentan como si fueran leyes inamovibles de la naturaleza. (En ese ensayo, Hardin argumenta que el principio de exclusión competitiva no estaba “sujeto a demostraciones para corroborar o desmentir su validez a través de datos, en el sentido habitual de los mismos”). 

Treinta años después, es fácil ver por qué el concepto era tan importante para él. En efecto, Harding daba a entender que el principio de exclusión competitiva aplicado a países como el Reino Unido o Estados Unidos sugería que la inmigración descontrolada podría resultar en un genocidio (supuestamente blanco): 

“Si dos culturas compiten por el mismo trozo de terreno (entorno), y una de las poblaciones aumenta más rápido que la otra, entonces año a año la población que se reproduce más rápido superará cada vez más en número a la más lenta. Si, ‘los demás factores mantenidos idénticos’, ser numeroso tiene ventajas; entonces, con el tiempo, la población que se reproduce más despacio será desplazada por la rápida. Esto es un genocidio pasivo. Puede que no se asesine nunca a nadie, pero los genes de un grupo sustituirán a los genes del otro. Eso es genocidio”.

Igualmente revelador es cómo los que comparten las creencias políticas de Hardin han expresado sus ideas. Un escritor de la publicación nacionalista blanca Occidental Observer citó a Hardin el año pasado cuando escribió que “las raíces del principio político del apartheid se encuentran en la biología y la ecología”. “La lógica del apartheid está implícita en el principio de exclusión competitiva”, prosiguió, para defender el régimen del apartheid sudafricano, que constituye uno de los más importantes casos prácticos del pensamiento supremacista blanco moderno sobre el control político blanco. 

El ensayo de 1974 de Hardin, Lifeboat Ethics [Ética salvavidas] sigue siendo influyente entre la extrema derecha. En un antología que recopiló Hardin y que tituló Managing the Commons [Gestionando los comunes], una nota a pie de página del ensayo, que se publicó con el título Living on a Lifeboat [Viviendo en un bote salvavidas], se quejaba de que el título original era simplemente Lifeboat Ethics [Ética salvavidas] y que un redactor de Psychology Today había añadido el “incendiario” subtítulo de “El argumento en contra de ayudar a los pobres”. Sin embargo, Hardin se mostró coherente en cuanto a centrarse en la amenaza que representaban los que viven en la miseria y los guardianes del legado de Hardin han subrayado la importancia de esta amenaza. Su metáfora (que el planeta finito es un salvavidas con una capacidad de carga limitada que necesita que se tomen decisiones difíciles sobre los pobres que están en el agua) ha encontrado su expresión directa en la crisis migratoria europea, que ve cómo embarcaciones de refugiados siguen cruzando el Mediterráneo en busca de asilo, y muchos se ahogan en el intento. 

Harding daba a entender que el principio de exclusión competitiva aplicado a países como el Reino Unido o Estados Unidos sugería que la inmigración descontrolada podría resultar en un genocidio

En medio de todo esto, un escritor supremacista blanco citó el ensayo en un artículo de VDare, y escribió que “Las recetas de Hardin para evitar la catástrofe maltusiana (que incluían eugenesia, finalizar con las prestaciones sociales y la ayuda exterior, y dejar que las hambrunas siguieran su curso) eran demasiado fuertes para la mayoría de las personas”. Otro artículo que recurría a Hardin para hablar de frenar la “invasión de refugiados”, y que fue escrito por un nativista canadiense, fue republicado en la página web neonazi The Daily Stormer, en la que ahora figura una cuenta atrás demográfica. En una ocasión, el ecofascista finlandés Pentti Linkola refinó el argumento de la metáfora de Hardin al escribir: “¿Qué se puede hacer cuando un barco con 100 personas vuelca de repente y solo hay un único bote salvavidas? Cuando el bote está lleno, los que odian la vida intentarán que suba más gente y se hundirán todos. Los que aman y respetan la vida cogerán el hacha del barco y cortarán las manos extra que se aferran a los lados”. 

Donde más se abraza el legado de Hardin en la actualidad, aunque la referencia no sea explícita, es en la frontera. En una carta de 1997 escrita a la ACLU para denunciar a la organización de derechos civiles por defender la definición de ciudadanía de la decimocuarta enmienda, Hardin escribió sobre “hacer frente a diario a hordas de mexicanas en avanzado estado de gestación que cruzan la frontera en el último minuto y tienen sus hijos en hospitales estadounidenses, a expensas de los estadounidenses”, y anticipó la creciente importancia del tema del “niño ancla” de los nativistas en casi una década, y la masacre de El Paso en dos. 

**********

A finales del año pasado, un escritor británico de la página web nacionalista blanca Counter-Currents escribió una reseña de un libro titulada “Ambientalismo y nacionalismo blanco: un destino compartido”, y sostenía que: 

“[…] los medioambientalistas y los ‘nacionalistas blancos’ […] son claros y convincentes a la hora de entender uno de los principales problemas del mundo, pero incompetentes y poco convincentes a la hora de ofrecer métodos para afrontar los retos que describen, porque cada uno es tuerto de un ojo. Los medioambientalistas son alérgicos […] a cualquier cosa que huela a diferenciación racial (“racismo”), mientras que aquellos que se preocupan por el racismo adoptan una pose por lo general poco sincera (sin sustancia o seriedad) sobre el tema del medio ambiente. […] La degradación medioambiental y la explosión demográfica constituyen las dos caras del mismo desafío y catástrofe. Ya es hora de unir los puntos”. 

Viendo a Tucker Carlson cualquier noche, o al propio presidente de EE.UU., resulta evidente lo mucho que las ideas nacionalistas se han infiltrado en la cultura popular. Por eso es fundamental que la izquierda y los medioambientalistas no se pongan demasiado cómodos con su dominio actual sobre el tema de luchar contra la crisis climática. Escritores como Betsy Hartmann han escrito con perspicacia sobre cómo la preocupación alarmista por los potenciales inmigrantes climáticos podría en última instancia hacerle el juego a los movimientos etnonacionalistas y a la seguridad nacional del Estado. Los nacionalistas blancos estadounidenses han comenzado a difundir propaganda con el eslogan “plantar árboles, salvar los mares, deportar refugiados”. 

Y el reciente tropiezo del senador Bernie Sanders en el programa Climate Town Hall de la CNN ante una pregunta sobre población y derechos abortivos (que formuló un miembro del público que denominó el tema “tóxico para los políticos, pero […] imprescindible hacerle frente”) pone de relieve que los liberales que defienden que “la ciencia es real” no son los únicos que son propensos al “sentido común” engañoso y hardinesco sobre el tema de la población. Las industrias con altos índices de emisiones de carbono, y no la población pobre, son los principales culpables de la crisis climática. Independientemente del cambio climático, todas las mujeres deberían tener acceso a servicios anticonceptivos y abortos en condiciones seguras. 

Donde más se abraza el legado de Hardin en la actualidad, aunque la referencia no sea explícita, es en la frontera

Merece la pena destacar que la única crítica que recibió Sanders por aceptar la premisa de que el planeta se enfrenta a un problema de sobrepoblación provino de la derecha antiabortista, un bloque que hace tiempo reconoció la verdadera naturaleza de la red de Hardin y Tanton. Pero al imaginar un futuro en el que la crisis climática ha transformado de manera fundamental la configuración política de siempre, es posible observar cómo los conservadores antiabortistas de línea dura podrían estar dispuestos a hacer concesiones, como ya lo han hecho con los grupos vinculados a Tanton; al fin y al cabo, incluso ahora no dan mucha guerra en general sobre la separación familiar en la frontera o la detención y deportación de las solicitantes de asilo embarazadas. Como sugirió hace poco el fanático antiabortista y diputado nacionalista blanco Steve King, está bien que la gente beba agua de la taza del wáter en los centros de detención; es decir, si son los hijos de otra persona. 

Un estudio publicado este verano encuestó a los profesores de sostenibilidad para determinar cómo de popular seguía siendo La tragedia en los estudios universitarios, y cómo exactamente se estaba enseñando. Los autores descubrieron que, extrañamente, un tercio de los encuestados sigue considerando que Hardin representa el “pensamiento principal” sobre la gobernanza de los bienes comunes, a pesar de décadas de intervención académica e investigaciones empíricas. Pero un porcentaje más alto enseñaba el artículo por la misma razón que Hardin tenía cuando lo escribió: destacar la necesidad de una “intervención externa” para evitar una tragedia de los bienes comunes. 

Los gobiernos y los individuos tienen que actuar y hacerlo urgentemente para prevenir las peores previsiones de nuestra madura crisis climática. No se puede hacer sin una “intervención externa” en el sistema capitalista que nos ha traído hasta este punto límite. Hardin no estaba equivocado a la hora de insistir en los límites del crecimiento económico, aunque sus medidas preferidas son harina de otro costal: son autoritarias y son etnonacionalistas. El “tabú” que Hardin “acechaba” cuando discutía sobre población y medio ambiente está comenzando a abrirse camino de nuevo en las consideraciones de escritores y activistas. Y es con el legado de Hardin con el que tienen que lidiar. Por eso deberían ir con cuidado. 

-----------------------

Este artículo se publicó originalmente en inglés en The Baffler.

Alex Amend es escritor y antiguo investigador de la derecha radical. En la actualidad, trabaja para el Sierra Club como responsable de comunicaciones. 

Ya está abierto El Taller de CTXT, el local para nuestra comunidad lectora, en el barrio de Chamberí (C/ Juan de Austria, 30). Pásate y disfruta de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y eventos...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Alex Amend (THE BAFFLER)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. brezo

    El concepto de bienes comunes en la obra de Elinor Ostrom: https://www.ecologiapolitica.info/?p=957

    Hace 1 año 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí