1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Prohibido debatir (sobre derechos humanos)

Si el criterio para limitar ciertas opiniones deja fuera a Abascal y a una parte del movimiento feminista igual es un criterio peligroso

Clara Serra 5/11/2019

<p>Ruido.</p>

Ruido.

J. R. Mora

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Este pasado mes de septiembre, las presiones recibidas por la Universidad de A Coruña por parte de muchas feministas abolicionistas desembocaron en la suspensión de unas jornadas sobre prostitución que incluían entre sus ponentes a prostitutas que defendían sus derechos laborales. Hace unas semanas, escribí este texto para reflexionar sobre lo que me parece una preocupante limitación del debate en nuestras universidades y de la cultura de la discusión en nuestra sociedad y un ejemplo paradigmático de que la libertad de expresión necesita que en estos tiempos la defendamos con radicalidad. 

El argumento de que las jornadas no incluían todas las posturas en juego no es válido para censurar algo. No en una universidad. La Academia siempre ha permitido, tanto a alumnos como a docentes, ofrecer y organizar actividades desde las perspectivas que les interesen. Se puede organizar un congreso sobre una perspectiva determinada de Sartre, sobre determinada escuela económica o sobre una lectura particular de la Transición porque siempre está abierta la posibilidad de que se organicen actividades desde perspectivas diferentes. Esa libertad de enfoque, que en el caso de los docentes se llama libertad de cátedra, es consustancial a la manera de entender cómo se piensa colectivamente en nuestras universidades. Esa libertad acaba dando lugar a un debate que se tiene –menos mal– con otros tiempos a los de las redes sociales y la televisión y que a largo plazo acaba produciendo como efecto la pluralidad: charlas, congresos, jornadas, asignaturas o temarios con perspectivas muy distintas que los alumnos pueden contrastar. Las feministas abolicionistas tenían –y siguen teniendo– la posibilidad de organizar cuando quieran otras jornadas con otra perspectiva, tanto en la Universidad de A Coruña como en cualquier otra, pero en vez de eso decidieron boicotearlas. 

La gestación subrogada o las leyes contra la violencia machista incluyen un debate acerca de qué derechos humanos están en juego, como lo incluyen la discusión sobre la Ley Mordaza o cualquier otra cuestión política relevante

Veinte universidades españolas han respondido organizando a lo largo de este curso 2019/2020 actividades de discusión y reflexión feminista sobre la prostitución. La polémica ha seguido en medios y redes y el debate ha seguido poniendo sobre la mesa la pregunta acerca de sobre qué se puede y sobre qué no se puede debatir. El caso es que la importancia de esta pregunta va mucho más allá de lo que ha pasado en A Coruña y del asunto sobre la prostitución; hay más cosas que están ocurriendo en nuestro país que nos hacen preguntarnos hasta dónde debe de llegar nuestra disposición para debatir con posturas diferentes a las nuestras y dónde están los límites de lo que puede ser defendido y lo que merece ser públicamente rebatido o contestado. 

Hace también unas semanas se generó polémica en Twitter cuando el programa El Hormiguero invitó a Santiago Abascal para una de las entrevistas que Pablo Motos realiza a los candidatos de las elecciones generales. Se acusó al programa de estar dando altavoz a un tipo que defiende posturas racistas y homófobas, posturas que ni siquiera deberían tener hueco en la televisión y que no merecen siquiera que contestemos o discutamos porque sentarse a rebatirlas implica ya una manera de reconocerlas y darles legitimidad. 

Me parece importante reparar en que el argumento principal que se utiliza en ambos casos, tanto para defender que no hay que aceptar a Vox como un interlocutor dentro de los debates de nuestra sociedad como para negar que algunas posturas sobre la prostitución merezcan ser debatidas en una universidad, es en realidad el mismo: que los derechos humanos no se debaten. Y esto debería ser ya un indicador preocupante. Si el criterio para limitar ciertas opiniones sirve para dejar fuera por igual a Abascal y a una parte del movimiento feminista, quizá es un criterio peligroso. Y es que siempre que se trata de poner límites a la opinión, el camino está lleno de trampas. Los criterios que pensamos que sirven para expulsar solo a “los malos“ acaban convirtiéndose fácilmente en reglas que pueden servir para expulsar a cualquiera. 

Que sobre los derechos humanos no se discute en nuestras democracias es o una obviedad (ni siquiera Vox se presenta a sí mismo como un partido que los impugna) o una afirmación un poco rara. Aceptemos que los derechos humanos –la Declaración de Derechos Humanos de 1948 o la declaración francesa de 1789– no se discuten en sí mismos (y dejemos a un lado de momento la cuestión de que la ampliación y actualización de esos derechos está en discusión). Los derechos humanos no se debaten, pero sobre derechos humanos debatimos todos los días. Es más, toda discusión política sustancial, desde el aborto hasta el matrimonio igualitario o las leyes de extranjería, implica un debate sobre derechos humanos, sobre cuándo los cumplimos o los vulneramos, sobre qué cosas son coherentes o incompatibles con ellos. 

Cuando los antiabortistas defienden el derecho a la vida defienden un derecho humano y cuando las feministas defendemos el aborto lo hacemos apelando a que los derechos sexuales y reproductivos son derechos de primer orden. La gestación subrogada o las leyes contra la violencia machista incluyen, por supuesto, un debate acerca de qué derechos humanos están en juego, como lo incluyen la discusión sobre la Ley Mordaza o cualquier otra cuestión política relevante. Ni la Ley Mordaza ni la prostitución aparecen nombradas en la carta de derechos de la Asamblea de Naciones Unidas y, por tanto, la discusión sobre estos asuntos no solo es posible en nuestro país sino necesaria. Es cuanto menos extraño que las abolicionistas quieran anular el debate sobre la prostitución apelando a la indiscutibilidad de los derechos humanos. Las feministas que sostienen otras perspectivas defienden también los derechos humanos desde sus posiciones. Defienden, por ejemplo, el derecho a la sindicación (que es un derecho humano) y denuncian que las prostitutas son probablemente uno de los colectivos más expuestos a la falta de derechos fundamentales, pero eso no debería ser nunca un argumento para no sentarse a hablar sobre ello sino, al contrario, la prueba de que este es un asunto lo suficientemente  importante como para debatirlo en nuestra sociedad. Es justamente el debate sobre los derechos humanos y cómo resguardarlos, el debate acerca de quién tiene derechos y qué derechos se tienen, lo que nos permite avanzar en nuestras democracias. 

La irrupción de Vox en nuestras instituciones no implica la llegada de un partido que niega la validez de los derechos humanos, implica la llegada de un partido que defiende posturas incompatibles con los derechos fundamentales

La clave del asunto está en que no somos omniscientes ni todopoderosos. Los derechos humanos son un compromiso que las democracias actuales hemos asumido, pero los seres humanos, por muy convencidos que estemos de que tenemos la razón y lo sabemos todo, no tenemos una máquina calculadora que nos deduzca matemáticamente cuáles son las leyes, los decretos y las ordenanzas que se deducen de nuestra adhesión a la Carta de Derechos de 1948. Justamente para eso tenemos la política, para debatir y darnos razones unos a otros sobre qué hay que hacer con la vivienda, la educación o la prostitución para garantizar los derechos humanos de todas las ciudadanas y ciudadanos españoles. Sobre esto debaten todos los días los representantes políticos en nuestras instituciones y, justamente por eso, porque sobre los derechos claro que se debate, no son un criterio inmediato e inequívoco ni siquiera para excluir de nuestro sistema político a Vox. La irrupción de Vox en nuestras instituciones no implica la llegada de un partido que niega de entrada la validez de los derechos humanos –Santiago Abascal no dirá en El Hormiguero que las mujeres deben tener menos derechos que los hombres–, implica la llegada de un partido que, a juicio de muchas y muchos (yo incluida), defiende posturas incompatibles con los derechos fundamentales. Pero justamente porque ningún funcionario de la junta electoral o ningún juez puede deducir matemáticamente que el programa de Vox es objetivamente incompatible con los derechos humanos y debe ser un partido ilegal, mucho me temo que eso vamos a tener que debatirlo. 

Nos guste más o nos guste menos, vamos a tener que demostrar con argumentos –en los parlamentos, los debates de televisión, las conversaciones de bar y las cenas familiares– el racismo y la homofobia de Vox. Nadie nos va a librar de tener que hacer ese trabajo político. Podemos decir con mucha indignación que con Vox no hay nada que debatir, pero quizás eso, una vez que ese partido ha conseguido una tribuna, solo le beneficie a Vox.  ¿Vamos a exigir que Vox sea el único partido excluido de programas de televisión en campaña? ¿Acaso no ha sabido la ultraderecha sacar el máximo rendimiento al hecho de parecer un outsider ƒy hacerse la víctima de un pensamiento dominante que les censura? 

Quienes tenemos la tentación de poner el grito en el cielo porque Abascal vaya al Hormiguero debemos empezar a asumir que Vox no es una fuerza extraparlamentaria, que representa a suficientes personas como para incluso estar disputando en las encuestas de estos días la tercera posición y que vamos a tener que salir ahí fuera, remangarnos y rebatir sus posturas. Porque algunos de esos argumentos (habrá que hilar fino para identificar bien cuáles) hacen que una parte de nuestra sociedad se sienta representada y porque si la historia nos enseña algo es que se puede ir hacia atrás. Mucho me temo que en el actual panorama español, con un auge de la extrema derecha, una posible derechización de los partidos, una alianza del renovado bipartidismo ante el conflicto catalán y unas probables reformas constitucionales no precisamente en clave democrática, una de las tareas políticas más ingratas pero más necesarias que vamos a tener por delante estos años va a ser la de reconquistar el sentido común en algunos asuntos. Y eso quiere decir que sí, que tendremos que explicar cosas que hace un tiempo no creíamos que volvería a hacer falta explicar. 

En este contexto, es cuanto menos preocupante que la izquierda, y en particular una parte del feminismo, demuestre tener menos cultura del disenso y del debate que la que rige en unas instituciones en las que Vox tiene derecho a hablar. ¿Cómo puede ser que mientras Abascal ha conquistado la posibilidad de argumentar y ser escuchado en los parlamentos algunas feministas se dediquen a negar el derecho de otras feministas a hablar en la Universidad? ¿Van las instituciones a abarcar un debate más ancho entre rivales que el que va a tener el feminismo entre compañeras? 

Este caso es un termómetro que marca algo preocupante. Con un argumento que no sirve para negarle o prohibirle el debate ni a Vox, se ha defendido la imposibilidad de hablar de un tema que ni es ilegal ni tiene al feminismo de acuerdo

El caso de las jornadas de A Coruña es un termómetro que marca algo preocupante. Con un argumento –que “los derechos humanos no se discuten”– que no sirve para negarle o prohibirle el debate ni siquiera a Vox, se ha defendido la imposibilidad de hablar de un tema que ni en nuestro país es ilegal ni tiene al feminismo de acuerdo. El debate sobre la prostitución no está hoy en primera línea en los partidos pero puede llegar cualquier día a nuestros parlamentos. Cuando eso pase, hasta Vox tendrá el derecho de opinar. Por mucho que creamos que es un partido cuyas propuestas suponen la anulación de derechos para la gente, eso no será argumento válido para negarles la palabra, eso será justamente lo que tendrá que debatirse. Convendría que para cuando llegue ese momento y los representantes políticos –incluido Vox– debatan sobre la prostitución, nuestra sociedad haya podido debatirlo antes y que, a ser posible, el feminismo haya sido protagonista en este debate. Convendría que, para cuando llegue ese día, las feministas y las mujeres directamente implicadas en el asunto, que ni tienen tribunas para hablar ni serán invitadas al Hormiguero, hayan tenido al menos la misma libertad para hablarlo en una Universidad que la que tendrá Santiago Abascal en el Congreso de los Diputados. 

Quizás hay quien tenga la tentación de hacer lo contrario. En vez de dar a las prostitutas en nuestras universidades la misma posibilidad de discutir y argumentar que Santiago Abascal, censurar jornadas de prostitución en A Coruña y defender el boicot a los programas que inviten a Vox porque “los derechos humanos no se discuten”. Quizás la irrupción de Vox tenga el paradójico efecto de hacer a la izquierda más reaccionaria. Paradójico, porque si la izquierda contribuye a hacer que el sentido común se vuelva más insensible a los derechos democráticos de expresión y a estrechar el campo de lo opinable será la primera en sufrir sus propias recetas si un día gobiernan las derechas. Justamente por eso, en estos momentos, es más importante que nunca recordar por qué nos dimos estas reglas de juego. Lo hicimos porque, cuando las libertades y las opiniones se recortan, no son los derechos de los poderosos los que quedan expuestos, son los derechos de quienes son más vulnerables ante el poder. Lo hicimos porque si un día gobernara Vox no aceptaríamos que se censuraran debates feministas sobre el aborto en las universidades bajo el argumento de que está en juego el derecho a la vida y “sobre derechos humanos no se discute”. Porque si un día gobernara la derecha y prohibiera la prostitución o tantas otras cosas defenderíamos el derecho de debatir en la Universidad sobre cosas legales, sobre cosas alegales (como la prostitución hoy) y, por supuesto, sobre cosas ilegales. Lo hicimos porque sabemos que, a pesar de creer siempre que tenemos toda la razón, pensamos mejor cuando pensamos en común. Por eso, sobre progresos y retrocesos en cuanto a los derechos humanos suele cumplirse esta regla: cuando las sociedades se dan la libertad de debatir y opinar suelen ir hacia adelante, cuando se estrecha el campo de lo debatible y lo expresable suelen ir hacia atrás. 

Ya está abierto El Taller de CTXT, el local para nuestra comunidad lectora, en el barrio de Chamberí (C/ Juan de Austria, 30). Pásate y disfruta de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y eventos...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

11 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Aladeriva

    Como Contextos no me ha publicado el comentario que envié ayer, lo vuelvo a enviar, a ver si esta vez tengo suerte... El problema se desencadenó, en primer lugar, porque el título de las jornadas se refería solo a “trabajo sexual”, no a “prostitución”. Pero Serra esquiva descaradamente este dato en su larguísimo y redundante artículo. En segundo lugar, el argumento de que las abolicionistas podrían haber organizado otras jornadas en otro momento (así estaríamos empatados, ¿no?), es sumamente endeble, pues con esos encuentros paralelos que nunca se cruzan, lo que ocurre es que desaparece la confrontación de ideas, es decir, EL DEBATE. Ella sabe perfectamente que, si se hubiera tratado de un debate de verdad, las abolicionistas habríamos estado allí, porque nos sobran los argumentos. Lo que se boicoteó fue, en realidad, un acto de propaganda. Quizá la articulista debería interrogarse a sí misma, en lugar de interrogar a las demás, y plantearse por qué los organizadores de estas jornadas sobre “trabajo sexual” huyen con tanto ahínco de la posibilidad de ser rebatidos en vivo y en directo por quienes no piensan como ellos. ¿En qué lado se produce la censura, Clara Serra?

    Hace 2 años

  2. Lorenza

    Clara Serra se refiere a un mundo que no existe. Que le hablen de libertad a las mujeres que tienen que someterse a la violencia sexual de los puteros/pagadores, porq de otro modo no podrían sobrevivir en este sistema. La discusión política es por supuesto fundamental, lo que no es de recibo es que se presente como neutral lo que es hacerle el juego al sistema prostitucional. Lo que más me fascina es que alguien con semejante discurso conservador se autoperciba como feminista de izquierdas.

    Hace 2 años

  3. Aladeriva

    Como dice Esther Rubio, el problema se desencadenó, en primer lugar, porque el título de las jornadas se refería solo a “trabajo sexual”, no a “prostitución”. Pero Serra esquiva descaradamente este dato en su larguísimo y redundante artículo. En segundo lugar, el argumento de que las abolicionistas podrían haber organizado otras jornadas en otro momento (así estaríamos empatados, ¿no?), es sumamente endeble, pues con esos encuentros paralelos que nunca se cruzan, lo que ocurre es que desaparece la confrontación de ideas, es decir, EL DEBATE. Ella sabe perfectamente que, si se hubiera tratado de un debate de verdad, las abolicionistas habríamos estado allí, porque nos sobran los argumentos. Lo que se boicoteó fue, en realidad, un acto de propaganda. Quizá la articulista debería interrogarse a sí misma, en lugar de interrogar a las demás, y plantearse por qué los organizadores de estas jornadas sobre “trabajo sexual” huyen con tanto ahínco de la posibilidad de ser rebatidos en vivo y en directo por quienes no piensan como ellos. ¿De qué lado se produce la censura, Clara Serra?

    Hace 2 años

  4. Jesús Díaz Formoso

    Mar, lo mejor, tu comentario. Gracias.

    Hace 2 años

  5. Pablo

    A Feminismo Igualista: os equivocáis. No se es de ultraderecha por estar bajo unas siglas sino por tener una postura política. ¿qué postura? concretamente la que tiene Vox. A Clara Serra: GRACIAS. Coincido contigo en que en estos tiempo hay que revindicar y defender radicalmente el diálogo, y eso pasa por la libertad de expresión.

    Hace 2 años

  6. Esther Rubio Herráez (suscriptora de CTXT)

    El comentario lo hice ayer. Ahora lo que quiero preguntar es por qué no se ha publicado.

    Hace 2 años

  7. Esther Rubio Herráez (suscriptora de CTXT)

    Me parece muy importante que el debate sobre la prostitución esté en la calle, que forme parte de la política, que haya entrado en la universidad y que, en definitiva, haya salido de la oscuridad a la que tradicionalmente ha sido sometida. Y a esta visibilización de lo que actualmente está constituido como un verdadero sistema de poder ha contribuido sin duda el feminismo. El papel de la Universidad en este campo es particularmente relevante, en tanto que institución productora de conocimiento y encargada de su trasmisión. En su función investigadora tiene la capacidad de estudiar en toda su dimensión un sistema complejo, poliédrico, y con ello sentar las bases para la toma de decisiones políticas suficientemente informadas. Y esto hoy por hoy es particularmente necesario dada la polémica polarización existente entre legalización y abolición. Por eso, quiero señalar la relevancia que, en ese contexto, tiene la Red Académica de Estudios sobre Prostitución y Pornografía, recientemente creada “con el fin de investigar sobre estos temas y transferir después las conclusiones a la sociedad”. Su pretensión es que se establezcan políticas públicas encaminadas a acabar con la prostitución, así como, realizar estudios sobre la pornografía a la que en la actualidad "pueden acceder menores de 8 años con solo teclear dos veces en el móvil". "No queremos ofrecer opiniones sino aportar evidencias científicas", explican sus fundadoras. Es más, con esta iniciativa plantean “salir del ámbito de la opinión para entrar en el del conocimiento científico”. Esta iniciativa, que no se menciona en el texto de Clara Serra, no tiene nada que ver con la Jornada sobre ‘trabajo sexual’ que se iba a realizar en la Universidad de la Coruña y que fue suspendida debido a la polémica suscitada por su celebración y que es a la que se refiere el texto. Una de las creadoras de la Red, Rosa Cobo, es precisamente una profesora de esa Universidad. A mi modo de ver, el problema suscitado con esta Jornada sobre ‘trabajo sexual’ se debe, entre otras cosas, a que planteada en esos términos -como trabajo sexual no como prostitución-, parte de un marco ya establecido, dicho en breve, propone su legalización porque es un trabajo- y en consecuencia cierra el debate antes de iniciarlo. Con lo que colisiona con la posibilidad de una discusión abierta y libre que permita abordar la prostitución en toda su dimensión, así como apuntar potenciales soluciones políticas. Finalmente y volviendo al principio, una vez que la prostitución se ha hecho visible y el debate relativo a la misma y sus eventuales salidas están en el ámbito de lo político, considero que es preciso mantenerlo y potenciarlo. Y para ello es necesario no orientarlo unidireccionalmente. Asimismo, conviene aquí resaltar el papel fundamental que los medios de comunicación juegan en su difusión.

    Hace 2 años 1 mes

  8. Ferran

    Me reafirmo: cordón sanitario mediático al fascismo. La libertad de expresión es otra cosa.

    Hace 2 años 1 mes

  9. José Luis Romero

    Gracias Clara por recordarnos cosas básicas que, lo confieso, olvidamos fácilmente cuando nos incomodan.

    Hace 2 años 1 mes

  10. Feminismo Igualista

    Muy bien explicado. Fenomenal. Nuestra opinión sobre el tema la dejamos en el blog: http://feminismoigualista.blogspot.com/2018/05/otro-3.html Un inciso. Aunque nosotros no hacemos manifestaciones sobre partidos políticos (solo sobre igualdad), un inciso, el partido de la ultraderecha entendemos (salvo que nos equivoquemos) es Falange (FE JONS, AE, LF, DN), Vox no, Vox es un partido que está en el extremo de la derecha (salvo q nos equivoquemos). Un saludo.

    Hace 2 años 1 mes

  11. Mar

    Como abolicionista, ha sido un artículo incómodo de leer, pero me da a pensar.

    Hace 2 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí