1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La tarde antes de la batalla

El movimiento por la independencia de Cataluña está ahora más resabiado y malhumorado y se enfrenta a nuevos dilemas

Marga Durá Barcelona , 21/10/2019

<p>Manifestantes en la confluencia del Paseo de Gràcia con la Avenida Diagonal, en la llegada a Barcelona de las Marchas por la libertad.</p>

Manifestantes en la confluencia del Paseo de Gràcia con la Avenida Diagonal, en la llegada a Barcelona de las Marchas por la libertad.

Medol

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Días de caminatas, desde todos los rincones de Cataluña, culminaron con una manifestación multitudinaria que paralizó Barcelona y dejó impresionantes imágenes aéreas de participación. La concentración recordaba lejanamente a “la marcha de la libertad” de míticas diadas como la de 2014, el pistoletazo de salida del nuevo independentismo. Y digo lejanamente porque la cantidad de participantes no es equiparable (en aquel año se contabilizaron 1,8 millones de personas) y porque ha llovido mucho desde entonces (el fiasco de la declaración de independencia, la sentencia del procés y las violentas imágenes de las últimas noches). Aquel movimiento del 2014, tan de barbacoa y de buenas intenciones, está ahora más resabiado y malhumorado y se enfrenta a dilemas diferentes a los de antaño. 

Muchas son las corrientes y opiniones que se mezclan (y en ocasiones se enfrentan) en el seno del independentismo de a pie. Hemos querido conocerlas de primera mano. Una salvedad: en este reportaje se reflejan las opiniones más reiteradas y por ende más representativas de los entrevistados que acudieron a esta concentración, aunque, por razones obvias, una servidora no encuestó a los 525.000 asistentes. Y otro apunte obvio: sus opiniones representan tan sólo a una parte de Cataluña. 

El por qué de la manifestación

Las razones de los manifestantes para participar en “las marchas por la libertad” tenían como compás de fondo la reivindicación de la independencia y como melodía de entrada la indignación por la sentencia. “Hemos venido a hacer efectiva la república catalana. Queremos que se haga efectivo el mandato del pueblo del 1 de octubre”, comenta un señor de Terrassa (Barcelona) de unos cincuenta años mientras se pelea con el nudo de su estelada que parece no llevarse muy bien con el mástil al que tiene que unirse. “Hemos de dar visibilidad a nuestra causa. Que vean que cada vez somos más y más, y a ver si así España se aburre de nosotros y nos da la independencia. Y también protestar por la injusticia que supone esta sentencia”, argumenta una señora que roza la cincuentena y que ha caminado siete horas desde San Quirze del Vallès (Barcelona).

“Yo estoy aquí para expresar la indignación que siento porque llevamos mucho tiempo pidiendo que hubiera un diálogo y cada vez nos hacen menos caso”, afirma una señora de unos sesenta años que ha venido desde Girona.  

“Queremos protestar por la politización del sistema judicial español. Es evidente que la sentencia ha castigado las ideas políticas. Es un sistema que no funciona, es un chiste, un tenderete”, mantiene indignada una estudiante de Roquetas (Tarragona) afincada en Barcelona. 

Vista la reacción, si la sentencia hubiera sido más ‘blanda’, ¿se hubieran quedado en casa? Por más blanda, les sugiero que podríamos entender que sólo hubieran sido condenados por desobediencia. “No, hubiéramos hecho lo mismo. Tal vez si hubiera habido absolución, no hubiéramos protestado, pero hubiéramos seguido reclamando la independencia”, responde una señor de unos 40 años que ha acudido a la manifestación con su hijo. (Inciso: en la concentración se ven algunos padres con sus hijos, pero muchos menos que en los de las manifestaciones de los primeros tiempos). 

“Yo creo que nos hubiera dado un poco más de esperanza. Hubiéramos pensado que nos entendían y que aún había posibilidad de diálogo para pactar la independencia”, me confía una joven, de unos 30 años, que se ha desplazado desde Tossa de Mar (Girona).

La declaración de independencia fue sueño… ¿o engaño?

Según la sentencia del procés, la razón por la que los nueve acusados no han sido condenados por rebelión es por que sabían de antemano que la república catalana no se materializaría y jugaron con las esperanzas de los “ciudadanos ilusionados” para presionar en una futura negociación. Supongo que parte de esos “ciudadanos ilusionados” siguen “ilusionados” y son los que han acudido a la manifestación. Al tratar el tema, la mayoría de ellos reconoce el engaño y lo justifica. “Yo sí que me lo creí. Estaba de viaje y quería celebrarlo a mi vuelta, pero entonces ya no había nada que celebrar. Nos engañaron, pero yo creo que a ellos también les engañaron, que se pensaron que habría un diálogo que no hubo”, excusa un hombre de 40 años que ha venido desde Girona. “Yo no me lo creí en ningún momento, se veía que no iba a tener ninguna validez y no salí a celebrarlo como hicieron otros amigos míos. Pero tampoco me siento engañado, porque en ese momento ya no se podían echar atrás”, explica un joven estudiante barcelonés. “Yo estaba en mi casa con mis padres y ellos se pusieron súper contentos, pero yo sabía que no iba a salir. Escogieron un momento en que no tenían fuerza suficiente y en eso se equivocaron”, comenta una estudiante de Lleida que vive en Barcelona. “Yo me lo creí y lo celebré en la plaza Sant Jaume con cava y música y después tuve una gran decepción. Pero entiendo por qué lo hicieron”, justifica un barcelonés de unos 50 años. 

Fe ciega en la independencia

Todas las personas a las que entrevisté no tienen la menor duda de que la independencia se declarará y cuando les insto a que me digan cuándo, la mayoría coincide en que en un margen de dos o tres años. Casi se molestan cuando inquiero sobre los escollos que se tendrían que superar y no muestran dudas sobre la viabilidad de la república. “Es que aquí lo hacemos todo bien y tenemos lo que se necesita: la mejor industria, los mejores médicos, las mejores escuelas, incluso el mejor clima. No necesitamos a nadie para hacer lo que queremos y ser un país normal. Igual lo único que nos faltan son políticos”, declara ufana una señora de 50 años de Sabadell (Barcelona). “Es verdad que el Estado español no se sentará a negociar, porque los que tienen el poder no lo hacen hasta que sienten que lo van a perder. Pero alguien, de aquí o de fuera, tendrá que forzarles a hacerlo”, asegura un señor de unos 60 años de Vic (Barcelona). 

Como respuesta a mi pregunta, se repitió varias veces el “alguien tendrá que hacer algo” y cuando intenté concretar quién era ese misterioso alguien, aludieron vagamente a una intervención internacional, aunque también reconocieron que confían poco en la ayuda del extranjero. Para muestra, un botón: “Nos movilizamos, porque el gobierno no tiene ahora suficiente fuerza institucional y el pueblo debe empujar. De esta forma, quizá alguien, no sabemos quién porque en Europa no nos apoyan, diga: ‘vale, dejadles votar’”. 

La cuestión de que aproximadamente la mitad de los catalanes no compartan sus aspiraciones independentistas no les parece un obstáculo. “Tenemos que conseguir ser más y vamos por ese camino. Con la sentencia se ha conseguido que mucha gente se pase al independentismo. Tenemos que seguir creciendo, desde las bases y lo estamos consiguiendo, porque a estas protestas se han unido muchos jóvenes y eso no se había visto antes. Llegará un momento en que habrá un sorpasso y seremos mayoría. Y entonces se tendrá que plantear el referéndum”, comenta la señora de Sabadell.

Entre el “apretad” y el “no nos representan”

Mientras llevaba a cabo estas entrevistas, realizadas cerca del escenario que se montó en Gran Vía con Paseo de Gracia, a escasos metros, en Vía Layetana y Plaza Urquinaona tenían lugar los altercados más virulentos de una semana en la que Barcelona ha sufrido noches de violencia nunca vistas en su historia reciente. La postura de los manifestantes entrevistados ante los altercados es cuanto menos ambigua. Sólo una de las entrevistadas, la señora de San Quirze, se acerca al “no nos representan” que mantiene ERC. “Es condenable. Son cuatro gamberros, jóvenes y con la cabeza mal amueblada y cuatro infiltrados que los animan. No representan a la masa porque este movimiento es pacífico”. 

El resto de entrevistados parece más proclive a suscribir aquello de que “el fin justifica los medios”. “La gente está exaltada y descontrolada y da miedo. Pero también pienso que el tema pacifismo está sobrevalorado. Yo no lo haría, porque no es correcto, pero entiendo que se tiene que llamar la atención de alguna manera”, dice una estudiante barcelonesa. “Es que tenemos que ser realistas: hace falta dar muchos golpes para llegar a la independencia. No está bien, pero es la única forma que veo posible. Nos estamos defendiendo ante la represión”, afirma un barcelonés de 40 años . “Ninguna revolución ha triunfado sin algo de violencia. No hablo de pegarse, pero sí de movilizarse más en serio”,  comenta una estudiante de Deltebre (Tarragona). 

Reflexión final

Varias horas después de estas entrevistas y tras cubrir los altercados de Vía Layetana, esta cronista pasea por el mismo lugar en el que discurrió “la marcha por la libertad” y constata que poco queda del ambiente festivo en el que esta discurrió. Me parece que han pasado siglos desde que realizaba estas entrevistas y no sé hasta que punto, aunque solo hayan trascurrido horas, el mensaje ha quedado ya obsoleto.

No hace falta ahondar en el escenario de contenedores quemados, piedras y destrozos que ya se ha retratado estos días con profusión. El metro de plaza Catalunya ha tenido que cerrar sus puertas por los incidentes y grupos de encapuchados huyen por el centro de la ciudad y por el Eixample, mientras las furgonetas de la policía y los agentes les persiguen, subiendo los vehículos a las aceras. El panorama no tiene nada que ver con el anterior: violencia policial, hogueras, periodistas detenidos, heridos…

La nueva imagen se superpone a la de unas horas antes con una contundencia aniquiladora.

Autor >

Marga Durá

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Pep

    Mire usted, no se cabía, y usted se creyó la trola de los más o menos 500.000 manifestantes... Y así vamos, 500.000, ay, señor... (Siga, siga minimizando el problema, siga...)

    Hace 1 año 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí