1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Con cargas y a lo loco.

Las asociaciones, determinantes en la canalización de la cosa, están perdiendo la capacidad de canalizar la cosa. De tapar el hecho de que, desde 2012, no había nada. En la política cat no había, ni hay, nada, salvo la bandera y la austeridad

Guilllem Martínez Barcelona , 16/10/2019

<p>Policías nacionales, durante los altercados de Barcelona en la noche del 15 de octubre.</p>

Policías nacionales, durante los altercados de Barcelona en la noche del 15 de octubre.

Elise Gazengel

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

1- Lo de ayer del Tsunami, un éxito. Cuantitativo –un porrón de gente en el Aeroport/las Quimbambas–. Y cualitativo –por primera vez en la Cosa se produjo el manifestante francés, ese tipo que si ha de liarla en un aeropuerto, la lía–. La manifestación supuso, entre ayer y hoy, la suspensión de un centenar de vuelos. Algo importante en una ciudad que, snif, vive consagrada al turismo. Como Disneylandia, ese modelo para el Sur de Europa y del que tanto hay que aprender. La mani ha supuesto portada en el NYT. Es decir, iconografía mundial. Si España Global quiere contrarrestar eso, debería contratar a los Rolling. O, incluso, matarlos. A lo del aeropuerto se ha de sumar las manis en el territorio –más de 200; algunas, con bloqueo de vías; las vías del AVE fueron quemadas, de lo que se deduce que eran de papel, o me tocará repetir Física en EGB–, innumerables, variables, móviles en BCN. En total, 131 heridos. Pocos, diría. La poli estaba en modo ma non troppo. De esos heridos, seis fueron en la Zona Zero Aeroport. De ellos, uno perdió un ojo –las pelotas de goma están prohibidas en Cat, pero el CNP está, en ese sentido, por el amor y contra las fronteras; también puede que no fueran de goma, sino de espuma, las que disparan los Mossos–, y otro, un testículo –al parecer, por golpe de porra, emitido con tecnología nativa/Mossos–. Los Mossos tuvieron puntas de calentón. Una de ellas consistió en arrastrar un manifestante con una furgoneta. Algo que es delito en todo el mundo. Bueno, quizás no en Texas.

2- En lo que es una metáfora del todo, hoy, no obstante, el trade mark Tsunami no emite. No lo harán, al parecer, hasta que haya chorrocientas instalaciones de su app. Quieren pasar del canal Telegram con el que se comunican con los mortales, y hacerlo por esa otra vía. Para acceder a la app –Android, que no IOS–, necesitas un QR. Y el QR te lo tiene que dar en analógico una persona de confianza, que verifique que lo eres. La app es, vamos, un filtro. Posiblemente elaborado por a) el subconsciente. O b), el consciente, que te indica que tienes que cambiar de mecanismos una vez que Interior/Marlaska ha dicho que van a por ellos. Ir a por ellos, supongo, es identificar a algunos cyber-usuarios, y colgarles el cargo de sedición, que ayer se produjo –por fin y con todas las letras; algo no acaecido en su luminosidad en 2015–, con el bloqueo al aeropuerto, ese delito federal si esto fuera una federación.

3- Inciso. Tsunami Democrátic tiene un punto oscuro. Su identidad. Al parecer, es algo que tomó cuerpo para el 1O. Participó, se supone, en la creación de la cosa informática. Un invento sin centro, ocurrente, de aplicaciones democráticas. El paso a maestro de ceremonias en estos días tiene, no obstante, su cosa inquietante. Más si se piensa que puede ser una organización paragubernamental, como casi todas. Hay indicios. A saber: a) fue presentada a todo bombo en los medios públicos y concertados, sin especificar su origen o composición, b) comparte léxico gubernamental –es decir, marcos–, y c) ayer desconvocó una mani en un momento dado, el sello de la organización gubernamental. En ese sentido, Enric Luján –@imGeheimenm, coautor de Resistencia Digital–, ha publicado un hilo, especulando sobre el origen de Tsunami. Grupo que dibuja como un élite técnica y vertical. Lo que no es ni bueno ni malo. Le pasa hasta a la NASA. Luján, no obstante se centra en la app, una herramienta de muy difícil infiltración policial –y, todo lo contrario, periodística–, que sólo podrá aparecer en Android, y no en IOS, por los filtros de Apple. La describe como una posible herramienta de control, vertical, capaz de lanzar y coordinar acciones descentralizadas. Pero, y aquí va lo importante, “desde la más extrema opacidad”. “Una entidad de la que no sabemos nada, excepto su alto nivel de sofisticación tecnológica, está a punto de ganar el control efectivo de todo un territorio, operando desde la más absoluta oscuridad”. Se trata de una herramienta que precisa de un antiautoritarismo feroz por parte de quién la domina. Y, aún así, tampoco hay garantías de que no se le vaya la bola. Es, vamos, un acceso al poder sobre la ciudadanía, que sólo exige la fe de la ciudadanía. No la información. Lo que, me temo, relaciona a Tsunami con la esencia del procesismo, esa verticalidad fundamentada no en la violencia, sino en la obediencia. En la propaganda, y en su redescubrimiento continuo: la fe ciega. Ya veremos. Lo veremos el viernes, ese día raro, como verán más abajo. Fin del inciso.

4- La metáfora que les comentaba en el punto 2 –que tras el inciso anterior queda a tomar por XXXX–, alude al hecho de que, vale, hay manifestaciones. ¿Pero a dónde conducen? ¿Cuál es su objetivo? ¿Son sostenibles?

5- Ya no son manis por la indepe –se acabaron en 2017–. Ya no son manis por los presos –se acabaron, exactamente, ayer–. Son, al parecer, contra la sentencia, y canalizan el enojo, enorme en el procesismo. Enojo por la sentencia. Y enojo por el procesismo, por su fracaso, no tanto político –que ha sido un éxito; ir tirando casi 10 años sin nada en las manos es hasta meritorio– como humano, por el hecho, en fin, de haber sido una mentira. Las protestas, y este es su límite, no someten a contradicción al Gobierno, que está más contento que un chinche con la sentencia, y hasta cierto punto con las manis. Con ambos objetos podrá edificar una campaña electoral y, tal vez, otro Gobierno no provisional. Someten a contradicción al Govern. Un Govern que en una ventanilla anima a las manifestaciones y a una desobediencia –de la que se escaquea–, y por otra reprime a los manifestantes. 131 heridos, un ojo, un testículo.

6- No se sabe si las manis contra la sentencia pasarán a ser manis contra el Govern. Es poco probable. Ese es, lo dicho, su límite. Hay pocos datos, en ese sentido, sobre a dónde van las manis. Se sabe su estructura. Son un chorreo de manis, convocadas vía canales, por varias entidades. Pueden ser sincrónicas. Mañana empiezan las marchas sobre BCN. Son como la de sobre Roma pero al revés. Vamos, no pretenden hacer caer un gobierno, sino que no caiga. Estarán integradas por personas que no están acostumbradas a que la poli/su Govern les pegue. El viernes, el día que lleguen a BCN –cuidadín; entre pitos y flautas puede llegar una cantidad asombrosa, próxima al millón–, no hay, al parecer, programa de festejos. Por primera vez flota en el aire que esos manifestantes no aceptarán la performance que las organizaciones les proponen cada año por el 11-S –que si una camiseta de un color, que si gritar muy fuerte para hacer caer un muro de cartón, que si llevar la ropa interior por fuera–. A su vez, no los veo dándole para el pelo a su Govern. ¿Qué se les invitará a hacer en BCN? ¿Otra mani por la amnistía o por lo que diga el Govern? ¿Irse? ¿Ponérselo difícil al Govern con acciones propias de una manifestación en cualquier otro biotopo? Si hacen eso último no sólo significaría un cambio. Sino el nacimiento de un sujeto político, extraparlamentario, que pasara del Procés y del Govern. Ahora mismo, por ese nombre no me sale nadie.

7- Ayer, por ejemplo, afloró esa contradicción. En un momento de la noche, cuando en el Aeroport se puso chungo y la cosa perdió el tono de acampada cristiana, Tsunami –un canal que se presentó diciendo que jamás desconvocaría una mani; una alusión, una crítica a las desconvocatorias de ANC y Òmnium el 20-S y el 28-O del 2017, que impidieron rebelión, sedición y, en general, todo– desconvocó la concentración. Hubo gente que no se dio por aludida. Un indicio de que las asociaciones, determinantes en la canalización de la cosa, y hoy descabezadas, están perdiendo la capacidad de canalizar la cosa. De impedir que no sea contradictoria. De que afloren, en fin, los problemas que tapaban. Tapaban el hecho de que, desde 2012, no había nada. Pero nada. No solo en la Cosa. En la política cat no había, ni hay, nada, salvo la bandera y, aún con mayor intensidad, la austeridad, esa forma de violencia social.

8- Hoy, el Govern ha amanecido con esas contradicciones. Ha habido un Consell Extraordinari. En el mismo día en el que se hacen los Ordinaris. Vamos, que de Extraordinari, sólo el nombre artístico. El Govern ha acordado –tachán-tachán–, nada. Literalmente. No hacer nada, suspender su actividad –su estado natural– e ir a los actos por la amnistía, por la sentencia, o por el enfado. Mezclarse con el pueblo. Y con la poli. Sus dos negociados. El presi Torra ha asumido esa contradicción en público. Y ha agregado que es “la del 1-O”. Un Govern que había vaciado de contenido –junta electoral, censo fiable, recuento fiable– un referéndum, pero que a la vez animaba a la población a participar en un referéndum. Seguimos en esa casilla.

9- Meritxell Budó –otro fruto de la selección negativa–, Consellera Portaveu del Govern, y que algún día, haya o no República, tendrá su propia serie de dibujos animados, ha ido más lejos y de manera más hilarante en el cultivo de la contradicción. Nunca pongo declaraciones, pero esta tendría que ponerla en letras de oro. Tras afirmar que el Govern “comparte la rabia de la gente”, ha afirmado que “era necesario actuar –los Mossos, ayer, en el Aeroport– para preservar la integridad y la seguridad de las personas, porque en caso de romperse el cordón se entraba en el terreno de la infraestructura del aeropuerto, y tenemos antecedentes de que por ocupar las pistas te pueden acusar de sedición”. Otro chiste malo y Budó puede acabar como The Joker, the movie. 

10- Las contradicciones continúan. El jueves hay pleno –igual voy y me tomo un cocoloco con Steven Forti–. Está previsto que el Parlament haga algo institucional frente a la sentencia. Lamentablemente, está previsto en nuestra cabeza, y poco más. No hay prevista ninguna votación. Y parece que no harán nada. Torrent no va a sacrificar su vida política –y la otra–, por una declaración chorra y sin recorrido y aplicación. Ni, me parece, nadie. Los que animan a la desobediencia en las calles la omiten en los pasillos. El unilateralismo, al menos desde el 28-O de 2017 hasta esta mañana a primera hora, ha muerto. Salvo en su vocabulario. Un vocabulario sometido a contradicción, estos días, en las calles. 

11- La contradicción en Torra es preocupante, pues parece no estar programado para ella. No es un político ni un poeta, esos seres contradictorios. Es un señor con fantasías determinadas, como muchos que te encuentras en la oficina, que ha accedido a presi por esa región del destino denominada selección negativa. Puede petar, vamos. Parece ser que se ha propuesto dejar de ser presi por invitación del Estado. Lo dejará de ser en breve, cuando le juzguen por desacato a la JEC. Podría dejarlo de ser antes, en un ataque épico. Ha tenido ocasiones para desobedecer, individualmente y de forma mediática. Y pirarse por todo lo alto. Hoy, por ejemplo, ha tenido chorrocientas mil. Y mañana, también. Tantas como el procesismo tuvo cada día hasta 2017. Tienden a no hacerlo nunca, pero cuando lo hacen, lo hacen de la manera más aparatosa, y menos reflexionada y planificada.

12- La sensación es que en las calles pueden estar pasando dos cosas. La a) sería que desde 2012 se ha creado, vía propaganda, un monstruo. La propaganda, en fin, sólo crea eso. Un monstruo a las órdenes del Govern que, como en las pelis de monstruos, ha salido a dar una vuelta, pensando que el mundo es como el laboratorio en el que le fabricaron. La b) sería lo contrario. Una sociedad está siendo consciente de la mentira, en algún grado. Una mentira creada, me temo, precisamente para desarticular una sociedad movilizada contra el Govern y la austeridad hace años, y que fue aplastada por el peso de la bandera. Los finales de un ciclo dramático suponen, además de un fracaso social y político, un desastre. No obstante, en la vida casi nada es a) o b). Sabremos si estamos ante a) o b) en breve. Tras el viernes como máximo.

13- Aunque igual está pasando c). El enojo. Un enojo momentáneo, y justificable y excusable por la sentencia. Relativamente tolerado por el Govern y por el Gobierno, que ha desplazado 1.800 antidisturbios, menos del 10% que cuando Piolín. Está previsto que se piren en noviembre. Es decir, al final de un enfado.

14- Hoy, con el Tsunami en apagón tecnológico, había cortes de autopistas. En BCN, al menos, un par de manis a media tarde. La ANC tenía un acto muy ANC. Ir por ahí con velas, esa invitación a la melancolía. O al Corpus. ANC, Òmnium y CDR convocaban también concentraciones contra la Delegación del Gobierno en las cuatro provincias. En Girona se ha liado. Y en Tarragona. En BCN, también. Mucho. En la estética más de manifestación que de merendola de Gandhi con unicornio. Es la primera vez que ANC y Òmnium no lo controlan todo. Lo que es importante. Lo que es una contradicción que tendrá que superar, asumiendo su relevo, o pugnando por expulsar del pack poble a los nuevos manifestantes. Por lo que vi, la poli se empleó. No a nivel Vietnam/Huelga General en BCN. Se intuye que tienen órdenes de que la sangre/la contradicción no llegue al río. Aún.

15- Vuelvo a casa. Mientras escribo esto, miro TV3. Cubre la mani de perfil. TVE cubre la mani por todo lo alto, describiendo el desembarco de Normandía. Meditación: una mani retransmitida parece una corrida de toros, esa cosa en la que siempre muere alguien. Conviene recordar que una mani es una mani. Una mani es como pasear con tu hijo de 5 años. Es difícil mantener tu elegancia personal en ese trance. Es aparatosa. Un lío. Pero también un derecho fundamental, superior, hasta cierto grado –al que no se ha llegado, diría, y al que no se suele llegar–, a los disturbios y molestias que crea. Es el gran derecho afectado en la sentencia, diría.

16- Ya he escrito casi todo esto. Vuelvo a la calle. Prosiguen los altercados. A) no hay para tanto. En 2011-14, BCN vivió esas manifestaciones, más aparatosas incluso, con cotidianidad. No llegaron a la población que se manifiesta hoy, ni a los medios públicos y concertados, que hoy viven una suerte de primera vez. B) El componente humano es diferente a aquellas otras manifestaciones. Por lo que veo, es una clase media no precarizada, que va al insti o la uni, que viste bien, que utiliza un vocabulario que no les encaja con la ropa –sueltan el palabro anticapitalista con cierta facilidad–, que emite cánticos patrióticos, y que no tiene costumbre de manifestarse en modo Belfast –hacen barricadas con fuego y motos, esas cosas que suelen explotar al contacto con el fuego–, y que ni tiene experiencia frente a la policía antidisturbios –se cree que no es peligrosa; se creen que están en el mismo club, y les afean que no son dignos de la bandera que llevan en el brazo; spoiler: todas las polis del mundo son dignísimas de la bandera que llevan en el brazo; de hecho, son la bandera que llevan en el brazo–. Unos vecinos que echaban agua, desde el balcón, para apagar una barricada, dejó chorreando a dos chicas, vestidas de colorines y con la cara tapada por un jersey de marca, que les dijeron a los vecinos, con toda la naturalidad, “¿por qué nos mojáis, si estamos luchando por vosotros?”. La poli, a su vez, gasta esa cosa violenta y taciturna y aleatoria –todo ello es sumamente peligroso– de cuando no les dan lo que le pide el cuerpo, y van a 100, pero deben limitarse a 30. No fue un bello espectáculo. En contrapartida, no era una multitud llamativa. La violencia parecía no tener objetivo, salvo la identidad. Salvo no ser un procesista tibio, diría. Uno de esos procesistas que hablan y mienten y no hacen nada, por los que, de hecho, se manifestaban. Contradictorio, etc.

17- Sobre las 12 de la noche. Moncloa ha sacado un comunicado. Que en Cat hay violencia generalizada. No la hay. Hay disturbios. Más tarde, otro. Que no, que lo que querían decir es que la violencia está siendo generalizada en todas las protestas. Que tampoco. El reciclaje de hechos violentos, para fabricar alta violencia con rentabilidad política, ha empezado a emitir. Lo hará mejor y sin segundos comunicados. 

18- Aragonès –ERC–, ha hecho otro comunicado, muy ecuménico, en el que vincula ciudadanía e instituciones, alude a un posible 155 y finaliza con un “alejémonos de todas las actitudes violentas y depuremos las acciones no justificadas”. Todo muy en la linea del procés 2017 edition. Òmnium y ANC, o al menos sus canales, no emiten nada en toda la noche. No sé lo que se quería desbordar, pero se han desbordado las organizaciones peronistas. Tienen hasta el viernes para reconducir la cosa, para inventarse algo, o para asumir su relevo, antes de que herr Doktor Tsunami accione el botón de Skynet y empiece la época Terminator en el procés. 

19- El Departamento de Estado USA ha pedido moderación a los manifestantes de BCN. No entiendo esa emisión. Igual trae cola, una lógica que veremos en breve. O igual es una colgada más de Trump, que cree que BCN es un cuartel turco en el Kurdistán.

20- Puigde, con la euro-orden de Llarena, abandona su suspensión como diputat. No implica nada, salvo que puede volver a votar, de forma delegada. Y que vuelve a cobrar. Lo que, diría, es un beneficio para todos. Con la parte que me voy a ahorrar, me voy a comprar un negroni.

21- La euroorden de Llarena sufrirá retraso, pues la ha enviado en castellano, y en Bélgica como que no. A la egregia firma España Global le aumenta el trabajo. Igual hacen un largometraje explicando al mundo que el castellano, gracias a la mejor constitución del mundo y a un modélico proceso de transición que hizo a este país, zas, la democracia más avanzada de la Premier, debería ser oficial en Bélgica.

22- Rocío Monasterio ha venido a BCN. Como Marilyn en Corea, ha animado a las tropas. Estos actos simbólicos indican a dónde conducen las políticas simbólicas. Y de qué marco salen.

23- Esto es un subidón para el R'78, lo único no sometido a contradicción en estos festejos. Se está recomponiendo tan aceleradamente que hoy le han dado el Planeta a Cercas.

Autor >

Guilllem Martínez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

15 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Oriol

    zyxwvut, no fastidies, hombre. En primer lugar, los independentistas y no tan independentistas catalanes, en general, estamos hartos de que las personas que militan en el bando al que, por afinidad natural van a parar todos los del aguilucho y el brazo en alto, nos llamen fascistas, cuando no ha existido ningún intento de crear una Cataluña fascista. Comparar al independentismo catalán con el fascismo es como lo que hace el sector tonto del independentismo catalán, esto es, comparar a España con la República Popular China. En segundo lugar, no hubo ningún golpe, sino un intento de secesión, indudablemente ilegal. ¿Satisfecho? Comparable a la secesión de Irlanda, Bélgica o Noruega (bueno, se diferencia en que esas tuvieron éxito). Nada que ver con Mussolini ni con Franco. Y en tercer lugar, no es que me guste reconocerlo, pero por favor, por favor, ¿alguien puede hablar aún de "trama bien organizada" y de "estructura", totalitaria y secreta o no? Lo único bien organizado fue el referéndum, y la verdad es que como manifestación de desobediencia fue estupendo (dos millones de personas fuimos a votar bajo la amenaza de las porras), pero después no ha habido más que una debacle. Si no fuera por los encarcelamientos y las sentencias, lo más probable es que los partidos independentistas ya se hubieran destripado entre ellos.

    Hace 1 año 6 meses

  2. zyxwvut

    Cuanta retórica para disfrazar que cada vez explica menos. Como si las personas que vivimos en Cataluña no conociésemos ese juego del doble o triple discurso, ese doble o triple discurso que antes analizaba tan bien, pero que desde que metió la pata, tras el 6-7 N 2017, ha decidido no mencionar. La consigna de todo el progresismo happening es: NO ES PARA TANTO (NEPT). Hubo neogolpe parlamentario, pero NEPT; el MHP, seño Torra, es un xenófobo y supremacista, pero NEPT; el juicio demuestra una trama bien organizada y una voluntad de imponerse, pero NHPT; hay fractura en la sociedad de Cataluña por identidades y banderazos, pero NEPT; se organiza una estructura tecnológica y totalitaria secreta con apoyo del Govern, pero NHPT; se elige la expresión "tsunami" como aviso de destrucción y violencia, pero NHPT; se descubre un núcleo preparando artefactos incendiarios, per NHPT; se combinan tres tipos de movilizaciones y nadie dice nada contra la violencia, es que NHPT, arden barricadas, NHPT; arden contenedores, NHPT; arden coches a manos de los cachorros de las clases acomodadas, pero NHPT; SE BUSCA AFANOSAMENTE UN MUERTO para liarla y hacer victimismo, pero tranquilos... NHPT. Ahora resulta que el referente son las manifestaciones contra la globalización, pero ¿se recuerda Guillem Martínez de lo que se escribió entoces? Parece que se va de copas con el señor Forti. Podría preguntarle porqué su articulo contra David Fusaro sólo tenía insultos y ni un solo argumento y, ya de paso y dada la importante situación del señor Martínez en CTXT, por qué no se permite al señor Fusaro ejercer el derecho de réplica. Ah, debe ser porque el señor Fusaro está vetado por "fascista". Y ¿quiénes han adjudicado esa denominación? El señor Forti y la señora Sidera, una secesionista de la industria identitaria del nacionalismo catalán. Y cuando "autoridades" como ésas cuelgan el sambenito de "fascista" ¿para qué molestarse en saber lo que dice la persona señalada? El procesismo happening también tiene sus mecanismos de censura, señor Martínez... Siga con sus rollos.

    Hace 1 año 6 meses

  3. Alberto

    es algo envidiable que Guillem no le caiga bien a casi nadie cuando escribe

    Hace 1 año 6 meses

  4. Amancia Hortera

    jajajajajajajaja, jejejejeje, jijijijijijiji, jojojojojojo, jujujujujuju Cómo me parto con el Guillemmartinismo y su súper estilazo!!! No se puede molar más, por favor..... Efectivamente, como Marco dice, todo indica que el author de este report se ha pasado su juventud de barricada en barricada. De ahí su cinismo de balcón y prismático tal vez?

    Hace 1 año 6 meses

  5. Tsunami en tu culo

    Otro españolito que no tiene ni idea de lo que le pasa alrededor. Hala, vete a torear una vaquilla y te pasa el miedo

    Hace 1 año 6 meses

  6. exilio interior 2.0

    Que por favor Guillem siga documentando esto, porque es al único que se puede leer sin arcadas (eso si, con sonrisa de payaso triste en la cara...). Y además uno se entera de cosas, sorprendente! GRACIAS Eso si, por tu culpa y la de otros de tu calaña, ya no puedo hablar con nadie del tema y a nadie le caigo bien...

    Hace 1 año 6 meses

  7. Ali Egorico.

    ¿Cómo puede uno estar ferozmente en desacuerdo con un artículo (o con partes de él) y aún así disfrutar de leerlo?

    Hace 1 año 6 meses

  8. Oriol

    Yo creo que sí, que todo esto se ha montado única y exclusivamente para tapar la política de austeridad del Sr. Mas, y para que los políticos nacionalistas (los catalanes, se entiende) no fueran a la cárcel por delitos de corrupción. Por favor, Guillem, hombre, eso déjalo para Gregorios Moranes y otros comunistas de cuidado (esta última frase es totalmente malintencionada). Eso sí, aunque el artículo falsea muchas cosas, me he reído leyéndolo, y al fin y al cabo muchas de las cosas que dices son ciertas.

    Hace 1 año 6 meses

  9. andres

    #2 marco, no le des mas vueltas. Este tipo es un payaso del regimen y punto.

    Hace 1 año 6 meses

  10. brezo

    Un fascista que dice que es fascista y se comporta como un fascista entra dentro del orden del mundo que yo entiendo: ciertas ideas y las contrarias. Yo rojo y el facha, y cada uno lo que es. Todo correcto. Pero en este tema, eso tan básico ha desaparecido. Nada cuadra. Los corruptos se envuelven en las banderas y van privatizando, piano piano, servicios públicos. La derecha de toda la vida se vuelve republicana y los que se dicen de izquierda se les unen y los sostienen. Ea. Esta izquierda no lucha por las mejoras sociales, por una mejor educación y sanidad públicas, o el derecho a una vivienda digna, y no solo para Cataluña o el resto de España, ¡para todo el mundo!!. No. Es por una frontera. POR UNA PUTA RAYA EN UN MAPA. El mundo al revés, porque también pienso que estas manis benefician sobre todo a los de siempre - y por eso la presencia de los pijitos- que no me dan ni envidia ni rabia, o sea-. Quizás basta con ver la foto del chaval que va con la bici a repartir pasando entre los destrozos para que sin palabras, nos quede claro quiénes somos y del lado de quien estamos. Salud

    Hace 1 año 6 meses

  11. platero

    el punto 23 Guillem, la gran consecuencia (no deseada)... ese sí que es el monstruo... pero tal vez, solo tal vez, si la presión en Catalunya se mantiene, aún sin objetivo, y la represión aumenta, vuelva a surgir la indignación más allá del ebro (esto, lo se, es solo mi oequeña utopía, pero y si...)

    Hace 1 año 6 meses

  12. Ciudadano Consternado

    No es en contra de la sentencia, sino en contra de la justicia, o mejor dicho falta de. ES ANTIFASCISMO!

    Hace 1 año 6 meses

  13. amaia

    He llorado y reído a partes iguales, eso si, salvajemente... PD: No pretendo ofender.

    Hace 1 año 6 meses

  14. Marco

    "El componente humano es diferente a aquellas otras manifestaciones. Por lo que veo, es una clase media no precarizada, que va al insti o la uni, que viste bien, que utiliza un vocabulario que no les encaja con la ropa –sueltan el palabro anticapitalista con cierta facilidad–, que emite cánticos patrióticos, y que no tiene costumbre de manifestarse en modo Belfast –hacen barricadas con fuego y motos, esas cosas que suelen explotar al contacto con el fuego–, y que ni tiene experiencia frente a la policía antidisturbios". Por lo que le leo, vd. parece que estuvo haciendo barricadas durante los conflictos de los astilleros, poco menos, y he aquí que no leo, en su biografía, nada semejante... ¿Le da envidia la juventud de los manifestantes o le da rabia y por eso endosa un nada disimulado "niños pijos que van de radicales" a unas personas que se enfrenta a la policía a cara descubierta?

    Hace 1 año 6 meses

  15. Vitin

    No entiendo cómo no hay toneladas de comentarios tras cada episodio de sir Guillem Mz. En cada reporte, casi diario, nos entrega un collage de fieles retratos y acertadísimas observaciones, felices hallazgos que nos ayudan a aproximarnos a nuestra Realidad, eso tan difícil de encontrar en un ambiente tan perturbado por los medios mercenarios -es decir casi todos, casi siempre. Propongo que celebremos uno a uno sus desvelamientos. Por ejemplo: "como Marylin en Corea". Imagen impepinable.

    Hace 1 año 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí