1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Procesando la sentencia (III)

Y en un principio fue la nada

El itinerario judicial que ha llevado a esta sentencia

Guillem Martínez Madrid , 14/10/2019

<p>Procés</p>

Procés

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El 1 de octubre, CTXT abre nuevo local para su comunidad lectora en el barrio de Chamberí. Se llamará El Taller de CTXT y será bar, librería y espacio de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y eventos culturales de toda índole. Puedes hacerte socia/o en este enlace y tendrás descuentos de hasta el 50% en todas las actividades.

LAS SENTENCIAS POLITIZADAS LAS CARGA EL DIABLO. En el momento en el que usted está leyendo estas líneas ya se ha hecho pública la sentencia al procés, que yo desconozco en el momento en el que estoy escribiendo estas líneas. Será preciso leerla, estudiarla, comentarla en red y con el máximo de inteligencias implicadas para saber, independientemente de los cargos y condenas que contempla, si esta politización intrínseca de la justicia supone un jalón en el sistema judicial. En el ínterin, puede ser edificante ver el recorrido jurídico en el que todo eso llamado ‘procés’ ha dado paso a esta sentencia, y no a otra.

LA NADA. El procés es una cosa rara. Implica una desobediencia extraña, producida en los días 6-S y 7-S, y chorrocientas, si contamos los requerimientos enviados por el TC a diversos líderes de aquellos días. Es extraña porque, antes que el delito de desobediencia, se merece el Oscar a la desobediencia. A saber: todo lo afirmado, incluso las dos únicas leyes rupturistas aprobadas los días 6-S y 7-S, no llegó a ser aplicado. Ni un solo instante. El cúlmen de todo ello es la DUI fake del 27-O, básicamente, una llamada al orden internacional para que nadie reconociera la ni siquiera proclamada República Cat, porl la gloriarl de tu madrerl, y un hecho, sin valor jurídico, emitido para autoconsumo de los votantes de procesismo, esa sensación de vivir. Entre el 6-S y 7-S y el 27-O se produjeron altercados, por otra parte, más propios de una manifestación que de la conquista del Palacio de Invierno, y cuyas puntas, como el 1-O, parecieron animadas –de manera coordinada o descoordinada, por decisión o por incompetencia–, por las fuerzas de seguridad del Estado. Lo sucedido en septiembre y octubre de 2017 es, visto lo visto, una escalada verbal de lo verbalizado desde 2012, cuando se empezaron a verter mentiras de una manera intensa y novedosa. Mentir, estafar a la sociedad, emitir declaraciones polémicas, incluso ir verbalizando con todo ello una derecha populista, nacionalista posdemocrática, no es delito. ¿En qué momento, y bajo qué presupuesto y razones, se produce en Esp ese exotismo de decidir juzgar a un grupo de políticos por mentir a su sociedad? Pues todo eso empezó, oficialmente, el 27 de enero de 2017. Mucho antes de los hechos, por otra parte. Y la cosa haría reír, si no hiciera llorar.

¿En qué momento, y bajo qué presupuesto y razones, se produce en Esp ese exotismo de decidir juzgar a un grupo de políticos por mentir a su sociedad?

QUÉ RISA, MARIALUISA. Desde 2012 se sucedían por todo el territorio cat actos, conferencias, organizados por las dos entidades progubernamentales ANC y Òmnium –ser una asociación gubernamental no solo no es delito, sino que es paisaje en Esp–. Esas conferencias tenían la función de crear un star system procesista, mediático. Por lo mismo, suponían la creación, y la subvención, de profesionales en la comunicación, y la presentación en sociedad de nuevos políticos. Pero, glups, en esos actos también a) se reformulaba la historia de Cat –una potencia mundial que había creado la bandera USA o había descubierto América, continente en el que desde entonces se habla cat por los codos; una cultura cosmopolita, alejada de la cerrazón castellana, que había escrito, castellanizando el nombre de sus autores, todo el Siglo de Oro esp; sí, la cosa era un tanto supremacista–, b) se definía la política lingüística del Estado futuro –es decir, se creaban marcos inquietantes para el presente, sin minorías; sí, la cosa era un tanto supremacista– y, c), para animar el cotarro, se explicaban, en abierto y con acopio de detalles, los planes secretos del Govern para hacer, de manera sencilla, pacífica e imparable un nuevo Estado –Esp no sabría reaccionar, debido a su IQ medio; sí, es un tanto supremacista–. El resultado era hilarante. Haber hablado de ello hubiera supuesto explicar a la sociedad que, debajo de la propaganda, no había nada, salvo la creación de un nuevo marco para el catalanismo conservador. Supremacista. Muy pocos periodistas lo hicieron. Por lo que sea, unos apostaron por hablar de órdago y golpe de Estado, y otros de movimiento por la autodeterminación. Sólo se interesó por esos actos la extrema derecha y el nacionalismo esp, que colgó grabaciones de chorrocientos de estos actos en Youtube. Lo que desactivó su difusión. La pregunta del millón es por qué no hicieron eso las izquierdas cat, alejadas del nacionalismo esp y cat y, en aquel momento al menos, sensibles al derecho de autodeterminación, tan sometido a pitote en aquellos guateques. Bueno. Uno de los escasos periodistas que fiscalizó el procés, desde El País Catalunya, se comió con patatas esas grabaciones colgadas en la red. E hizo un artículo al respecto, aparecido el 27 de enero de 2017.

LA PRIMERA PIEDRA. El periodista hizo bien su trabajo. Describía una conferencia de Santiago Vidal, entonces senador por ERC y juez, en aquel momento suspendido de la carrera por haber redactado una constitución cat en sus ratos libres –lo que no es delito; cualquiera puede hacer un texto constitucional en su casa; hay muchas constituciones que, snif, parecen eso–. En su conferencia, el juez se venía arriba. No podía parar. Empezó a improvisar en su afán para demostrar que la Gene era tan milimétrica como la NASA, pero por lo civil, y que la cosa iba en serio y estaba planificada que tiraba de espaldas. En la jam session llegó a explicar que la Gene ya tenía los datos fiscales de todo cristo, o que disponía de un listado de jueces fieles o infieles a la patria, que sería utilizado el day after. El periodista de El País hizo su trabajo. Dibujó una estafa política y/o una cultura democrática escasa. La extrema derecha, en la dirección opuesta, hizo el suyo. Ese mismo día, el abogado Miguel Durán y algo muy parecido, llamado Vox, presentaron una denuncia en el Juzgado 13. Vox, por cierto, por esa época emite otra denuncia a Puigdemont. Por rebelión. Sintomáticamente desestimada. Esta nueva denuncia Durán & Vox es por revelación de secretos. Y, ya lo veremos en breve, iniciará la bola de nieve que culminará en el juicio en el TS y en otros juicios futuros en otras instancias. ¿Por qué, en la vida cotidiana esp nadie denuncia hechos más reales, como una reforma constitucional exprés, una ley mordaza? ¿Por qué la sensación es que esas denuncias serían desestimadas? ¿Por qué la derecha denuncia o se presenta como acusación sistemáticamente?

La torpeza para responder a las detenciones, por parte del procesismo, y la torpeza de la actuación policial fueron básicas para poder formular, en el futuro, el tumulto que requiere la cosa sedición

El 13. De los 33 juzgados de BCN, el 13 era el único en el que prestaba sus servicios Juan Antonio Ramírez Sunyer, un juez no inscrito en ninguna asociación del ramo. En su trayectoria, no obstante, brillan con luz propia diversas actuaciones contra el movimiento okupa barcelonés, contra anarquistas, así como un intento de empure al entonces director general de los Mossos por una pitada al himno esp en el Camp Nou. Wala. Si bien no se pueden adjudicar diligencias sin presos a un juez que haya entrado o salido de una guardia en las 72 horas previas, lo que era el caso, el juez se queda con la denuncia. Y le da candela. En breve serán tres los investigados –a Santiago Vidal se suman Josep Lluís Salvadó y Carles Viver Pi-Sunyer. Aplica el secreto de sumario. Lo que equivale, en una investigación abierta, a aplicar escuchas telefónicas y seguimientos. El resultado es un número llamativo de grabaciones telefónicas. Mi favorita, una en la que Salvadó, el segundo de Junqueras en Economía, llama a otro ideólogo para explicarle que en cuatro días iba a ser el 1-O, y lo más caliente estaba en la nevera. Que no hay nada. Que “cualquiera con dos dedos de frente lo sabe”. La preocupación del político y de su interlocutor, no obstante, no es esa, sino que los exconvergentes lo sepan y lo aprovechen en las futuras elecciones. La investigación del 13, vamos, descubrió que aquí no había nada, salvo miseria, propaganda y chicken game. Pero sus conclusiones parecen elidir eso. El 20-S, son el juez y el juzgado los que inician los registros en BCN para parar el referéndum. En total, son 14 detenciones de cargos gubernamentales. Alguno de ellos tuvo que ser atendido por ataque de ansiedad, un indicio de que no se esperaban todo eso, pues no disponían de absolutamente ningún plan o recorrido. No se consideraban una amenaza, por lo que no se consideraban en peligro. Sólo tenían declaraciones, como las de Santiago Vidal. La torpeza para responder a las detenciones, por parte del procesismo, y la torpeza de la actuación policial, incluso en su forma de comisión judicial, fueron básicas para poder formular, en el futuro, el tumulto que requiere la cosa sedición. Entre otros apriorismos, este juzgado depuró como prueba la Moleskine de Jové –una serie de impresiones delirantes, sin planes, sin planificación alguna, ni capacidad para acceder a ella–, y el documento Enfocats, una conferencia Vidal-system, pero en formato Power Point. Juan Antonio Ramírez Sunyer fue recusado del caso ese mismo mes de septiembre. Fue sustituido, pero la investigación del 13 continuó. El juez que puso la primera piedra de la sentencia que conocemos hoy murió en noviembre del año pasado. Unas semanas antes, recibió una carta de Carlos Lesmes, presi del CGPJ, en la que le agradecía su gesta, su “servicio a la Justicia, al Estado y a España” –indicio de algo que está pasando: para el presi del CGPJ, esas tres cosas son diferentes, y se sirven desde la justicia. Lesmes proseguía: “Eres la medida de todos nosotros”. Y agrega un “has cambiado la Historia de este país”, algo que igual resulta ser también cierto.

PROSIGUE EL FESTIVAL. Cuando Ramírez lo deja, la cosa está en los delitos de malversación, desobediencia, falsedad documental, revelación de secretos y prevaricación. Poco para lo que el procesismo ha anunciado. Mucho para lo que efectivamente ha hecho. La Fiscalía Superior de Catalunya se interesa por el caso. Abre investigación. Por menos delitos. La rebelión y la sedición, en todo caso, ni están ni se les espera. Por exigencia legal, la Fiscalía no puede investigar en una causa abierta en un juzgado, por lo que cede al 13 toda su información. En breve, la información del Juzgado 13 será clave en la querella que prepara Maza. Maza –fallece en noviembre del 2017– participa en todo esto poco tiempo, pero de manera intensa.

LA REBELIÓN, PARA EL QUE LA TRABAJA. Adscrito a la conservadora Unión Judicial Independiente, exmiembro de la Sala Penal del TS, y exvocal del CGPJ, José Manuel Maza, entonces Fiscal General del Estado polémico –fue reprobado por el Congreso en mayo de 2017 por el Caso Lezo; acusados él, el ministro del ramo, Rafael Catalá, y el Fiscal Anticorrupción, Manuel Moix de favorecer a cargos PP; la crisis se solucionó con la dimisión de Moix–. Empezó a investigar la cosa cat a principios de octubre de 2017 –1-O, referéndum; 3-O, discurso del rey y la demanda de utilizar todos los recursos para detener el desafío cat, aquel que Salvadó decía que, si tenías dos dedos de frente, etc.–. Para el día 31 no presenta una querella al respecto, sino dos. Lo llamativo son los cargos. Rebelión, sedición y malversación para Puigde, 13 exconsellers, Forcadell (la presi del Parlament) y otros cinco miembros de la Mesa. Es un giro cualitativo importante. También es sorprendente que, para enmarcar el “levantamiento intimidatorio y violento” contra la Constitución y para “romper la organización territorial del Estado”, se retroceda a dos años antes de los hechos de septiembre y octubre del 2017, hasta el 9-N de 2015. Es decir, hasta una resolución parlamentaria –el grado cero de los textos parlamentarios; un crecepelo; humo–, escrito y votado, además, para conseguir, en su día, que la CUP votara a Artur Mas como presi. Para más cachondeo, no lo consiguieron. Con estas dos querellas se le da grado de realidad a una entelequia de declaraciones y a una punta propagandística. Tan comunes en Esp que se diría son una región importante de la cultura política esp. Para todo ello, la querella especifica estar fundamentada en declaraciones públicas de los acusados, conocidas por todos a través de los medios. Aquellos medios que no fiscalizaron ni al procés ni al Estado durante la juerga. Por lo mismo, se le da grado de enemigo equiparable al Estado, y a su altura, a ese grupo de propagandistas que, básicamente, engañaron a su sociedad. Son, ahora, los enemigos públicos número 1. Los ases de la baraja. La irrupción de la rebelión y sedición no fue, en todo caso, sencilla.

LOS PIONEROS. Maza, por ejemplo, no recibió un especial apoyo y colaboración de la fiscalía cat, que en su día, cuando investigó el tema, no vio esos cacharros. Recordemos que el TSJC rechazó, en su día, una demanda de Vox a Puigde por rebelión. Tampoco la vio, en su día, en tiempo real, el Gobierno, que no declaró el Estado de excepción, y que solucionó la cosa, básicamente, con medidas emitidas por el Consejo de Ministros, y con una multa emitida por el TC. El 155, a su vez, consistió en una lectura extensiva del 155, más parecida a la propuesta del ponente Fraga que al texto actual del 155, un calco de la consti alemana, en la que aparecía como una medida rápida y poco aparatosa ante una desobediencia concreta, no ante una rebelión o una sedición apañada. No obstante a su novedad, e incluso a su realidad, la cosa rebelión no suscitó especial cara de póquer en los dos destinatarios de las dos querellas. Pero sí en el mundo judicial. El 23-N, de hecho, aparece un manifiesto, firmado por casi 400 juristas, la mayoría catedráticos de derecho, que se oponen a la prisión preventiva –en aquella fecha, ya era un hecho–, y a las categorías rebelión y sedición. La incorporación de esas dos figuras se opone a la sentencia 199/1987 del TC, afirman. Estas acusaciones “abren la puerta a la banalización de unas figuras prácticamente inéditas en democracia y con un pasado de triste recuerdo, razón por la cual el legislador de 1995 las restringió para casos de una materialidad lesiva claramente superior a la actual”.

La incomprensión en Europa ante la cosa rebelión, perceptible en el fracaso de las euroórdenes, suscitó una suerte de nacionalismo judicial

GRANDES APORTACIONES. Los dos destinatarios de la querella de Maza fueron Carmen Lamela/AN y Pablo Llarena/TS. Es decir, en la AN se agrupan los acusados no aforados, y en el TS los acusados de la Mesa que, una vez disuelto el Parlament y al pertenecer a la Diputació Permanent, siguen aforados. Es importante, en todo caso, que se desestimara presentar la querella donde correspondía, que es el TSJC, el lugar de aforamiento de los parlamentarios cat, y la instancia en general más natural en este caso. Pero que, snif, previamente se había pronunciado implícitamente en contra de la figura de la rebelión. El TSJC asiste a ese alejamiento de la causa que pudo haber sido suya con relativo alivio. Tras el juicio a Artur Mas por desobediencia en el TSJC, en 2016, y las manifestaciones, frente a su portería, de 20.000 personas diarias, no querían repetir la experiencia. Por su parte, Maza evita el TSJC argumentando que los hechos investigados exceden el territorio cat. Para ello se alude a la internacionalización del conflicto, ya sea porque el Govern contrató una consultora USA para sus cosas, o ya sea porque en el procés recibió apoyos personales de Assange y de Yoko Ono –nada puede acabar bien cuando participa Yoko Ono–. Se comenta menos que los cargos de rebelión y sedición, por sí solos alejan la cosa del TSJC, y los aproximan al TS/AN, y a condenas más duras, como bien saben los acusados: en 2012, y con el fin de aumentar penas, la Gene y el Parlament llevaron a la AN el caso Encerclem el Parlament. En la querella, que ya formula grandes tendencias del futuro que sellará la sentencia publicitada hoy, no se especifican, no obstante, medidas cautelares. Eso ya sucede en la siguiente casilla. Agárrense y aparten a los niños. Un dato inquietante: en la querella de Maza ya esta presente, es decir, diseñado, el futuro. A saber: encarcelamiento de los detenidos por parte de la AN, y acumulación posterior de la causa en el TS. La querella es, por tanto, una astucia barroca, un plan, una coordinación de organismos judiciales.

LAMELISMO Y LLARENISMO. Antes del 31-O, cuando Maza le presenta la querella, Lamela ya participa en la cosa. El 17 del mismo mes, la jueza ha pedido prisión preventiva para Cuixart y Sánchez, líderes de las organizaciones gubernamentales difusoras de propaganda –no es delito–, y los únicos no-políticos encausados. Esta prisión preventiva, y el cargo de sedición –importante, fundamental aportación de Lamela, sabedora que con el cargo de rebelión se tendía al ridículo; el protagonizado por Llarena, en breve, con el uso de rebelión en sus euroórdenes– suponen una queja de Amnistía Internacional. Algo poco anecdótico. Con posterioridad al 31-O, el 3-N emite una euroorden. Agrega, a los cargos propuestos por Maza, el de corrupción. Una astucia interesante, que debería haber supuesto la entrega inmediata de Puigde. No fue así, en lo que es un indicio de lo difícil que supone la pirueta de los cargos en juego, inquietantes en Europa. Inexportables, con serios problemas para ser valorados en otras regiones en las que el Judicial no se mete en política tan ricamente, al menos tras la primera mitad del siglo XX. Jueces para la Democracia manifestó su “preocupación” por la actuación de Lamela. En breve, el 24-N, cuando el TS asuma la acumulación de la causa, Lamela se queda solo con el caso Trapero, que afecta al staff de los Mossos. Desde 2018, por cierto, Carmen Lamela ha saltado hacia arriba y es juez en la Sala Segunda del TS. La acumulación de la causa aludida es la gran aportación, a su vez, de Llarena, desde el TS. Asume aforados y no aforados y, en su auto del 19 de julio de 2018, sólo excluye al aludido staff de los Mossos y a seis procesados que, al final, sólo lo serán por desobediencia. Esto es, sin posibles penas de cárcel. La asunción de la causa no está reñida con su pérdida de unidad –finalmente, la cosa pasará por diversos juicios en el TS, la AN y el TSJC; raruno–. Por otra parte, y esto también es importante, se amplía el concepto rebelión, en el que participan hasta los líderes de las asociaciones. Llarena fracasa, por todo lo alto, nivel dibujos animados, en sus intentos de euroorden. Poco operativos –no se redactaron en las lenguas oficiales de los países destinatarios–, con defectos o ausencias –se le pidió desde Alemania que ampliara datos para la cosa malversación, delito que podía posibilitar una extradición rapidita; no lo hizo–. La incomprensión en Europa ante la cosa rebelión, perceptible en el fracaso de las euroórdenes, suscitó una suerte de nacionalismo judicial en las alturas judiciales, un desprecio de las instituciones exteriores, que no se enteran. Algo común en Polonia y Hungría, por otra parte y en otro grado. Se da la paradoja de que Llarena, el hombre que prolongó y dio forma a los cargos de rebelión y sedición, tan tarde como hasta 2015 era un firme partidario de dar a lo de Cat una solución en la política, no en la Justicia. Llarena, Lamela, disfrutan de honor y prestigio tras sus actuaciones, si no de promoción. Sucede lo mismo con los mandos policiales implicados en la caótica respuesta –en el juicio se vio que, incluso, fuera del mandato judicial– de los mandos policiales del 1-O.

...Y VIÓ TODO LO QUE HABÍA HECHO, Y ERA BUENO. Y esto es lo que llegó a juicio el 12 de febrero de 2019. Y a sentencia hoy. O quizás todo empezó antes. Una alta figura judicial esp me explicó que las ecuaciones –difíciles, improbables, forzadas– para que se juzgaran, además en el TS, delitos como rebelión y sedición, empezaron ya durante la crisis cat. En unas cenas de matrimonios. Él era juez en el TS y su esposa trabajaba en Moncloa. Ella era ministra, y su marido trabajaba en Telefónica. No creo que haya forma de saberlo. En todo caso, el largo y barroco camino desde el Juzgado 13 hasta la sentencia de hoy explica lo que explicaba Obama: todo se pudre conforme llega a Washington. Algo cuya naturaleza podía ver alguien “con dos dedos de frente” se ha convertido en algo que puede ilustrar el funcionamiento de la Justicia cuando se aproxima a la política, cuando se disuelven los poderes. Cuando se acepta, costosamente, rebelión y sedición como animal de compañía.

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Luis

    Magnífico, fantástico, muy creativo y de agudas invectivas. ¡Cómo no se me habrá ocurrido antes! Todo lo que ha pasado en Cat los últimos 7 años no ha sido más que un delirio colectivo prolongado hasta la extenuación por pequeñas bandas de trileros de la comunicación, artesanos del embuste y la provocación y ganapanes aburridos ávidos de aventurillas. Chicos/as malotes, aguafiestas profesionales, trabucaires malévolos emberrechinados con las consecuencias del muy mentado 1714 dispuestos a gastar una buena inocentada de Colegio Mayor a los muy mentados poderes fácticos del Estado fascista centralista español. ¡Es realmente genial! Ya lo decía Gila, ¡si no saben aguantar una broma que se vayan del pueblo! Y ahora, ¡fíjate!, por su mala cabeza y a causa de las ínfulas de políticos y leguleyos henchidos de imperialismo carpetovetónico se ven postrados en una humilde y miserable celda cartujana implorando con una mano la magnanimidad gubernamental mientras con la otra embarcan a los holligans henchidos de ardor patrio en acciones ludopacíficas dirigidas al bloqueo de vías, edificios y aeropuertos para mostrar así al mundo todo la espantosa carnicería del fascioestado para con sus humildes cuerpecillos. Realmente para ser el primer dia de postlecturas de la ya muy cacareada Llarena´s sentencia es todo un logro Mortadeloperiodístico. Enhorabuena señor Martínez, aprender Historia de lo de aquí de su puño y letra es un ejercicio impagable de aprendizaje de retórica creativa cuya producción no está al alcance de cualquiera, no señor. Le animo a profundizar en su estilo Ozores-Cat y a realizar prontas entregas de nuevo material, absolutamente imprescindible para iluminados, mostrencos, buhoneros y tuercebotas del suelo patrio e islas adyacentes.

    Hace 1 año 6 meses

  2. Alberto

    has resumido muy bien lo ocurrido estos años Luis

    Hace 1 año 6 meses

  3. Luis

    Magnífico, fantástico, muy creativo y de agudas invectivas. ¡Cómo no se me habrá ocurrido antes! Todo lo que ha pasado en Cat los últimos 7 años no ha sido más que un delirio colectivo prolongado hasta la extenuación por pequeñas bandas de trileros de la comunicación, artesanos del embuste y la provocación y ganapanes aburridos ávidos de aventurillas. Chicos/as malotes, aguafiestas profesionales, trabucaires malévolos emberrechinados con las consecuencias del muy mentado 1714 dispuestos a gastar una buena inocentada de Colegio Mayor a los muy mentados poderes fácticos del Estado fascista centralista español. ¡Es realmente genial! Ya lo decía Gila, ¡si no saben aguantar una broma que se vayan del pueblo! Y ahora, ¡fíjate!, por su mala cabeza y a causa de las ínfulas de políticos y leguleyos henchidos de imperialismo carpetovetónico se ven postrados en una humilde y miserable celda cartujana implorando con una mano la magnanimidad gubernamental mientras con la otra embarcan a los holligans henchidos de ardor patrio en acciones ludopacíficas dirigidas al bloqueo de vías, edificios y aeropuertos para mostrar así al mundo todo la espantosa carnicería del fascioestado para con sus humildes cuerpecillos. Realmente para ser el primer dia de postlecturas de la ya muy cacareada Llarena´s sentencia es todo un logro Mortadeloperiodístico. Enhorabuena señor Martínez, aprender Historia de lo de aquí de su puño y letra es un ejercicio impagable de aprendizaje de retórica creativa cuya producción no está al alcance de cualquiera, no señor. Le animo a profundizar en su estilo Ozores-Cat y a realizar prontas entregas de nuevo material, absolutamente imprescindible para iluminados, mostrencos, buhoneros y tuercebotas del suelo patrio e islas adyacentes.

    Hace 1 año 6 meses

  4. Lector Anónimo

    "23-N, de hecho, aparece un manifiesto, firmado por casi 400 juristas, la mayoría catedráticos de derecho" Hola estimado Guillem, he intentando sin éxito encontrar dicho documento. Lo más parecido, un manifiesto del 21 nov. 2017, firmado por los nombres que adjunto en la PD. Me gustaría que pudieras citar el texto al te refieres. Sinceramente, aprecio mucho tus artículos y entiendo que se tratan en gran medida de opiniones personales escritos con gran sorna y dialéctica. Sin embargo, creo que en un tema tan serio como este hay que intentar evitar los bulos. No existen esos cientos de catedráticos de derecho en España, y menos casi 400 firmantes de ese documento. Creo que este tipo de "datos inexactos" ensombrecen la innegable calidad del artículo de opinión. Atentamente, Lector Anónimo. PD: Firmantes del manifiesto del 21N Firmado por: Guillermo Portilla Contreras. Catedrático de Derecho Penal. Universidad de Jaén. Nicolás García Rivas. Catedrático de Derecho penal de la Universidad Castilla-La Mancha. María Luisa Maqueda Abreu. Catedrática de Derecho Penal de la Universidad de Granada. José Ángel Brandariz García. Titular de Derecho penal de la Universidad A Coruña. Javier Mira Benavent. Titular de Derecho penal de la Universidad de Valencia.

    Hace 1 año 6 meses

  5. Almamaga

    Genial como siempre Guillem.

    Hace 1 año 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí