1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Lectura

El otro problema de la izquierda

Quizá no importen tanto ni las cuestiones organizativas, ni la línea ideológica, ni las coaliciones de apoyo; quizá las dificultades sean más estructurales de lo que suele admitirse

Ignacio Sánchez-Cuenca 6/10/2019

<p>Desigualdad, combate.</p>

Desigualdad, combate.

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El 1 de octubre, CTXT abre nuevo local para su comunidad lectora en el barrio de Chamberí. Se llamará El Taller de CTXT y será bar, librería y espacio de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y eventos culturales de toda índole. Puedes hacerte socia/o en este enlace y tendrás descuentos de hasta el 50% en todas las actividades.

La izquierda tiene una elevada misión, sancionada por las leyes de la historia y por las teorías de la justicia: emancipar al género humano de todas sus servidumbres, de modo que cada persona goce de la autonomía necesaria para llevar a cabo una vida libre y plena. Tanto por motivos históricos como de justicia, la izquierda cree que el socialismo se hará realidad en algún momento. Es tan sólida su convicción que, cuando los resultados no acompañan, considera invariablemente que la culpa es suya, por no haber estado a la altura de las circunstancias.

Utilizando términos económicos, podríamos decir que la izquierda entiende que los fracasos proceden de un problema de “oferta” y no de “demanda”. El supuesto de partida es siempre que la demanda de políticas de izquierda se mantiene constante a lo largo del tiempo; la clase trabajadora, los oprimidos, los explotados, los discriminados, los excluidos esperan impacientes que la izquierda los movilice, en la fábrica, en la calle o en las urnas, para hacerse con el poder. Según este argumento, la demanda está ahí, latente, aguardando el momento oportuno para activarse. Sobre la izquierda como conjunto de organizaciones políticas y sociales recae la pesada carga de movilizar a sus seguidores potenciales.

Cuando la izquierda no se acerca a los objetivos marcados, se echa la culpa por ello. Si, por ejemplo, resulta que la clase trabajadora vota a partidos liberales o conservadores, el problema radicará en que las fuerzas de izquierda no fueron capaces de hacer el trabajo pedagógico necesario: no consiguieron neutralizar los aparatos ideológicos del sistema, que confundieron a los trabajadores sobre sus auténticos intereses.

En general, la izquierda, ante sus fracasos, tiende a atribuir el problema a factores internos, como si la victoria hubiera estado al alcance de su mano. A veces es el modelo organizativo, que no dejó fluir las energías populares ni articular un verdadero movimiento (y acabó provocando el desánimo); con otro tipo de organización, el partido habría llegado mucho más lejos, pero la camarilla oligárquica, el culto al líder, las purgas internas y la eliminación del debate interno (por citar tan sólo cuatro instancias clásicas) arruinaron cualquier posibilidad de victoria. Otras veces es la línea estratégica del partido, que no conectó con la clase trabajadora, que asustó a la clase media, que se desenganchó de los jóvenes o lo que ustedes prefieran añadir; habría bastado encontrar la línea correcta para que el partido hubiese arrasado. También es recurrente la lamentación por las divisiones de la izquierda, que la debilitan frente a los partidos “burgueses”, siempre dispuestos a mantenerse en el poder; si se hubieran dejado de lado las rencillas y se hubiese presentado un frente unitario de izquierda, la ciudadanía se habría volcado.

En todos los casos, la izquierda cree que estuvo a punto de conseguirlo, pero hubo un error que arruinó las expectativas. Fue un problema de “oferta” lo que frustró la victoria. La lección que se extrae es que hay que perseverar, hay que seguir intentándolo, pues el éxito anda cerca, tan sólo se requiere no fallar de nuevo. 

la izquierda tiende a asumir culpas por resultados que poco tienen que ver con ella

Con un planteamiento así, no es extraño que tras cada derrota siga un periodo de introspección más o menos melancólica. Llega entonces la hora de la autocrítica, el momento de analizar qué se hizo mal para que esa mayoría abrumadora de explotados y oprimidos no diera su apoyo a la izquierda. En la medida en que los fracasos han sido ciertamente más frecuentes que los éxitos, la historia de la izquierda está marcada por crisis de identidad constantes. 

Cualquiera que haya seguido los debates sobre la izquierda en España en estos últimos años podrá ilustrar estos argumentos genéricos con experiencias concretas. Son muchos, por ejemplo, quienes piensan que la decadencia política de Podemos (su transformación en la antigua Izquierda Unida a efectos ideológicos, organizativos y electorales) es consecuencia sobre todo de que el partido se articulara jerárquicamente, en torno a una cúpula dirigente que eliminó a los disidentes, “traicionando”, si se quiere utilizar ese término, el espíritu original del 15-M que se visibilizó en la constitución inicial de los llamados “círculos”. Para quienes defienden tesis como estas, un modelo más descentralizado y permeable habría atraído a amplias capas de la población insatisfechas o decepcionadas con el funcionamiento del “régimen del 78”. También hay muchos que creen que el problema estribaba en la línea ideológica, es decir, en si Podemos se presentaba ante la ciudadanía como una izquierda renovada, a la altura de los desafíos planteados por la crisis económica, con propuestas novedosas como una renta básica garantizada, o si buscaba más bien una línea transversal, por encima de la confrontación clásica entre izquierda y derecha, que pudiera aprovecharse de la irritación generalizada ante los abusos de poder (corrupción) y el reparto tan injusto de los sacrificios durante la crisis. Finalmente, hemos asistido a los acercamientos y desencuentros entre las dos fuerzas de la izquierda, el PSOE y Podemos, y a las lamentaciones sobre su desunión.

Todo este tipo de planteamientos proporcionan munición inagotable para las querellas internas y los enfrentamientos doctrinales. Cada facción se imagina que si hubiera controlado las riendas, habría podido dar la vuelta al resultado. 

Por si lo anterior no fuera suficiente, la izquierda tiende a asumir culpas por resultados que poco tienen que ver con ella. Desde el momento en que en España surgió un partido de extrema derecha, hubo voces en el seno de la izquierda responsabilizando a Podemos o al PSOE: si la izquierda se hubiera acercado más a las preocupaciones y marcos culturales de los trabajadores manuales, si la izquierda no hubiese abandonado las reivindicaciones materiales, si la izquierda hubiera sido más firme ante la cuestión catalana…, Vox no habría llegado a aparecer. Como si no hubiera causas mucho más próximas y verosímiles: la retórica asfixiante de los medios y los partidos de la derecha a propósito de la cuestión catalana, el resurgir del nacionalismo español, la ambigüedad deliberada sobre la cuestión migratoria, etc.

Me gustaría tomar algo de distancia con respecto a todos estos debates y sugerir que, desde un punto de visto histórico, los problemas de la izquierda no proceden solamente de la “oferta”, sino también de la “demanda”. Un examen mínimamente desapasionado de las condiciones actuales pone de manifiesto que estas son muy desfavorables para el éxito de la izquierda, haga esta lo que haga. Quizá no importen tanto ni las cuestiones organizativas, ni la línea ideológica, ni las coaliciones de apoyo; quizá los problemas sean más estructurales de lo que suele admitirse y la izquierda, haga esta lo que haga, tenga pocas posibilidades de transformar la sociedad. 

No son pocos los factores históricos que podrían dar cuenta de la crisis de “demanda”.  La fragmentación de la clase obrera, el neoliberalismo como “ideología espontánea”, la globalización, la pérdida de influencia de los sindicatos, el poder de los grandes grupos financieros, el desarrollo de las instituciones supranacionales y otros fenómenos semejantes explicarían por qué la izquierda no consigue introducir cambios profundos y con consecuencias duraderas en el capitalismo contemporáneo. Aquí son las “condiciones objetivas” lo que frena las aspiraciones de la izquierda. Este tipo de análisis pasan por encima de cuestiones coyunturales y van más allá de las estrategias y posicionamientos que adopten los partidos políticos, centrándose en fuerzas que operan en el largo plazo. 

La tesis general que defiendo en estas páginas es pesimista desde la perspectiva de la izquierda, pues, si no estoy equivocado del todo, la pujanza y el éxito de este movimiento ideológico están íntimamente ligados a una época histórica determinada en la que la política constituyó la instancia social dominante. Por una “fase política” entiendo aquel periodo en el que los ciudadanos consideran que les corresponde a ellos determinar el tipo de sociedad y economía que quieren tener, es decir, aquel tiempo en el que la gente tiene el convencimiento de que desde la política todo es posible, todo puede cambiarse. Esto no significa que la economía no desempeñe ningún papel; la economía, como afirman los marxistas, continúa operando como determinación “en última instancia”, pero la “instancia dominante” corresponde a la política.

El intento más ambicioso por construir, de acuerdo con un plan político, una nueva sociedad y una nueva economía es el del comunismo. El colapso de la Unión Soviética y de los regímenes bajo su área de influencia, así como la conversión de China a un tipo peculiar de capitalismo de Estado, marcan el momento histórico de cierre de todo utopismo sobre la sociedad por venir. La desaparición progresiva de los partidos comunistas en Occidente, junto con la crisis profunda de los partidos socialdemócratas, constituyen síntomas adicionales de que la fase política ha llegado o está llegando a su final. El desgaste del keynesianismo y su reemplazo por los modelos neoclásicos de gestión de la economía han supuesto la culminación de un proceso de cambio en el que la economía, por primera ocasión en la historia, desempeña un doble papel, siendo a la vez determinación en última instancia e instancia dominante. La política, por descontado, sigue existiendo, pero en una posición ahora subordinada con respecto a la economía. Las democracias no desaparecen, pero abandonan la promesa de autogobierno y se limitan a funcionar como mecanismos de reemplazo de élites (democracia como accountability).

El neoliberalismo es la ideología que refleja este tránsito hacia una época plenamente económica en la que el capitalismo aparece como horizonte irrebasable. El neoliberalismo no propugna la desaparición del Estado, sino más bien que el Estado actúe como garante y regulador de las instituciones que permiten el libre funcionamiento de los mercados. La política, desde este punto de vista, tiene una función, pero es una función subsidiaria: debe, ante todo, proteger dichas instituciones (que van desde los derechos de propiedad hasta la libre circulación de capitales, pasando por mercados labores máximamente flexibles). Para que los políticos no se excedan en su tarea de servidores del Estado, su discrecionalidad ha de ser severamente limitada, ya sea mediante la delegación de decisiones cruciales a agencias independientes y tecnocráticas (como los bancos centrales) o mediante reglas constitucionales de obligado cumplimiento (como las reglas que sancionan el déficit cero).

Una vez que el capital se impone atomizando el mercado laboral, los Estados de bienestar quedan cojos

El éxito del neoliberalismo no supone necesariamente la destrucción del conjunto de arreglos político-institucionales destinados a conseguir un grado de cohesión social relativamente alto. Más bien, lo que sucede es que el avance neoliberal erosiona en aspectos esenciales la antigua capacidad redistributiva de los Estados. Debido a su fuerte inercia política y administrativa, así como al apoyo popular que recibe, el Estado de bienestar no sólo no ha desaparecido, sino que el gasto social en los presupuestos estatales está en máximos históricos. No obstante, las políticas redistributivas no consiguen corregir las desigualdades crecientes. El Estado de bienestar producía mejores resultados cuando se combinaba con mercados laborales en los que había un cierto equilibrio entre capital y trabajo. Una vez que el capital se impone atomizando el mercado laboral, los Estados de bienestar quedan cojos, no pueden ni absorber la desigualdad de ingresos ni compensar adecuadamente a los perdedores en la economía globalizada.

En esta tesitura histórica tan desfavorable, la izquierda se enfrente a un dilema difícil, que la rompe por dentro. El dilema afecta a qué hacer con respecto al Estado. ¿Puede el Estado seguir siendo el instrumento principal para corregir desigualdades y “domesticar” el capitalismo, o el Estado está en vías de convertirse en una instancia residual? Algunas corrientes en la izquierda quieren recuperar la soberanía del Estado propia de la fase política; piensan que si este se emancipa de sus servidumbres económicas podrá realizar políticas de igualdad como en la época de la postguerra, manteniendo a raya a los poderes económicos. Otras corrientes, en cambio, optan por renunciar definitivamente a la soberanía a escala estatal, buscando tanto en el plano supraestatal como en el local espacios más propicios para la lucha por los objetivos clásicos de la izquierda. 

Que esta división es profunda queda demostrado por la animosidad con la que se disputan la razón estas corrientes. Cada una ve en la contraria grandes riesgos. Para los críticos de la soberanía, la reivindicación de un Estado fuerte y soberano no sólo es ilusoria, sino que corre el peligro de derivar en un nacionalismo reactivo (frente a las fuerzas de la globalización) e incluso en xenofobia (a través del llamado “chovinismo del bienestar”, esto es, políticas de igualdad sólo para los miembros de la nación). A su vez, para los defensores del Estado como lugar privilegiado de la política, el abandono de la noción clásica de soberanía como fuente principal de poder acerca inevitablemente a la izquierda a las posiciones del cosmopolitismo neoliberal, posiciones que pueden resultar muy avanzadas en materia de derechos civiles y sociales, pero cómplices del capitalismo global.

Hay una asimetría entre las dos posturas: quienes apuestan por reforzar la soberanía nacional ofrecen un catálogo de políticas públicas más o menos definido (regresar a las políticas de la edad de oro socialdemócrata), pero parecen tener el viento de la historia en contra. En cambio, a quienes tratan de pensar en una izquierda que prescinda de la soberanía nacional, parece que la historia les acabará dando la razón, si bien no son capaces de concretar una estrategia política realista que pueda movilizar a una mayoría social.

En este estado de fragmentación de las ideas de izquierda, se observan fenómenos desconcertantes: trabajadores de cualificación media o baja que votan a partidos de la derecha soberanista o profesionales cosmopolitas de clase media alta, con elevada cualificación laboral, que votan a partidos a la izquierda de la socialdemocracia. Todo ello indica profundos realineamientos en las coaliciones de apoyo a los partidos. La erosión del vínculo representativo, es decir, la falta de confianza de la ciudadanía en los representantes, es lo que en el fondo explica la inestabilidad que se ha adueñado de los sistemas políticos occidentales. Cuando los partidos no son capaces de convencer a la ciudadanía de que harán lo que prometen, los anclajes ideológicos se debilitan y se hace posible una recomposición del espacio político.

Si verdaderamente nos estamos adentrando en una fase económica en la que la política queda subordinada a los mercados, la izquierda no puede seguir mucho más tiempo apegada a la ilusión de la soberanía popular a escala estatal. Sin embargo, resulta extraordinariamente difícil concretar qué puede hacer la izquierda en un mundo dominado por la economía. Esto no significa necesariamente que la izquierda política vaya a desaparecer. De ahí que en el título de este libro figure el pronombre numeral entre paréntesis “(un)”: podríamos estar asistiendo al fin del ciclo histórico de la izquierda o tan sólo al final de un ciclo ligado a una época y que será reemplazado por otros. De forma muy especulativa, en el epílogo sugiero que la entrada en un nuevo ciclo puede consistir en lo que ya ha empezado a ser el tema de nuestro tiempo, el cambio climático, asunto que claramente desborda el marco estatal y que obliga a resolver problemas enormes de coordinación.

----------------------------------

Este texto es un fragmento del libro La izquierda fin de (un) ciclo (Ed. Catarata) que se presentará en El Taller de CTXT (Calle Juan de Austria, 30, Madrid) el martes 8 de octubre a las 7 de la tarde. Puedes reservar tu plaza en eltaller@ctxt.es .

Autor >

Ignacio Sánchez-Cuenca

Es profesor de Ciencia Política en la Universidad Carlos III de Madrid. Entre sus últimos libros, La desfachatez intelectual (Catarata 2016), La impotencia democrática (Catarata, 2014) y La izquierda, fin de un ciclo (2019).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Martín Rísquez

    Hay una forma más coloquial de decir lo que usted dice sobre el difícil papel de la izquierda y sobre las políticas de oferta y demanda. Los supuestamente beneficiarios del objetivo central de la izquierda, la clase obrera, los humildes, los que menos tienen u otras frases que pueden englobarlos, cuando dejan de estar en esa situación, pasan a razonar y desear cosas de otra manera y abandonan sus anteriores afiliaciones. No quiere decir que se pasen de bando, pero sí que las urgencias son otras y ello lleva a otro tipo de razonamiento. Por ello me parece un marco bastante pobre el limitarlo todo al papel de la izquierda o de la derecha... Estoy de acuerdo con el final, que las urgencias que nos marca el cambio climático van a hacer cambiar el marco completo... Y en ese cambio, me parece que el artículo de Branko Milanovic que acabo de leer se acerca más al dilema de la izquierda... Que debe aceptar el papel del capitalismo (globalizador, indígena o lo que sea) y buscar la forma de civilizarlo, aunque él sea muy pesimista al respecto.

    Hace 1 año 6 meses

  2. Andres

    "El neoliberalismo no propugna la desaparición del Estado, sino más bien que el Estado actúe como garante y regulador de las instituciones que permiten el libre funcionamiento de los mercados." Por favor, ¿Donde ve usted "el libre funcionamiento de funcionamiento de los mercados"? Yo solo veo monopolios y oligopolios. "El neoliberalismo no propugna la desaparición del Estado, sino más bien que el Estado actúe como garante y regulador de las instituciones..." Sobre todo a traves de las autodenominadas cuerpos y fuerzas de seguridad del estado y en ultimo termino el ejercito. Lea un poco de historia, E.P. Thomson y su "formacion de la clase obrera en Inglaterra" le puede resultar muy ilustrador de la genesis del capitalismo industrial, si, ese de dos guerras mundiales, nazismos, fascismos, franquismos y ¿cuantos millones de muertos solo en guerra entre 1900 y 1950? ¿100? ¿200? ¿300? Me temo que la ultima cifra este muy cerca de la realidad. Claro que, los 21, 27 0 5000 millones de muertos de la URSS defendiendose de la variante nazi del capitalismo son culpa de Stalin, Stalin era malo, muy malo, le partio la cara al capitalismo aleman (nazismo). En resumen, un poco mas de historia y menos sociologia y ciencia politica.

    Hace 1 año 7 meses

  3. Francesc Ferrandis Escrivà

    Hola, Ignacio: Quisiera hacerle una observación sobre una afirmación que realiza en el fragmento anterior extraído del libro "La izquierda fin de (un) ciclo" relativa al mismo título. La palabra “un”, en este contexto, no es un pronombre numeral, sino un artículo indeterminado. El pronombre es la categoría gramatical que sustituye a un nombre, mientras que el artículo lo acompaña (en este caso, “un” acompaña al nombre “ciclo”). Además, los numerales indican una cantidad precisa, mientras que los indeterminados se refieren al nombre cuando este es impreciso, indefinido o inconcreto. Por otro lado, si me permite una segunda observación, el título del libro requeriría a mi entender una coma que marcara la omisión de un verbo sobreentendido, de modo que quedaría así: “La izquierda, fin de (un) ciclo”. Un saludo.

    Hace 1 año 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí