1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

“Desalojaremos a los privilegiados y devolveremos el poder a la gente”

Jeremy Corbyn exige elecciones anticipadas a Johnson y desgrana en un discurso histórico el nuevo y ambicioso programa laborista

Jeremy Corbyn 25/09/2019

<p>Jeremy Corbyn, durante su discurso en la Convención Laborista.</p>

Jeremy Corbyn, durante su discurso en la Convención Laborista.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El 1 de octubre, CTXT abre nuevo local para su comunidad lectora en el barrio de Chamberí. Se llamará El Taller de CTXT y será bar, librería y espacio de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y eventos culturales de toda índole. Puedes hacerte socia/o en este enlace y tendrás descuentos de hasta el 50% en todas las actividades.

Este es un momento extraordinario y frágil en la historia de nuestro país.

Acabamos de saber que el primer ministro actuó de manera ilegal cuando intentó cerrar el Parlamento. El más alto tribunal del país ha resuelto que Boris Johnson violó la ley cuando trató de acabar con la rendición de cuentas democrática en un momento crucial para nuestra vida pública.

El primer ministro actuó ilegalmente cuando trató de bloquear la oposición a su temerario y desastroso plan de salir de la Unión Europea sin un acuerdo. Pero ha fracasado. Nunca conseguirá acabar con nuestra democracia ni silenciará la voz del pueblo.

La democracia que Boris Johnson describe como un “galimatías” no será suprimida y la gente podrá opinar.

Mañana volverá  a abrirse el Parlamento. El gobierno tendrá que rendir cuentas por lo que ha hecho. Se ha descubierto que Boris Johnson engañó al país. Este primer ministro no electo debe dimitir ya.

Eso lo convertiría en el primer ministro británico más efímero de la historia, y con razón. El suyo es un gobierno nacido al antojo de unas élites que consideran que han nacido para gobernar y que las reglas que sirven para todos no se les pueden aplicar a ellos.

Los laboristas terminaremos con la crisis del Brexit devolviendo la decisión al pueblo, con la opción de un acuerdo de salida creíble o la de permanecer

Eso es lo que la sentencia de la Corte Suprema explica con brutal claridad. Los jueces han concluido que no había ninguna razón, “y mucho menos una buena razón”, para que el primer ministro cerrara el parlamento. Johnson pensó que podía hacer lo que quisiera, como siempre ha hecho. Piensa que está por encima de todos nosotros. Él es parte de una élite que desprecia la democracia. No está preparado para ser primer ministro. Permítanme citar la conclusión de la Corte Suprema: “Ilegal, nulo y sin efecto y debe ser anulado”. Los jueces han descrito al primer ministro a la perfección.

Esta crisis solo puede resolverse con unas elecciones generales. Estas deben llevarse a cabo tan pronto como desaparezca de la mesa la amenaza de este gobierno de acometer una desastrosa salida de la UE sin acuerdo. Esa condición es la que los parlamentarios aprobaron antes de que Johnson suprimiera el parlamento ilegalmente.

Esta es una protección claramente esencial. Después de lo sucedido, nadie puede confiar en este gobierno y en este primer ministro para que no utilicen esta crisis que ellos mismos han creado, y conduzcan a nuestro país al borde de un acantilado sin acuerdo dentro de cinco semanas. El primer ministro no tiene mandato para un bloqueo sin acuerdo al que se opone la mayoría de la sociedad. Esto haría subir los precios de los alimentos, provocaría escasez de medicamentos y amenazaría la paz en Irlanda del Norte, destruyendo así el Acuerdo del Viernes Santo.

La batalla del No Deal no es una lucha entre aquellos que quieren abandonar la UE y aquellos que quieren permanecer. Se trata de un pequeño grupo de derecha que está tratando de secuestrar el resultado del referéndum para destruir nuestros derechos y protecciones y transferir aún más poder y riqueza a los que están en la cúspide.

Bajo la cobertura del No Deal, quieren malvender lo que queda de nuestros servicios públicos, y eliminar las regulaciones que nos mantienen seguros mientras reducen aún más los impuestos a las empresas. Eso significaría una carrera hacia el abismo en los estándares y los derechos de los trabajadores para crear un paraíso fiscal offshore para los súper ricos. Y quieren todo esto encerrado en un acuerdo de libre comercio unilateral que ponga a nuestro país a merced de Donald Trump.

Reconstruiremos y transformaremos nuestro país para que a nadie se le dé la espalda y ninguna comunidad se quede atrás

Por eso, un brexit sin acuerdo es realmente un Acuerdo Trump Brexit. Eso sería lo opuesto a recuperar el control. Estaríamos entregando el futuro de nuestro país al presidente de los Estados Unidos y a su política “América Primero”. Por supuesto, Trump está encantado de tener un primer ministro británico obediente en su patio trasero. Un Trump Brexit significaría que las corporaciones de EE.UU. obtengan luz verde para la toma de control absoluta de nuestros servicios públicos.

No estoy preparado para apoyar que nuestro servicio nacional de salud sea sacrificado en el altar de las grandes empresas de EE.UU. O de cualquier otro país. Y en las próximas elecciones generales, los laboristas serán el único partido importante del Reino Unido dispuesto a dar a la gente la última palabra sobre el Brexit.

Necesitamos que el brexit sea pactado, y hacerlo de una manera que no deje a nuestra economía o a nuestra democracia rota. Los conservadores quieren un estallido sin acuerdo y los demócratas liberales quieren cancelar la consulta democrática más importante de la historia país con un remiendo parlamentario.

Los laboristas terminaremos con la crisis del Brexit devolviendo la decisión al pueblo, con la opción de un acuerdo de salida creíble o la de permanecer. Eso no es complicado porque el Labour es un partido democrático que confía en la gente. Después de tres años y medio de fracaso y división con el brexit tory, la única forma en que podemos resolver este problema y volver a unir a la gente es quitando la decisión de las manos de los políticos y dejando a la gente que decida.

Así, en los tres meses primeros meses tras su llegada al poder, un gobierno laborista asegurará un acuerdo razonable basado en los términos que hemos defendido y discutido durante mucho tiempo con los sindicatos y las empresas de la UE: una nueva unión aduanera, una estrecha relación de mercado único y garantías de derechos y protecciones. Y en los seis meses posteriores a la elección, someteremos ese acuerdo a votación pública y lo mantendremos. Como primer ministro laborista, prometo llevar a cabo lo que la gente decida.

Solo el voto a los laboristas nos traerá una consulta pública sobre el brexit. Solo un gobierno laborista volverá a poner el poder en manos del pueblo. Podemos unir a nuestro país y a nuestra gente. Paremos el brexit sin acuerdo y dejemos que la gente decida.

Debemos lograr un brexit ordenado, y no solo porque el brexit ha dominado nuestra política durante demasiado tiempo. Las próximas elecciones serán una oportunidad única para un cambio real. Una oportunidad para echar al gobierno de Boris Johnson, el gobierno de unos pocos privilegiados, y para poner la riqueza y el poder en manos de la mayoría.

Una oportunidad de dar a nuestro sistema nacional de salud, a nuestras escuelas y a nuestra policía el dinero que necesitan, exigiendo a los que están arriba que paguen su justa parte. Una oportunidad de tomar medidas urgentes sobre el medio ambiente antes de que sea demasiado tarde para nuestros hijos. Y una oportunidad para poner fin a la crisis del brexit dejando que la gente, y no los políticos, tengan la última palabra.

En un intento vergonzoso de cambiar la realidad, los tories nacidos para gobernar de Boris Johnson afirman ahora ser la voz del pueblo. Un partido político que existe para proteger el establishment finge ser anti-establishment. Johnson y sus amigos ricos no solo están del lado del establishment, sino que son el establishment. Nunca estarán del lado de la gente porque apoyar a la gente podría golpearlos a ellos y a sus patrocinadores súper ricos donde más les duele, en sus billeteras y cuentas bancarias en el extranjero.

Permítame enviar este mensaje a Boris Johnson: si aún lidera a su partido hacia unas nuevas elecciones, sabemos que su campaña estará nadando en dinero. Pero tenemos algo que usted no tiene. Cientos de miles de personas arraigadas en todas las comunidades y todos los grupos de edad en toda Gran Bretaña. Nos enfrentaremos a usted con la mayor campaña impulsada por el pueblo que este país haya visto, y si ganamos, será el pueblo el que gane.

Los laboristas representamos el cambio real que Gran Bretaña necesita después de años de recortes y fracasos conservadores. Reconstruiremos y transformaremos nuestro país para que a nadie se le dé la espalda y ninguna comunidad se quede atrás.

Vivimos en un país donde los altos ejecutivos ingresan en solo dos días y medio lo que gana un trabajador promedio en todo un año. Donde los jefes de Thomas Cook pudieron llenar sus bolsillos con bonos no ganados, mientras que sus trabajadores se enfrentan a despidos y 150.000 turistas están varados debido a su fracaso. 

haremos que el ferrocarril, el correo, el agua y la red eléctrica nacional formen parte de la red de propiedad pública para que los servicios esenciales de los que todos dependemos sean administrados por y para el público sin ánimo de lucro

Hemos tenido la mayor caída salarial desde que se construyeron los primeros trenes de vapor. Para compartir la riqueza, necesitamos compartir el poder. Y eso es lo que haremos cuando estemos en el gobierno con medidas audaces y radicales como dar a la fuerza laboral una participación del 10% en las grandes empresas, y pagando un dividendo de hasta 500 libras al año a cada empleado.

Traeremos la mayor extensión de derechos para los trabajadores que nuestro país haya visto. Eliminaremos los contratos de cero horas; introduciremos una renta vital de 10 libras, incluso para jóvenes a partir de los 16 años; daremos a todos los trabajadores los mismos derechos desde su primer día de trabajo; tomaremos medidas contra las brechas salariales de género, discapacidad y etnia; e introduciremos un horario de trabajo flexible para las trabajadoras que experimentan la menopausia.

El laborismo pondrá más dinero en sus bolsillos, en lugar de llenar los bolsillos de multimillonarios. Y haremos que la voz de los trabajadores se escuche en sus empresas, permitiéndoles obtener mejores condiciones y salarios.

En los primeros 100 días de nuestro gobierno, eliminaremos la Ley de Sindicatos de los tories. Y por cierto, los laboristas nunca le dirán a la gente que tiene que trabajar hasta los 75 años. Un Gobierno laborista significará mejores salarios, mayor seguridad y más poder de decisión. Y haremos que el ferrocarril, el correo, el agua y la red eléctrica nacional formen parte de la red de propiedad pública para que los servicios esenciales de los que todos dependemos sean administrados por y para el público sin ánimo de lucro.

Ayer conocí a Luis Walker, un maravilloso niño de nueve años. Luis vive con fibrosis quística. Todos los días necesita al menos cuatro horas de tratamiento y a menudo está en el hospital, lo que le aleja de la escuela y de sus amigos. La vida de Luis podría ser muy diferente con la ayuda de un medicamento llamado Orkambi. Pero a Luis se le niega el medicamento que necesita porque su fabricante se niega a vendérselo al sistema nacional de salud a un precio asequible.

Les diremos a las compañías farmacéuticas que, si quieren financiación pública para la investigación, tendrán que hacer que sus medicamentos sean asequibles para todos

A Luis, y a decenas de miles de personas que padecen enfermedades como la fibrosis quística, la hepatitis C o el cáncer de pecho, se les niegan medicamentos que salvan vidas por un sistema que sitúa las ganancias de los accionistas antes que las vidas de las personas.

El laborismo afrontará esto. Rediseñaremos el sistema para atender la salud pública, no la riqueza privada, utilizando licencias obligatorias para asegurar versiones genéricas de medicamentos patentados. Les diremos a las compañías farmacéuticas que, si quieren financiación pública para la investigación, tendrán que hacer que sus medicamentos sean asequibles para todos. Y crearemos un nuevo fabricante de medicamentos genéricos de propiedad pública para suministrar medicamentos más baratos a nuestro sistema de salud, ahorrándole dinero y salvando vidas. Somos el partido que creó el Sistema Nacional de Salud. Solo el laborismo puede garantizar su futuro.

La generación de mis padres luchó duramente para establecer el principio de un servicio de salud universal de propiedad y administración pública. Depositaron en nosotros su confianza. Es nuestro deber defenderlo. Terminaremos con las ventas salvajes y la privatización. Nuestro sistema de salud no está a la venta ni para Trump ni para nadie más.

Y compañeros: haremos recetas gratis en Inglaterra, como llevan haciendo en Gales desde 2007, cuando el gobierno laborista galés abolió el copago.

Y necesitamos hablar también sobre los servicios sociales. Cuando las personas mayores, que han pagado al sistema toda su vida, necesitan un poco de ayuda, no debemos negársela. Por tanto, introduciremos una atención personal gratuita para quienes la necesiten como primer paso de nuestro plan para un Servicio Nacional de Cuidados.

juntos, podemos ir más allá al defender los logros obtenidos por generaciones anteriores. Es hora de que empecemos a construir un país justo para la próxima generación

El Gobierno debe proporcionar una plataforma que permita a todos alcanzar su máximo potencial. Ese es el principio que inspira el Servicio Nacional de Educación que creará el próximo gobierno laborista. Educación gratuita para todos a lo largo de la vida como un derecho, no como un privilegio. No más tasas universitarias. Cuidado de niños gratuito y un nuevo programa Sure Start [iniciativa de mejora del cuidado infantil, la educación temprana, la salud y el apoyo a las familias]. Educación vocacional y técnica gratuita. Y formación gratuita para adultos.

Y cuando se trate de pagar por nuestros servicios públicos, los laboristas aumentaremos los impuestos, pero solo al 5% más rico. Los conservadores reducirán los impuestos para los mejor pagados. El laborismo hará que las grandes corporaciones paguen los impuestos que deben. Los conservadores les darán exenciones fiscales.

¿Cómo puede ser justo que las empresas más grandes y las personas más ricas reciban regalos fiscales mientras en el otro extremo hay madres y padres renunciando a comidas para poder alimentar a sus hijos? ¿No debería ser una fuente de vergüenza que las Naciones Unidas –las Naciones Unidas– tuvieran que amonestar a nuestro gobierno este año por el impactante hecho de que 14 millones de personas viven en la pobreza en el quinto país más rico del mundo? Permítanme citar directamente del informe de la ONU. Dice:

“Gran parte del pegamento que ha mantenido unida a la sociedad británica desde la Segunda Guerra Mundial ha sido eliminado y reemplazado deliberadamente por un ethos duro e indiferente”.

¿No resume eso a los conservadores: un ethos duro e indiferente?

El laborismo defenderá a los inquilinos, a los trabajadores mal pagados y a todos aquellos que luchan para llegar a fin de mes. Lanzaremos el mayor programa de construcción de vivienda pública en una generación. Porque el laborismo antepone las personas al privilegio. Terminaremos con la austeridad y ayudaremos a reconstruir vuestras comunidades. Restauraremos el orgullo local, reviviremos las calles principales y los centros de nuestras ciudades, y revertiremos los recortes que han provocado que se dupliquen los delitos violentos.

cuando se trate de pagar por nuestros servicios públicos, los laboristas aumentaremos los impuestos, pero solo al 5% más rico

El laborismo hará que nuestra economía funcione en todas las ciudades, pueblos y regiones con un bombardeo de inversión récord, y aumentaremos los presupuestos de Gales y Escocia. Actualizaremos la distribución de energía y las infraestructuras de banda ancha con una inversión de 250.000 millones de libras. Insuflaremos nueva vida a cada comunidad, con otros 250.000 millones de capital para empresas y cooperativas. Una inversión en una escala que nuestro país nunca ha conocido, creando buenos nuevos empleos y crecimiento en los lugares en los que vivimos.

Esa es la escala de la ambición laborista.

No haremos parches para quedar bien. Estos no son números abstractos en una hoja de cálculo. Representan una transformación económica que cambiará vuestra vida diaria. 

Déjenme darles un ejemplo concreto de lo que significará. El partido laborista invertirá en una línea ferroviaria rápida en el norte para unir nuestras grandes ciudades norteñas, desde Liverpool hasta Hull y Newcastle en el noreste. Y restauraremos los servicios de autobuses que se han eliminado dejando a las personas aisladas de sus comunidades.

Durante décadas nos han dicho que la economía está más allá de nuestro control, que es una fuerza irresistible que puede arrasar con comunidades enteras mientras solo podemos mirar, pasivamente.

Pero no es verdad.

Con una estrategia industrial seria y un Gobierno laborista radical, la economía puede ser una herramienta en nuestras manos en lugar de ser la dueño de nuestro destino. Y con un gobierno que esté preparado para intervenir podemos priorizar las cosas que más importan.

Que es precisamente lo que demanda nuestra época, porque nada importa más que la emergencia climática. Eso significa enfrentarse a los grandes contaminadores y acaparadores de riqueza que se benefician del sistema actual. Reducir nuestras emisiones a cero neto no sucederá por sí solo. Solo será posible con una inversión pública masiva en energías renovables y tecnología verde.

Reducir nuestras emisiones a cero neto no sucederá por sí solo. Solo será posible con una inversión pública masiva en energías renovables y tecnología verde

Eso no es una carga. Es una oportunidad para iniciar una Revolución Industrial Verde que creará cientos de miles de empleos sindicalizados, de alta calificación y altos salarios, a medida que tripliquemos la energía solar, dupliquemos la energía eólica terrestre y multiplicaremos por siete los proyectos de energía eólica marina.

Por eso hoy anunciamos que el próximo gobierno laborista construirá tres nuevas plantas de baterías en el sur de Gales, en Stoke-on-Trent y en Swindon.

La emergencia climática y ambiental que enfrentamos es un problema de seguridad global. Estamos viendo cómo se derriten las capas de hielo, se disuelven los arrecifes de coral, salvajes incendios forestales en el Círculo Polar Ártico y cómo el líder de extrema derecha de Brasil, el presidente Bolsonaro, toca el violín mientras arde el Amazonas.

La seguridad real no proviene de posturas beligerantes o intervenciones militares imprudentes. Proviene de la cooperación internacional y la diplomacia, y aborda las causas profundas de las amenazas que todos enfrentamos. Nuestra política exterior se definirá por nuestro compromiso con los derechos humanos y la justicia internacional, no por el entusiasmo por las guerras en el extranjero que alimentan, en lugar de combatir, el terrorismo y la inseguridad.

Así que no se puede creer que esta semana Boris Johnson esté hablando abiertamente de enviar tropas a Arabia Saudita como parte de la confrontación cada vez más peligrosa entre Arabia Saudita e Irán, en un aparente intento por apaciguar a Donald Trump.

¿No hemos aprendido nada?

Una y otra vez, durante las últimas dos décadas, el establishment político y militar británico ha hecho la elección equivocada por la intervención militar en Medio Oriente, extendiendo los conflictos en lugar de resolverlos.

No debemos cometer esos errores nuevamente. Con un gobierno laborista, Gran Bretaña será una fuerza para la paz y la justicia internacional.

Las intervenciones internacionales peligrosas y equivocadas también han exacerbado las tensiones comunitarias en nuestro hogar. Cuando Boris Johnson comparó a las mujeres musulmanas con buzones o ladrones de bancos, no fue un comentario impertinente, fue calculado para jugar con los temores de la gente. Las manifestaciones de racismo, islamofobia o antisemitismo no son signos de fortaleza, sino de debilidad.

La política que defendemos consiste en darles a las personas que no tienen mucho dinero y que no tienen amigos importantes la oportunidad de hacerse con el control de sus propias vidas

Este gobierno conservador y la extrema derecha han alimentado la división en nuestra sociedad. Culparán de los problemas de las personas al trabajador migrante que intenta tener una vida mejor. Le echarán la culpa a la madre que lucha contra Universal Credit. Culparán a los musulmanes, a los jóvenes, a todos menos a sí mismos y a sus patrocinadores, que se benefician de un sistema extremadamente desigual y manipulado.

El laborismo hará lo contrario, uniremos a las personas. Un gobierno laborista transformará nuestra economía y comunidades. No solo defenderemos al 52% o al 48%, sino al 99%.

El gobierno laborista que lideraré se enfrentará a quienes realmente dirigen nuestro país –los especuladores financieros, los evasores de impuestos y los grandes contaminadores– para que los verdaderos creadores de riqueza, la gente de este país, puedan tener los trabajos, los servicios y el futuro que se merecen.

Cuando el laborismo gana, gana la enfermera, el pensionista, el estudiante, el empleado de oficina, el ingeniero. Ganamos todos. 

La política que defendemos consiste en darles a las personas que no tienen mucho dinero y que no tienen amigos importantes la oportunidad de hacerse con el control de sus propias vidas. Mi trabajo como líder, y nuestro trabajo como Partido Laborista, es defender a esas personas, defender a esas comunidades y lograr el cambio real que nuestro país necesita.

Y quiero aprovechar esta oportunidad para agradecerles a todos ellos, así como a todos los miembros de nuestro partido, nuestros representantes electos y nuestros sindicatos por hacer de nuestro partido un lugar tan fuerte y acogedor en cada comunidad, en cada lugar de trabajo y en cada parte de el país.

Tengo lo que podría considerarse una visión del liderazgo diferente a la que las personas están acostumbradas. Creo que los líderes deben tener principios sólidos en los que las personas puedan confiar. Pero los líderes también deben escuchar y confiar en que los demás hagan su parte. Porque hay líderes en cada comunidad que están impulsando el cambio. Muchos de ellos nunca soñarían con llamarse líderes, pero lo son.

Estoy pensando en la madre que hace campaña en nombre de los residentes de su manzana para eliminar la humedad, y en el trabajador de comida rápida que organiza a sus colegas para exigir un salario digno. Son esos los líderes con quienes los laboristas estamos trabajando y apoyando. Porque nuestra filosofía es confiar en las personas y darles el poder de hacer cambios en cada comunidad y lugar de trabajo, no entregar más poder a los políticos.

Y por eso, si el pueblo británico elige un gobierno laborista en las próximas elecciones, estaré orgulloso de ser su primer ministro. Porque seré un tipo diferente de primer ministro. No soy de esos que creen tener derecho a gobernar por nacimiento. No existe en mi caso ningún viaje personal al poder. Quiero poner al gobierno de vuestro lado. Poner el poder y la riqueza en vuestras manos. Porque creo que el gobierno debería trabajar para vosotros.

Y juntos, podemos ir más allá al defender los logros obtenidos por generaciones anteriores. Es hora de que empecemos a construir un país justo para la próxima generación. Donde los jóvenes no teman al futuro sino que lo esperen con confianza y esperanza.

La marea está cambiando. Los años de retirada y derrota están llegando a su fin. Juntos, desalojaremos a los privilegiados y pondremos a las personas en el poder. Gracias.

El 1 de octubre, CTXT abre nuevo local para su comunidad lectora en el barrio de Chamberí. Se llamará El Taller de CTXT y será bar, librería y espacio de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Jeremy Corbyn

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. janaz

    HAZTE RICO AL OBTENER NUESTRA TARJETA EN BLANCO SEA INTELIGENTE Y HAGA RICOS EN MENOS DE 3 DÍAS ... Todo depende de lo rápido que pueda ser para obtener la nueva tarjeta ATM programada en blanco que es capaz de piratear cualquier cajero automático, en cualquier parte del mundo. Conocí esta TARJETA EN BLANCO cuando estaba buscando trabajo en línea hace aproximadamente un mes ... Realmente ha cambiado mi vida para siempre y ahora puedo decir que soy rico y que nunca más podré volver a ser pobre. El menor dinero que obtengo en un día es de aproximadamente $ 50,000. (Cincuenta mil dólares) De vez en cuando sigo inyectando dinero en mi cuenta. Aunque es ilegal, no hay riesgo de ser atrapado, ya que se ha programado de tal manera que no es rastreable, también tiene una técnica que hace que sea imposible que los CCTV lo detecten ... Para obtener detalles sobre cómo obtener el suyo hoy, envíe un correo electrónico a los hackers en: envíe un correo electrónico a los hackers en Nashwilliams4@gmail.com

    Hace 2 años 2 meses

  2. janaz

    HAZTE RICO AL OBTENER NUESTRA TARJETA EN BLANCO SEA INTELIGENTE Y HAGA RICOS EN MENOS DE 3 DÍAS ... Todo depende de lo rápido que pueda ser para obtener la nueva tarjeta ATM programada en blanco que es capaz de piratear cualquier cajero automático, en cualquier parte del mundo. Conocí esta TARJETA EN BLANCO cuando estaba buscando trabajo en línea hace aproximadamente un mes ... Realmente ha cambiado mi vida para siempre y ahora puedo decir que soy rico y que nunca más podré volver a ser pobre. El menor dinero que obtengo en un día es de aproximadamente $ 50,000. (Cincuenta mil dólares) De vez en cuando sigo inyectando dinero en mi cuenta. Aunque es ilegal, no hay riesgo de ser atrapado, ya que se ha programado de tal manera que no es rastreable, también tiene una técnica que hace que sea imposible que los CCTV lo detecten ... Para obtener detalles sobre cómo obtener el suyo hoy, envíe un correo electrónico a los hackers en: envíe un correo electrónico a los hackers en Nashwilliams4@gmail.com

    Hace 2 años 2 meses

  3. Josemari

    Nos explicará Corbyn porqué el laborismo no ha hecho cuando gobernaba ni la décima parte de lo que él propone? Cómo le van a creer sus compatriotas?

    Hace 2 años 2 meses

  4. Gari

    Es un discurso histórico del nivel del de Martin Luther King del I have A Dream, pero mucho mas extenso y completo, proponiendo y desmontando todas las barbaridades y crimenes contra el pueblo, cometidos desde la sra. thatcher y sus politicas y la de sus seguidores del partido conservador. Ojalá se cumplan la mayoria de intenciones reflejadas en el mismo.

    Hace 2 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí