1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Jon Paul Rodríguez / Ecólogo y Premio Whitley Gold 2019

“El hombre ha demostrado ser un especialista consumado en extinguir especies”

Gorka Castillo 24/09/2019

<p>Jon Paul Rodríguez. </p>

Jon Paul Rodríguez. 

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El 1 de octubre, CTXT abre nuevo local para su comunidad lectora en el barrio de Chamberí. Se llamará El Taller de CTXT y será bar, librería y espacio de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y eventos culturales de toda índole. Puedes hacerte socia/o en este enlace y tendrás descuentos de hasta el 50% en todas las actividades.

“Nos enfrentamos a problemas de políticas públicas muy serios pero también a un conflicto de cambio global muy grave”. Al ecólogo Jon Paul Rodríguez (Caracas, 1967) le gusta meterse hasta la cintura en las turbulentas aguas medioambientales porque “los ritmos que se manejan en economía para acometer las transformaciones son demasiado lentos para la naturaleza. No tenemos tiempo que perder”. Rodríguez, premio Whitley Gold en 2019, algo así como el Nobel de ecología, es un reputado conservacionista que preside la Comisión de Supervivencia de Especies de la Unión para la Conservación de la Naturaleza (UICN), la organización internacional dedicada a la defensa de los recursos naturales más grande del mundo. Autor de numerosas investigaciones y trabajos de campo, logró uno de sus más sonados éxitos al salvar de la desaparición a un singular loro que habita en Isla Margarita. Desde 2016 coordina el libro rojo de las especies, la herramienta imprescindible que utilizan organismos y gobiernos para evaluar la extinción en la Tierra. “Un millón de plantas, animales y hongos se encuentran al borde de la desaparición como consecuencia de la actividad humana”, añade. La entrevista se realiza por skype en vísperas del arranque de las protestas contra el cambio climático convocadas por movimientos juveniles en todo el mundo. Rodríguez, a quien no le importaría estar presente en los actos convocados el día 27 en España “ya que tengo ascendencia vasca”, se encuentra en Nueva York. Y aunque reconoce su inclinación a destacar el lado positivo de las cosas, no oculta un tono sombrío cuando habla del planeta azul. “Hay regiones en el mundo donde el desastre es igual o mayor al del Amazonas pero como no son un objetivo político atractivo la atención del público es mucho menor.”, concluye.

Dirige desde 2009 el grupo de trabajo que cada año actualiza la lista roja de ecosistemas del planeta. ¿Cuál ha sido la evolución durante la última década? 

En primer lugar, me gustaría añadir que este inventario se elabora con la información aportada por más de 8.000 especialistas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) ubicados en casi todos los países del mundo y que nuestro objetivo es resumir conocimientos e identificar síntomas de riesgo de extinción. No promovemos acciones explícitamente aunque las instituciones internacionales y la mayoría de los gobiernos toman los resultados como referencia para guiar sus políticas de conservación. Y lo que les decimos es que el número de especies amenazadas crece año tras año. Las razones son múltiples pero hay dos principales. La primera es que la exploración de grupos no conocidos o no documentados con anterioridad nos obliga a agregar nuevas especies en las dos actualizaciones anuales que realizamos. La otra conclusión es que la situación de todas ellas ha empeorado pero los más afectados son los anfibios.

Ante esa evidencia, ¿sigue utilizando la expresión “cambio climático” o prefiere hablar ya de “emergencia climática”?

La limitación que tenemos es que el lapso de tiempo que utilizamos para determinar los riesgos de extinción de especies es más corto que el aplicado al cambio climático. Por eso mucha gente, a veces, se siente decepcionada al ver que el inventario no refleja suficientemente bien los síntomas del cambio global, que son muy evidentes. Ante esta emergencia hemos decidido incorporar indicadores del riesgo climático como un factor esencial, no sólo en la desaparición de especies sino también en la modificación de los patrones del comportamiento atmosférico que se están produciendo a una velocidad mucho mayor de lo que ocurrió en cualquier tiempo pasado. Pronto tendremos los primeros resultados.

¿Qué sensación le produce ver, por ejemplo, la inacción del Gobierno brasileño en la protección de la Amazonía? 

hay regiones en el mundo donde el desastre es igual o mayor al del Amazonas, como sucede con las zonas selváticas de África,

Nuestra misión es generar información basada en evidencias porque creemos que es la única manera de que la ciudadanía pueda opinar y tome decisiones. En el caso de Brasil venimos constatando desde hace tiempo graves problemas de conversión en toda la cuenca amazónica y en sus ecosistemas cercanos debido a la presión humana. A esto se une que la actitud mostrada por el Gobierno es fomentar la deforestación y la acción y expansión de la actividad agrícola y ganadera. Ante esta evidencia decidimos hacer un llamamiento a todos los gobiernos de la región para que pongan medidas inmediatas de protección. Pero no nos quedamos ahí. También alertamos de que hay otros muchos ecosistemas amenazados por el fuego y la devastación, algunos incluso más que la Amazonía. Es el caso del Bosque Chiquito en Bolivia o del Mato Grosso en Brasil, zonas más secas que la cuenca amazónica y, por lo tanto, más sensibles a los incendios. Lo que está claro es que nos enfrentamos a problemas de políticas públicas muy serios pero también a un conflicto de cambio global muy grave. Y encarar ambos al mismo tiempo es más difícil que cuando se producen por separado.

Una foto satelital mostraba hace unas semanas que la extensión de selva destruida en el centro de África es mucho mayor que la del Amazonas.

A veces se tiende a mezclar los temas políticos con los científicos pese a que la evidencia apunta a que en Sudamérica están ocurriendo cosas serias desde el punto de vista de transformación ambiental. Como bien dices, hay otras regiones en el mundo donde el desastre es igual o mayor al del Amazonas, como sucede con las zonas selváticas de África, pero como no son un objetivo político atractivo la atención del público es mucho menor. 

Sus informes sobre la biodiversidad señalan que el ritmo de desaparición de especies ha crecido de manera dramática. ¿Dónde está el punto de no retorno frente al cambio climático?

La cifra actual que manejamos en la UICN es que un millón de especies se encuentran al borde de la extinción como consecuencia de la actividad humana. Pero esa cifra es una extrapolación de los datos que conocemos porque estimamos que hay varios millones más que ni siquiera conocemos su existencia y que es posible que se extingan antes de verlas. Pensar en eso me resulta trágico. Respecto al punto de no retorno hay muchos expertos que consideran que ya hemos llegado. En algunos ecosistemas, sobre todo en los ambientes muy fríos, hay imágenes dramáticas. Si desaparecen los glaciares o las nieves de las grandes montañas significa que la base sufre una gran transformación y la vida reduce su espacio hasta desaparecer. Todo está encadenado. Los límites de distribución de la flora en el hemisferio norte se están trasladando hacia el polo a mucha velocidad, muchas aves migratorias llegan a su punto de destino estival al poco de concluir el invierno… Hay muchísimos ejemplos más causados por este fenómeno. Tengo un amigo que me dice que, pese a todo, la Tierra seguirá existiendo en los próximos 100 o 200 años pero ¿cuál será el coste? La pregunta pertinente es ¿en qué planeta queremos vivir? Está demostrado que somos una especie extremadamente adaptable pero hay muchísimas personas en el mundo que carecen de recursos para adaptarse a esa nueva situación. La desigualdad que presentan muchos países para enfrentarse a esta transformación es otra de las amenazas que debemos empezar a tener muy en cuenta. 

Y a usted, ¿en qué planeta le gustaría vivir?

En una Tierra que permita a todas las especies coexistir de manera más o menos armónica. No me resigno a conseguirlo. Creo que todos juntos, cada uno desde su ámbito, pequeño o grande, tenemos la obligación de seguir avanzando para conservar la vida. A menudo me preguntan cómo es posible que se invierta dinero para salvar un animal cuando podríamos utilizarlo en rescatar a las personas de la miseria. Y quizá la cuestión sea pertinente pero mi respuesta siempre es la misma: el hombre ha demostrado a lo largo del tiempo ser un especialista consumado en extinguir especies, ¿por qué no demostrar ahora que también podemos rescatarlas de la desaparición? La responsabilidad está en nuestras manos. No tenemos ningún derecho a continuar reduciendo la diversidad del planeta y no hay tiempo que perder.

Pero, ¿cómo hacerlo en unas circunstancias donde el clima sigue estando a la cola de otros problemas globales?

la Tierra seguirá existiendo en los próximos 100 o 200 años pero ¿cuál será el coste? La pregunta pertinente es ¿en qué planeta queremos vivir?

El problema es que uno se acostumbra a las cosas que se transforman lentamente porque no percibe el drama de un cambio drástico. Yo fui pescador cuando era niño y no tenía que esperar ni un minuto para coger algo con mi caña. Hoy es imposible pero la gente cree que es lo normal. Ahí entra en juego la habilidad científica para comunicar la importancia de esos cambios lentos en la vida colectiva. Recuerdo que mi abuelo no entendía por qué dejaba el chorro del agua abierto cuando me cepillaba los dientes. Eso me marcó. ¿Por qué utilizar dos litros de agua cuando te vale con un tercio o menos? Ahora me sirve con un vaso. Imagínate si hicieran lo mismo 10 o 20 millones de personas cada día. El impacto sería enorme. Y lo mismo te diría sobre el uso de bolsas plásticas. Con esto quiero decir que tenemos información pero el reto es saber transmitirlas para crear conciencia porque hay medidas sencillas, al alcance de cualquiera de nosotros, que mejoran el bienestar colectivo. Y, por supuesto, hay que seguir exigiendo a los gobiernos y a las empresas que actúen de forma activa y comprometida a favor del medio ambiente.

Con su trabajo, ¿intenta cambiar la conciencia del mundo?

Por supuesto. Tengo claro que si diéramos la oportunidad a la naturaleza para recuperarse, se recuperaría. Hay muchos ejemplos exitosos en el mundo. Por ejemplo, en las zonas de exclusión pesquera que se han implementado en muchos países. O en los bosques a los que el hombre ha dejado tranquilos unos años y han regresado a la vida. Cuando los españoles llegaron a Centroamérica en 1500 no había casi árboles. Hoy el sur del Panamá es una selva. Yo creo que mientras quede naturaleza debemos mantener la esperanza. Nuestra función como científicos es persuadir a la gente, aunque sea una persona al mes, para que tome decisiones correctas pensando en su posición en el mundo y en la influencia de su acción sobre otras especies.

Una de sus críticas al comportamiento humano es su obsesiva inclinación a explotar los recursos naturales por el simple hecho de que nos asiste el derecho a extraerlos. ¿Considera que la legislación internacional protege los excesos extractivos?

Nuestro impacto, nuestra capacidad de transformación del entorno, es muy superior a la de cualquier otra especie que ha habitado nunca en la Tierra y posiblemente jamás la habite. El papel de los gobiernos es precisamente regular esa interacción y promover una gestión ambiental mucho más sostenible. Y pienso que en muchos casos puede hacerse. Por ejemplo, la agricultura y la pesca son industrias altamente subsidiadas por los gobiernos del mundo en base a su seguridad alimentaria, pero si dejáramos que la propia economía de mercado resolviera el costo real de su producción es posible que el impacto ambiental fuera mucho menor porque la sobreexplotación sin incentivos no resulta rentable. Por eso digo que incluso dentro de nuestras propias herramientas económicas tenemos espacio para mejorar si los gobiernos reconocieran que hay que internalizar el costo ambiental y no simplemente transmitírselo a los consumidores.

¿Cree que el conglomerado que conforma el sistema productivo mundial, es decir, los poderes políticos y corporativos, es consciente de lo que está en juego?

En la reunión Río +20 celebrada en 2012 me llamó la atención que la creatividad y la búsqueda de soluciones en el foro de los gobiernos locales fue muchísimo más rica que las aportaciones de la conferencia global

Es muy difícil responder porque no todas las empresas se comportan de igual manera. Algunas son más susceptibles a la presión ciudadana que los mismos gobiernos y han empezado a cambiar sus métodos de producción. En la reunión Río +20 celebrada en 2012 me llamó la atención que la creatividad y la búsqueda de soluciones en el foro de los gobiernos locales fue muchísimo más rica que las aportaciones de la conferencia global, donde las posturas eran infinitamente más conservadoras e influenciables por los grandes poderes económicos. Como ciudadano opino que debemos ejercer presión a través de las diferentes herramientas que tenemos a nuestro alcance. Si el comportamiento de algunas empresas contaminantes, como las petroleras, está cambiando lentamente no es por el bien de la humanidad precisamente sino por su propia supervivencia. En este sentido, la presión ciudadana es fundamental.

Los objetivos para reducir los gases de efecto invernadero siguen sin ser cumplidos. La producción entre 2017 y 2018 se incrementó un 2,7%. ¿Para qué sirven las grandes cumbres?

La pregunta que nos hacemos los científicos es qué ocurriría si no se celebrasen o no se realizaran estudios sobre la biodiversidad. En la UICN, por ejemplo, hemos tomado la lista de especies amenazadas y la hemos comparado con una hipotética situación en ausencia de todas las medidas de conservación que se han puesto en marcha. Y lo que descubrimos es que, pese a que la tendencia sigue siendo negativa, se han reducido los impactos gracias a los acuerdos suscritos en esas grandes cumbres climáticas. Mi conclusión, por lo tanto, es que sabemos hacer conservación y tenemos tecnología para reducir el impacto contaminante pero hacemos muchísimo menos de lo que haría falta. Si logramos equilibrar mejor la ecuación inversión-conservación se podría revertir el declive que vivimos. 

Por ejemplo, invirtiendo más en educación medioambiental desde la infancia.

Llevo 30 años metido en este mundo y he visto con claridad cambios en la opinión pública mundial respecto al medio ambiente. Cuando comencé en Venezuela en la organización Provita, allá por los años 80, era inconcebible que un medio de comunicación tuviese un periodista dedicado en exclusiva a las noticias ambientales. De vez en cuando alguien cubría un megadesastre ecológico y poco más. Hoy en día, en cambio, periodistas especializados en ecología tratan este asunto a diario. Algo parecido empieza a suceder en los colegios. Los temas ambientales deben formar parte del currículum educativo. Reciclar objetos o incluso aprender a reutilizarlos para bajar el consumo se enseña ya en las escuelas de muchos países del mundo. Estoy convencido de que la presencia del medio ambiente en los sistemas educativos va a incrementarse con el paso de los años. 

La prueba es que son los jóvenes quienes han promovido la protesta mundial contra el cambio climático, ¿qué opina?

Cualquier iniciativa ciudadana pacífica que refleje una preocupación legítima como es ésta merece todo mi apoyo. Y es cierto que me enorgullece mucho que todos estos movimientos de defensa climática que están surgiendo son impulsados por los jóvenes, algunos incluso niños. Me parece fantástico su impacto porque se trata de una reacción espontánea de preocupación por el futuro. Siempre es difícil sentirse plenamente satisfecho con el comportamiento cauteloso de los gobiernos cuando se enfrentan a cambios profundos. Y este es uno de ellos. El reto que tenemos por delante es acelerarlas porque los ritmos que manejan la política y la economía son demasiado lentos para la naturaleza. No tenemos tiempo que perder. 

El 1 de octubre, CTXT abre nuevo local para su comunidad lectora en el barrio de Chamberí. Se llamará El Taller de CTXT y será bar, librería y espacio de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí