1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

La historia detrás de un estadio llamado Cantona

La localidad francesa de Argelès-sur-Mer ha puesto el nombre del futbolista a su campo de fútbol en homenaje a sus abuelos, exiliados republicanos

Ricardo Uribarri 18/09/2019

<p>Eric Cantona. </p>

Eric Cantona. 

Common goal

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El 1 de octubre, CTXT abre nuevo local para su comunidad lectora en el barrio de Chamberí. Se llamará El Taller de CTXT y será bar, librería y espacio de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y eventos culturales de toda índole. Puedes hacerte socia/o en este enlace y tendrás descuentos de hasta el 50% en todas las actividades.

Esta historia empieza en enero de 1939 con la caída de Barcelona, el último reducto importante republicano en la zona norte durante la Guerra Civil. En ese momento comenzó el exilio de medio millón de personas hacia la frontera francesa. Entre ellas estaban los abuelos de un famoso futbolista, que relata así lo sucedido. “Mi abuelo materno (Pere Raurich) era de Martorell y luchó contra Franco. Al final de la guerra, era un hombre buscado y sólo tuvo unos minutos antes de que los soldados nacionalistas capturaran la ciudad. Tuvo que cruzar las montañas de los Pirineos a pie para llegar a Francia y no tuvo tiempo de decir adiós. Entonces, antes de irse, fue a buscar a su novia (Francesca Farnós) y le preguntó: ‘¿Estás lista para seguirme?’ Él tenía 28 años de edad. Ella 18. Debía dejar atrás a su familia, amigos, todo. Pero dijo: ‘Si, por supuesto”. Nuestro protagonista es Eric Cantona, el jugador francés que brilló en el Manchester United en la década de los noventa y que desde finales de agosto da nombre al campo de fútbol de Argelès-sur-Mer en homenaje a sus familiares y a los miles de exiliados que llegaron a esa localidad gala.

Lo vivido por sus abuelos, Pere y Francesca, y por el resto de la familia ha marcado, en parte, su carácter, haciéndole tener una sensibilidad especial hacia la situación de los refugiados

Cantona acudió al acto de inauguración del recinto deportivo, en el que se ha instalado una placa donde aparece su nombre pero también el de sus abuelos, y jugó un partido en el que todos los participantes llevaron el número 7 en la camiseta, el mismo dorsal que él lució durante gran parte de su carrera. Antes visitó el monolito que recuerda a los 100.000 republicanos que terminaron alojados en un campo levantado en una playa de este municipio, a 35 kilómetros de la frontera con España, en condiciones muy duras. En un principio no había letrinas, cocina, enfermería, ni electricidad y muchos enfermaron de disentería, sarna y tifus. Pese a ello, Eric siempre estará agradecido a las autoridades galas por acoger a todas aquellas personas. “¿Te imaginas si los franceses los hubieran rechazado a todos? Pero no, mostraron compasión, ya que la humanidad siempre debe mostrar compasión a los que sufren. Mis abuelos habían llegado sin nada. Tenían que comenzar de nuevo sus vidas. Pero después de un tiempo, los refugiados tuvieron la oportunidad de ir a trabajar construyendo una presa en Saint-Étienne Cantalès. Esta es la vida de los inmigrantes. Ve a donde debes. Haces lo que debes. Entonces se fueron. Hicieron una vida por sí mismos. Mi madre nació allí unos años más tarde y luego la familia finalmente se mudó a Marsella” cuenta Eric en la página The Players Tribune.

Aquel campo fue visitado por el famoso fotógrafo húngaro Robert Capa, que venía de cubrir la contienda española. Curiosamente, en su famosa maleta mexicana, que guardaba los negativos de 4.500 fotografías de la guerra y que desapareció durante siete décadas hasta que fue encontrada en una casa de la Ciudad de México, había algunas imágenes que muchos años después se cruzaron en la vida del futbolista. “Tenía mucha curiosidad, así que cuando hubo una exposición en Nueva York fui con mi esposa. La mayoría de las fotos eran pequeños negativos. Tenías que mirarlos bajo una lupa. Pero algunas de las fotos en el centro de la exhibición eran enormes. Las personas eran de tamaño natural. Y ahí fue cuando vi a mi abuelo. Era imposible, ¿no? Pero allí estaba, cuando era joven. Estaba convencido de que era él, pero no podía estar completamente seguro porque nunca lo había visto cuando era tan joven. Entonces, cuando la exposición se mudó a Francia unos meses después llevé a mi madre a verla. Le dije: ‘¿Es realmente él?’. Y mi madre contestó: “Sí, es él. Es del momento en que huían a las montañas. Imagínese si mi abuelo no lo hubiera logrado. O si mi abuela no lo hubiera seguido. Quizás mi madre no existiría. Quizás entonces yo no existiría”.

Cantona proclama con orgullo: “Vengo de una familia de inmigrantes, rebeldes, soldados y trabajadores”. Sus bisabuelos paternos llegaron a Francia desde Cerdeña y su abuelo, tras volver de la Primera Guerra Mundial, pudo comprar un terreno en la colina de Marsella. Mientras iba construyendo una casa, la familia vivió en una pequeña cueva que tenía la parcela. En esa vivienda, una vez terminada, vivieron los padres de Eric y él mismo. “Uno de mis primeros recuerdos es llevar diez sacos de arena cuesta arriba a la casa que todavía estaban construyendo. Sólo después de eso se me permitía ir a jugar al fútbol”.

No hay duda de que lo vivido por sus abuelos, Pere y Francesca, y por el resto de la familia ha marcado, en parte, su carácter, haciéndole tener una sensibilidad especial hacia la situación de los refugiados. Por eso, no es extraño que en 2015 pusiera su casa de Marsella durante dos años a disposición de los sirios que llegaron a Francia, además de proporcionarles comida. “El problema es que durante un año estas personas no tienen derecho a trabajar. Así que si alojas a alguien que no puede trabajar, hay que alimentarle”, explicó entonces. Aún incidió más sobre este tema en una entrevista en Le Parisien. “¿Vamos a hacer guerras por razones económicas y luego, cuando la gente huye de su país porque es un desastre, no somos capaces de recibirles?”. Conocido es también su apoyo a la Fundación Abbé Pierre para la construcción de viviendas sociales y la limitación del precio de los alquileres, pues a su juicio es “inaceptable que haya gente hoy que tiene que hacer enormes sacrificios con la educación de sus hijos, a veces incluso con su salud, para tener un alojamiento”.

Cantona tiene una visión pesimista sobre el estado actual del fútbol a causa de la deriva mercantilista que ha tomado, alejándose de su carácter popular e ignorando a los más desfavorecidos

Mucha gente recuerda a Cantona por el suceso ocurrido el 25 de enero de 1995 en un partido entre el Crystal Palace y el Manchester United. The King, como era conocido por los fans del equipo de Old Trafford, fue expulsado por una entrada sobre Richard Shaw, un jugador rival. Mientras se retiraba andando por la banda, escuchó como Matthew Simmons, un aficionado situado junto a la valla, le gritaba “vete a tu país, bastardo”. Una frase que provocó que Cantona perdiera el control y le pegara una patada de kung fu en el pecho, lo que le supuso una sanción de nueve meses sin jugar, 20.000 libras de multa y dos semanas de servicios a la comunidad. Recientemente declaró “debería haberlo pateado más fuerte. No puedo arrepentirme”. Su entrenador entonces, Alex Ferguson, le disculpó: “si Cantona se equivocó tuvo sus razones; fue insultado de forma intolerable y reaccionó instintivamente”. A Simmons, que había participado en varios actos de organizaciones de extrema derecha y que acumulaba antecedentes policiales por agresiones en fechas anteriores y posteriores a aquel día, se le retiró el abono del Crystal Palace y se le prohibió entrar en el campo por incitar al racismo.

Apenas dos temporadas después, cuando Eric tenía 30 años, decidió retirarse del fútbol.  “He sido profesional durante 13 años, es demasiado tiempo. Me gustaría hacer otras cosas en mi vida”, señaló. La primera decisión que tomó entonces estaba conectada a sus raíces familiares y fue algo muy especial para él. Se fue a vivir a Barcelona, la ciudad de la que sus abuelos tuvieron que huir en 1939. Y hace dos años compró una propiedad agrícola en Cerdeña, la tierra de sus bisabuelos paternos. 

Cantona tiene una visión pesimista sobre el estado actual del fútbol a causa de la deriva mercantilista que ha tomado, alejándose de su carácter popular e ignorando a los más desfavorecidos. “Estamos viviendo tiempos de pobreza generalizada, guerra e inmigración. Hay muchas más personas en el mundo que no pueden darse el lujo de comprar una pelota de fútbol que las que pueden pagar 200 euros para asistir a un partido o 400 euros al año para verlo en la televisión. El fútbol es uno de los mejores maestros de la vida. Es una de las grandes inspiraciones de la vida. Pero el modelo comercial actual del fútbol ignora a gran parte del mundo. Los barrios pobres necesitan el fútbol tanto como el fútbol necesita los barrios pobres. Necesitamos apoyar un fútbol más sostenible, positivo e inclusivo y haré todo lo que pueda para ayudar. El fútbol debería ser para la gente. Esto no tiene que ser una idea utópica. Todos nosotros, tanto si somos ricos como pobres, si somos inmigrantes o ciudadanos de décima generación, encontramos la misma alegría simple en el juego del fútbol”, afirmaba en su artículo en la revista dedicada a la publicación de historias de deportistas en primera persona. Desde hace unos meses forma parte en calidad de mentor de Common Goal, la iniciativa solidaria puesta en marcha por Juan Mata, por la que cada profesional del fútbol cede un 1% de su salario a causas benéficas.

La UEFA decidió concederle hace unas semanas el premio Presidente, que otorga directamente el máximo dirigente del organismo continental, el esloveno Aleksander Ceferin, que manifestó que “este premio no sólo reconoce su carrera como jugador del más alto nivel, sino que también honra a la persona que es. Un hombre que no se casa con nadie, que defiende sus valores, que dice lo que piensa y, en particular, que pone su corazón y su alma para apoyar las causas en las que cree”. Una ajustada descripción de una persona que tiene siempre presente sus orígenes y al que le gusta transmitir este pensamiento: “El fútbol da sentido a la vida, sí. Pero la vida también le da sentido al fútbol”.

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital y Marca. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. matriouska

    Magnífico artículo... Esperando all próximo del gran e inigualable, Don Marcelo Bielsa. CC: https://latinta.com.ar/2018/08/bielsa-belleza-y-deconstruccion-del-futbol/

    Hace 1 año 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí