1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Sara Farris / Politóloga y socióloga

“Hay que abandonar el paternalismo que caracteriza a parte del feminismo europeo”

Marisa Pérez Colina Madrid , 4/09/2019

<p>Sara Farris, en su visita a Madrid.</p>

Sara Farris, en su visita a Madrid.

M.P.C.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hemos fundado la Asociación Cultural Amigas de Contexto para publicar Ctxt en todas las lenguas del Estado. La Asociación es una entidad sin ánimo de lucro que también tiene la meta de trabajar por el feminismo y la libertad de prensa. Haz una donación libre para apoyar el proyecto aquí. Si prefieres suscribirte y disfrutar de todas las ventajas de ser suscriptor, pincha aquí. ¡Gracias por defender el periodismo libre!

Sara R. Farris es profesora de Ciencias políticas y Sociología en la Goldsmiths University of London. Su campo de investigación se centra en las construcciones teóricas del racismo y el nacionalismo. En su último libro In the name of women’s rigths: The rise of femonationalism –que Traficantes de Sueños publicará próximamente en castellano– explora la manera en la que intersectan raza y género en los discursos de los partidos de extrema derecha. En este trabajo también explica como ciertos sectores feministas en Italia, Francia y Holanda pueden estar contribuyendo a esta estrategia.

En primer lugar, ¿a qué llama femonacionalismo?

Femonacionalismo es una noción que pretende describir el proceso por el cual partidos de extrema derecha instrumentalizan la defensa de los derechos de las mujeres en especial en contra de los derechos de los hombres musulmanes, pero también de los hombres de origen no occidental, y su convergencia con ciertas feministas –que denomino femócratas– que también defienden los derechos de las mujeres frente al islam. Se trata de un fenómeno que analizo a partir de tres contextos: el francés, el holandés y el italiano. A pesar de las muchas diferencias que existen entre ellos, en los tres se da esta convergencia entre el uso antimigración que hacen los partidos de derecha de la defensa de los derechos de las mujeres y también el que hacen ciertas feministas.

En su libro también habla de racialización del sexismo y de sexualización del racismo. 

Estos conceptos son muy importantes para entender algunas de las dinámicas del femonacionalismo en términos culturales e, incluso, psicoanalíticos. Se trata de conceptos desarrollados por investigadoras afroamericanas en EEUU pero también en Francia, en el contexto de racialización de las personas árabes y migrantes procedentes de las ex colonias.

El sexismo se racializa cuando se construye como un problema que solo afecta a las comunidades migrantes racializadas. 

La noción de femonacionalismo pretende describir el proceso por el cual partidos de extrema derecha instrumentalizan la defensa de los derechos de las mujeres en contra de los derechos de los hombres de origen no occidental

La sexualización del racismo describe, por su parte, las formas en que el racismo queda completamente atravesado por el género y opera de manera totalmente distinta según el sexo/género de las personas racializadas. Esto es algo que los análisis del racismo olvidan con frecuencia. Mi libro se centra en ello porque he observado que el proceso de racialización representa a los hombres de origen extranjero no occidental, a los migrantes en general pero muy especialmente a los migrantes de origen árabe y de cultura musulmana, a los migrantes negros y marrones, como amenazas en sentido sexual, cultural y económico. Para las mujeres la situación es muy diferente pues su construcción racializada las estereotipa como víctimas, como personas sin capacidad de agencia cuyas decisiones son tomadas en su nombre por determinados hombres. Las mujeres no entrañarían un peligro económico pero sí cultural en tanto potenciales reproductoras biológicas de “su” cultura. De ahí la urgencia, presión e interés de las sociedades occidentales por asimilarlas lo más rápidamente posible a “la cultura” del país de acogida, pues ellas son las madres de las futuras generaciones. 

¿Qué papel estarían jugando el velo y la extensión de la corriente prohibicionista en cada vez más países de Europa occidental, sobre todo a partir de 2004, cuando Francia lo vetó en los establecimientos de enseñanza pública?

El velo está funcionando como un síntoma de lo que estamos viviendo. Se está convirtiendo en el símbolo por antonomasia de la opresión de las mujeres, en la prueba de que el islam es una cultura especialmente patriarcal. Se trata de un símbolo funcional a la dicotomía desplegada por la sexualización del racismo según la cual, como ya vimos antes, las mujeres musulmanas son construidas como víctimas y los hombres musulmanes como opresores. Las guerras del velo están transformando los cuerpos de las mujeres en campos de batalla de estas cuestiones.

¿Cuando habla de convergencia en la instrumentalización de los derechos de las mujeres por parte de la extrema derecha y de algunas feministas o grupos autodenominados como feministas a qué se refiere? 

La extrema derecha instrumentaliza claramente los derechos de las mujeres porque a ellos nuestros derechos no les han importado nunca y en las versiones más nacionalistas de la ultraderecha las mujeres solo hemos sido los cuerpos necesarios para la reproducción de la raza. En este sentido, la extrema derecha es antifeminista por definición. Si en los últimos años y en ciertos países en particular, la extrema derecha se está erigiendo en defensora de la igualdad de género es con el único propósito de estigmatizar y demonizar a las personas migrantes y, en especial, a las personas de cultura musulmana. Y lo hacen aludiendo a la supuesta opresión de las mujeres musulmanas y a la pretendida amenaza de los hombres migrantes tachados de violadores. La misión de la extrema derecha sería, en consecuencia, proteger a las mujeres. 

Es aquí donde se produce la convergencia con algunas feministas y grupos feministas cuyo uso de esta cuestión es muy distinta, pues a muchas de estas feministas sí les importa, y mucho, la situación de las mujeres. Ahora bien, desde el punto de vista de estas mujeres –y es en esto en lo que coinciden con la extrema derecha– el islam sería una cultura especialmente patriarcal. De ahí su apoyo a la prohibición del uso del velo como símbolo de la opresión islámica. Estas mujeres que se definen como feministas y se adscriben a muy diferentes fuerzas y/o sensibilidades políticas comparten, a mi juicio, una cierta idea de la cultura occidental como cultura superior. Desde su perspectiva, los mayores avances en igualdad de género se habrían producido en el mundo occidental, lo cual las legitimaría a enseñar a “otras” el verdadero camino de la emancipación. 

Estas posiciones feministas están atravesadas por muchas contradicciones: por un lado, el papel paternalista/maternalista de mostrar “el” camino de la emancipación nos remite a la misión salvadora y civilizadora característica del pensamiento colonial. Además, y es aquí donde me parece importante hacer hincapié, el camino emancipatorio que ofrecen a las mujeres supuestamente más oprimidas arrincona a estas en uno de los nichos laborales con mayor índice de explotación y falta de reconocimiento: el de la reproducción social. De forma que estas feministas que suelen expresar su preocupación por el velo así como por otras muchas cuestiones habitualmente abordadas desde los feminismos, nunca se refieren, sin embargo, a la explotación de las mujeres migrantes en los trabajos domésticos y de cuidados. Esos trabajos de cuidados de los que ellas mismas rehuyeron, igualmente en nombre de la emancipación. Esos trabajos reproductivos cuya valoración, socialización y reparto entre los sexos aún siguen siendo una asignatura pendiente para el movimiento feminista.
Es curioso cómo las fuerzas políticas de extrema derecha son capaces de utilizar la defensa de los derechos de las mujeres con el objetivo de la estigmatización racista a la vez que atacan esos mismos derechos tratando de limitar, por ejemplo, los derechos sexuales y reproductivos, o recuperan la idea de la maternidad como la función social principal de las mujeres. 

La construcción racializada de las mujeres las estereotipa como víctimas, como personas sin capacidad de agencia cuyas decisiones son tomadas en su nombre por determinados hombres

La extrema derecha se refiere a los derechos de las mujeres de una forma muy vaga y superficial. Les resulta muy fácil navegar estas contradicciones porque para la consecución de su objetivo, esto es, criminalizar a migrantes y musulmanes, les basta con decir que estos oprimen a la mujeres, que son violadores, etc. No necesitan profundizar mucho más. Su finalidad es suscitar cierto miedo al otro extranjero, al otro racializado y musulmán en particular, y este es un miedo que ya está presente en el inconsciente colectivo de las sociedades occidentales. 

Si piensas, por ejemplo, en el caso del fascismo italiano, en el periodo de entreguerras se usaban carteles en los que hombres negros de las colonias trataban de violar a mujeres blancas y los fascistas se representaban a sí mismos como sus salvadores. La representación del hombre extranjero como amenaza sexual y económica es muy vieja, y lo que las derechas están haciendo es recuperar todas esas fantasías coloniales para alimentar el racismo. Por otro lado, si pensamos, por ejemplo, en la Liga Norte, Salvini alude a los musulmanes como amenaza para la seguridad de las mujeres, pero no suele meterse en cuestiones como el aborto. Y esto es así porque tanto en Italia como en Francia el movimiento feminista goza de bastante buena salud y los partidos de extrema derecha saben que es mejor no perder el tiempo en batallas que pueden perder. Además, el aborto es de facto tan complicado en Italia (con la ley de objeción de conciencia, por ejemplo) que realmente no les hace falta tocarlo. Los partidos de ultraderecha, los nacionalismos y los racismos están plagados de contradicciones, pero se manejan perfectamente con ellas porque solo necesitan avivar ciertos miedos ya existentes en la sociedad. Esto es algo que saben hacer muy bien sobre todo cuando la izquierda es débil y se muestra incapaz de confrontar dichas contradicciones.

¿Y por qué cree que la extrema derecha se está fortaleciendo?

Las razones son obviamente muy complejas y diferentes en cada país pero cabría decir que el auge de las nuevas derechas solo puede analizarse en el contexto de las crisis capitalistas de las últimas décadas y de la crisis financiera global de 2008. Las nuevas derechas ya estaban creciendo pero la crisis del 2008 ha supuesto, desde mi punto de vista, un espaldarazo fuerte porque el neoliberalismo está reestructurando las sociedades europeas de forma radical por medio de sus políticas de austeridad, del derrumbe de las instituciones del Estado de bienestar y del empobrecimiento de las clases trabajadoras a quienes está arrebatando cualquier esperanza de futuro. Esto ha dado fuelle a la extensión del discurso de la ultraderecha pues mientras esta se presenta como una fuerza antiestablishment, las fuerzas de izquierda y socialdemócratas –muchas de ellas en los gobiernos durante estos años de gestión de la crisis– son vistas como las arquitectas de este neoliberalismo austericida. Por otro lado, el racismo es una suerte de corriente subterránea que siempre está ahí, procedente del sentimiento de superioridad cultural europeo asociado al imperialismo y a la subjetividad colonial, y que emerge cada tanto a la superficie. Una de las grandes asignaturas pendientes de los partidos de izquierda y de la socialdemocracia es, precisamente, el antirracismo. Estos partidos han facilitado en buena medida la extensión de los discursos racistas de extrema derecha mediante políticas públicas que han criminalizado la libertad de movimiento y generado un estatus de no ciudadanía, ilegalidad o irregularidad de las personas migrantes. La izquierda no ha creado un paradigma de interpretación de la migración antirracista. 

La socialdemocracia ha facilitado en buena medida la extensión de los discursos racistas de extrema derecha mediante políticas públicas que han criminalizado la libertad de movimiento y generado un estatus de no ciudadanía

Desde mi punto de vista, no conviene infravalorar a la extrema derecha porque saben lo que hacen, se están organizando muy eficazmente y, además, a escala transnacional. Pero lo que realmente les ha favorecido es haber encontrado un terreno abonado por la debilidad, la estupidez y las contradicciones de la izquierda.

¿Cree que los fundamentalismos religiosos cristianos y católicos han desempeñado algún papel en el fortalecimiento de la extrema derecha y de la islamofobia? ¿Y el laicismo de Estado en el caso francés? 

En Europa es la extrema derecha la que representa al cristianismo y, sobre todo, al catolicismo más conservador y fundamentalista. En lo que respecta a Francia, el laicismo está efectivamente funcionando como una religión fundamentalista de Estado, de suerte que los ataques al islam se hacen siempre en nombre de la laicidad. A la vez, se trata de algo bastante hipócrita porque Francia es, en realidad, un país muy cristiano. Por ejemplo, si fuera un país realmente secular sus festividades no seguirían directamente vinculadas a la tradición cristiana. Pero esta nueva religión en que se ha convertido el laicismo en Francia está llena de contradicciones.

Actualmente reside en Gran Bretaña, pero este es un país del que no habla en su libro. ¿Cuál es la situación allí respecto a la racialización del sexismo y la sexualización del racismo? ¿Y cómo se refleja, por ejemplo, en el tema del velo?

Gran Bretaña se diferencia en muchos aspectos de la Europa continental porque se trata de un país de tradición liberal. Aquí impera una idea de multiculturalidad, según la cual cada quien es libre de hacer lo que le parezca en asuntos que se consideran privados y personales, como la religión y su expresión en forma de determinadas ropas o símbolos. No obstante, en los últimos años se están produciendo determinados ataques a la población musulmana. Cameron, por ejemplo, arremetió en sus años de gobierno contra las mujeres musulmanas cuyo desconocimiento de la lengua inglesa estaría dificultando su integración social. Boris Johnson describió a las mujeres musulmanas que llevan burka como buzones de correos. La prensa lo tachó de islamófobo pero él no se ha disculpado nunca. Esto sin duda revela una creciente legitimación de la islamofobia, también en Gran Bretaña.

¿Cuál debería ser el papel de los feminismos, del movimiento feminista para frenar el auge de la extrema de derecha y el crecimiento de la islamofobia?

Creo que el antirracismo debe ser una prioridad del movimiento feminista. Y antirracismo significa varias cosas: por un lado, dejar que las mujeres musulmanas practiquen libremente su religión. El ateísmo ha sido y sigue siendo una herramienta que las feministas han usado frente al patriarcado de las religiones, de todas las religiones. Pero la islamofobia es la forma en la que se declina principalmente el racismo en la actualidad. Por eso es importante poner en el centro la libertad religiosa y su expresión. Por otro lado, el apoyo a las trabajadoras domésticas, en especial de las trabajadoras migrantes. Y en general, apoyar la lucha por la emancipación desde la autonomía. Abandonar el paternalismo o maternalismo que muchas veces ha caracterizado y caracteriza partes del feminismo europeo occidental. Abandonar la idea de un feminismo occidental que sabría lo que es mejor para todas las mujeres, entender que las mujeres tienen diferentes luchas según las diferentes culturas a las que pertenecen y es importante apoyarlas en sus luchas en vez de tratar de enseñarles la forma correcta de cómo luchar.

Autora >

Marisa Pérez Colina

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

7 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Oona

    Eloina, ver a los que no pensamos como tú como necesitados de "pedagogía", de mucho trabajo, es de lo más paternalista. La opresión legitimada mediante las referencias a la cultura y a la religión es muy antigua y omnipresente, y los países de mayoría musulmana no se libran. Desde luego, se trata de un debate complejo, pero es igual de paternalista querer "liberar a las pobres moras" como pretender que las mujeres en los países musulmanes y en las comunidades conservadoras que se han ido formando en Europa vivan con su libertad sexual y de movimiento coartadas para que las intelectuales burguesas, de origen europeo o extraeuropeo, se sientan bien consigo mismas por estar en la cumbre del "antirracismo" (mientras ellas mismas disfrutan de un poder sobre sus vidas y movimientos cuya falta entre las mujeres sometidas a sus familias y comunidades les da corte denunciar). No siempre es el Estado el opresor; en Turquía, donde las feministas luchan desde el siglo XIX y saben de lo que hablan, tienen una expresión, "la presión del barrio" - no siempre el ataque a la libertad viene desde el Estado o desde los colonizadores occidentales, como quizás te imaginas... ¿Qué la crítica de elementos culturales y religiosos no debe servir para justificar un sentimiento de superioridad o directamente el racismo? Sí. Pero suspender el espíritu crítico consigue, paradójicamente, lo mismo: un doble estándar de libertad y exigencia para "ellxs" y para "nosotrxs".

    Hace 1 año 10 meses

  2. Realmente, ¿qué feminismo queremos?

    Gracias por mostrarnos a esta pensadora, da muchas claves sobre lo que viene... No creo que la derecha española (PP, PDeCAT, PNV, C’s, VOX) responda todavía a este modelo de instrumentalización del feminismo para perseguir a los inmigrantes musulmanes. Sólo por una razón, el ultracatolicismo que domina a nuestra derecha y su odio acendrado y visceral al feminismo le ofusca, le impide incluso ver nuevas oportunidades de manipulación, jajaja. Es el PSOE, el PSC el que ejerce este papel instrumentalizador del feminismo que en otros países ejerce la derecha, pero en este caso es desde dentro, es el feminismo institucional creado por los socialistas. Hablamos, para empezar, de las leyes de igualdad y terminamos por la enseñanza y la investigación universitarias. Se trata de un feminismo profundamente conservador, laxo, vacuo, superficial –y claro, liberal-. Sobre todo, porque no es un feminismo anticapitalista ni mucho menos emancipador de las mujeres. Es un feminismo elitista que no plantea una crítica sistemática a las condiciones de explotación del mercado laboral, ni de mujeres ni de hombres, no se preocupa por la vida de las mujeres de las clases populares, ni tampoco por la explotación de las mujeres inmigrantes, las kellys, las trabajadoras inmigrantes de las fábricas, de las tiendas... Este feminismo del PSOE simplifica, esencializa la cultura de los musulmanes desde un enfoque claramente colonial. Y es islamófobo. Obviamente, este feminismo institucional no interroga el repertorio simbólico inserto en los discursos de esta explotación laboral, un discurso poderoso que lo constituye, legitima y le da inmensa fuerza

    Hace 1 año 10 meses

  3. Eloina

    Por los comentarios intuyo que queda mucho trabajo por hacer. El primero, las asperezas

    Hace 1 año 10 meses

  4. Elisa

    Todo lo que dice Farris es una patética justificación de la opresión patriarcal del islamismo. Paternalismo sí que es el suyo: el decirnos cómo tienen que ser el feminismo. Llegados a este punto, yo creo que soy polifeminista: picoteo lo que me interesa de aquí y de allí sin dogmatismos prefijados de antemano, pero creo que justificarse con la actitud de una estúpida extrema derecha para llegar a donde ella ha llegado es totalmente inasumible por mí. Lo veo cada día con cuatro o cinco mujeres de mi barrio de obediencia islámica, con las que mantengo algo de contacto, y el grado de sumisión a sus maridos me resulta espantoso. O sea, que no, por ahí no paso. Liberté, egalité y fraternité, esa es mi divisa, y las dos primeras son fundamentales.

    Hace 1 año 10 meses

  5. Oona

    Denunciar el velo, incluso mediante el humor ácido (buzones de correos) era muy común entre los y las feministas en los países musulmanes en el siglo XX, unas valientes que arriesgaron su reputación y sus vidas para que las mujeres pudieran disfrutar de cosas tan simples - y tan fáciles para los hombres de su propio entorno- como irse de copas con sus amigos, bañarse en el mar o dormir en un hotel sin que te acosen, todo eso muy inapropiado según "su cultura". Me parece muy paternalista traicionar los y las que lucharon contra las muchas maneras en las que la sociedad controla y oprime a las personas y aplaudir acríticamente los argumentos culturalistas que limitan a las mujeres y les someten a unas restricciones que estas feministas supuestamente antirracistas nunca aceptarían para sí mismas, presentándoles como el catequismo antirracista.

    Hace 1 año 10 meses

  6. Oona

    Sí, en Gran Bretaña el Estado deja a las chicas y a los chicos en manos de sus "comunidades" esencializadas, todo muy liberal, nada de rollos de igualdad y fraternidad. Así abundan en el Reino Unido adolescentes veladas desde los doce años sin ir a la piscina, chicos de familias musulmanas apalizados por sus primos por ser gays, una tasa brutal de matrimonios forzados y concertados con primos carnales importados para este propósito de Pakistán rural, y, en general, a los individuos dejados por parte de las autoridades públicas a la merced de "sus" comunidades, a diferencia de la opresora Francia, donde una mujer se puede permitir declarar públicamente ser ex-musulmana y gente de clase trabajadora llamada Mohamad y Fatimatu pone a sus hijos nombres como Damián o Manon, porque pueden permitirse seguir sus gustos individuales, en vez de verse presionados al conformismo y obediencia por "su" comunidad.... Un poco de espíritu crítico, por favor.

    Hace 1 año 10 meses

  7. zyxwvut

    Qué bien se diserta desde una cátedra universitaria británica. Silenciemos el hecho decque detrás de la extensión de las prácticas religiosas siempre están los poderes del patriarcado, dejemos a las mujeres musulmanas "vivir" libremente con símbolos religiosos como el velo. Penoso y patético; defensa de la expansión social de las ideologías reaccionarias y combate contra la laicidad porque hoy no es completa. La represión machista de todas las religiones elevada a bien cultural. En fin https://nonostaparanblog.wordpress.com/author/notaparan/ o la entrevista a una feminista musulmana en http://www.rebelion.org/noticia.php?id=259513&titular=%93%BFfeminismo-isl%E1mico?-%A1ja!%94:-habla-la-autora-de-la-carta-a-podemos-sobre-el-velo-

    Hace 1 año 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí