1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

Un PSOE cual rufián constitucional

El problema no es que los “poderes fácticos” dobleguen la voluntad de Pedro Sánchez. Se trata más bien de que el PSOE quiere un electorado vencido en su autoestima y en su consistencia ética

Raúl Sánchez Cedillo 24/08/2019

La Boca del Logo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hemos fundado la Asociación Cultural Amigas de Contexto para publicar Ctxt en todas las lenguas del Estado. La Asociación es una entidad sin ánimo de lucro que también tiene la meta de trabajar por el feminismo y la libertad de prensa. Haz una donación libre para apoyar el proyecto aquí. Si prefieres suscribirte y disfrutar de todas las ventajas de ser suscriptor, pincha aquí. ¡Gracias por defender el periodismo libre!

La refriega estival por el “relato” sobre el fracaso de las negociaciones de gobierno, a la que no es ajeno el episodio del Open Arms y su gestión por parte del ejecutivo de Pedro Sánchez, ha puesto de manifiesto un mecanismo de poder psíquico que suele pasar desapercibido. Poco más de un año después de que el gobierno Sánchez, nacido de la moción de censura del 1 de junio de 2018, se estrenara con los “gestos” de acogida a las personas rescatadas por el Aquarius y luego por el Open Arms, asestando un revés político y ético a Matteo Salvini, ese mismo gobierno desprecia y casi criminaliza al Open Arms, se niega a ofrecer puertos españoles y juega con la desesperación de la tripulación y de las personas rescatadas. Un mitómano Sánchez habla con el protagonista de Oficial y Caballero, pero se niega a hablar con Óscar Camps, el director de Open Arms. En paralelo, la ministra Carmen Calvo la emprende contra las ONGs que salvan personas en el mar y alega el monopolio soberano de los Estados sobre el rescate de los náufragos (es decir, sobre su vida y su muerte) en su territorio, y llega a amenazar a éstas con sanciones durísimas.   

Sólo un año después, tenemos otro desengaño emocional de masas con el PSOE. Y cada vez que sucede, se plantea uno la misma cuestión: ¿qué sucede para que tantas personas no vean que el problema no está en los individuos, en los políticos de circunstancia, sino en la relación entre partidos y electorado? ¿Tan difícil es ver un patrón recurrente de relación tóxica y de maltrato psíquico? No es, ni mucho menos, la primera vez. Es, de hecho, una constante en tiempos de crisis política profunda desde la Transición. Tenemos que remontarnos al PSOE de González, desde la escena de la dimisión –¡o el marxismo o yo!– en el congreso de 1979, al uso del miedo y la esperanza con la cuestión de la OTAN, la “reconversión industrial” o la primera guerra de Irak en 1991. 

Se puede afirmar que tal es una de las funciones del PSOE en la constitución material del Reino de España (es decir, de los acuerdos implícitos entre las fuerzas políticas y sociales que elaboran una Constitución formal y que ponen límites, funciones y fines a un régimen político). A pesar de los embates del 15M, de la crisis sistémica global y europea o de la cuestión independentista catalana, esa constitución material resiste y es defendida con fiereza por sus interesados. 

En su libro Esferas de la insurrección, la psicoanalista y filósofa brasileña Suely Rolnik habla de una modalidad de poder sobre las subjetividades que denomina cafetinagem, es decir, chuleo o rufianería, como un ejercicio de control sobre los afectos y las emociones de los sujetos, de sus pulsiones vitales y de sus fuerzas productivas. Un cafetinagem que hunde sus raíces en lo que Rolnik denomina el inconsciente colonial-capitalista y que se basa en la combinación de promesa y autoculpabilización, de recompensa y maltrato. 

Y esta especie de chuleo o de arte de madame que ejerce el PSOE sobre las emociones de sus votantes actuales o posibles no responde a una perversión de cualesquiera dirigentes; es un arte de dominio y neutralización de las pasiones políticas. Al PSOE le corresponde en el hoy como en el ayer constitucional no dejar que en su electorado, en sus distintas bases sociales actuales o potenciales, cristalicen motivos éticos, bloques de resistencia ético-política como los que se anudaron con la cuestión de la OTAN, con la segunda guerra de Irak o con el rescate de personas migrantes en el Mediterráneo. Estos bloques se comportan como contrapoderes o, dicho de otra manera, desequilibran la relación entre el mandato imperativo y el representativo en el que se basan las constituciones atlánticas, dando preponderancia al primero (lo que llaman “populismo”). Por su parte, Unidas Podemos está más sometido si cabe a esos bloques ético-políticos en la sociedad, pero en un plano distinto, puesto que nunca han gobernado ni son un “partido constitucional” y nacieron declarándose un instrumento del mandato del 15M. Este es el problema. El problema no es que los “poderes fácticos” dobleguen la voluntad de Pedro Sánchez o le obliguen a dar marcha atrás en sus gestos éticos. Se trata más bien de que al lado de ese “arte de gobierno” está el “arte rufianesco” de un PSOE que quiere un electorado vencido en su autoestima y en su consistencia ética. 

Sin embargo, este no es el PSOE de entonces, ni el contexto es el mismo. La omnipotencia de la cafetina de antaño se presenta hoy como farsa. Este PSOE se ha salvado de la pasokización, pero los buenos viejos tiempos no volverán. Está condenado a un juego de suma cero con Unidas Podemos, de tal suerte que no queda otra que dar buenas lecciones de realidad a quienes se obstinan en ser autónomos y desconocer quién da de comer democracia y progreso en España. A quienes pretenden poner condiciones éticas o incluso enarbolar los derechos humanos frente a la acción de gobierno. En el PSOE saben que el problema son esos bloques éticos y políticos encarnados en el electorado, y no Unidas Podemos, que sólo sobrevive gracias a ellos y a las promesas de un mandato imperativo. 

“Solo podemos prometer menos de la mierda circundante, pero peor será la extrema derecha”; la negociación sobre el gobierno está llevando ese maltrato emocional a extremos nunca vistos: el subtexto de los mensajes prácticamente se coloca al mismo nivel que el texto manifiesto. Da no sé qué pensar en la incapacitación que provocan esas fluctuaciones de ánimo en las personas que se creyeron a Pedro Sánchez, que en estos meses cayeron en las promesas de la equidistancia moralista y llegaron a clamar responsabilidad a Unidas Podemos por sus “votos progresistas”, en un juego en el que todo el mundo sabe que Unidas Podemos es quien más pierde porque se juega la supervivencia. A esa violación continua de las conciencias la podemos llamar “producir un electorado responsable”. No es tan distinta de lo que Gregory Bateson definió como el “doble vínculo” en las relaciones humanas, fuente de esquizofrenia a su juicio, donde el sujeto termina colapsando cognitiva y afectivamente porque recibe estímulos afectivos y mensajes que se contradicen uno a otro o que van acompañados del afecto contrario al que significan. 

Más allá de las negociaciones de gobierno/investidura y de sus resultados, el daño está hecho. El problema que tenemos es que, al mismo tiempo que las circunstancias sugieren la vuelta a la geometría política que nació con el 15M –donde el PSOE es la mano izquierda del régimen constitucional oligárquico y donde este último presenta una decantación hacia el autoritarismo y la desigualdad crecientes, amén de una corrupción estructural–, las ilusiones creadas por la narración Podemos (la anterior a las escisiones, allá por 2014) sobre el acceso al gobierno mediante acciones relámpago o geniales maniobras tácticas se arrastran hasta el agotamiento. Las trincheras retroceden cada vez más y los hechos dicen que no hay toma del gobierno posible bajo estas condiciones. 

En adelante, se trata de pensar y ensayar (ensayos de masas, ensayos multitudinarios) formas de condicionar el funcionamiento de las normas jurídicas y de la administración en sentidos favorables a las minorías (que son mayoritarias) que forman las clases subalternas. Se trata de retomar la que fue con el 15M la estrategia de contrapoderes sociales y políticos composibles, de grados/saltos de apropiación y transformación de la norma, de su ejercicio, de la administración y sus decisiones y procesos, así como de las competencias de la soberanía estatal (monopolio) sobre la vida y las libertades de las personas. Se trata de saturar la forma Estado de luchas, protestas, instituciones alternativas y reapropiaciones de bienes comunes. Esto no excluye participar en gobiernos o apoyar su investidura, pero hemos comprobado cuáles son las condiciones y su coste psíquico y afectivo en la esfera pública; su alcance es limitado, mientras que el entusiasmo que despiertan difícilmente puede equipararse al creado por la ilusión de “entrar en la sala de mandos” nutrida por la narración Podemos.  

Volvemos al ensayo y error, pero sobre la base de un acervo político común: a) sabemos que las luchas convergentes pueden tirar abajo gobiernos; b) solo la autonomía y la singularidad efectiva de luchas-contrapoderes puestos en común compensa y permite practicar un mandato institucional imperativo; c) participar en procesos de gobierno es táctico y dependiente, reforzar el sistema de contrapoderes y reapropiaciones sociales e institucionales es estratégico, porque bloquea el proceso de devastación psíquica y ética en curso, que permite el paso de autoritarismos y fascismos. Es bastante probable que la consolidación y el curso de un sistema de contrapoderes de este tipo llegue a redefinir completamente los factores estratégicos y el modo en que un cambio político rupturista pueda darse en España: que una revolución institucional pueda tener lugar sin derramamiento de sangre ni victoria represiva de las componentes reaccionarias de la constitución material española. Tenemos que seguir trabajando meses/años.  

Entretanto, no se puede ser equidistante (marco narrativo “mayoría progresista”, a la que se tendría que adaptar como sea la posición de Unidas Podemos) respecto a la negociación en curso. Pero es preferible que la indignación se libere del marco de maltrato psíquico del PSOE, para empezar a practicar, antes que anunciar, el tiempo post-narración-Podemos. Dios (la autonomía de la política de partidos en el Reino de España) ha muerto. Saquemos las mejores consecuencias de este maltrato psíquico-político.

--------------------------

Raúl Sánchez Cedillo es traductor y ensayista, y participa en la Fundación de los Comunes. 

@sanchezcedillo

Autor >

Raúl Sánchez Cedillo

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Liana Hegui

    Muy buen y profundo artículo. Me resulta un poco críptico el final,no termino de entender y me gustaría. Gracias.

    Hace 1 año 7 meses

  2. berto

    A mi me parece casi imposible, con la cantidad de lerdos borreguiles que habitamos el pais

    Hace 1 año 7 meses

  3. Estela

    Impresionante artículo. Maltrato y dependencia emocional de los votantes del PSOE.. Romper este vínculo maldito y enfermizo es una labor titánica. Llevan 140 años de maestría en el engaño.

    Hace 1 año 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí