1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Democratizar la cultura: ¿también a C. Tangana?

Emplear la censura a la libertad de expresión artística no solo manifiesta una visión neoautoritaria sobre la cultura, sino que, además, fortalece las posiciones político-culturales conservadoras

Mariano Martín Zamorano 21/08/2019

<p>C. Tangana, en una imagen promocional.</p>

C. Tangana, en una imagen promocional.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El reciente caso de censura al artista Antón Álvarez Alfaro, también conocido como C. Tangana, ha reavivado el debate sobre los criterios ideológicos que deben guiar la política cultural. C. Tangana es un músico madrileño que alcanzó proyección internacional en 2017, con su disco Ídolo, distribuido por Sony. El gobierno municipal de la ciudad de Bilbao, regido en coalición por el PNV y el Partido Socialista (PSE-EE), había anunciado la actuación del cantante en la próxima Aste Nagusia (la Semana Grande), que se celebra esta semana. No obstante, C. Tangana fue removido del cartel de la celebración por parte del Ayuntamiento debido a sus letras “machistas”, “degradantes” y que “reproducen la cultura de la violación”. A la hora de tomar la decisión, que fue respaldada públicamente por Elkarrekin Podemos Bilbao[1], se tuvieron en cuenta las más de 15.000 firmas recogidas contra el show en change.org. La medida fue apoyada por diversas organizaciones feministas, como la Asociación Clara Campoamor o la Asociación Gafas Moradas. Pero también fue asumida como un acto de censura artística por activistas feministas, por la asociación Mujeres de la Industria de la Música y por la izquierda partidaria dominante a nivel nacional –incluidos referentes de Podemos y el PSOE–. De hecho, el propio Ministro de Cultura en funciones se posicionó al considerar: “Aunque creo en la libertad de expresión, al estar relacionado con temas de género, entiendo que haya reticencias. Deberíamos dejar aparte que los creadores hagan su trabajo y que sea el público el que lo refrende”.

El sonido de C. Tangana se puede inscribir en el trap. Este “subgénero” del rap, nacido en la costa este de los Estados Unidos en los años noventa, se caracteriza por los efectos sonoros y por líricas donde predominan experiencias callejeras, la vida nocturna y los clubs, las drogas y la violencia. En esta línea, las producción reciente de C. Tangana, mayormente autorreferencial, desarrolla un personaje libertino y ostentoso. Se trata de una suerte de chulo madrileño, que acentúa sus rasgos hispánicos como un elemento de elaboración artística y marca internacional. El propio artista ha contribuido desdoblar este personaje fuera de escena, haciendo pública su afinidad por la cultura pop –con referencias a Warhol o Dalí–, el dinero y defendiendo un entendimiento de la industria cultural como un espacio de disputa por el poder. “Quién no quiere tener dinero para repartir”, canta sobre un beat salsero.

La asociación entre las mujeres y el poder material masculino ha sido uno de los elementos estéticos característicos de los géneros urbanos, desde el gangsta rap aparecido en los años ochenta, pasando por el trap

Por otra parte, muchas letras de Tangana suelen moverse entre el desamor y el posicionamiento de la mujer como un objeto sexual. Se la inscribe así en la esfera del conjunto de elementos que definen el éxito y el disfrute individual, en una aproximación machista común a diversos géneros musicales o expresiones artísticas. La asociación entre las mujeres y el poder material masculino ha sido uno de los elementos estéticos característicos de los géneros urbanos, desde el gangsta rap aparecido en los años ochenta, pasando por el trap, hasta el propio reggaetón popularizado tres décadas después. Más allá de su diversidad artística, muchos intérpretes inscritos en dichas expresiones musicales comparten una estética de la apología nihilista del dinero y el lujo por parte de los excluidos del sistema, que viene frecuentemente asociada a la cosificación y sexualización explícita de la mujer.

Lo sucedido en Bilbao parece apuntar ciertos interrogantes sobre cómo se relaciona la gestión pública de la cultura con este tipo de manifestaciones culturales. Un elemento singular del caso en este sentido es que la decisión que dio lugar a la censura de C. Tangana fue respaldada por distintas fuerzas locales de izquierda, en el marco de una festividad popular. Cabe recordar que la derecha en España –así como la ultraderecha en Europa–, ha profundizado su rol censor en la política cultural desde los inicios de la crisis en el 2008. Tras la reforma del código penal y la llamada “Ley Mordaza” aprobadas en 2015 por el PP, esto condujo a una restricción de los derechos de reunión y expresión artística, incluyendo diversos casos de censura bajo criterios como el ensalzamiento del terrorismo o las injurias al rey. PSE y Elkarrekin Podemos Bilbao, alineados con la exclusión de C. Tangana, parecen situarse del otro lado de la moneda, en este caso sobre la base de la defensa de los derechos de las mujeres.

Esto pone en evidencia cómo la cuestión de los repertorios estéticos y las narrativas artísticas a ser consideradas por una política cultural socialmente inclusiva permanece como un debate abierto. Todo modelo de política cultural, aunque se encuentre sustentado en criterios de libertad, igualdad y de autonomía institucional, supone un cierto recorte ideológico y gubernamental de la realidad cultural, tanto en sus acentos como en sus prioridades. En este sentido, el paradigma de la democracia cultural desarrollado desde los años setenta en Europa, nació como una respuesta a una primera política cultural que fue considerada como elitista, en términos estéticos y de acceso a las artes. La incorporación de lo popular –y su recuperación en los discursos postcoloniales en el resto del mundo– representó un desafío para esquemas nacionales históricamente basados en una concepción ilustrada y homogeneizante de la cultura. La UNESCO jugó un rol fundamental en este proceso, ampliando la definición de cultura a lo inmaterial o realzando diversos modos de vida, los derechos humanos y la igualdad de género[2]. En la misma línea, los modelos liberales de política cultural, como el inglés, introdujeron nuevos mecanismos de programación diversificados, basados en criterios profesionales pero incorporando una diversidad de expresiones populares y demandas sociales.

A pesar de estas transformaciones, la política cultural no ha logrado desligarse del todo de una visión neofrankfurtiana o ilustrada de las artes populares, donde fenómenos como la reproductibilidad técnica o la masividad conducirían a una cierta degradación de lo artístico. Así, distintos programas progresistas o comunitarios en cultura conservan una idea de la cultura popular folklorizante o subsidiaria de la artes “cultas”. Por otro lado, la política cultural sigue planteando diversos dilemas morales y estéticos en su dimensión social y constitutiva. Navega entre una visión utopista y marcusiana del arte, como esfera que debe ser moralmente edificante y en última instancia emancipadora, y un autonomismo radical y esteticista, donde los reinos estético y moral o de proyecto social se encontrarían totalmente separados. Izquierda y derecha asumen estas posiciones en la política cultural, atribuyendo a la obra artística distintos horizontes emancipadores. Los debates en torno a la política cultural en este marco han supuesto tanto el cuestionamiento de aquello que puede ser considerado como arte, como el desarrollo de distintos esquemas reduccionistas sobre su función social.  

el caso de C. Tangana pone en evidencia cómo una visión de género de la programación artística supone un desafío para la gestión cultural

En este escenario, el caso de C. Tangana pone en evidencia cómo una visión de género de la programación artística supone un desafío para la gestión cultural. En este sentido, es deseable que esta política integre una ética de los derechos de las mujeres que vaya más allá de la deliberación en torno a sus requerimientos legales y de su aplicación, incluyendo la problemática de los fundamentos y límites legales de la expresión de libertad artística. Esto debe atender fenómenos como el papel de las industrias culturales en la reproducción simbólica de los roles de género o la violencia machista en los grandes eventos y fiestas culturales, recientemente estudiada para los casos de los Sanfermines y los Alardes en Irún[3]. No obstante, reducir la evaluación del contenido de la obra –o manifestación– objeto de la acción cultural pública a criterios morales, puede suponer negar la dimensión epistémica del disfrute estético. Se trata en parte de la no aceptación de la tensión siempre existente entre la esfera de lo que Sartre denominó como dominio de la “conciencia imaginante” y los distintos patrones morales que circulan en la sociedad. Si bien el análisis de estas cuestiones debe darse en el marco de cada sistema social y está sujeto a las particularidades de cada proceso de la gestión cultural, la autonomía relativa de la obra y del artista, deberían ser criterios fundamentales para las administraciones públicas. En caso contrario, podríamos, por ejemplo, abrir la puerta a la evaluación de cada obra musical bajo criterios de género, en una tarea de cuestionable capacidad de objetivación de lo machista, sobre todo si consideramos su transversalidad y múltiples manifestaciones. En este sentido, los mecanismos ya institucionalizados (concursos, procesos participativos, etc.) para la programación cultural, museológica o de otras instituciones culturales se tornan herramientas primordiales para arribar a consensos políticos previos a la programación artística. De hecho, Elkarrekin Podemos Bilbao defendió su posición en relación al caso de Tangana al considerar que habían fallado los mecanismos participativos previos a la toma de decisión por parte del Ayuntamiento, dando lugar a un anuncio truncado y afectando la legitimidad democrática del proceso. 

Pero cabe también tener en cuenta que dichos procesos de deliberación democrática son ámbitos de disputa sujetos a los antagonismos existentes en la sociedad, así como a nuevas demandas sociales. La política cultural representa, en este sentido, una disputa por la construcción de legitimidad de un orden social determinado que se enfrenta con el desafío de integrar una visión interseccional de la programación artística. En línea con el pensamiento de Kimberle Crenshaw, la gestión pública de la cultura debería implicar el desarrollo de un proyecto de justicia colectiva orientado a reducir la desigualdad de género al tiempo que combate otras formas dominación social, incluidas la de clase u origen. Al aplicar esta lógica al mundo artístico, una política cultural democratizante debe encontrar una forma de equilibrar la búsqueda de la igualdad de género, como uno de los criterios centrales a la hora de pensar la cultura, con la necesidad de no reducir lo artístico a un mero instrumento prescriptivo de lo social. Entretanto, la disputa democrática por la igualdad material y efectiva entre hombres y mujeres continuará desarrollándose dentro y fuera del campo artístico. Por ejemplo, muchas cantantes del género urbano, como Arianna Puello o Le Fay, se enfrentan de manera artística y militante al machismo, mientras diversas organizaciones sociales y administraciones públicas desarrollan estrategias activas para la defensa de los derechos de las mujeres. Estas dinámicas se despliegan en el marco de las políticas sociales pero también dentro del dominio musical, como con las políticas de conciliación y paridad para las trabajadoras artistas[4].

Por lo tanto, a la hora de abordar el dominio de lo artístico en la gestión cultural pública cabe atender su calidad de espacio de reflexión que da lugar a complejas dialécticas y relaciones con “lo real”. En este sentido, la música de C. Tangana puede suscitar diversas formas de disfrute estético, pero lo significativo es tanto dicho disfrute –que posee un componente crítico–, como aquello que pueda decir sobre las sociedades en que vivimos. La aplicación de restricciones a su recepción no solo manifiesta una visión neoautoritaria sobre lo artístico, sino que, además, fortalece las posiciones político-culturales conservadoras que se han extendido por Europa. Los nuevos autoritarismos de extrema derecha utilizan la censura de las artes, tensionando o violando los marcos legales existentes, mediante una visión ultracatólica, abiertamente racista y en contra de lo que denominan como “ideología de género”. Emplear la censura a la libertad de expresión artística, aunque en una perspectiva opuesta y bajo criterios alineados con los derechos humanos, contribuye a debilitar los modelos inclusivos de la política cultural y legitima la idea de un “ordenamiento cultural uniforme” desplegada por la ultraderecha mayormente mediante el ejercicio de la dominación. Conjuntamente, cabe considerar que una visión “garantista” de la autonomía artística en el marco de una política cultural diversificada y plural, no necesariamente imposibilita el cambio social en un horizonte de hegemonía feminista. Dicho horizonte permite pensar en la misoginia implícita algunas canciones de C. Tangana o en las escenas de prostíbulos de Degas como en expresiones más o menos excelsas y testimonios necesarios de un orden social destinado a desvanecerse.

--------------------

Mariano Martín Zamorano es doctor en Gestión de la Cultura y el Patrimonio e Investigador del CECUPS, Universidad de Barcelona.


[1] Espacio político donde convergen Podemos, IU y Equo en la ciudad.

[2] Recientemente UNESCO ha realizado el informe de 2015 "Igualdad de Género. Patrimonio y creatividad” que evidencia cómo las desigualdades se han perpetuado en el tiempo, a la vez que la inclusión de género es definida como un elemento fundamental de para el desarrollo cultural sostenible.

[3] Véase: Verònica Gisbert y Joaquim Rius-Ulldemolins (2019) “Women’s bodies in festivity spaces: feminist resistance to gender violence at traditional celebrations”, Social Identities, DOI: 10.1080/13504630.2019.1610376

[4] Cabe recordar que según los Indicadores y Estadísticas Culturales desagregadas por sexo del Ministerio de Cultura y Deporte, en el 2018 las mujeres ocupaban el 39,1% de los puestos de trabajos en el sector cultural español.

El reciente caso de censura al artista Antón Álvarez Alfaro, también conocido como C. Tangana, ha reavivado el debate sobre los criterios ideológicos que deben guiar la política cultural. C. Tangana es un músico madrileño que alcanzó proyección internacional en 2017, con su disco Ídolo, distribuido por...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Mariano Martín Zamorano

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. invitado

    Entre otras cosas, el asunto parece una nueva encarnación de la eterna antipatía de los viejos, como yo mismo ya a estas alturas, por las músicas "bárbaras" o nuevas (me tiento las ropas y no puedo más que encontrar en mí este tipo de sentimientos viscerales: y no hay más remedio que bailárselos, amigos). Esto viene desde que tenemos noticias de estas cosas, y por lo poco que yo pueda saber de historia del arte/estética, ya Platón se dolía amargamente y construía edificios conceptuales para más o menos proscribir los regetones o trapes de su tiempo. En suma, que el asunto del llamado género me parece a mí que es una racionalización de esta antipatía extrema y desazón intimísima que parece producir en los viejos las músicas de los descarados nuevos. Por lo demás, no puedo más que estar de acuerdo con la conclusión del artículo.

    Hace 2 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí