1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

Joan Subirats / Teniente de alcalde de Cultura, Educación y Ciencia de Barcelona

“Barcelona enseña que pactar implica una responsabilidad para cambiar la vida de miles de personas”

Steven Forti / Giacomo Russo Spena Barcelona , 18/08/2019

<p>Joan Subirats.</p>

Joan Subirats.

DIARIO DE MADRID

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

Catedrático en Ciencia Política en la Universitat Autònoma de Barcelona y fundador del Instituto de Gobierno y Políticas Públicas (IGOP), Joan Subirats (Barcelona, 1951) fue uno de los impulsores de Guanyem Barcelona en la primavera de 2014. Desde finales de 2017 ejerció como concejal de Cultura del Ayuntamiento de Barcelona y en las elecciones municipales de mayo se presentó como número dos de Barcelona en Comú. Ahora se ha convertido en teniente de alcalde de Cultura, Educación y Ciencia en el nuevo gobierno pactado con el PSC. 

Con él hablamos de la etapa que se abre ahora para la formación liderada por Ada Colau y de la situación del municipalismo en el contexto estatal. Empezamos abordando la existencia de muchas voces críticas con el acuerdo con el PSC y, sobre todo, con el haber aceptado los votos de Manuel Valls en la sesión de investidura. “El gobierno tiene ahora 18 concejales de un total de 41. Es el gobierno más sólido que ha habido en Barcelona desde el 2007”, explica Subirats, que se muestra positivo respecto a lo que Barcelona en Comú puede conseguir en este nuevo mandato. “Las prerrogativas del alcalde o la alcaldesa son muy significativas en España, con gran capacidad de gobernar sin requerir constantemente el voto de la mayoría, excepto en presupuestos y otras decisiones relevantes. Ada Colau tiene, pues, todas las oportunidades para seguir gobernando estos cuatro años con acuerdos variables con el resto de fuerzas políticas, dependiendo de los temas a discutir, sin depender constantemente de los votos concretos de Valls y su compañera de partido”.

¿No hay riesgo de que no se pueda mantener la agenda del cambio que defiende Barcelona en Comú? Las posiciones del PSC son muy distintas en cuestiones como vivienda o remunicipalización del agua, por ejemplo.

Conviene recordar que durante la campaña electoral se ha demostrado que en estos últimos cuatro años la agenda de lo deseable y posible para la ciudad que Barcelona en Comú impulsó en su momento se ha convertido en un nuevo sentido común. Ha sido significativo ver en los programas de muchos partidos temas que hace un tiempo eran vistos como radicales: reducir el tráfico de coches, privilegiar el uso de la bicicleta, tener una política propia en vivienda, incrementar la presencia local en temas de educación, sanidad, energía o utilities en general. Con el PSC se ha adoptado un programa conjunto que es el mínimo común denominador entre las dos formaciones políticas, pero que no limita las posibilidades de explorar e innovar en estos próximos años. En vivienda, solo hace falta ver qué hacen los colegas socialdemócratas de los socialistas de Barcelona en ciudades como París, Londres o Berlín. Y lo mismo hemos de decir en relación al agua, municipalizada en París o en tantas otras ciudades. En el acuerdo se establece que avanzaremos en el control público del agua tras conocer la sentencia que está pendiente, y que estamos seguros facilitará las cosas.  No tengo la sensación de que el acuerdo con el PSC nos vaya a impedir seguir avanzando en políticas locales que simplemente son imprescindibles si queremos defender la calidad de vida de la gente desde la proximidad.

Se quiere gobernar con acuerdos de geometría variable, pero Esquerra Republicana ha anunciado una oposición muy dura…

He de decir que, tras la sensación de ‘duelo’ de los primeros momentos, estoy seguro y deseo que las relaciones con ERC mejoren y que podamos impulsar medidas de progreso social que las dos formaciones tienen en sus programas. De hecho, en la votación de la estructura político-organizativa del ayuntamiento, ERC votó con el gobierno. Y no creo que esto sea una excepción. 

Según el acuerdo de gobierno, Barcelona en Comú mantendrá las áreas “símbolo” como políticas sociales, vivienda, ecología, urbanismo, feminismo y cultura, pero las áreas económicas y de más peso las controlarán los socialistas. ¿No le preocupa?

Hemos de partir de la constatación de que no es lo mismo gobernar en solitario que en coalición. Gobernar en coalición implica distribuir responsabilidades. En una ciudad, los aspectos de desarrollo o de modelo son importantes, pero también lo son los urbanísticos y ambientales. Es clave hoy poder influir en la estructura tecnológica de una ciudad cada vez más inmersa en el cambio digital, pero también lo es tener capacidad de influencia en cultura, educación o ciencia. Surgen problemas de seguridad que fácilmente pueden acabar provocando problemas de convivencia, y ahí es clave tener capacidad de acción social y comunitaria. Hemos construido un esquema de gobierno plural y al mismo tiempo con responsabilidades claras que, a su vez, necesitan otros componentes del entramado gubernamental para poder avanzar. En estos primeros días de gobierno observo que existe voluntad de gobernar de manera conjunta, sin perder identidad y sin generar bloqueos. Veremos si somos capaces de hacerlo. 

En octubre se conocerá la sentencia del procés. ¿No teme tensiones con el PSC? En noviembre de 2017 Barcelona en Comú ya rompió el acuerdo de gobierno con los socialistas por esta razón.

Es obvio que este es un tema sobre el que los desacuerdos son más evidentes. Barcelona en Comú no es una fuerza independentista, pero tampoco coincide con el PSC en la defensa del statu quo actual ni en la forma como se ha respondido desde el Estado al desafío catalán. La ruptura en noviembre del 2017 lo demuestra. Pero, si ahora volvemos a tratar de gobernar juntos, parece evidente que somos conscientes de nuestras distintas posiciones al respecto. Se ha podido ver en el tema de volver a situar el lazo amarillo de protesta por la situación de los presos tras obtener la alcaldía, con posiciones distintas, y sin duda se verá de nuevo en muchos otros momentos. Lo importante es entender que la base del acuerdo es poner siempre la ciudad como prioridad, y dejar que en los demás temas la pluralidad se ponga de relieve. El tiempo dirá si ello es posible. 

Barcelona es una ciudad segura si atendemos a los estándares internacionales en la materia

La seguridad parece ser uno de los mayores problemas de la ciudad. Recientemente lo ha admitido la misma alcaldesa. ¿Barcelona en Comú se equivocó la pasada legislatura? ¿Por eso se ha dejado esta área en manos de los socialistas?

Barcelona es una ciudad segura si atendemos a los estándares internacionales en la materia. Al mismo tiempo es una ciudad con un enorme atractivo turístico. Es cierto que en el último periodo han aumentado los delitos de baja intensidad: robos, hurtos, sustracciones por descuido... Hay muchas detenciones pero al ser considerados delitos de poca monta y no existir habitualmente violencia, la justicia deja en libertad a los detenidos, ya que además se ha suprimido la agravante por reincidencia. Por tanto, sí, la seguridad es un problema si relacionamos seguridad con esa galaxia de pequeños delitos que afectan a la convivencia. La incorporación de los socialistas, con un concejal experto en la materia, ha favorecido ese cambio y se ha intensificado la presión sobre los cuerpos policiales –Estado, Generalitat, guardia urbana– para que colaboren más eficazmente, además de pedir cambios en la forma de gestión del tema por parte de la administración de justicia.

Muchos de los consejeros y regidores de Barcelona en Comú han decidido dejar la política o no volver a presentarse a las elecciones por distintas razones. Desde Gala Pin, Laia Ortiz y Mercedes Vidal hasta Agustí Colom y Josep Maria Montaner. Pero también Francesca Bria, que había obtenido resultados importantes en la innovación digital, o Manu Simarro, jefe de gabinete de Colau. Otros han dado el salto al Congreso como Jaume Asens y Gerardo Pisarello. ¿No existe el riesgo de perder mucho de lo que se ha aprendido en estos años? Y, de fondo, ¿la política “cansa”?

Las razones de cada uno de ellos son muy distintas, y no resulta fácil atribuir una misma explicación a una decisión básicamente individual. Los recambios que se han producido, empezando por mí mismo, creo que avalan la idea de continuidad en las políticas y también en el sentido último de por qué estamos en política. Se ha aprendido mucho, tanto individual como colectivamente. La organización ha madurado y es más consciente de los límites, pero también de las potencialidades de la acción institucional. No podemos hablar de políticos profesionales en nuestra organización y creo que si sabemos combinar continuidad y cambio, podremos seguir tratando de ir más allá de lo que muchas veces se ha considerado como posible en la política local. Hacer política cansa, ciertamente. La actividad política, sobre todo en el gobierno, es muy exigente, ya que altera ritmos vitales, interacciones sociales y rutinas familiares. Pero también genera intensidad en la capacidad de cambiar las cosas y eso también es estimulante como experiencia personal. 

la gran distancia de Barcelona con el resto de Europa en vivienda pública plantea un reto muy directo

Cómo teniente de alcalde de Cultura, Educación y Ciencia, ¿cuál es la primera medida que se debe llevar a cabo con urgencia? 

No hay una única cosa a la que prestar atención. Así como en vivienda, la gran distancia de Barcelona con el resto de Europa en vivienda pública plantea un reto muy directo, en cultura y educación hay distintos elementos a considerar. Para mí el más importante es corregir la desigualdad en el acceso a los recursos culturales y articular más intensamente los espacios educativos convencionales y las enseñanzas artísticas en toda su diversidad. Creo que la capacidad redistributiva y de corrección de la desigualdad  que tuvo el sistema educativo, tras su plena democratización en el siglo XX, presenta hoy límites significativos. Debido en parte al gran cambio de época que atravesamos y que obliga, si queremos ayudar a la recuperación de la capacidad emancipatoria de la educación, a incorporar una importante “mochila” cultural a cada quién. Un nuevo bagaje educativo, hoy muy circunstancialmente presente, que facilite las necesidades de innovación, creatividad, capacidad de adaptación y de trabajar con otros, que resultan cada vez más necesarias para afrontar las incertidumbres y los interrogantes hoy fuertemente planteados. Y, sin duda, ello no puede dejar al margen el componente de ciencia y tecnología que obliga a repensar muchas de nuestras pautas convencionales.

En la época de los populismos xenófobos y la rabia, ¿qué importancia tiene la batalla cultural para cambiar la sociedad? 

En su libro La gran transformación, Karl Polanyi nos hablaba del doble movimiento, mercantilización creciente versus intensa demanda de protección, como explicación de los procesos que condujeron a los dramáticos acontecimientos de la primera mitad del siglo XX. Nancy Fraser, en su relectura de Polanyi, habla del triple movimiento, incorporando al binomio mencionado la necesidad actual de reconocimiento como palanca de emancipación, frente a una protección muy revestida de jerarquía y patriarcado. Creo que Fraser explica bien la importancia de la dimensión cultural, de construcción de sentido vital que el bagaje cultural de cada quién proporciona. Los factores identitarios cuentan y de qué manera para explicar muchos de los fenómenos políticos que hoy sacuden y preocupan en Europa y en otras partes del mundo. No es nada fácil asumir que no basta con operar en el binomio igualdad y libertad, que fue clave para seguir el recorrido histórico del XIX y XX y que aún es relevante, pero que no nos sirve ya si no somos capaces de recoger la explosión de diversidad y pluralidad que rompe todas las costuras del género, de la familia, del trabajo... en definitiva de todos los aspectos vitales. Y esa dimensión, que podemos llamar cultural, tiene hoy una dimensión política indudable.  

considero un desatino la falta de acuerdo entre el psoe y unidas podemos

De los ayuntamientos del cambio se han conservado solo Cádiz, Barcelona y, parcialmente, Valencia. ¿Se ha cerrado un ciclo? ¿Cómo se explica estas derrotas? Y, más en general, ¿en Europa el municipalismo está retrocediendo? 

No estoy muy de acuerdo en reducir la experiencia del municipalismo a la lista de ciudades con gobiernos que denominaríamos como “no convencionales”, surgidos de la oleada de movilizaciones del 15M. Si observamos el cambio en las agendas de las ciudades en España, la capacidad de alteración de las mismas y la aceptación de que hoy las ciudades tienen unas obligaciones de acción que van mucho más allá de lo que son sus competencias formales, el balance sería muy distinto. Movilidad, vivienda, energía, agua, educación, sanidad, nuevos formatos de acción social, humanización del urbanismo y los espacios públicos son hoy temas que forman parte de la agenda de las grandes ciudades, cuando antes eran considerados propios de otras esferas de gobierno. La importancia de los gobiernos de proximidad es indudable. Ciertamente, en muchas ciudades la fragilidad de la victoria conseguida en el 2015 no ha permitido superar la nueva cita electoral del 2019, pero me gustaría pensar que el poso generado sigue ahí y que se expresará de maneras diversas en el futuro. Sigo siendo profundamente municipalista y creo que la dimensión local será cada vez más importante para explicar calidad de vida e implicación social para afrontar los complicados retos que nos esperan. Y ello creo que es así no solo en España sino en toda Europa y en otras partes del mundo. 

¿Te esperabas que PSOE y UP no consiguiesen llegar a un acuerdo? En Barcelona vosotros lo habéis conseguido sin muchas dificultades... ¿Crees que aún es posible llegar a un entendimiento (de algún tipo) o vamos directos a la repetición electoral?

Sinceramente, yo pensaba que al final se lograría alcanzar una solución de equilibrio entre las dos fuerzas políticas. Los movimientos que fueron sucediéndose –la renuncia de Pablo Iglesias a estar en el gobierno; idas y venidas con atribuciones ministeriales…– presagiaban que se estaba produciendo una cierta convergencia de intereses y posiciones. Al final no fue así. Me resulta difícil atribuir en exclusiva a una sola de las partes las responsabilidades de lo que considero un desatino. La experiencia de Barcelona me enseña que sin menospreciar los problemas “de piel”, de sentirse más o menos cómodo con quien te toca negociar y gobernar llegado el caso, al final es importante entender que el acabar concertando implica un ejercicio de responsabilidad que puede cambiar en positivo la vida de miles y miles de personas. La tradición de gobiernos de coalición es muy larga en el ayuntamiento de Barcelona y no lo es en absoluto en el gobierno del Estado. Eso seguro que genera una sensación de vértigo no solo entre los sectores económicos más poderosos o los políticos encargados de hacerlo posible sino también en las élites administrativas del Estado acostumbradas a gobernar con “los de siempre”, sean de un signo o de otro. En fin, espero que al final, a pesar de todos los que maniobran para hacerlo imposible, se imponga el sentido común y que se busque una fórmula que permita sumar y acabar con tantos meses y meses de parálisis que está dejando sin implementar medidas de transformación social cada vez más urgentes.

¿La falta de entendimiento en las Cortes entre Sánchez e Iglesias puede afectar al acuerdo de gobierno con el PSC en Barcelona?

No creo que ello afecte negativamente la dinámica de gobierno conjunto ya iniciada. Sin duda, hubiera sido mejor que el acuerdo en Madrid se alcanzase, ya que ayudaría a desbloquear temas que afectan a buena parte de las políticas públicas que estamos poniendo en práctica. Por otra parte, creo que desde el PSC se comprende perfectamente que la dinámica de Barcelona en Comú no es exactamente la misma que la de Unidas Podemos.

Autor >

Steven Forti

Profesor asociado en Historia Contemporánea en la Universitat Autònoma de Barcelona e investigador del Instituto de Historia Contemporánea de la Universidade Nova de Lisboa.

Autor >

Autor >

Giacomo Russo Spena

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Rolando

    Un blanqueamiento del abandono de principios básicos de cualquier izquierda (como la no criminalización de la pobreza), pura propaganda de palmeros de partido disfrazada de entrevista. Qué pena!

    Hace 1 año 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí